IN­TER­NA­CIO­NAL.

En un mun­do don­de cre­cen las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas, Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta bus­car nue­vos mer­ca­dos. El ca­so de los li­mo­nes es só­lo la pun­ta del ice­berg.

Super Campo - - Sumario - Por Car­los Bo­yad­jián.

Con Do­nald Trump en la pre­si­den­cia de los EE.UU., la Ar­gen­ti­na de­be re­de­fi­nir su es­tra­te­gia de ex­por­ta­ción de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios a ese país.

PRO­TEC­CIO­NIS­MO, es la pa­la­bra que a par­tir de enero pa­sa­do re­sue­na con fuer­za des­de el nor­te del con­ti­nen­te. La lle­ga­da del mag­na­te in­mo­bi­lia­rio Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca ha­ce me­nos de dos me­ses tie­ne pa­ra la Ar­gen­ti­na más de una lec­tu­ra po­si­ble.

Por un la­do, pre­sa­gia ma­yo­res di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de ex­por­tar bie­nes y ser­vi­cios a Es­ta­dos Uni­dos. Por otro, su­po­ne que aque­llos paí­ses a los que Wa­shing­ton po­ne en su lis­ta de paí­ses per­ju­di- ca­dos, co­mo Chi­na y Mé­xi­co, aun­que con el tiem­po po­drían agre­gar­se otros, in­ten­ta­rán co­lo­car sus ex­ce­den­tes ex­por­ta­bles en ter­ce­ros mer­ca­dos. Y allí la ma­rea del con­flic­to eco­nó­mi­co y co­mer­cial en el nor­te pue­de mo­ver las aguas

de los ma­res has­ta Su­da­mé­ri­ca. Fi­nal­men­te, se pre­su­me que po­dría so­bre­ve­nir una gue­rra de mo­ne­das a es­ca­la mun­dial, de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias. De en­tra­da, hay que de­cir que una even­tual re­va­lua­ción del dó­lar im­pac­ta in­ver­sa­men­te en los pre­cios de los com­mo­di­ties. Es de­cir, dó­lar más fuer­te es si­nó­ni­mo de ma­te­rias pri­mas más ba­ra­tas. LEADING CA­SE. Los pri­me­ros en ad­ver­tir el cam­bio de es­ce­na­rio, mo­ti­va­do por el nue­vo go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos fue­ron los pro­duc­to­res y ex­por­ta­do­res ar­gen­ti­nos de li­mo­nes, que tras quin­ce años de es­pe­ra ha­bían ce­le­bra­do la re­so­lu­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma, per­mi­tien­do el in­gre­so de los cí­tri­cos lo­ca­les a ese co­di­cia­do mer­ca­do.

Pe­ro lle­gó Trump y ca­si una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes fue sus­pen­der por 60 días y po­ner ba­jo re­vi­sión to­das las me­di­das re­le­van­tes to­ma­das por su an­te­ce­sor en los úl­ti­mos me­ses de ges­tión. En mar­zo ven­ce el pla­zo pa­ra de­ter­mi­nar si la prohi­bi­ción de in­gre­so se man­tie­ne o re­vi­sa. Pe­ro lo más re­le­van­te es que la cues­tión de los li­mo­nes es un ca­so tes­ti­go, no só­lo pa­ra otras pro­duc­cio­nes lo­ca­les, sino in­clu­so pa­ra el res­to de Amé­ri­ca La­ti­na.

“Ame­ri­ca first”, el le­ma con el que Trump ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, es un arie­te po­pu­lis­ta que, ba­jo el ar­gu­men­to de la de­fen­sa de los tra­ba­jos agrí­co­las e in­dus­tria­les en ese país, pu­so en cua­ren­te­na to­das las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas y co­mer­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses.

Ya ha­ce va­rios años se de­ter­mi­nó que los li­mo­nes ar­gen­ti­nos, con una ma­yo­ri­ta­ria par­ti­ci­pa­ción de la pro­duc­ción tu­cu­ma­na, cum­plen los es­tán­da­res sa­ni­ta­rios y fi­to­sa­ni­ta­rios in­ter­na­cio­na­les, por lo que la reaper­tu­ra del mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano de­pen­día só­lo de una de­ci­sión po­lí­ti­ca. Pa­ra ello, se hi­cie­ron in­nu­me­ra­bles es­tu­dios y se pa­só por de­ce­nas de vi­si­tas de ins­pec­to­res es­pe­cia­li­za­dos de la Ap­his, el or­ga­nis­mo de sa­ni­dad agroa­li­men­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos, equi­va­len­te al Se­na­sa.

El im­pac­to eco­nó­mi­co de es­ta me­di­da no es el ma­yor cos­to, de he­cho se su­po­ne que las ex­por­ta­cio­nes de li­mo­nes po­drían cre­cer unos u$s 20 mi­llo­nes anua­les. Lo que im­por­ta, por cier­to, es el efec­to po­lí­ti­co y de mar­ke­ting que su­po­ne re­abrir el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se pa­ra los li­mo­nes ar­gen­ti­nos. El pun­to es que allí pe­sa mu­cho el lobby que des­de 2001 vie­nen ejer­cien­do los pro­duc­to­res de Ca­li­for­nia, y que lo­gró ve­dar el in­gre­so de la pro­duc­ción ar­gen­ti­na du­ran­te to­dos es­tos años. AGEN­DA CO­MER­CIAL. Mar­ce­lo Eli­zon­do, di­rec­tor de la con­sul­to­ra Desa­rro­llo de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les sos­tie­ne que en ver­dad “Trump man­tie­ne la mis­ma res­tric­ción que re­gía con Oba­ma, y en ese sen­ti­do, es­tá cla­ro que va a es­cu­char a los lob­bies pro­tec­cio­nis­tas lo­ca­les”. Con­sul­ta­do sobre la po­si­bi­li­dad de que otros pro­duc­tos

re­gio­na­les co­rran la mis­ma suer­te, el ex­per­to re­cor­dó que “hay dos pro­duc­tos que tie­ne co­mo su prin­ci­pal mer­ca­do a Es­ta­dos Uni­dos, y son el bio­die­sel y el vino”.

Al res­pec­to, Eli­zon­do ex­pli­ca que el vino com­pi­te con la pro­duc­ción lo­cal y allí po­dría ha­ber pro­ble­mas. Dis­tin­to es el ca­so del bio­die­sel, ya que es­te com­bus­ti­ble se pro­du­ce en Ar­gen­ti­na a ba­se de so­ja y en Es­ta­dos Uni­dos pre­do­mi­na el bio­eta­nol a ba­se de maíz.

Por su par­te, Be­li­sa­rio de Azevedo, ana­lis­ta de co­mer­cio ex­te­rior de la con­sul­to­ra Abe­ceb, acla­ra que “es muy di­fí­cil sa­ber qué va a pa­sar con las re­glas de in­ter­cam­bio con Es­ta­dos Uni­dos”, sin em­bar­go, re­la­ti­vi­za el im­pac­to de­bi­do a que hoy “la re­la­ción co­mer­cial es fa­vo­ra­ble a Es­ta­dos Uni­dos, no ten­dría sen­ti­do pro­fun­di­zar las res­tric­cio­nes". El úl­ti­mo año, di­ce, el dé­fi­cit co­mer­cial de nues­tro país con Wa­shing­ton fue de unos u$s 2.000 mi­llo­nes en bie­nes y de u$s 6.000 mi­llo­nes en ser­vi­cios.

De ca­ra al fu­tu­ro, De Azevedo re­cuer­da que “pa­ra Trump, Ar­gen­ti­na no es prio­ri­dad” por lo que es re­co­men­da­ble em­pe­zar a ver mer­ca­dos al­ter­na­ti­vos. Mé­xi­co apa­re­ce en­tre las prio­ri­da­des, jus­ta­men­te por el im­pac­to de las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nas. En ese ca­so, en­fa­ti­za que “se van a abrir más mer­ca­dos”. Men­cio­na a Co­lom­bia pa­ra el sec­tor agroa­li­men­ta­rio, la In­dia, y otros mer­ca­dos no tra­di­cio­na­les co­mo paí­ses de Afri­ca del Nor­te y de Asia, que “tie­nen mu­cho pa­ra cre­cer”. Sobre las chan­ces reales del país pa­ra apro­ve­char es­tas opor­tu­ni­da­des, el ana­lis­ta de Abe­ceb, afir­ma que “Es­ta­dos Uni­dos es un gran ex­por­ta­dor de ali­men­tos pe­ro aho­ra con Trump pier­de opor­tu­ni­da­des de ven­der, lo que ge­ne­ra chan­ces pa­ra Ar­gen­ti­na”. No obs­tan­te, el país tie­ne un pun­to dé­bil y es que “la ofer­ta es­tá li­mi­ta­da por pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad, de­bi­do a la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y los cos­tos de lle­var las mer­ca­de­rías has­ta los puer­tos”.

OTRA OPOR­TU­NI­DAD.

“Trump em­pe­zó a cum­plir las ame­na­zas de cam­pa­ña”, ase­gu­ra Mi­guel Pon­ce, di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra el Co­mer­cio Ex­te­rior del Si­glo XXI, pe­ro ad­vir­tió que “las bra­vu­co­na­das no sir­ven mien­tras Es­ta­dos Uni­dos si­ga es­tan­do en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio”.

Pon­ce plan­tea una agen­da en ma­te­ria co­mer­cial a par­tir de “cla­ri­fi­car el di­rec­cio­na­mien­to de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal ar­gen­ti­na”.

En ese sen­ti­do, con­si­de­ra que las prio­ri­da­des de­ben ser, en pri­mer lu­gar el Mer­co­sur, lue­go la ne­go­cia­ción del acuer­do en­tre Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea, y en ter­cer lu­gar las re­la­cio­nes con los paí­ses del Pa­cí­fi­co y el res­to de las na­cio­nes. En es­te úl­ti­mo pun­to, Mé­xi­co apa­re­ce co­mo una opor­tu­ni­dad. “Ya anun­ció que to­do lo que es agroin­dus­tria y ali­men­tos, a par­tir de aho­ra se lo va a com­prar a Bra­sil y Ar­gen­ti­na”, re­ma­ta. Ha­brá que ver, "bu­si­ness are bu­si­ness".

Be­li­sa­rio de Azevedo Ana­lis­ta de Abe­ceb Mar­ce­lo Eli­zon­do Dir. de DNI Con­sul­to­res

Mi­guel Pon­ce Esp. en Com. Ex­te­rior

Tras la sus­pen­sión de in­gre­so de los li­mo­nes ar­gen­ti­nos a Es­ta­dos Uni­dos, aho­ra po­dría re­tra­sar­se la aper­tu­ra del mer­ca­do pa­ra las car­nes, y tam­bién po­drían ver­se afec­ta­das las ex­por­ta­cio­nes de vino y bio­dié­sel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.