Así, el Ne­go­cio Cie­rra

Un cam­po mix­to en el sud­es­te bo­nae­ren­se po­see 1.300 vien­tres en ga­na­de­ría y com­bi­na agri­cul­tu­ra ex­ten­si­va con tri­go, so­ja, gi­ra­sol y pa­pas ba­jo rie­go.

Super Campo - - Ciclo Completo Ganaderia - Por Eduar­do Bus­tos Fo­tos: gen­ti­le­za del au­tor

REA­LI­ZAR GA­NA­DE­RÍA en el sud­es­te bo­nae­ren­se cuan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son poco fa­vo­ra­bles no es co­sa fá­cil, sin em­bar­go un pro­duc­tor de la re­gión lo­gró ob­te­ner efi­cien­cia con un pro­me­dio de 800 a 900 gra­mos de ga­nan­cia dia­ria en ma­chos pa­ra sa­car no­vi­llos de has­ta 420 ki­los. La ex­pe­rien­cia la lle­va ade­lan­te Ma­rio Rai­te­ri, un pro­duc­tor cu­ya ex­plo­ta­ción mix­ta, Las Ma­rías, se en­cuen­tra en la lo­ca­li­dad de Me­chon­gué, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, a 47 ki­ló­me­tros al sur oes­te de la ciu­dad de Mi­ra­mar.

La ex­plo­ta­ción agropecuar­ia ocu­pa una su­per­fi­cie de 1.610 hec­tá­reas (350 pro­pias y 1.260 al­qui­la­das), don­de 450 hec­tá­reas se des­ti­nan a la agri­cul­tu­ra y 1.160 a la ga­na­de­ría. El em­pren­di­mien­to se com­ple­ta con 2.500 hec­tá­reas, ad­mi­nis­tra­das por Rai­te­ri, ve­te­ri­na­rio de pro­fe­sión, que per­te­ne­cen a ex­plo­ta­cio­nes ve­ci­nas.

En el em­pren­di­mien­to se com­bi­nan la ga­na­de­ría de ci­clo com­ple­to con la agri­cul­tu­ra ex­ten­si­va en la que se siem­bra tri­go, so­ja y gi­ra­sol en la­bran­za mí­ni­ma. Ade­más, se cul­ti­van 100 hec­tá­reas de pa­pas en for­ma in­ten­si­va ba­jo rie­go. “En to­dos los ca­sos rea­li­za­mos una ro­ta­ción com­ple­ta de los cul­ti­vos pa­ra cui­dar los sue­los”, con­tó Ma­rio Rai­te­ri a Su­per CAM­PO.

Aun­que vi­ve en Mar del Pla­ta, ca­si to­dos los días se da una vuel­ta por el cam­po por­que “es­to es co­mo ir al co­le­gio, hay que ve­nir to­dos los días si uno quie­re que las co­sas fun­cio­nen”, ase­gu­ró el pro­duc­tor. GA­NA­DE­RÍA. La ma­yor par­te del ro­deo es­tá for­ma­do por bo­vi­nos de las ra­zas Aber­deen An­gus, ne­gras y co­lo­ra­das, un lo­te de Po­lled He­re­ford y otro de va­cas Pampa. “Hoy con­ta­mos con 1.300 vien­tres, pe­ro quie­ro te­ner la tran­qui­li­dad de man­te­ner el ro­deo con una can­ti­dad que no ba­je de las 1.000 ca­be­zas. No quie­ro

de­jar la fá­bri­ca de ter­ne­ros” co­men­tó Rai­te­ri. De las 350 hec­tá­reas pro­pias, el 40 por cien­to se des­ti­na al im­plan­te de pas­tu­ras pa­ra la ga­na­de­ría y agre­gó Rai­te­ri: “En esos po­tre­ros te­ne­mos una car­ga equi­va­len­te a un ani­mal por hec­tá­rea”. IN­TE­GRA­CIÓN. La ga­na­de­ría es­tá in­te­gra­da en su to­ta­li­dad por­que se rea­li­za cría, re­cría e in­ver­na­da. En el plan­teo ga­na­de­ro se rea­li­za ser­vi­cio es­ta­cio­na­do a tiem­po fi­jo en for­ma na­tu­ral, acon­se­ja­do por el INTA “y, se­gún co­mo ven­ga el pas­to, bus­ca­mos que coin­ci­dan las pa­ri­cio­nes con el me­jor mo­men­to de cre­ci­mien­to, por lo que se ha­ce un ser­vi­cio de pri­ma­ve­ra, . El pri­mer ser­vi­cio se con­cre­ta el 15 de oc­tu­bre y el segundo 90 días más tar­de”, agre­gó el pro­duc­tor.

“El por­cen­ta­je de pre­ñez es­tá en­tre el 85 y el 95 por cien­to, , aun­que nor­mal­men­te es­ta­mos en un 93 por cien­to en pro­me­dio y al des­te­te po­de­mos te­ner una pér­di­da má­xi­ma del 3 por cien­to”, agre­gó.

En el sis­te­ma ga­na­de­ro de Las Ma­rías “las va­qui­llo­nas tie­nen que lle­gar al mo­men­to del par­to con un pe­so de 350 ki­los, tra­ta­mos que co­man bien y que ten­gan las re­ser­vas he­chas. La ca­te­go­ría más sen­si­ble es la de pri­me­ra pa­ri­ción”, ex­pli­có el ve­te­ri­na­rio. Rai­te­ri es­tá con­ven­ci­do de que uno de­be ase­gu­rar­le mu­cha co­mi­da a las hem­bras por­que “el segundo ser­vi­cio de esa ca­te­go­ría pue­de te­ner pro­ble­mas en el por­cen­ta­je de pre­ñez y, es el que real­men­te mar­ca la fer­ti­li­dad”.

La co­mer­cia­li­za­ción de la ha­cien­da se ha­ce a tra­vés de con­sig­na­ta­rios de la zo­na y a su vez ellos ven­den a los ma­ta­ri­fes. Las pa­ri­cio­nes co­mien­zan el 15 de ju­nio y lle­gan has­ta agos­to. “Los ter­ne­ros sa­len del des­te­te en el mes de mar­zo con 180 ki­los o 190 ki­los a los cin­co me­ses y se los man­da a los po­tre­ros im­plan­ta­dos con ave­na. En for­ma si­mul­ta­nea se los tras­la­da a al­gún lo­te que ten­ga pas­tu­ra nue­va o, es­pe­ran el cre­ci­mien­to del ver­deo. La cría se su­ple­men­ta con ro­llo en el in­vierno o cuan­do son muy du­ros los pas­tos”, aña­dió el pro­duc­tor.

A los dos me­ses las va­cas es­tán en su pi­co de pro­duc­ción cuan­do se co­mien­zan a ver cam­pos de pri­ma­ve­ra y co­men el pas­to nue­vo. Las va­qui­llo­nas en la eta­pa de re­cría, cuan­do se ter­mi­na la ave­na (ha­cia el 10 de enero) pa­san al pe­río­do de en­gor­de con 320 ki­los.

"La re­po­si­ción de

las hem­bras se ha­ce con el 5 ó 10 por cien­to del ro­deo pro­pio y las po­ne­mos en los po­tre­ros que tie­nen las pas­tu­ras más tier­nas. Co­mo re­sul­ta­do, el 99 por cien­to de los tac­tos nos mues­tran que las va­qui­llo­nas es­tán pre­ña­das. El res­to se des- car­ta, en­gor­da y ven­de".

La fer­ti­li­dad es un factor de al­ta prio­ri­dad, por­que es una for­ma de con­di­cio­nar y apun­tar a me­jo­res pre­ñe­ces en el fu­tu­ro.

En ra­zas An­gus y He­re­ford hay que tra­tar de en­to­rar en fun­ción del pe­so, más que la edad. Pa­ra el en­gor­de de los ma­chos se uti­li­za el sor­go co­mo plan­ta en­te­ra, con ga­nan­cias dia­rias que os­ci­lan en­tre los 800 y 900 gra­mos por día pa­ra sa­car­los a la ven­ta con 380 o más ki­los, en ba­se a pas­tu­ras y ver­deos de ve­rano e in­vierno.

Los ma­chos que se ter­mi­nan a fi­nes de ma­yo y has­ta el 10 de ju­nio sa­len con pe­sos que os­ci­lan en­tre los 360/380 y has­ta 420 ki­los. La su­ple­men­ta­ción, se ha­ce con ro­llo y a ve­ces se rea­li­zan plan­teos di­fe­ri­dos o se siem­bra sor­go pa­ra dár­se­lo en el in­vierno siguiente

El ro­deo es ce­rra­do pe­ro ca­da cua­tro años se ha­ce una se­lec­ción de va­cas con el ob- je­to de in­tro­du­cir una me­jo­ra ge­né­ti­ca a tra­vés de la in­se­mi­na­ción, que tie­ne un im­pac­to im­por­tan­te en la me­jo­ra del ro­deo. Los po­tre­ros ga­na­de­ros es­tán se­pa­ra­dos alam­bre eléc­tri­co pa­ra un me­jor ma­ne­jo del ro­deo va­cuno. En la par­te de ca­ña­do­nes se lle­va ade­lan­te la cría. AGRI­CUL­TU­RA. La agri­cul­tu­ra se rea­li­za en una su­per­fi­cie to­tal de 450 hec­tá­reas. El ren­di­mien­to pro­me­dio de tri­go es­ta en­tre los 4.500 ki­los a los 6.300 ki­los por hec­tá­rea. Pa­ra el gi­ra­sol, en el me­jor año se lo­gra­ron ob­te­ner en­tre 2.500 y 3.200 ki­los. En so­ja, los pro­me­dios se ubi­can en­tre 2.500 ki­los y 3.500 ki­los. Las me­jo­res tie­rras del cam­po, unas 100 hec­tá­reas, se asig­nan al cul­ti­vo de pa­pa, que se rea­li­za en for­ma in­ten­si­va. Una de las prác­ti­cas apli­ca­das en lo­tes agrí­co­las con­sis­te en me­dir la pre­sen­cia de nu­trien­tes y en fun­ción de los re­sul­ta­dos se de­ci­de la es­tra­te­gia de fer­ti­li­za­ción.

“Esos lo­tes los fer­ti­li­za­mos con fós­fo­ro, que en el ca­so de los des­ti­na­dos a tri­go, uti­li­za­mos en­tre 80 y 90 ki­los por hec­tá­rea. Pa­ra el gi­ra­sol, se apli­can unos 60 ki­los por hec­tá­rea y pa­ra la so­ja apli­ca­mos en­tre 70 y 80 ki­los de fós­fo­ro. En el ca­so del tri­go, de acuer­do a los re­sul­ta­dos de los aná­li­sis apli­ca­mos urea. Tam­bién se fer­ti­li­zan los lo­tes po­tre­ros asig­na­dos a las pas­tu­ras, si es ne­ce­sa­rio”, aña­dió Rai­te­ri.

La ro­ta­ción es pa­pa, se­gui­da por un tri­go, pa­ra lue­go pa­sar a gi­ra­sol y so­ja, en ese or­den, pa­ra vol­ver al cul­ti­vo de pa­pa.

vien­tres tie­ne la ex­plo­ta­ción. La re­po­si­ción es del 5 al 10 por cien­to del ro­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.