La Im­por­tan­cia de las Bo­qui­llas

Son ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra una apli­ca­ción, in­flu­yen­do en la dis­tri­bu­ción y el ta­ma­ño de go­tas. Des­de Casafe des­cri­ben sus ti­pos y me­jo­res usos.

Super Campo - - Pulverizac­ión Maquinas Y Herramient­as - Por En­zo Con­ti Fotos: gen­ti­le­za Casafe y ar­chi­vo Su­per CAM­PO

CA­DA TI­PO de bo­qui­lla po­see di­fe­ren­tes cua­li­da­des que de­be­rán co­no­cer­se al mo­men­to de se­lec­cio­nar­las, de acuer­do al pro­duc­to que se quie­ra apli­car. Exis­ten 4 ti­pos de bo­qui­llas fre­cuen­te­men­te uti­li­za­das:

De aba­ni­co: co­mo su nom­bre lo in­di­ca, el lí­qui­do ex­pe­di­do por es­ta bo­qui­lla tie­ne for­ma de aba­ni­co con una con­cen­tra­ción de go­tas ha­cia el cen­tro en re­la­ción a los ex­tre­mos. Por lo cual al mo­men­to de rea­li­zar la apli­ca­ción se­rá ne­ce­sa­rio cier­to so­la­pa­mien­to pa­ra lo­grar uni­for­mi­dad. De es­ta ma­ne­ra, las as­per­sio­nes de dos bo­qui­llas ve­ci­nas se so­la­pan lo­gran­do una apli­ca­ción uni­for­me. No pre­ci­san de una al­ta pre­sión, en ge­ne­ral va de 1,5-4 kg/cm2. Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, se uti­li­zan en ge­ne­ral pa­ra cu­brir to­do el sue­lo; por lo cual pue­den sue­len ser uti­li­za­das pa­ra la apli­ca­ción de her­bi­ci­das preemer­gen­tes, don­de se pre­ci­sa cu­brir la ma­yor par­te del lo­te y con­tro­lar las ma­le­zas pre­sen­tes en el mis­mo.

De­bi­do a la par­ti­cu­la­ri­dad de es­tas bo­qui­llas de con­cen­trar el lí­qui­do ha­cia el cen­tro, la al­tu­ra de la ba­rra de la pulverizad­ora co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia al mo­men­to de re­gu­lar la má­qui­na. Una al­tu­ra de­ma­sia­do ba­ja ge­ne­ra­rá que el so­la­pa­mien­to dis­mi­nu­ya y las áreas en­tre las bo­qui­llas no se cu­bran co­rrec­ta­men­te, ge­ne­ran­do di­fe­ren­cias de con­cen­tra­cio­nes.

Al­go si­mi­lar ocu­rre cuan­do la ba­rra se en­cuen­tra muy al­ta, el so­la­pa­mien­to au­men­ta de­ma­sia­do, ge­ne­ran­do áreas con ma­yor con­cen­tra­ción que otras. Su­ma­do a que una ba­rra de­ma­sia­do al­ta pue­de ge­ne­rar que las go­tas no cai­gan so­bre el cul­ti­vo y se au­men­te la po­si­bi­li­dad que el vien­to arras­tre las go­tas, ge­ne­ran­do la in­de­sea­da de­ri­va.

De cono o tur­bu­len­cia: Es­tas bo­qui­llas, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, ge­ne­ran ma­yor tur­bu­len­cia y go­tas más fi­nas, lo que per­mi­te lo­grar una bue­na co­ber­tu­ra del cul­ti­vo; per­mi­tien­do que las go­tas pe­ne­tren aún por el en­vés de las ho­jas. Es­to ocu­rre gra­cias a que el lí­qui­do si­gue una tra­yec­to­ria cir­cu­lar den­tro de una cá­ma­ra de tur­bu­len­cia. Es­te mo­vi­mien­to se man­tie­ne al sa­lir, por ello ad­quie­re for­ma de cono. Pre­ci­san de una pre­sión en­tre 3 a 5 kg/cm2. Pue­den ser tan­to de cono hue­co co­mo lleno. Las pri­me­ras pro­du­cen go­tas de me­nor diá­me­tro, dis­per­sán­do­se en un án­gu­lo ma­yor. Son ma­yor­men­te uti­li­za­das en apli­ca­cio­nes de in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das don­de se re­quie­re que las go­tas pue­dan pe­ne­trar co­rrec­ta­men­te en el cul­ti­vo mo­jan­do to­da la zo­na.

De es­pe­jo: pro­du­cen go­tas de ma­yor ta­ma­ño uti­li­zan­do pre­sio­nes me­no­res a las ante-

rio­res, en­tre 0,5 y 2 kg/cm2.

Des­cen­tra­das o de im­pac­to:

Es­tas bo­qui­llas pul­ve­ri­zan el lí­qui­do y lo pro­yec­tan ha­cia un la­do. La ima­gen de pul­ve­ri­za­ción que pro­yec­tan es irre­gu­lar. Las go­tas sue­len ser po­co uni­for­mes, pre­do­mi­nan­do las grue­sas, dis­per­sán­do­se en un án­gu­lo bas­tan­te gran­de. Re­quie­ren una pre­sión ba­ja de 0,5-2,5 kg/cm2.

Exis­ten mu­chí­si­mas bo­qui­llas en el mer­ca­do, por lo cual es in­dis­pen­sa­ble in­for­mar­se acer­ca de la bo­qui­lla que me­jor se adap­te al ta­ma­ño de go­ta que que­ra­mos ge­ne­rar y al pro­duc­to que deseamos apli­car. La elec­ción de la co­rrec­ta bo­qui­lla po­drá de­ter­mi­nar que ten­ga­mos o no éxi­to en nues­tra apli­ca­ción, al mo­men­to de con­tro­lar ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des. ELEC­CIÓN. Al mo­men­to de se­lec­cio­nar una bo­qui­lla es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta:

Co­lo­car el pro­duc­to don­de me­jor con­tro­le la ad­ver­si­dad.

La elec­ción de la bo­qui­lla va- 4 ria­rá de acuer­do a si la apli­ca­ción de­be rea­li­zar­se al sue­lo, o so­bre un cul­ti­vo.

Asi­mis­mo se­rá di­fe­ren­te si que­re­mos con­tro­lar una pe­que­ña pla­ga, co­mo los pul­go­nes, o cier­tas ma­le­zas ais­la­das por el lo­te.

Ta­ma­ño de go­ta desea­do.

Es in­dis­pen­sa­ble y se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con la elec­ción de la bo­qui­lla que uti­li­ce­mos. Apli­car la pre­sión co­rrec­ta per­mi­ti­rá re­gu­lar los ta­ma­ños de go­tas a fin de lo­grar aquel que co­lo­que el pro­duc­to don­de se re­quie­ra.

Apli­car la do­sis co­rrec­ta.

Si bien aquí in­flu­ye tam­bién la can­ti­dad de pro­duc­to que uti­li­ce­mos y co­mo reali­ce­mos la mez­cla; la al­tu­ra del bo­ta­lón así co­mo el so­la­pa­mien­to que ha­ya en­tre las bo­qui­llas y en­tre pa­sa­das de­ter­mi­na­rá o no, que la ho­mo­ge­nei­dad de la apli­ca­ción sea la co­rrec­ta; lo­gran­do apli­car la do­sis ade­cua­da a to­do el lo­te.

Es im­por­tan­te con­tar con la re­co­men­da­ción de un pro­fe­sio­nal idó­neo que nos ase­so­re acer­ca de la me­jor bo­qui­lla a uti­li­zar de acuer­do a nues­tro ob­je­ti­vo.

Asi­mis­mo es im­por­tan­te re­cor­dar que una apli­ca­ción se­rá efi­cien­te siem­pre y cuan­do se res­pe­ten las in­di­ca­cio­nes de uso de la eti­que­ta del pro­duc­to a uti­li­zar. Co­no­cien­do los re­cau­dos y las for­mas co­rrec­tas de uti­li­zar­lo. No es de me­nor im­por­tan­cia re­cor­dar que las bo­qui­llas se des­gas­tan con el uso, afec­tan­do la for­ma­ción y dis­tri­bu­ción de go­tas; por lo cual com­pro­bar su es­ta­do y re­em­pla­zar­las fre­cuen­te­men­te es in­dis­pen­sa­ble si que­re­mos lo­grar una apli­ca­ción de ca­li­dad.

ti­pos de bo­qui­llas son las más uti­li­za­das: de aba­ni­co, de cono, de es­pe­jo y des­cen­tra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.