Pro­duc­ción de Plan­ti­nes de Ca­li­dad

Una de las ma­ne­ras de ase­gu­rar una pro­duc­ción sa­na y es­ta­ble tan­to en la huer­ta co­mo el jar­dín es me­dian­te el tras­plan­te de plan­ti­nes de ca­li­dad.

Super Campo - - Huertos Y Jardines/ Siembra - Por Vir­gi­nia Ra­moa Fotos: archivo Su­per CAM­PO

LOS CUL­TI­VOS hor­tí­co­las y flo­rí­co­las pue­den ini­ciar­se de dos ma­ne­ras, una de ellas es la siem­bra tra­di­cio­nal en la que co­lo­ca la se­mi­lla en el sue­lo, otra, co­men­zan­do el cul­ti­vo a par­tir de plan­ti­nes, los que lue­go se lle­va­rán al te­rreno de­fi­ni­ti­vo, ope­ra­ción a la que se de­no­mi­na tras­plan­te. Cuan­do ha­bla­mos de plan­ti­nes, nos es­ta­mos re­fi­rien­do a una plan­ti­ta ya es­ta­ble­ci­da, con ho­jas y un sis­te­ma ra­di­cu­lar par­cial­men­te desa­rro­lla­do. In­su­mos ne­ce­sa­rios: Se­mi­llas de ca­li­dad. Sus­tra­to co­mo medio de cul­ti­vo

Ban­de­jas de ger­mi­na­ción o con­te­ne­do­res Per­li­ta (op­cio­nal) Pul­ve­ri­za­dor o as­per­so­res pa­ra rie­go.

Al­gu­nos pa­sos y con­si­de­ra­cio­nes pa­ra su rea­li­za­ción:

SIEM­BRA. Pue­de rea­li­zar­se en di­ver­sos con­te­ne­do­res: Ban­de­jas mul­ti­cel­das o speed­lings, de dis­tin­tos ta­ma­ños de cel­das se­gún la es­pe­cie a uti­li­zar.

En ca­jo­ne­ras o la­tas, se es­par­cen las se­mi­llas al vo­leo o en lí­neas. Se de­be te­ner en cuen­ta que los re­ci­pien­tes de­ben te­ner dre­na­je pa­ra que el agua pue­da es­cu­rrir.

La di­fe­ren­cia en­tre es­tos ti­pos de con­te­ne­do­res son los plan­ti­nes a ob­te­ner. En las ban­de­jas mul­ti­cel­das ca­da com­par­ti­men­to es pa­ra una se­mi­lla y cuan­do se re­ti­ra el plan­tín del mis­mo, sa­le con el pan de tie­rra re­cu­brien­do sus raí­ces. Cuan­do ex­trae­mos las plan­ti­tas de las ca­jo­ne­ras o la­tas, sa­len con la raíz des­nu­da y su­fren rup­tu­ras de rai­ci­llas du­ran­te es­te pro­ce­so, pro­du­cien­do un es­trés que se de­no­mi­na “shock de tras­plan­te” que trae co­mo con­se­cuen­cia una re­duc­ción del cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo del plan­tín. SUS­TRA­TOS. Se pue­de de­fi­nir co­mo sus­tra­to a to­do ma­te­rial po­ro­so uti­li­za­do pa­ra cul­ti­var plan­tas en ma­ce­tas o con­te­ne­do­res. Los sus­tra­tos co­mer­cia­les es­tán com­pues­tos por va­ria­das com­bi­na­cio­nes de: tur­ba, nu­trien­tes, cor­te­zas, per­li­ta, ver­mi­cu­li­ta, etc. Tam­bién po­de­mos fa­bri­car nues­tro pro­pio sus­tra­to con ma­te­ria­les dis­po­ni­bles, co­mo des­he­chos de la agroin­dus­tria, com­post de re­si­duos or­gá­ni­cos variados, tur­ba, per­li­ta, cás­ca­ra de arroz, en­tre otros. Es­tos ma­te­ria­les de­ben ser es­ta­bles (es­ta­cio­na­dos), es­tar dis­po­ni­bles en el lu­gar y du­ran­te to­do el año, de ta­ma­ños ho­mo­gé­neos, li­bres de se­mi­llas de malezas, en­fer­me­da­des, in­sec­tos o sus­tan­cias tó­xi­cas pa­ra las plan­tas.

Las ban­de­jas se re­lle­nan con el sus­tra­to ade­cua­do, sin pre­sio­nar, so­lo dan­do un sua­ve gol­pe pa­ra que és­te se asien­te, y lue­go se co­lo­can

las se­mi­llas. La pro­fun­di­dad de siem­bra es un fac­tor muy im­por­tan­te. Co­mo re­gla ge­ne­ral po­de­mos de­cir que se en­tie­rran a una pro­fun­di­dad equi­va­len­te a dos o tres ve­ces su diá­me­tro. Pa­ra cu­brir­las se pue­de uti­li­zar el mis­mo sus­tra­to o per­li­ta, ma­te­rial iner­te que ayu­da a man­te­ner la hu­me­dad.

BAN­DE­JAS. Una vez pre­pa­ra­das las ban­de­jas, se las de­be lle­var al lu­gar don­de se las man­ten­drá du­ran­te su cre­ci­mien­to. Es­te de­be ser un lu­gar pro­te­gi­do, con tem­pe­ra­tu­ras con­for­ta­bles y con­di­cio­nes de lu­mi­no­si­dad o som­breo ne­ce­sa­rias se­gún la épo­ca del año.

El lu­gar ideal es un in­ver­na­de­ro o plan­ti­ne­ra, pu­dien­do va­riar en­tre un ma­cro­tú­nel o tú­ne­les des­ti­na­dos pa­ra ese fin. Lo im­por­tan­te es pro­te­ger­las de las llu­vias, vien­tos y tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas (he­la­das o ex­ce­so de ca­lor). Ca­da es­pe­cie se ca­rac­te­ri­za por te­ner un ran­go de tem­pe­ra­tu­ras den­tro del cual es po­si­ble la ger­mi­na­ción. Pa­ra una gran can­ti­dad de es­pe­cies el ran­go de tem­pe­ra­tu­ras óp­ti­mas pa­ra cre­cer va­ría en­tre los 18-22ºC.

RIE­GO. Es fun­da­men­tal re­gar con abun­dan­te agua lue­go de la siem­bra, pa­ra que las se­mi­llas co­mien­cen su pro­ce­so de ger­mi­na­ción. Se uti­li­zan as­per­so­res ma­nua­les o au­to­ma­ti­za­dos, pa­ra hu­me­de­cer bien el sus­tra­to. Otra ma­ne­ra de re­gar es co­lo­can­do las ban­de­jas en re­ci­pien­tes con agua pa­ra que es­ta in­gre­se por los ori­fi­cios de­ba­jo de las ban­de­jas (dre­na­jes) . Man­te­ner la hu­me­dad cons­tan­te es de su­ma im­por­tan­cia; pa­ra eso se re­co­mien­da ha­cer rie­gos cor­tos y fre­cuen­tes pa­ra lo­grar­lo.

RE­PI­QUE. Con­sis­te en sa­car las plan­tas del al­má­ci­go pa­ra lle­var­las a un re­ci­pien­te de ma­yor ta­ma­ño ( en el ca­so de los plan­ti­nes flo­ra­les que se tras­plan­tan a ma­ce­tas so­pla­das pa­ra su ven­ta). Es­ta ope­ra­ción no es ne­ce­sa­ria en los al­má­ci­gos de plan­tas hor­tí­co­las o flo­res de cor­te, ya que di­rec­ta­men­te se tras­plan­tan a cam­po o in­ver­na­de­ro.

TRAS­PLAN­TE. El mo­men­to pre­ci­so pa­ra rea­li­zar es­ta ope­ra­ción lo po­de­mos de­ter­mi­nar con­si­de­ran­do el tiem­po trans­cu­rri­do des­de la siem­bra, la can­ti­dad de ho­jas (2 pa­res ge­ne­ral­men­te), la re­la­ción equi­ta­ti­va en­tre la par­te aé­rea y ra­di­cu­lar, la con­sis­ten­cia del pan de tie­rra (si al ti­rar la plan­ta sa­le con el sus­tra­to fir­me y lleno de raí­ces, in­di­ca que pue­de re­ti­rar­se). El co­lor de las raí­ces es otro in­di­ca­dor im­por­tan­te, cuan­do és­tas son blan­cas sig­ni­fi­ca que son jó­ve­nes, mien­tras que cuan­do co­mien­zan a tor­nar­se más os­cu­ras in­di­can que el plan­tín se es­tá en­ve­je­cien­do.

El tiem­po ne­ce­sa­rio en plan­ti­ne­ra va­ria­rá se­gún la es­pe­cie y las tem­pe­ra­tu­ras, un plan­tín de le­chu­ga es­ta­rá lis­to en 20 días pa­ra tras­plan­tar y uno de to­ma­te o pi­mien­to tar­da­rá 40 días apro­xi­ma­da­men­te.

An­tes de co­men­zar con la pro­duc­ción de plan­ti­nes se de­be plan­tear el ob­je­ti­vo pa­ra el cual se­rán des­ti­na­dos, la can­ti­dad , el es­pa­cio y tiem­po que se dis­po­nen pa­ra ello.

El cam­po o el in­ver­na­de­ro de­ben es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir los plan­ti­nes en el mo­men­to jus­to, ta­rea que de­be coor­di­nar­se con an­ti­ci­pa­ción, de lo con­tra­rio es­tos de de­te­rio­ran y pue­den per­der­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.