KIWI.

Con plantacion­es jó­ve­nes que pron­to su­ma­rán fru­ta, el kiwi apues­ta a cre­cer y a au­to­abas­te­cer al mer­ca­do in­terno, pa­ra lue­go dar el sal­to ex­por­ta­dor.

Super Campo - - Su­ma­rio - Por Lo­re­na Ló­pez.

Es­ta pro­duc­ción vie­ne cre­cien­do en los úl­ti­mos años y en po­co tiem­po lle­ga­rá al au­to­abas­te­ci­mien­to y lue­go ven­drán las po­si­bi­li­da­des de ex­por­ta­ción.

EL AÑO QUE PA­SÓ fue com­pli­ca­do pa­ra el mer­ca­do ar­gen­tino del kiwi. El mo­ti­vo fue que, a cau­sa de al­gu­nas res­tric­cio­nes que le im­pi­die­ron ven­der en Eu­ro­pa, Chi­le ubi­có to­da su pro­duc­ción en los mer­ca­dos de Ar­gen­ti­na y Bra­sil, lo cual pro­vo­có una caí­da en el pre­cio lo­cal. “Ar­gen­ti­na es un pro­duc­tor pe­que­ño con al­re­de­dor de 700/800 hec­tá­reas en to­do el país de las cua­les más del 50% es­tá en Ge­ne­ral Puey­rre­dón, Gral. Alvarado y par­te en Gral. Ma­da­ria­ga”, ex­pli­ca Ma­riano Mar­tí­nez Sáez, di­rec­tor de ven­tas de la em­pre­sa Don Kiwi. “Hoy en día no se lle­ga a abas­te­cer al mer­ca­do lo­cal du­ran­te to­do el año, sin em­bar­go hay un por­cen­ta­je im­por­tan­te de nue­vas plantacion­es que pro­vee­rán de más fru­ta en un fu­tu­ro cer­cano”. To­do in­di­ca que en el cor­to pla­zo el mer­ca­do in­terno pue­de ser au­to­abas­te- ci­do pe­ro las ma­yo­res opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les pa­ra la Ar­gen­ti­na es­tán en sa­tis­fa­cer la de­man­da in­ter­na­cio­nal de ki­wis de al­ta ca­li­dad. Hacia allí va el sec­tor. TIEM­POS PRO­DUC­TI­VOS. De las apro­xi­ma­da­men­te 800 hec­tá­reas im­plan­ta­das (no hay da­tos exac­tos) un 40% de ellas es­tán aún en pro­ce­so de cre­ci­mien­to. Es fun­da­men­tal re­cor­dar que las plantacion­es de kiwi ne­ce­si­tan un pe­río­do de desa­rro­llo de en­tre 4 y 5 años pa­ra dar la pri­me­ra pro­duc­ción y recién al­can­zan el 100% de su ca­pa­ci­dad al 6º año.

La zo­na por ex­ce­len­cia es Mar del Pla­ta y al­re­de­do­res por poseer un clima apro­pia­do con ve­ra­nos cá­li­dos y fres­cos du­ran­te la no­che, ade­más de sue­los con pro­fun­di­dad y bien dre­na­dos. El vien­to es un fac­tor ne­ga­ti­vo pe­ro que pue­de ser con­tro­la­do con cor­ti­nas na­tu­ra­les (ca­sua­ri­nas) y te­las cor­ta­vien­to (ar­ti­fi­cia­les). DON KIWI. Es una em­pre­sa fa­mi­liar de 27 hec­tá­reas. Nue­ve fue­ron im­plan­ta­das en 2013 y el res­to en­tre 2014 y 2015. Con res­pec­to a los rin­des, hay pro­duc­to­res que lle­ga­ron a te­ner 35.00038000 ki­los pe­ro en pro­me­dio se ha­bla de 28.000/30.000 kg si no hay nin­gún ti­po de in­con­ve­nien­te cli­ma­to­ló­gi­co, co­mo he­la­das tem­pra­nas o vien­tos ex­ce­si­va­men­te fuer­tes.

“De­be­mos fer­ti­li­zar pe­ro no en gran can­ti­dad”, ase­gu­ra Ma­riano. “En nues­tro ca­so el cam­po que po­see­mos te­nía un his­to­rial de plan­ta­ción de pi­nos de 40 años, por lo que el sue­lo pre­sen­tó una es­truc­tu­ra muy fa­vo­ra­ble en el mo­men­to de la plan­ta­ción”. La pre­pa­ra­ción de los cam­pos en sí no pre­sen­ta nin­gu­na com­ple­ji­dad pe­ro es im­por­tan­te rea­li­zar una sub­so­la­da pa­ra que los

sue­los que­den bien dre­na­dos: uno de los enemi­gos del kiwi es la acu­mu­la­ción de agua. EL NE­GO­CIO. Pa­ra pen­sar en un em­pren­di­mien­to ren­ta­ble hay que ha­blar de al me­nos 10 hec­tá­reas, siem­pre te­nien­do en cuen­ta que la plan­ta tar­da 5 años en dar una pro­duc­ción me­dia. A es­to se le su­ma –en es­te lu­gar- que Mar del Pla­ta no se ca­rac­te­ri­za por ser una zo­na fru­tí­co­la, lo cual pre­sen­ta al­gu­nas ven­ta­jas y des­ven­ta­jas.

En­tre las pri­me­ras se des­ta­ca que es­tá to­do por ha­cer y el em­pren­de­dor pue­de co­men­zar co­pian­do mo­de­los en paí­ses que ya rea­li­za­ron to­dos los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos. Las des­ven­ta­jas es que to­do re­quie­re de más de­di­ca­ción y es­fuer­zo. “Dar los pri­me­ros pa­sos cues- ta mu­cho en es­te país por­que to­do es in­ver­sión pro­pia; los cré­di­tos son muy ca­ros y ahí es don­de Ar­gen­ti­na tie­ne una des­ven­ta­ja”, re­cal­ca Ma­riano. “Los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos de­be­mos pa­gar ta­sas del 18/20% has­ta un 30% en la ac­tua­li­dad, cuan­do en Eu­ro­pa los cré­di­tos son al 2%y a ve­ces con fon­dos de la co­mu­ni­dad eu­ro­pea. Así se ha­ce más di­fí­cil”.

Lo bueno de es­te cul­ti­vo es que no pre­sen­ta gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra su pro­duc­ción. Hoy en día el úni­co te­ma so­bre el cual hay que es­tar aten­tos es a la PSA, una en­fer­me­dad que se desa­rro­lló en Nue­va Ze­lan­da ha­ce unos años y que ha per­ju­di­ca­do a mu­chos pro­duc­to­res. Afor­tu­na­da­men­te Ar­gen­ti­na aún es­tá exen­ta de es­ta en­fer­me­dad. “En nues­tro ca­so recién va­mos a te­ner nues­tra pri­me­ra co­se­cha es­te 2017 por lo que se­rá una nue­va aven­tu­ra”, se en­tu­sias­ma Ma­riano. “Po­si­ble­men­te rea­li­za­re­mos nues­tra pri­me­ra ex­por­ta­ción a Eu­ro­pa en con­tra es­ta­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.