SO­JA IN­TAC­TA.

En­tre el 20 y el 23% de la so­ja sem­bra­da en la ac­tual cam­pa­ña es RR2. Los pro­duc­to­res bus­can mi­ti­gar el pro­ble­ma de los in­sec­tos y su­mar ren­di­mien­to.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Lo­re­na Ro­drí­guez.

En es­ta cam­pa­ña, más del 20 por cien­to del área fue sem­bra­da con so­ja RR2.

LA VA­RIE­DAD de so­ja In­tac­ta RR2 tie­ne en su ha­ber la ca­pa­ci­dad de in­cre­men­tar el ren­di­mien­to; re­du­cir los cos­tos de pro­duc­ción y sim­pli­fi­car el ma­ne­jo. Luis Sil­va, Lí­der de Ne­go­cios de So­ja en Ar­gen­ti­na de Mon­san­to ex­pli­có que una de las gran­des vir­tu­des de la va­rie­dad es que con­tro­la las prin­ci­pa­les plagas le­pi­dóp­te­ras de la so­ja gra­cias a la ac­ción con­ti­nua de la pro­teí­na en la plan­ta. “En­tre otras es­pe­cies con­tro­la Oru­ga de las le­gu­mi­no­sas (An­ti­car­sia gem­ma­ta­lis), Fal­sa me­di­do­ra (Chry­so­diei­xis in­clu­dens), Oru­ga me­di­do­ra (Ra­chi­plu­sia nu), Oru­ga bo­li­lle­ra (He­li­co­ver­pa ge­lo­to­po­eon) y Ba­rre­na­dor del bro­te (Cro­ci­do­se­ma apo­re­ma)”, des­glo­só en diá­lo­go con Su­per CAM­PO. Y es que “en re­gio­nes co­mo el nor­te de Ar­gen­ti­na la pre­sen­cia de plagas le­pi­dóp­te­ras ocu­rre to­dos los años, por lo que el be­ne­fi­cio es tan­gi­ble aso­cia­do al aho­rro di­rec­to de la apli­ca­ción y su fa­ci­li­dad de con­trol”, aco­tó. Por es­tas ca­rac­te­rís­tias es que en la siem­bra es­te año se no­tó un cre­ci­mien­to de área. Pa­ra Sil­va “en lo que a es­ta­dís­ti­cas se re­fie­re nues­tras ci­fras in­di­can que en­tre el 20 y el 23% de la so­ja que se ha sem­bra­do en el país es con va­rie­da­des In­tac­ta”. Es­to in­di­ca un 7 a un 8% de au­men­to res­pec­to a 2015/16 cuan­do el área ron­da­ba el 15% del to­tal sem­bra­do. ADOP­CIÓN. “Cla­ra­men­te el NOA y el NEA son las re­gio­nes en las que ve­mos ma­yor adop­ción y cre­ci­mien­to de la ten­co­lo­gía, con una par­ti­ci­pa­ción en­tre el 60 y el 65% de lo sem­bra­do, un­que al­gu­nos pro­duc­to­res de­fi­nen has­ta el 80% de la so­ja que siem­bran pa­ra que sea de la va­rie­dad In­tac­ta”, agre­gó.

Sil­va tam­bién reali­zó un diag­nós­ti­co de lo que pa­sa con la so­ja RR2 en otros sec­to­res. “Res­pec­to de Cór­do­ba, el cen­tro Nor­te de San­ta Fe y En­tre Ríos ve­mos que ese nú­me­ro va ha­cia un 30 y 35% y mas ha­cia el sur en el or­den del 15%”.

Es­te ni­vel de adop­ción, pa­ra Mon­san­to, es­tá re­la­cio­na­do

con los be­ne­fi­cios que ofre­ce la RR2. “El pri­me­ro y prin­ci­pal es la ne­ce­si­dad de amor­ti­guar la pre­sión de plagas, por­que per­mi­te re­du­cir el nú­me­ro de apli­ca­cio­nes de in­sec­ti­ci­das. Y en el nor­te, el con­trol de in­sec­tos es la ma­yor de­man­da, aun­que en el sur hay otros te­mas co­mo la po­si­bi­li­dad de usar­la en zo­nas cer­ca­nas a los pue­blos don­de se evi­ta apli­car in­sec­ti­ci­das. Es de­cir que se con­tri­bu­ye tam­bién con el cui­da­do del am­bien­te ade­más de lle­var ade­lan­te plan­teos sus­ten­ta­bles”, agre­gó. RIN­DES. “En tér­mi­nos de ren­di­mien­to es­pe­ra­mos más ki­los”, di­jo Sil­va. “Los ren­di­mien­tos son alen­ta­do­res. Si se com­pa­ran va­rie­da­des RR con In­tac­ta hay di­fe­ren­cias de 300 ki­los pro­me­dio/ha, con va­ria­cio­nes de Nor­te a Sur y tam­bién se­gún las va­rie­da­des”, com­ple­tó. Va­le in­di­car que hoy el mer­ca­do ofre­ce la va­rie­dad pa­ra ca­si to­dos los gru­pos de ma­du­rez.

“Y si al rin­de ex­tra se su­ma la can­ti­dad de apli­ca­cio­nes de in­sec­ti­ci­das que se evi­tan, el va­lor que se ob­tie­ne por hec­tá­rea es mu­cho ma­yor”, re­fle­xio­nó el lí­der de so­ja.

Pa­ra te­ner una re­fe­ren­cia. En el NOA el pro­me­dio es de 3 a 5 apli­ca­cio­nes por cam­pa­ña, y sem­bran­do es­ta va­rie­dad la ba­jan a2 o3 a lo lar­go del cul­ti­vo. “El ca­so es que el pro­duc­tor de­be ha­cer­las pa­ra tra­tar otras plagas; sin em­bar­go es­ta so­ja le da al agri­cul­tor la tran­qui­li­dad de no ha­cer mo­ni­to­reos tan fre­cuen­tes, y de no re­que­rir tan­tas apli­ca­cio­nes; con lo que se su­man va­ria­bles y be­ne­fi­cios más allá de lo eco­nó­mi­co”, apun­tó.

El pro­duc­tor pue­de es­tar más tran­qui­lo en lo que a mo­ni­to­reos se re­fie­re. No es ne­ce­sa­rio es­tar tan pen­dien­te del cul­ti­vo al sem­brar la va­rie­dad RR2. Co­mo adi­cio­nal, se re­du­cen a la mi­tad las apli­ca­cio­nes.

Luis Sil­va Mon­san­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.