TAMBO.

A tra­vés de su Pro­gra­ma Tam­bos y Pro­duc­ción Pri­ma­ria de Le­che, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad y Ca­li­dad Agroa­li­men­ta­ria (Se­na­sa) brin­da a los pro­duc­to­res tam­be­ros al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes re­la­cio­na­das con prác­ti­cas que ge­ne­ren la má­xi­ma hi­gie­ne du­ran­te to

Super Campo - - Sumario - Fo­tos: ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Me­dian­te la im­ple­men­ta­ción de cier­tas ru­ti­nas se pue­de rea­li­zar un or­de­ño hi­gié­ni­co y me­jo­rar la ca­li­dad de la le­che.

UN OR­DE­ÑO co­rrec­to es aquel que pro­ve­nien­te de va­cas sa­nas con pe­zo­nes lim­pios y se­cos en ubres bien es­ti­mu­la­das, co­lo­ca­dos en pe­zo­ne­ras ade­cua­das, y adap­ta­das a ca­da sis­te­ma de or­de­ño per­mi­te ex­traer la to­ta­li­dad de la le­che pro­du­ci­da.

Ca­da tambo ma­ne­ja una ru­ti­na par­ti­cu­lar aun­que hay al­gu­nos prin­ci­pios bá­si­cos pa­ra el ma­ne­jo de la hi­gie­ne y la sa­lud de la ubre:

Pre-or­de­ño. Du­ran­te el preor­de­ño las va­cas tie­nen que per­ma­ne­cer tran­qui­las. El arreo de­be ser con­for­ta­ble, con ca­mi­nos ade­cua­dos y som­bra en el corral de es­pe­ra. No se de­ben uti­li­zar pe­rros ni gri­tos. Má­qui­na de or­de­ñar. Ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to me­cá­ni­co e hi­gié­ni­co de la má­qui­na de or­de­ñar (che­queo es­tá­ti­co y di­ná­mi­co ca­da 6 me­ses) y de los uten­si­lios de or­de­ñe, re­cam­biar las pe­zo­ne­ras en los tiem­pos in­di­ca­dos o cuan­do las mis­mas se de­te­rio­ren, uti­li­zar lí­qui­dos pa­ra la hi­gie­ne, toa­llas pa­ra se­car pe­zo­nes y lim­pie­za en la sa­la de or­de­ñe. Los de­ter­gen­tes, des­in­crus­tan­tes y de­sin­fec­tan­tes de­ben es­tar ha­bi­li­ta­dos por el Se­na­sa y no de­ben en­con­trar­se ven­ci­dos.

Pre­pa­ra­ción con­sis­ten­te de la va­ca pre-or­de­ño.

Es im­por­tan­te que el per­so­nal es­té en­tre­na­do en las ta­reas de or­de­ñe. Reali­ce el des­pun­te con el tiem­po ade­cua­do (10 o 20 se­gun­dos de es­tí­mu­lo ma­nual). Las bac­te­rias más pe­li­gro­sas se en­cuen­tran en la pun­ta del pe­zón, por ello la de­sin­fec­ción del m is­mo es esen­cial pa­ra re­du­cir el nú­me­ro de bac­te­rias. Tam­bién se re­co­mien­da rea­li­zar el pre

se­lla­do cuan­do hay an­te­ce­den­tes de pa­tó­ge­nos am­bien­ta­les. El mis­mo de­be per­ma­ne­cer 2030 se­gun­dos an­tes de co­lo­car la pe­zo­ne­ra y lue­go se­car pa­ra lo­grar un efec­to de­sin­fec­tan­te desea­ble.

Se­ca­do de pe­zo­nes. An­tes de co­lo­car las pe­zo­ne­ras de­be se­car los pe­zo­nes y evi­tar con­ta­mi­na­ción que afec­ta la hi­gie­ne, uti­li­ce pa­pel ab­sor­ben­te o toa­llas des­ti­na­das a ese fin. El per­so­nal de­be co­lo­car­se guan­tes de lá­tex que ayu­dan a evi­tar trans­mi­tir mi­cro­or­ga­nis­mos. Pe­zo­ne­ras.

Las pe­zo­ne­ras de­ben co­lo­car­se de for­ma co­rrec­ta, den­tro del pri­mer mi­nu­to lue­go de ini­cia­da la es­ti­mu­la­ción (45 se­gun­dos a 1,5 mi­nu­tos). Es im­por­tan­te la asig­na­ción de ope­ra­rios pa­ra ca­da ru­ti­na se­gún la can­ti­dad de va­cas, nú­me­ro de ba­ja­das y ti­po de ins­ta­la­ción.

Re­ti­ro de pe­zo­ne­ras. Es fun­da­men­tal cor­tar el va­cío an­tes de sa­car las cua­tro pe­zo­ne­ras que de­be­rían ser re­ti­ra­das al mis­mo tiem­po. Exis­ten re­ti­ra­do­res au­to­má­ti­cos de pe­zo­ne­ras que pue­den re­sol­ver el pro­ble­ma de la fal­ta de per­so­nal. Ma­ne­jo de las va­cas post

or­de­ñe. Se re­quie­ren an­ti­sép­ti­cos ha­bi­li­ta­dos y bien con­ser­va­dos pa­ra el se­lla­do de pe­zo­nes que re­du­cen la car­ga bac­te­ria­na y pro­mue­ven la hi­gie­ne. El

se­lla­do post- or­de­ñe ha si­do adop­ta­do en to­do el mun­do y es esen­cial su co­rrec­ta uti­li­za­ción to­dos los días en to­das las va­cas. Ase­gú­re­se que el se­lla­dor cu­bra la to­ta­li­dad del pe­zón. La ta­ci­ta por­ta se­lla­dor no de­be que­dar ex­pues­ta al ai­re en­tre los or­de­ños pa­ra evi­tar con­ta­mi­nar el lí­qui­do de se­lla­do. El se­lla­dor es una ex­ce­len­te ba­rre­ra a las con­ta­mi­na­cio­nes, es im­por­tan­te ele­gir el se­lla­dor ade­cua­do se­gún la épo­ca del año (es­cu­rri­mien­to) y el es­ta­do de las ca­lles y po­tre­ros (ba­rro).

Fi­nal del or­de­ño. Las va­cas to­man mu­cha agua cuan­do fi­na­li­za el or­de­ño, ase­gú­re­les una pro­vi­sión ade­cua­da, co­mo así tam­bién la lim­pie­za y el co­rrec­to lle­na­do e hi­gie­ne de los be­be­de­ros con agua be­bi­ble y segura. Tam­bién pro­mue­va que la va­ca per­ma­nez­ca pa­ra­da du­ran­te 30 mi­nu­tos lue­go de fi­na­li­za­do el or­de­ño. Ofre­cer­le ali­men­to du­ran­te ese lap­so es una bue­na sugerencia. Las bue­nas prác­ti­cas en el tambo y la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal y de los ayu­dan­tes du­ran­te el or­de­ño, son una he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra im­ple­men­tar una ru­ti­na co­rrec­ta en ca­da ro­deo. De es­ta for­ma se ob­tie­ne le­che de ca­li­dad hi­gié­ni­ca, pro­ve­nien­te de ani­ma­les sa­nos, en un me­dio am­bien­te sus­ten­ta­ble res­pe­tan­do prác­ti­cas de bie­nes­tar animal en to­das las ca­te­go­rías de ani­ma­les en el tambo.

El arreo de las va­cas de­be ser con­for­ta­ble, pa­ra que es­tén tran­qui­las an­tes de en­trar a la sa­la de or­de­ño.

Es im­por­tan­te la asig­na­ción de ope­ra­rios de acuer­do con la ru­ti­na y la can­ti­dad de va­cas, can­ti­dad de ba­ja­das y ti­po de ins­ta­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.