SUE­LOS.

Un aná­li­sis sobre las con­se­cuen­cias que han te­ni­do los in­cen­dios sobre los sue­los de las zo­nas bo­nae­ren­se afec­ta­das du­ran­te la pri­me­ra par­te del año.

Super Campo - - Sumario - Por Ana Ma­ría Lu­pi y Ma­ría Fa­bia­na Na­va­rro.

Có­mo han que­da­do los sue­los en aque­llas zo­nas don­de los in­cen­dios se hi­cie­ron pre­sen­tes a co­mien­zos de es­te año.

DES­DE SIEM­PRE el hom­bre uti­li­zó al fue­go pa­ra re­cons­truir su en­torno em­pleán­do­lo en mu­chas ac­ti­vi­da­des den­tro de la pro­duc­ción agrí­co­la, ga­na­de­ra o fo­res­tal. En tér­mi­nos ope­ra­ti­vos, el uso del fue­go re­sul­tó una prác­ti­ca sim­pli­fi­ca- do­ra y eco­nó­mi­ca, sin em­bar­go, po­cas ve­ces se re­pa­ró en los im­pac­tos ne­ga­ti­vos di­rec­tos o in­di­rec­tos.

Son va­rias las cau­sas que ori­gi­nan los in­cen­dios; es­tán los in­ten­cio­na­les pe­ro con­tro­la­dos, que se uti­li­zan en la ac­ti­vi­dad agrí­co­la-fo­res­tal co­mo he­rra­mien­ta de ma­ne­jo; los ac­ci­den­ta­les o ne­gli­gen­tes y los in­ten­cio­na­les con bús­que­da de da­ño. Pe­ro tam­bién es­tán aque­llos que son ge­ne­ra­dos por cau­sas na­tu­ra­les, pro­du­ci­dos a par­tir de ra­yos du­ran­te tor­men­tas se­cas, co­mo los ocu­rri­dos re­cien­te­men­te en La Pam­pa, Río Ne­gro y sur de Bue­nos Ai­res.

La tem­pe­ra­tu­ra del fue­go es la que va a de­ter­mi­nar el im­pac­to sobre el sue­lo, pro- duc­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ma­te­rial a que­mar­se, y las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ac­túan sobre la ve­lo­ci­dad de avan­ce, in­ten­si­dad y du­ra­ción del mis­mo. Así, un in­cen­dio le­ve pue­de al­can­zar tem­pe­ra­tu­ras de 250ºC, mien­tras que uno mo­de­ra­do en­tre 350450ºC y uno se­ve­ro o in­ten­so pue­de su­pe­rar los 700ºC.

TER­MÓ­ME­TRO. Cuan­do se que­man gran­des acu­mu­la­cio­nes de ve­ge­ta­ción y de gran ta­ma­ño (co­mo los cor­do­nes de los des­mon­tes), las tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas en la su­per­fi­cie del sue­lo pue­den su­pe­rar los 1.000 º C. La que­ma de ve­ge­ta­ción de ti­po ar­bus­ti­va se pro­du­ce a tem­pe­ra­tu­ras re­la­ti­va­men­te más ba­jas. Los fue­gos en pas­ti­za­les o ras­tro­jos con car­gas ba­jas de ma­te­ria se­ca, cer­ca­nas a 1 t/ ha, usual­men­te al­can­zan una tem­pe­ra­tu­ra a ni­vel del sue­lo me­nor a 225ºC. Sin em­bar­go a es­tas tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas ya se pue­den ge­ne­rar im­pac­tos sobre el com­po­nen­te bio­ló­gi­co del sue­lo.

Por ejem­plo, en­tre 40-70 ºC se pro­du­ce la de­gra­da­ción de las pro­teí­nas y la muer­te de los te­ji­dos de las plan­tas. Las se­mi­llas de­jan de ser via­bles en un ran­go de 70-90 ºC. Por su par­te los com­po­nen­tes fí­si­co­quí­mi­cos del sue­lo se al­te­ran a tem­pe­ra­tu­ras más al­tas, por ejem­plo, la ma­te­ria or­gá­ni­ca (MO) del sue­lo co­mien­za a ex­pe­ri­men­tar cam­bios in­ter­nos a par­tir de 200- 310ºC, pe­ro co­mien­za a con­su­mir­se a tem­pe­ra­tu­ras in­fe­rio­res, y por en­ci­ma de los 450ºC se pier­de com­ple­ta­men­te.

¿La tem­pe­ra­tu­ra que se desa­rro­lla en su­per­fi­cie se trans­mi­te ha­cia las ca­pas más pro­fun­das?. Cuan­do la in­ten­si­dad del fue­go es ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra del sue­lo a los 5 cm es del or­den de los 50ºC. Sin em­bar­go, cuan­do las que­mas son muy in­ten­sas (cuan­do hay gran­des acu­mu­la­cio­nes de re­si­duos, fue­gos que se mue­ven len­ta­men­te) la tem­pe­ra­tu­ra al­can­za los 250 ºC a los 5-10 cm y al­re­de­dor de 100 ºC a los 20 cm de pro­fun­di-

dad. Los fue­gos in­ten­sos, sin du­da, re­sul­tan en la muer­te de mi­cror­ga­nis­mos, raí­ces, al­te­ra­ción en los pro­ce­sos fí­si­cos y cam­bios im­por­tan­tes en el ci­clo de los nu­trien­tes.

POR EL SUE­LO. Man­te­ner una es­truc­tu­ra del sue­lo ade­cua­da y un sis­te­ma po­ro­so equi­li­bra­do son cla­ves pa­ra ase­gu­rar el in­gre­so, mo­vi­mien­to y al­ma­ce­na­mien­to de agua en el sue­lo, y man­te­ner su fun­cio­na­li­dad. Es­tas pro­pie­da­des pue­den ver­se afec­ta­das por los dis­tur­bios oca­sio­na­dos por el fue­go.

En to­do in­cen­dio, lo pri­me­ro que se pier­de es la co­ber­tu­ra ve­ge­tal, ex­po­nien­do al sue­lo a la ac­ción di­rec­ta e in­me­dia­ta del vien­to y del agua fa­vo­re­cien­do la pér­di­da de sue­lo por ero­sión hí­dri­ca y/o eó­li­ca. Pos­te­rior­men­te, y de­pen­dien­do de la se­ve­ri­dad del in­cen­dio (in­ten­si­dad del fue­go) pue­den ver­se afec­ta­da la es­truc­tu­ra del sue­lo y su fer­ti­li­dad por una rá­pi­da mi­ne­ra­li­za­ción de la ma­te­ria or­gá­ni­ca. Con fue­gos se­ve­ros, ade­más del con­su­mo de la co­ber­tu­ra se pue­de ge­ne­rar al­te­ra­cio­nes a ni­vel de las ar­ci­llas. Se de­be re­cor­dar que en al­gu­nos sue­los, la de­gra­da­ción de la es­truc­tu­ra es un pro­ce­so de di­fí­cil re­cu­pe­ra­ción y re­quie­re tiem­po.

Un efec­to par­ti­cu­lar lue­go de una que­ma es la re­pe­len­cia del agua, pro­duc­tos de la trans­for­ma­ción de com­pues­tos or­gá­ni­cos que re­cu­bren los agre­ga­dos del sue­lo. Es­to pue­de sig­ni­fi­car una me­nor in­fil­tra­ción de agua y ma­yor ries­go de es­cu­rri­mien­to su­per­fi­cial.

HA­CIA ADE­LAN­TE. Cuan­do ocu­rren es­tos ti­pos de even­tos (que­mas no pla­ni­fi­ca­das y no con­tro­la­das) los afec­ta­dos, más all del sue­lo, son los pro­duc­to­res, los cen­tros po­bla­dos y los re­cur­sos na­tu­ra­les en ge­ne­ral.

Es im­por­tan­te en­ton­ces tra­ba­jar en la con­cien­ti­za­ción de ries­gos y con­se­cuen­cias, for­ta­le­cer la co­mu­ni­ca­ción en­tre los ac­to­res a ni­vel de te­rri­to­rio, dis­po­ner un tra­ba­jo en red, brin­dar ca­pa­ci­ta­ción, y tra­ba­jar en la pre­ven­ción y el mo­ni­to­reo, de tal for­ma que per­mi­tan evi­tar o re­me­diar la mag­ni­tud del im­pac­to sobre el pa­tri­mo­nio, la vi­da de los ha­bi­tan­tes lo­ca­les y el me­dio am­bien­te. Exis­ten es­tra­te­gias que pue­den im­ple­men­tar­se, las cua­les de­be­rán ser es­pe­cial­men­te dis­pues­tas en épo­cas de al­to ries­go.

Fo­tos: gen­ti­le­za INTA y ar­chi­vo Su­per CAM­PO

En un in­cen­dio lo pri­me­ro que pier­de el sue­lo es la co­ber­tu­ra ve­ge­tal, y a me­di­da que cre­ce en in­ten­si­dad tam­bién pue­de ver­se afec­ta­da su es­truc­tu­ra y su fer­ti­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.