Cua­tro Ge­ne­ra­cio­nes de Tra­ba­jo

Super Campo - - Estilo Campo / Cocina - En pri­me­ra per­so­na * Ge­ren­te Ge­ne­ral de la fir­ma Ja­kas, Ko­kic, Ivan­cich y Pre­si­den­te de MAI­ZAR

Mi bi­sa­bue­lo, Her­me­ne­gil­do Ivan­cich, lle­gó a la Ar­gen­ti­na en 1887. Te­nía 16 años, era huér­fano y ve­nía de Croacia, de una is­la lla­ma­da Split. De­ci­dió unir­se a una co­mu­ni­dad de com­pa­trio­tas su­yos que es­ta­ban po­blan­do el sur de la pro­vin­cia de San­ta Fe. En 1903, jun­to a Santiago Ja­kas y Juan Ko­kic, fun­da­ron una so­cie­dad co­mer­cial que con­ti­núa has­ta hoy y que pre­si­de mi pa­dre.

Yo na­cí el 25 de abril de 1967 en Fis­her­ton, un ba­rrio del no­roes­te de Ro­sa­rio. Allí trans­cu­rrió mi in­fan­cia. Re­cuer­do la ru­ti­na de acom­pa­ñar a mi pa­dre a las su­cur­sa­les y pa­sar el tiem­po en las plan­tas de aco­pio, en­tre los si­los y las des­car­gas, ayu­dan­do y apren­dien­do có­mo se ha­ce el tra­ba­jo. Así en­ten­dí el ne­go­cio del agro.

En 1991, ya ca­sa­do Ma­ría Vic­to­ria, me sur­gió la opor­tu­ni­dad de rem­pla­zar al ge­ren­te de Al­cor­ta, una de las seis su­cur­sa­les de la fir­ma. Allí nos ra­di­ca­mos 11 años y na­cie­ron nues­tros hi­jos, Sol y Ma­teo. En Al­cor­ta ad­ver­ti­mos que el ne­go­cio del aco­pio es­ta­ba cam­bian­do y de­man­da­ba nue­vos em­pren­di­mien­tos. En esa épo­ca am­plia­mos la ges­tión, desa­rro­lla­mos el se­mi­lle­ro, el trans­por­te, la ven­ta de com­bus­ti­bles al pro­duc­tor, el ase­so­ra­mien­to agro­nó­mi­co, la ven­ta de in­su­mos y fer­ti­li­zan­tes, y la ven­ta de se­gu­ros con­tra gra­ni­zo. Fue­ron años ac­ti­vos y de mu­cho cre­ci­mien­to.

Tras la cri­sis del 2001, mi pa­dre me con­vo­có pa­ra tra­ba­jar en la Ca­sa Cen­tral. Vol­vi­mos a Ro­sa­rio e ini­cié mi ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal. En 2002 acom­pa­ñé a Fe­de­ri­co Bo­glio­ne en la pre­si­den­cia de la Bol­sa de Co­mer­cio de Ro­sa­rio. La ciu­dad vi­vió un cre­ci­mien­to no­ta­ble. Nues­tra ges­tión tu­vo gran­des lo­gros, co­mo mu­dar a Ro­sa­rio el Con­gre­so AA­PRE­SID y ra­di­car allí el Con­gre­so de la Len­gua. Lue­go, acom­pa­ñé en su pre­si­den­cia a Jor­ge Wes­kamp. Fui du­ran­te años se­cre­ta­rio de la So­cie­dad Gre­mial de Aco­pia­do­res de Ro­sa­rio y de­le­ga­do de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, co­mo re­pre­sen­tan­te en la Cá­ma­ra Ar­bi­tral. Fui miem­bro de la Co­mi­sión Di­rec­ti­va del Cen­tro de Co­rre­do­res y Co­mi­sio­nis­tas de Ro­sa­rio y, des­de ha­ce más de 10 años in­te­gro el Con­se­jo Di­rec­ti­vo de la Aso­cia­ción Maíz y Sor­go Ar­gen­tino, MAI­ZAR, en­ti­dad que agru­pa a to­da la ca­de­na de va­lor del maíz y del sor­go y que hoy ten­go el or­gu­llo de pre­si­dir.

En­tre mis pa­sio­nes es­tá el rugby. Dis­fru­té sien­do en­tre­na­dor de rugby in­fan­til en el Joc­key Club de Ro­sa­rio y es­ta ex­pe­rien­cia me ayu­dó a com­pren­der la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en equi­po. En el rugby, quie­nes no sa­ben ju­gar en equi­po no tie­nen lo­gros; to­dos tie­nen que em­pu­jar ha­cia el mis­mo la­do, co­no­cer el rol del otro y co­la­bo­rar pa­ra el fin común, que es ga­nar. En el sec­tor agro­pe­cua­rio ocu­rre lo mis­mo. Si que­re­mos cre­cer co­mo sec­tor y co­mo país, ne­ce­si­ta­mos cons­truir una es­tra­te­gia común con me­tas com­par­ti­das, que fa­vo­rez­can a to­dos.

Te­ne­mos que tra­ba­jar jun­tos, el sec­tor pú­bli­co y el sec­tor pri­va­do, di­se­ñar po­lí­ti­cas sus­ten­ta­bles que per­mi­tan rea­li­zar in­ver­sio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra agre­gar va­lor a las pro­duc­cio­nes lo­ca­les. Así se pro­mue­ve el desa­rro­llo. Pe­ro es­tos ob­je­ti­vos reclaman la par­ti­ci­pa­ción de to­dos. So­lo así po­dre­mos cons­truir un fu­tu­ro pa­ra nues­tra que­ri­da Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.