So­ñar en Gran­de

Super Campo - - E Stilo Campo/ Cocina - Por Rosy Nar­di *Pre­si­den­te de AgroAc­ti­va

Ocho días des­pués de que el hom­bre lle­gó a la lu­na, en Per­ga­mino, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, yo lle­gué a la tie­rra. Mi ma­má: Te­re­sa Ca­sas, mi pa­pá: Juan Luis Nar­di y mi her­mano ma­yor: Luis An­gel Nar­di. Esas tres per­so­nas y la ve­re­da de mi ca­sa eran mi mun­do. El tiem­po pa­sa­ba muy len­ta­men­te en esos días y sien­to que fui ni­ña du­ran­te una eter­ni­dad. La ado­les­cen­cia, en cam­bio, pa­re­ce ha­ber es­ta­do he­cha de sus­pi­ros. De en­can­tos y de­sen­can­tos. De enor­mes ale­grías y gran­des tris­te­zas des­car­ta­bles. Per­ga­mino se­guía sien­do mi lu­gar en el mun­do.

Cuan­do ter­mi­né el co­le­gio se­cun­da­rio ele­gí es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra en Bue­nos Ai­res. Vi­ví sie­te años en Ca­pi­tal y aun­que al prin­ci­pio me cos­tó mu­chí­si­mo en­ten­der los có­di­gos de la gran ciu­dad ter­mi­né ce­dien­do a sus en­can­tos. Me re­ci­bí de ar­qui­tec­ta en 1995 y vol­ví a mis ca­lles co­no­ci­das.

Mi her­mano y mi pa­dre, que ya tra­ba­ja­ban jun­tos en OSE, em­pre­sa que en ese en­ton­ces pres­ta­ba ser­vi­cios a Ex­poCha­cra, me ce­die­ron un es­pa­cio en sus ofi­ci­nas. Ellos me brin­da­ron la se­gu­ri­dad y el res­pal­do de po­der co­men­zar mi vida pro­fe­sio­nal tra­ba­jan­do en equi­po y yo, a cam­bio, le agre­gué un to­que de co­lor a sus pa­re­des. A raíz de las in­ter­ven­cio­nes de OSE en Ex­poCha­cra co­men­za­ron a sur­gir po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo en or­ga­ni­za­cio­nes de ex­po­si­cio­nes y mi pro­fe­sión de ar­qui­tec­ta me fa­ci­li­tó la es­pe­cia­li­za­ción en el diseño de es­te ti­po de ac­ti­vi­dad. Así co­men­zó una eta­pa her­mo­sa, muy di­ver­ti­da, de gran­des ami­gos que aún hoy con­ser­vo, via­jes, sue­ños, apren­di­za­je y tra­ba­jo ar­te­sa­nal en equi­po. Rea­li­za­mos dos edi­cio­nes de la ex­po­si­ción Ru­ral de Per­ga­mino en el año 1997 y 1998, “La Pla­ta se Mues­tra" en la ciu­dad de La Pla­ta en 1998, “Fe­ri­cer­do” en Mar­cos Juá­rez en 1997 y la “Fies­ta Na­cio­nal del tri­go” en Leo­nes en el año 2000. En 1998 mi pa­pá, Luis Nar­di, com­pró la mar­ca AgroAc­ti­va que era una pe­que­ña ex­po­si­ción que con­ta­ba con tres edi­cio­nes rea­li­za­das por el Cen­tro co­mer­cial y el Club De­fen­so­res de Arms­trong. Ahí co­men­zó es­ta historia de amor que es­tá por cum­plir 20 años. Rea­li­za­mos nues­tra pri­me­ra AgroAc­ti­va en la se­de del IN­TA en Mar­cos Juá­rez en 1998. Éra­mos un gru­po de jó­ve­nes en el que todos ha­cía­mos de to­do con enor­me en­tu­sias­mo. Mi pa­dre su­po in­cul­car­nos “la mís­ti­ca del tra­ba­jo en equi­po” y así em­pe­zó a ges­tar­se es­ta ma­gia que tras­cien­de la ge­ne­ra­ción de ne­go­cios y que hoy cuen­ta con 23 edi­cio­nes inin­te­rrum­pi­das. Pue­do de­cir que par­ti­ci­pé en to­das las edi­cio­nes des­de aque­lla ma­ña­na so­lea­da y fría de 1998 en Mar­cos Juá­rez, en la que nos pa­ra­mos jun­to al pór­ti­co, lue­go de la inau­gu­ra­ción, pa­ra ver có­mo en­tra­ba el pú­bli­co. Es­te ré­cord no es so­lo mío, lo com­par­to con Omar Sal­da­ño, mi her­mano Luis, Ma­riano Res­te­lli, Da­río Schia­vo­ni y el “Ne­gro” Cres­pi.

En 2011 mi pa­dre de­ci­dió ale­jar­se de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral dia­ria y yo asu­mí la res­pon­sa­bi­li­dad de ser pre­si­den­te de la ex­po­si­ción.

En la ac­tua­li­dad mi fe­li­ci­dad con­sis­te en po­der vi­vir mis pa­sio­nes (AgroAc­ti­va y la ar­qui­tec­tu­ra) en com­pa­ñía de mi fa­mi­lia: Jo­sé De Gu­gliel­mo, mi ma­ri­do, y mis hi­jos: San­tino, Na­za­reno y Mi­ran­da. Nues­tro equi­po de tra­ba­jo se ha ido pro­fe­sio­na­li­zan­do sin aban­do­nar la mís­ti­ca de los pri­me­ros años. Per­so­nas enor­me­men­te va­lio­sas se su­ma­ron a es­te gru­po en el que “en­ten­der la ló­gi­ca del otro” y “so­ñar en gran­de” fue­ron y si­guen sien­do los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.