TO­MA­TE.

El to­ma­te es la se­gun­da hor­ta­li­za más con­su­mi­da lue­go de la pa­pa. En­fer­me­da­des co­mo el can­cro bac­te­riano afec­tan su ren­di­mien­to y ca­li­dad. Con­se­jos pa­ra con­tro­lar­lo.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Ro­ve­re.

Có­mo apren­der a de­tec­tar­lo y rea­li­zar tra­ta­mien­tos sobre el can­cro bac­te­riano, una en­fer­me­dad que afec­ta a la ca­li­dad del fru­to.

LA DE­MAN­DA, pro­duc­ción y con­su­mo de to­ma­te ha au­men­ta­do en to­do el mun­do des­de el año 2005. El ren­di­mien­to por hec­tá­rea y la su­per­fi­cie cul­ti­va­da es­tán in­cre­men­tán­do­se por es­ta ma­yor de­man­da. CAN­CRO. El can­cro bac­te­riano, cau­sa­do por Cla­vi­bac­ter mi­chi­ga­nen­sis subsp. mi­chi­ga­nen­sis (Smith), es la en­fer­me­dad vas­cu­lar más im­por­tan­te de es­te cul­ti­vo, es­pe­cial­men­te en to­ma­te de in­ver­na­de­ro. En el país tam­bién es con­si­de­ra­da la en­fer­me­dad bac­te­ria­na de ma­yor im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca ya que no hay me­di­das lo su­fi­cien­te­men­te efi­ca­ces pa­ra con­tro­lar­la. SÍN­TO­MAS. En­tre ellos pue­den apa­re­cer: mar­chi­ta­mien­to, ma­ni­fes­tán­do­se ini­cial­men­te en al­gu­nos fo­lío­los de un la­do de la ho­ja has­ta lue­go abar­car to­das las ho­jas; can­cros en ta­llos y pe­cío­los; os­cu­re­ci­mien­to a ni­vel vas­cu­lar en los ta­llos y en los fru­tos se pue­den apre­ciar le­sio­nes ne­cró­ti­cas pe­que­ñas y re­don­dea­das ro­dea­das por un ha­lo blan­que­cino, mo­ti­vo por el cual se co­no­ce a es­te sín­to­ma man­cha ojo de pá­ja­ro. Ade­más de trans­mi­tir­se por se­mi­lla, el pa­tó­geno se pue­de dis­per­sar me­dian­te el agua de riego, o a tra­vés de prác­ti­cas cul­tu­ra­les co­mo por ejem­plo du­ran­te la pro­duc­ción de plan­ti­nes o con las la­bo­res de des­bro­te y des­ho­je. Tam­bién pue­de so­bre­vi­vir en ras­tro­jos a lo lar­go de va­rios me­ses. CON­TROL. To­do lo men­cio­na­do an­te­rior­men­te ha­ce que su con­trol sea su­ma­men­te di­fí­cil y ha­ya que in­te­grar me­di­das pre­ven­ti­vas en to­do mo­men­to (de­sin­fec­ción de se­mi­llas, de ma­te­ria­les em­plea­dos en cul­ti­vos en­fer­mos, ro­ta­ción de cul­ti­vos, en­tre otras). Exis­ten pro­duc­tos pro­pues­tos re­cien­te­men­te pe­ro no hay prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra de­mos­trar su efec­ti­vi­dad. Los en­sa­yos que se cen­tran en el con­trol quí­mi­co de C. mi­chi­ga­nen­sis subsp. mi­chi­ga­nen­sis son es­ca­sos y han mos­tra­do re­sul­ta­dos va­ria­bles, que pue­den de­ber­se a los múl­ti­ples fac­to­res bió­ti­cos y abió­ti­cos exis­ten­tes en en­sa­yos rea­li­za­dos con mi­cro­or­ga­nis­mos co­mo, por ejem­plo, las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, el ge­no­ti­po de la plan­ta y las in­te­rac­cio­nes con otros mi­cro­or­ga­nis­mos. A es­to se su­ma que al­gu­nos tra­ba­jos pre­vios se rea­li­za­ron en sue­lo y otros en ma­ce­tas, y no se ino­cu­la­ron ni eva­lua­ron de la mis­ma ma­ne­ra. Por otro la­do, si bien el uso de com­pues­tos cú­pri­cos y an­ti­bió­ti­cos ha mos­tra­do cau­sar un efec­to sobre el pa­tó­geno; han si­do cuestionad­os por los efec­tos tó­xi­cos y su po­ten­cial acu­mu­la­ción en los sue­los y or­ga­nis­mos vi­vos.

Re­sul­ta im­por­tan­te es­ta­ble­cer co­mo una fu­tu­ra lí­nea de tra­ba­jo, la rea­li­za­ción de en­sa­yos uti­li­zan­do otra for­ma de ino­cu­la­ción o de apli­ca­ción de los pro­duc­tos. Tam­bién se po­drían eva­luar otros bac­te­rio­ci­nas o pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios pa­ra lo­grar con­tro­lar el can­cro bac­te­riano del to­ma­te. Es im­por­tan­te des­ta­car que es­tos pro­duc­tos no de­be­rán usar­se de for­ma ais­la­da, sino que de­ben es­tar acom­pa­ña­dos de me­di­das pre­ven­ti­vas co­mo ser el uso de se­mi­llas

sa­nas, la de­sin­fec­ción ade­cua­da de he­rra­mien­tas y la ro­ta­ción de cul­ti­vos, en­tre otras, pe­ro siem­pre den­tro de un sis­te­ma de Ma­ne­jo In­te­gra­do de Plagas (MIP). Se re­co­mien­da ha­cer eva­lua­cio­nes de se­ve­ri­dad to­das las se­ma­nas, con­tan­do el nú­me­ro de ho­jas to­ta­les y de aque­llas que mues­tran al me­nos al­gún fo­lio­lo con sín­to­ma de mar­chi­tez. Es im­por­tan­te el es­ta­dío ini­cial, cuan­do só­lo afec­ta la mi­tad de la ho­ja, ya que cuan­do avan­za se ase­me­ja a otras en­fer­me­da­des. Pa­ra rea­li­zar el des­bro­te y des­ho­je, se de­ben de­sin­fec­tar las he­rra­mien­tas ca­da vez que se uti­li­cen pa­ra evi­tar po­si­bles di­se­mi­na­cio­nes. Ade­más se de­ben evi­tar rie­gos y den­si­da­des ex­ce­si­vas.

Co­mo en to­do sis­te­ma pro­duc­ti­vo, se re­co­mien­da se­guir el MIP y ha­cer­lo de ma­ne­ra segura y res­pon­sa­ble, res­pe­tan­do las in­di­ca­cio­nes de las eti­que­tas y uti­li­zan­do los equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal. Re­cor­de­mos que los pro­duc­tos no son ino­cuos, sino que hay que uti­li­zar las for­mas se­gu­ras de uti­li­zar­los pa­ra evi­tar ge­ne­rar in­con­ve­nien­tes pa­ra la sa­lud del ope­ra­rio y de la so­cie­dad, co­mo del am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.