MER­CA­DO.

El 2016 fue un buen año pa­ra la ma­qui­na­ria agrí­co­la ar­gen­ti­na. Las sem­bra­do­ras du­pli­ca­ron la in­ver­sión do­la­ri­za­da del 2015. Se des­ta­ca­ron las pul­ve­ri­za­do­ras, los equi­pos elec­tró­ni­cos, las co­se­cha­do­ras, trac­to­res y ca­be­za­les mai­ce­ros.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­rio Bra­ga­chi­ni y Fe­de­ri­co Sán­chez, In­ge­nie­ros Agró­no­mos.

La ma­qui­na­ria agrío­la ar­gen­ti­na tu­vo un gran re­pun­te en 2016 y pa­ra re­pe­tir otro gran año se de­ben in­cor­po­rar otros ru­bros que es­pe­ran la re­cu­pe­ra­ción.

MU­CHOS SON los fac­to­res po­si­ti­vos que ex­pli­can es­tas di­fe­ren­cias muy po­si­ti­vas del mer­ca­do del 2016 res­pec­to al 2015. El cam­bio po­si­ti­vo de ren­ta­bi­li­dad en el agro fue in­du­ci­do por va­rios fac­to­res adi­ti­vos lo­ca­les y un sos­te­ni­do pre­cio in­ter­na­cio­nal de los co­mo­di­ties en los mer­ca­dos glo­ba­les. Una co­se­cha 2015/2016 ex­cep­cio- nal en ren­di­mien­tos (don­de no afec­tó la inun­da­ción), que lo­gró au­men­tar la ca­pa­ci­dad de com­pra del sec­tor pro­duc­tor de gra­nos de Ar­gen­ti­na en el 2016 y los pro­vee­do­res de ser­vi­cios (con­tra­tis­tas), no ocu­rrió lo mis­mo en el sec­tor ga­na­de­ro, prin­ci­pal­men­te el sec­tor lác­teo. TI­PO DE CAM­BIO. Los pro­duc­to­res sem­bra­ron con un dó­lar de 9 pe­sos y co­se­cha­ron con uno a 14, 15 o 16 pe­sos. Se les re­du­jo las re­ten­cio­nes a ce­ro en tri­go, maíz y una ba­ja en so­ja; se fa­ci­li­tó la ex­por­ta­ción

en tri­go y maíz, to­dos fac­to­res po­si­ti­vos adi­ti­vos que pun­tual­men­te ge­ne­ra­ron ren­tas muy po­si­ti­vas que co­mo se sa­be lo pri­me­ro que ha­ce el pro­duc­tor ar­gen­tino es in­ver­tir­lo en ma­qui­na­ria y ca­mio­ne­tas (es­tas úl­ti­mas fue­ron tam­bién ré­cord en el 2016).

Ade­más las di­fe­ren­cias de ven­tas es­tu­vie­ron in­cre­men­ta­das por una fuer­te re­ten­ción de ven­ta de gra­nos por par­te del pro­duc­tor agropecuar­io en no­viem­bre y di­ciem­bre del 2015 (fac­to­res elec­cio­na­rio) y esos re­cur­sos que no se in­vir­tie­ron en el 2015 fue­ron en gran par­te a ma­qui­na­ria del 2016, de ahí las ven­tas ex­cep­cio­na­les de mar­zo 2016 (Expoagro) cuan­do na­die ha­bía aún co­se­cha­do.

A eso se su­ma una bue­na res­pues­ta del go­bierno sobre as­pec­tos cre­di­ti­cios con el Ban­co de la Na­ción Ar­gen­ti­na (BNA), ya en Expoagro 2016 apa­re­cie­ron bo­nos pro­mo­cio­na­les con ta­sas sub­si­dia­das a lo que la ban­ca pri­va­da tu­vo que res­pon­der fa­vo­ra­ble­men­te y los cré­di­tos flu­ye­ron, y fren­te a las con­di­cio­nes de ne­go­cios muy fa­vo­ra­bles en al­gu­nos ca­sos las de­man­das fue­ron in­sa­tis­fe­chas por los fa­bri­can­tes que ca­re­cían de en­tre­ga, por­que sus fá­bri­cas ador­me­ci­das de­mo­ra­ron en ad­qui­rir rit­mo y si bien no ge­ne­ra­ron au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, ge­ne­ra­ron ple­na ocu­pa­ción y ho­ras ex­tras, lo cual se vio re­fle­ja­do po­si­ti­va­men­te en los pue­blos agro­me­tal­me­cá­ni­cos.

El go­bierno man­tu­vo el bono de com­pe­ti­ti­vi­dad ac­ti­vo del 14% pa­ra la in­dus­tria na­cio­nal y si­guió co­la­bo­ran­do con la pro­mo­ción de las ex­por­ta­cio­nes pe­ro al fi­nal del 2016 se per­dió com­pe­ti­ti­vi­dad y no se al­can­za­ron los va­lo­res del 2015 que ya de por si ha­bían si­do ba­jos con 140 M/U$S (el pro­me­dio ex­por­ta­do en 2009/14 fue de 200 M/U$S).

GA­NA­DE­RÍA. Es­te cam­bio de si­tua­cio­nes pro­duc­ti­vas de gra­nos tam­bién se vio re­fle­ja­do en el sec­tor pe­cua­rio don­de la pro­duc­ción por­ci­na si­guió cre­cien­do en pro­duc­ción un 5 a 6%, la car­ne bo­vi­na es­tá en una si­tua­ción de cam­bios pro­fun­dos de su sis­te­ma pro­duc­ti­vo con fuer­te evo­lu­ción de los feed lot y el au­men­to del pe­so de fae­na, por lo cual los au­men­tos de

pro­duc­ción to­da­vía no se ven re­fle­ja­dos en los fri­go­rí­fi­cos y en las ex­por­ta­cio­nes aun­que ya cre­cie­ron en 2016, to­da­vía si­guen ba­jas. La pro­duc­ción aví­co­la acu­só el im­pac­to ne­ga­ti­vo del au­men­to del va­lor lo­cal del maíz (re­ten­cio­nes ce­ro) y el te­ma preo­cu­pan­te y la­men­ta­ble se vio en la pro­duc­ción lác­tea don­de se ha­bla de una caí­da de gran can­ti­dad de tam­bos y una ba­ja de pro­duc­ti­vi­dad pro­me­dio por ex­ce­so hí­dri­co e inun­da­cio­nes, pasturas, pér­di­das, ca­mi­nos in­tran­si­ta­bles pa­ra pro­du­cir y sa­car la le­che, sis­te­mas pro­duc­ti­vos muy vul­ne­ra­bles, o sea po­co pre­pa­ra­dos pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co y año ni­ño, etc. Lue­go de su­pe­ra­da la co­yun­tu­ra se de­be­rían re­pen­sar los sis­te­mas pro­duc­ti­vos de le­che en Ar­gen­ti­na, te­nien­do en cuen­ta que el Cam­bio Cli­má­ti­co vino pa­ra que­dar­se. LECHERÍA. A es­tas ra­zo­nes so­cio/pro­duc­ti­vas se le su­ma el ba­jo pre­cio in­ter­na­cio­nal de la le­che en pol­vo has­ta me­dia­dos de 2016 y lue­go afor­tu­na­da­men­te se co­men­zó a re­ver­tir en for­ma po­si­ti­va y cuan­do a fin de año se ali­nea­ban los pla­ne­tas y la le­che vol­vía a ser ne­go­cio, ocu­rrió el desas­tre hí­dri­co en gran par­te de las prin­ci­pa­les cuen­cas le­che­ras del país (San­ta Fe y Cór­do­ba), y to­do vol­vió a com­pli­car­se.

En Enero de 2017, la le­che que se pro­du­ce al­can­za só­lo pa­ra el mer­ca­do in­terno, por su­pues­to ha­blan­do del com­ple­jo in­dus­trial lác­teo en su con­jun­to se es­pe­ra y desea y el go­bierno es­tá fuer­te­men­te com­pro­me­ti­do en avan­zar con me­di­das que reac­ti­ven rá­pi­da­men­te el sec­tor y so­lu­cio­na­do los pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra, sa­tis­fa­cer el mer­ca­do in­terno ple­na­men­te y ex­por­tar un 30% de la pro­duc­ción en cor­to pla­zo.

To­dos es­tos fac­to­res ne­ga­ti­vos pa­ra el sec­tor lác­teo cons­ti­tu­ye­ron a que los ma­yo­res de­man­dan­tes de ma­qui­na­ria de fo­rra­je con­ser­va­do, heno, he­no­la­je, si­la­je, ra­ción ba­lan­cea­da, pa­tio de co­mi­das, ma­ne­jo de efluen­tes y dis­tri­bu­ción se vie­ra re­sen­ti­do, pro­vo­can­do que los ru­bros de ma­qui­na­ria de es­te sec­tor tu­vie­ran un año 2016 no po­si­ti­vo res­pec­to al 2015, aun­que el 2015 ya no ha­bía si­do bueno.

En to­do el com­ple­jo pro­duc­tor de car­ne y pro­teí­na animal en ge­ne­ral el go­bierno se ha com­pro­me­ti­do a tra­ba­jar du­ro y fa­ci­li­tar la aper­tu­ra de mer­ca­dos ex­ter­nos, ba­jas de aran­ce­les de ex­por­ta­ción, ge­ne­ra­ción de re­in­te­gros y otras me­di­das po­si­ti­vas que ha­cen pre­ver una rá­pi­da reac­ti­va­ción del sec­tor pe­cua­rio en ge­ne­ral en el 2017, lo cual re­per­cu­ti­ría di­rec­ta­men­te en el au­men­to de de­man­da de

ma­qui­na­ria agrí­co­la pa­ra cor­te, acon­di­cio­na­do, al­ma­ce­na­je, fo­rra­je con­ser­va­do, ra­cio­na­mien­to, pro­duc­ción de ba­lan­cea­dos, ma­ne­jo de efluen­tes, bio­ener­gía es­pe­ren un po­si­ti­vo 2017, y to­do es­to se ve­rá re­fle­ja­do en la 8° Jor­na­da Na­cio­nal de Fo­rra­jes Con­ser­va­dos a rea­li­zar­se el día 10 de Ma­yo de 2017 en INTA Man­fre­di, don­de se po­drá ana­li­zar el fu­tu­ro pe­cua­rio ar­gen­tino de la mano de la bio­ener­gía en ori­gen, o sea con uti­li­za­ción de pro­teí­nas co­mo ex­pe­ler de so­ja y prin­ci­pal­men­te bur­lan­da (eta­nol de maíz) co­mo es­tra­té­gi­ca ali­men­ta­ción pro­tei­ca a ba­jo cos­to por en­trar en la ca­de­na de aho­rro de fle­tes, o sea ver­da­de­ras pro­duc­cio­nes ho­lís­ti­cas en­ca­de­na­das co­mo bio­re­fi­ne­rías en me­dio del cam­po, o sea en ori­gen.

Por otro la­do la bio­ener­gía y el ma­ne­jo de efluen­tes es­tán cre­cien­do en for­ma im­por­tan­te en su apli­ca­ción y de­man­da de equi­pos me­ca­ni­za­dos trac­cio­na­do por la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar con Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las (BPA) y Pe­cua­rias (BPP) ha­cia una pro­duc­ción más sus­ten­ta­ble con tra­za­bi­li­dad.

Tam­bién el mer­ca­do de má­qui­nas pa­ra pro­du­cir me­ga­far­dos de heno de al­fal­fa de muy bue­na ca­li­dad es­tá cre­cien­do en for­ma muy im­por­tan­te y eso de­man­da mu­cha ma­qui­na­ria que en Ar­gen­ti­na se fa­bri­ca muy po­co, pen­sar y reac­cio­nar po­si­ti­va­men­te en ese mer­ca­do po­ten­cial in­di­ca un cam­bio de men­ta­li­dad de los in­dus­tria­les ar­gen­ti­nos fa­bri­can­tes de má­qui­nas. PERS­PEC­TI­VAS. ¿Qué es­ta­ría ha­cien­do fal­ta pa­ra que el sec­tor de má­qui­nas agrí­co­las no fre­ne el buen im­pul­so del 2016 y si­ga in­vir­tien­do, ge­ne­ran­do nue­vos pues­tos de tra­ba­jo en el in­te­rior del país?

In­ver­sio­nes en bús­que­da de ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas, desa­rro­llos in­no­va­do­res y más y me­jo­res tec­no­lo­gías de pro­ce­so, pen­sar en fa­bri­car má­qui­nas glo­ba­les, qui­tan­do pro­ta­go­nis­mo a los ni­chos de mer­ca­dos lo­ca­les co­mo prio­ri­dad pa­ra en­fo­car­se en má­qui­nas glo­ba­les ca­pa­ces de sus­ti­tuir im­por­ta­cio­nes y lo­grar com­pe­ti­ti­vi­dad en las ex­por­ta­cio­nes. To­do eso es­tá su­ce­dien­do en el 2017, pe­ro fal­ta más rit­mo y al­gu­nas me­di­das que re­duz­can el cos­to ar­gen­tino (tam­bién hay ac­cio­nes en es­te sen­ti­do).

Tra­ba­jo y Pro­yec­tos en el sen­ti­do de me­jo­ras de com­pe­ti­ti­vi­dad re­du­cien­do cos­tos de pro­duc­ción, la­bo­ral, im­po­si­ti­vo, aran­ce­la­rio, lo­gís­ti­ca, con­tro­les del ma­ne­jo de mo­no­po­lios y una pro­mo­ción fuer­te del Es­ta­do fo­men­tan­do la fa­bri­ca­ción lo­cal; el en­sam­bla­je de má­qui­nas au­to­pro­pul­sa­das de­be ser real, se de­ben en­sam­blar agro­par­tes lo­ca­les con otras es­tra­te­gias im­por­ta­das, no co­mo su­ce­de a ve­ces que se im­por-

tan má­qui­nas des­ar­ma­das por par­tes y lue­go se las en­sam­bla lo­cal­men­te, eso im­pli­ca só­lo ma­yo­res cos­tos, no agre­ga va­lor, agre­ga só­lo cos­to y muy po­co em­pleo ge­nuino.

Se­guir tra­ba­jan­do en po­lí­ti­ca sobre una Ley de la MAA y Agro­par­tes pa­ra el sec­tor que in­cen­ti­ve efec­ti­va­men­te a las em­pre­sas a se­guir el ca­mino de la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (I+D) y por su­pues­to el Es­ta­do me­dian­te con­ve­nios fa­ci­li­te las ven­tas con cré­di­tos de las má­qui­nas de al­to com­po­nen­te na­cio­nal en el mer­ca­do lo­cal y en el in­ter­na­cio­nal (pre fi­nan­cia­ción de ex­por­ta­cio­nes). Tam­bién un cui­da­do aná­li­sis de las im­por­ta­cio­nes con Doo­ping y los mo­no­po­lios lo­ca­les. Cuan­do el mun­do se cie­rra y pro­te­ge de­be­ría­mos ser in­te­li­gen­te en ana­li­zar y reac­cio­nar fa­vo­ra­ble­men­te con un mer­ca­do abier­to pe­ro cui­dan­do nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad y los pues­tos de tra­ba­jo lo­ca­les.

Los fa­bri­can­tes de má­qui­nas en Ar­gen­ti­na pri­me­ro de­ben con­so­li­dar­se en el mer­ca­do in­terno, un mer­ca­do de 1800 M/U$S que hoy ocu­pan en un 50%, pa­ra ello se de­be al­can­zar el ni­vel em­pre­sa­rial de com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­co y eso ge­ne­ral­men­te se lo­gra con un 30% de la fac­tu­ra­ción en el ex­te­rior y el mer­ca­do glo­bal exi­ge di­se­ño in­no­va­dor, ca­li­dad, con­ti­nui­dad, ser­vi­cio y una em­pre­sa pros­pec­ti­va, só­lo así se ga­na mer­ca­do. *Coord. del In­te­gra­dor 1: “Pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos agroin­dus­tria­les pa­ra agre­gar va­lor en ori­gen en for­ma sus­ten­ta­ble”. Pro­gra­ma Na­cio­nal Agroin­dus­tria y Agre­ga­do de Va­lor (PNAI­yAV.) **Coord. del Mód. 3: “Tec­no­lo­gías en Co­se­cha de Gra­nos y Fo­rra­jes Con­ser­va­dos” del PE 2 del In­te­gra­dor 1. Pro­gra­ma PNAI­yAV.

En sem­bra­do­ras la de­man­da se en­fo­có en má­qui­nas con ma­yor can­ti­dad de hi­le­ras, en­tre otros as­pec­tos. En trac­to­res, se re­qui­rie­ron uni­da­des con ma­yor po­ten­cia y tec­no­lo­gía.

Ma­rio Bra­ga­chi­ni INTA Pre­cop

Fe­de­ri­co Sán­chez INTA Pre­cop

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.