CREEP FEEDING.

Un mé­to­do sen­ci­llo pa­ra ga­nar tiem­po y lo­grar una ter­mi­na­ción más pa­re­ja que per­mi­te una ali­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca tam­bién cuan­do es­ca­sea la pas­tu­ra.

Super Campo - - Sumario - Por Ga­briel Quái­zel.

Una al­ter­na­ti­va pa­ra ga­nar tiem­po y lo­grar una ter­mi­na­ción más pa­re­ja de los cor­de­ros.

LA TÉC­NI­CA se lla­ma creep feeding, pa­la­bras del in­glés que se pue­den tra­du­cir co­mo des­li­zar­se al ali­men­to. Téc­ni­ca­men­te, el sis­te­ma sir­ve pa­ra dar­le al cor­de­ro una su­ple­men­ta­ción ali­men­ti­cia es­tra­té­gi­ca cuan­do aún es­tá pas­tan­do al pie de la ma­dre. Des­de el INTA de­fi­nen al mé­to­do co­mo “ali­men­ta­ción pre­fe­ren­cial del cor­de­ro lac­tan­te”.

Pa­ra ex­pli­car­lo más sim­ple di­ga­mos que se tra­ta de un co­rra­li­to con un co­me­de­ro con gra­nos al que ac­ce­de el cor­de­ro pe­ro no la ma­dre (li­mi­ta­da por su ma­yor ta­ma­ño).

El co­rra­li­to se co­lo­ca en el lo­te don­de es­tá la ma­ja­da de cría y se lo va des­pla­zan­do se­gún la ne­ce­si­dad. Con es­te ma­ne­jo sim­ple, el pro­duc­tor Ma­rio Sch­windt al­can­za la ter­mi­na­ción del animal 30 días an­tes y “me­jor ar­ma­do”.

La téc­ni­ca sir­ve tam­bién pa­ra cuan­do la pas­tu­ra no es de bue­na, en mo­men­tos de cri- sis por ex­ce­so o fal­ta de agua, agre­gó el pro­duc­tor de la zo­na de Co­ro­nel Suá­rez. Sch­windt tra­ba­ja con el INTA lo­cal, que es­tá tra­tan­do de di­fun­dir el creep feeding –se uti­li­za tam­bién en va­cu­nos- en­tre los ove­je­ros de es­ta re­gión del sud­es­te bo­nae­ren­se. FUN­CIO­NA­MIEN­TO. El in­ge­nie­ro agró­no­mo Darío Mo­rris des­ta­ca a Su­per CAM­PO 3 as­pec­tos de la téc­ni­ca:

Me­jor apro­ve­cha­mien­to de la eta­pa de ma­yor con­ver­sión del ali­men­to a pe­so vi­vo.

Ob­ten­ción de ma­yo­res ga­nan­cias de pe­so, es­pe­cial­men­te en cor­de­ros de na­ci­mien­to múl­ti­ple. Ade­más, me­jo­ra el es­ta­do cor­po­ral de la ma­dre cuan­do és­ta tie­ne un re­que­ri­mien­to ener­gé­ti­co ma­yor.

Per­mi­te un uso más ra­cio­nal y es­tra­té­gi­co del fo­rra­je dis­po­ni­ble y fa­vo­re­ce la po­si­bi­li­dad de des­te­te pre­coz. Y co­bra im­por­tan­cia cuan­do hay es­ca­ses de fo­rra­je.

“La idea es que el cor­de­ro ac­ce­da li­bre­men­te a un con­cen­tra­do de ma­yor va­lor nu­tri­ti­vo que el que con­su­me su ma­dre”, agre­gó Sergio Diz, tam­bién in­ge­nie­ro agró­no­mo del INTA Co­ro­nel Suá­rez, que de­pen­de de la es­ta­ción ex­pe­ri­men­tal de Bor­de­na­ve. IM­PLE­MEN­TA­CIÓN. El co­rra­li­to es­tá pen­sa­do pa­ra im­pe­dir el ac­ce­so de la ove­ja al co­me­de­ro. Co­pian­do mo­de­los me­tá­li­cos de in­ter­net, Sch­windt -quien fue car­pin­te­ro has­ta que se hi­zo car­go del cam­po fa­mi­liar­di­se­ñó uno de ma­de­ra, con un co­me­de­ro con ca­pa­ci­dad pa­ra 500 ki­los de ali­men­tos. “Se va­cía en el día”.

La su­ple­men­ta­ción la rea­li­za con ce­ba­da (el prin­ci­pal cul­ti­vo fo­rra­je­ro en el sud­oes­te bo­nae­ren­se), maíz mo­li­do o ave­na (“tri­go no, por­que tie­ne de­ma­sia­da ha­ri­na”). Cal­cu­la que el con­su­mo dia­rio por

animal es de 200 gra­mos de su­ple­men­to.

Es­te pro­duc­tor tam­bién cría bo­vi­nos, por lo que tie­ne el cam­po di­vi­di­do en has­ta 20 po­tre­ros con alam­bra­do eléc­tri­co. “A me­di­da que se va cam­bian­do de par­ce­la, se plie­ga (el co­rra­li­to), se en­gan­cha y se lle­va a la otra par­ce­la”.

“Te­nés que co­lo­car­lo en un lu­gar es­tra­té­gi­co por don­de el animal pa­se, por ejem­plo ca­mino al agua o ca­mino a la som­bra”, di­jo Ma­rio. Ca­so con­tra­rio, es pro­ba­ble que el cor­de­ro no lo use por no des­pe­gar­se de la ma­dre.

La clave tam­bién pa­sa por en­tre­nar a las crías pa­ra que en­tren al co­rra­li­to. “El tru­co es mos­trar­le el co­me­de­ro a al­gu­na ma­dre acos­tum­bra­da a co­mer grano pa­ra que trai­ga al hi­jo y le en­se­ñe a co­mer; des­pués, po­nés la re­ja y el cor­de­ro en­tra so­lo”. BE­NE­FI­CIOS. Del creep feeding a Sch­windt le se­du­ce tan­to la ma­yor ga­nan­cia dia­ria de pe­so co­mo la ter­mi­na­ción que lo­gra. “Los cor­de­ros es­tán más ‘ar­ma­dos’, con la gra­sa más pa­re­ja que uno ali­men­ta­do so­lo a pas­to, y con me­jor ca­li­dad de car­ne”.

Por otra par­te, un en­gor­de más rá­pi­do abre la po­si­bi­li­dad de lle­var el animal a un pe­so ma­yor. A par­tir de em­plear es­te sis­te­ma, es­te ga­na­de­ro co­men­zó a ter­mi­nar las ca­ma­das en 20 ki­los (an­tes lle­ga­ba a 16). Hay que acla­rar que sa­len del lo­te de creep feeding (al des­te­te) y el en­gor­de fi­nal se ha­ce en un en­cie­rre es­tra­té­gi­co, ti­po feed­lot. Aun­que es­te mé­to­do, Sch­windt lo lle­va a ca­bo pen­san­do en una pla­ni­fi­ca­ción anual, en la cual al 10 de di­ciem­bre tie­ne a to­dos los cor­de­ros des­te­ta­dos pa­ra que la ove­ja co­mien­ce a re­cu­pe­rar es­ta­do cor­po­ral pa­ra la “car­ne­rea­da” que la co­mien­za en mar­zo. POR RA­ZAS. La ma­ja­da de es­te pro­duc­tor es­tá com­pues­ta por tres ra­zas: Co­rrie­da­le, la "car- ni­ce­ra" Ham­ps­hi­re Down y Pam­pin­ta (con és­ta tie­ne en pro­yec­to ha­cer tambo). “Al­go que re­sal­ta es que cuan­do el animal tie­ne ge­né­ti­ca, con es­te sis­te­ma la ex­pre­sa. En las Ham­ps­hi­re se ve ma­yor cre­ci­mien­to y me­jor car­ca­za; es co­mo un tó­ni­co que le ayu­da a desa­rro­llar­se más rá­pi­do”.

Tam­bién es “muy bueno” pa­ra las ove­jas Pam­pin­ta, una ra­za a la que el pro­duc­tor de­fi­nió co­mo de “ani­ma­les de­ma­sia­do ma­gros pe­ro que se ter­mi­nan muy bien (con el creep feeding)”. En el ca­so de las ove­jas de la ra­za Co­rrie­da­le sos­tu­vo que “con es­te sis­te­ma jun­tan más gra­sa; mien­tras que las Ham­ps­hi­re ha­cen más múscu­lo”.

Mo­de­lo de co­rra­li­to di­se­ña­do por el pro­duc­tor. La dis­tan­cia que se­pa­ra a los ba­rro­tes de ma­de­ra im­pi­de el ac­ce­so de la ma­dre al co­me­de­ro. Mien­tras tan­to, los cor­de­ri­tos Ham­ps­hi­re sa­bo­rean la ce­ba­da.

Ma­rio Sch­windt Pro­duc­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.