Con­se­jos pa­ra Criar Pa­vos

Cuá­les son los re­que­ri­mien­tos ini­cia­les pa­ra pro­du­cir pa­vos híbridos. Un es­pe­cia­lis­ta brin­da de­ta­lles de es­ta ac­ti­vi­dad que per­mi­te su­mar in­gre­sos.

Super Campo - - Producción Avicultura - Por Ho­ra­cio Can­ta­ro Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

LOS PA­VOS hi­bri­dos re­sul­tan una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra su­mar in­gre­sos, ade­más de ser una fuen­te muy in­tere­san­te de ali­men­to pa­ra la fa­mi­lia ru­ral. Es di­fí­cil en­con­trar im­ple­men­tos y equi­pos di­se­ña­dos pa­ra su cría, sin em­bar­go pue­den uti­li­zar­se los dis­po­ni­bles pa­ra po­llos y ga­lli­nas. En ge­ne­ral, es­tos úl­ti­mos se ade­cuan bien, con ex­cep­ción de los co­me­de­ros, con los que se tor­na di­fí­cil el ac­ce­so al ali­men­to pa­ra los ma­chos adul­tos, da­do el gran de­sa­rro­llo de su ca­be­za. DON­DE ALOJARLOS. Los alo­ja­mien­tos de­ben per­mi­tir una den­si­dad ani­mal má­xi­ma de unos 5 - 6 pa­vos/m2 en el pe­rio­do fi­nal de en­gor­de.

La edi­fi­ca­ción ne­ce­si­ta un buen ais­la­mien­to de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­te­rio­res, en par­ti­cu­lar en los días fríos. Al mis­mo tiem­po, de­ben pre­ver la ne­ce­si­dad de una bue­na ven­ti­la­ción pa­ra evi­tar la acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de ga­ses tóxicos pa­ra es­tos ani­ma­les.

Los mo­de­los de cons­truc­cio­nes pa­ra po­llos o po­ne­do­ras se­rán úti­les, pe­ro siem­pre te­nien­do en cuen­ta las ma­yo­res exi­gen­cias de temperatur­as y de ven­ti­la­ción que re­quie­ren los pa­vos.

Al­gu­nas cons­truc­cio­nes más abier­tas, más sim­ples en cuan­to a ais­la­mien­to, o in­clu­so ca­ren­tes de es­to pue­den ser ade­cua­das a par­tir de la fa­se de crian­za más avan­za­da,

Pe­río­do ini­cial: ali­men­to pre­fe­ren­te­men­te gra­nu­la­do (28-29% de pro­teí­na y unas 2.800 kcal/EM/kg, con an­ti­pa­ra­si­ta­rio in­cor­po­ra­do.

A las ocho se­ma­nas: ba­lan­cea­do gra­nu­la­do con 26% de pro­teí­na y unas 2.900 kcal/ EM/kg, con an­ti­pa­ra­si­ta­rio.

En­gor­de has­ta las 12 se­ma­nas: ba­lan­cea­do con 23% de pro­teí­na y unas 3.000 kcal/EM/kg.

Des­de esa edad has­ta el sa­cri­fi­cio: 19% de pro­teí­na y unas 3.100 kcal/EM/kg.

es de­cir, más allá de las ocho se­ma­nas de edad. RE­QUE­RI­MIEN­TOS. El avi­cul­tor de­be­rá es­tar aten­to al fun­cio­na­mien­to de las fuen­tes de ca­lor y los cam­bios at­mos­fé­ri­cos pa­ra que no per­tur­ben el de­sa­rro­llo ini­cial de sus pa­vi­tos. És­tos exi­gen temperatur­as al­tas en su ini­cio: 25ºC en el am­bien­te, que en el bor­de de la fuen­te de ca­lor o cria­do­ra ar­ti­fi­cial lle­gan has­ta los 36ºC. Es­tas temperatur­as irán dis­mi­nu­yen­do 2º por ca­da se­ma­na de vi­da de la ca­ma­da. Se­rán ne­ce­sa­rios:

Una cria­do­ra o cam­pa­na a gas, eléc­tri­ca o in­clu­so a le­ña. Ca­da ar­te­fac­to re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra co­bi­jar en­tre 300 y 500 pa­vi­tos.

Un corralito o cer­co de 50 cm de al­tu­ra, pa­ra evi­tar que los pa­vi­tos se ale­jen de la fuen­te de ca­lor du­ran­te los pri­me­ros quin­ce días de vi­da. Se pue­de fabricar con ma­de­ra, cha­pa o car­tón.

Be­be­de­ros. Exis­ten di­fe­ren­tes mo­de­los que se adap­tan se­gún la edad de las aves. Con­vie­ne dis­po­ner de un be­be­de­ro de 4 li­tros ca­da 50 pa­vi­tos du­ran­te la cría, y se pue­de re­cu­rrir a los de­no­mi­na­dos be­be­de­ros li­nea­les, col­gan­tes o con pie pa­ra el ca­so de los adul­tos. Es­tos vie­nen de 2,5 m de lon­gi­tud, son de cha­pa gal­va­ni­za­da o bien en­lo­za­da, de car­ga au­to­má­ti­ca, y se usa uno ca­da 150 pa­vos.

Otro sis­te­ma au­to­má­ti­co es el de be­be­de­ro cir­cu­lar o “pla­ne­ta­rio”. De­be cal­cu­lar­se uno ca­da 75 aves adul­tas.

Co­me­de­ros. Du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de vi­da los pa­vi­tos recibirán su ali­men­to so­bre un car­tón co­rru­ga­do o so­bre la ar­pi­lle­ra que re­cu­bre la ca­ma del corralito.

Lue­go del ter­cer o cuar­to día se ne­ce­si­tan co­me­de­ros li­nea­les de 80-100 cm de lon­gi­tud ca­da 50 pa­vi­tos. A par­tir de la ter­ce­ra se­ma­na se po­drán usar los co­me­de­ros “tolva” de 15-20 kg cons­trui- dos con cha­pa gal­va­ni­za­da, con­si­de­ran­do el de­sa­rro­llo al­can­za­do por la ca­be­za del pa­vo, a ra­zón de uno ca­da 20 aves.

Fuen­tes de luz ar­ti­fi­cial. Se­rán ne­ce­sa­rias pa­ra los pri­me­ros días de vi­da.

Rin­co­ne­ras. Es co­mún que se pro­duz­can muer­tes por amon­to­na­mien­to de las aves en esos sec­to­res de­bi­do a rui­dos o mo­vi­mien­tos ex­tra­ños. Es­te in­con­ve­nien­te se so­lu­cio­na co­lo­can­do un mar­co de te­ji­do o cha­pa en di­chos lu­ga­res. En lo po­si­ble se acon­se­ja pre­pa­rar el lu­gar de cría va­rios días an­tes del arri­bo de los pa­vi­tos, te­nien­do en cuen­ta los si­guien­tes de­ta­lles: Re­pa­rar po­si­bles go­te­ras, res­qui­cios en puer­tas y paredes, cor­tes en te­ji­dos o cor­ti­nas y ori­fi­cios o cue­vas de ali­ma­ñas en el pi­so.

Eli­mi­nar res­tos de ca­ma de crías an­te­rio­res y la­var, de­sin­fec­tar y blan­quear paredes y pi­sos.

Po­ner vi­ru­ta u otro ele­men­to ab­sor­ben­te has­ta cu­brir to­do el pi­so. Lue­go agre­gar más can­ti­dad pa­ra man­te­ner en in­vierno una ca­ma pro­fun­da y se­ca (5-8 cm de es­pe­sor).

A las ocho se­ma­nas de edad, los pa­vos pue­den te­ner ac­ce­so a par­ques al ai­re li­bre. Es­tos de­ben per­mi­tir una den­si­dad de un pa­vo ca­da 10 m2. En los par­ques se re­co­mien­da dis­po­ner, en lo po­si­ble, de re­fu­gios, que pue­den ser de ma­de­ra cons­trui­dos con pa­ja, lo que les pro­por­cio­na un gran con­fort.

pa­vos por m2 pue­den cal­cu­lar­se en los re­fu­gios que sir­ven co­mo dor­mi­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.