Un nue­vo chip desa­rro­lla­do en la Ar­gen­ti­na per­mi­te co­no­cer in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca pa­ra la se­lec­ción de re­pro­duc­to­res Bra­ford, Brah­man y Bran­gus.

Un nue­vo chip desa­rro­lla­do en la Ar­gen­ti­na per­mi­te co­no­cer in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca pa­ra la se­lec­ción de re­pro­duc­to­res Bran­gus, Brah­man y Bra­ford.

Super Campo - - News - Ma­nuel Re­pe­to Por Juan

26

UN GRU­PO de in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAU­BA), el Ins­ti­tu­to de Ge­né­ti­ca Ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta (UNLP) y el Co­ni­cet desa­rro­lló un no­ve­do­so chip con un con­jun­to de mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res, en­tre un gru­po de 640.000, pa­ra bo­vi­nos de la Ar­gen­ti­na de las ra­zas Bran­gus, Bra­ford y Brah­man. La he­rra­mien­ta per­mi­ti­rá a los cria­do­res in­cor­po­rar in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca a la se­lec­ción de re­pro­duc­to­res, pa­ra me­jo­rar los ro­deos en me­nos tiem­po y a un me­nor cos­to, res­pec­to de los va­lo­res in­ter­na­cio­na­les.

Es­ta nue­va he­rra­mien­ta se de­no­mi­na ArBos1 y ob­tu­vo el pre­mio en la ca­te­go­ría In­ves­ti­ga­ción Apli­ca­da en la edición 2016 del Con­cur­so Na­cio­nal de In­no­va­cio­nes (In­no­var). Se­gún sus res­pon­sa­bles, se tra­ta de un de­sa­rro­llo úni­co en la Ar­gen­ti­na. AC­CE­SO. A par­tir de aho­ra, los pro­duc­to­res ga­na­de­ros po­drían ac­ce­der en el país a un ser­vi­cio de ge­nó­mi­ca que de­bían rea­li­zar en el ex­te­rior y, con ello, agre­gar in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca al pe­di­gree y a los ca­rac­te­res fe­no­tí­pi­cos (ca­rac­te­rís­ti­cas de me­di­ción di­rec­ta en los ani­ma­les, co­mo pe­sos y me­di­cio­nes de res por ul­tra­so­ni­do).

“Exis­tía un chip con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res que fue con­ce­bi­do pa­ra ser muy in­for­ma­ti­vo pa­ra las ra­zas An­gus y Ho­lan­do. Pe­ro es­te chip per­día ca­li­dad de in­for­ma­ción al apli­car­lo a las ra­zas Brah­man, Bran­gus o Brad­ford”, ex­pli­có Ro­dol­fo Can­tet, quien par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción des­de la Fau­ba jun­to a Se­bas­tián Mu­ni­lla.

Ade­más, se­ña­ló: “Hi­ci­mos una pla­ca más eco­nó­mi­ca, con tec­no­lo­gía de la em­pre­sa Affy­me­trix, to­tal­men­te in­for­ma­ti­va pa­ra ra­zas com­pues­tas bri­tá­ni­co-ín­di­cas, y le in­tro­du­ji­mos mar­ca­do­res que in­di­can al­gu­nas en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias, co­lo­ra­ción del pe­la­je y lar­go del pre­pu­cio, por ejem­plo”. APLI­CA­CIO­NES. El chip desa­rro­lla­do por la Fau­ba y la UNLP per­mi­te diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des de ori­gen ge­né­ti­co y rea­li­zar en­sa­yos de pa­ter­ni­dad y es­tu­dios de li­na­jes. “Tie­ne mu­chas apli­ca­cio­nes. Qui­zás la más im­por­tan­te es la se­lec­ción, pe­ro tam­bién per­mi­te ha­cer una ve­ri­fi­ca­ción de pa­ter­ni­dad o la tra­za­bi­li­dad del ani­mal. Por ejem­plo, al ex­por­tar car­ne a Chi­na po­drías cer­ti­fi­car que ese pro­duc­to viene de la Ar­gen­ti­na y sa­ber cuá­les son los pa­dres”, co­men­tó Can­tet.

Ori­gi­nal­men­te, el sis­te­ma disponible pa­ra Bran­gus, Bra­ford o Brah­man eva­lua­ba po­ten­cial­men­te 50.000 mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res (con­tra los 640.000 que ofre­ce el chip ac­tual). Su cos­to os­ci­la­ba en­tre los 75 y 85 dó­la­res por ani­mal. El cos­to del nue­vo chip desa­rro­lla­do es de 40 dó­la­res por ani­mal. RECOMBINAC­IÓN. “La in­for­ma­ción cla­ve des­de el pun-

640.000 mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res eva­lúa el chip desa­rro­lla­do por los in­ves­ti­ga­do­res ar­gen­ti­nos.

to de vis­ta de la se­lec­ción es co­no­cer qué mar­ca­do­res del ter­ne­ro pro­vie­nen del abue­lo y cuá­les de la abue­la, da­do que pa­pá y ma­má pa­sa­ron ca­da uno la mi­tad de los mar­ca­do­res que re­ci­be el ter­ne­ro. Eso es por­que her­ma­nos en­te­ros tie­nen siem­pre un medio de pa­pá y otro medio de ma­má, pe­ro ca­da medio que re­ci­be ca­da uno de los her­ma­nos tie­ne una pro­por­ción dis­tin­ta de mar­ca­do­res que vie­nen del abue­lo o de la abue­la”, de­ta­lló Can­tet.

“Co­no­cer esas pro­por­cio­nes per­mi­te me­jo­rar la pre­ci­sión de las pre­dic­cio­nes DEP (Diferencia­s Es­pe­ra­das de Pro­ge­nie), es de­cir, cuán­to más o me­nos va a pro­du­cir un to­ro en ba­se al co­no­ci­mien­to real de la trans­mi­sión del ma­te­rial ge­né­ti­co. Mi in­ves­ti­ga­ción es­tá orien­ta­da a pre­de­cir la he­ren­cia. El ADN se trans­mi­te en seg­men­tos (co­mo si fue­ran por­cio­nes de una tor­ta) y no en ge­nes (que se­rían mi­gui­tas de la tor­ta)”. ¿ Qué sig­ni­fi­ca es­to? En el mo­de­lo con­ven­cio­nal de eva­lua­ción, el pa­dre y la ma­dre apor­tan, ca­da uno, la mi­tad de la car­ga ge­nó­mi­ca del ter­ne­ro. Si­guien­do es­ta ló­gi­ca, ca­da abue­lo apor­ta una cuar­ta par­te, un bi­sa­bue­lo la oc­ta­va par­te y así su­ce­si­va- men­te. Pe­ro en la prác­ti­ca es­to no ocu­rre de ese mo­do, sino que exis­te una “recombinac­ión”. O sea, el ma­te­rial ge­nó­mi­co se tras­mi­te mez­cla­do o por seg­men­tos don­de via­jan mu­chos ge­nes. Has­ta aho­ra nin­gún mo­de­lo de eva­lua­ción ge­né­ti­ca te­nía en cuen­ta la recombinac­ión. TIEM­PO. Pa­ra uti­li­zar el ArBos1, el cria­dor de­be en­viar al la­bo­ra­to­rio una mues­tra de se­men, san­gre o pe­los del to­ro, don­de se en­cuen­tra el ma­te­rial ge­né­ti­co. Allí se rea­li­za un en­sa­yo con la tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por la Fau­ba y la UNLP pa­ra ob­te­ner el per­fil ge­nó­mi­co del ani­mal, que lue­go po­dría ser in­cor­po­ra­do jun­to a los da­tos fe­no­tí­pi­cos pa­ra la se­lec­ción y el me­jo­ra­mien­to de los re­pro­duc­to­res.

La me­ta es pre­de­cir es­tos da­tos en el ani­mal que aún no na­ció. “En la le­che­ría, por ejem­plo, la prue­ba de pro­ge­nie re­que­ri­ría ana­li­zar un nú­me­ro de ter­ne­ros ma­chos y es­pe­rar sie­te años has­ta que las hi­jas de esos to­ros pro­duz­can le­che. Con la pri­me­ra lac­ta­ción de las hi­jas se ob­te­nía la pri­me­ra eva­lua­ción ge­né­ti­ca. Hoy po­de­mos cal­cu­lar la re­la­ción de pa­ren­tes­co usan­do pa­dres y abue­los. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra, en el fu­tu­ro, lo­grar esa pre­dic­ción con la in­for­ma­ción de con­tem­po­rá­neos u otros an­ces­tros”. Es­to sig­ni­fi­ca que con una ecua­ción pre­dic­ti­va se ga­na­rían en­tre 5 y 7 años de tra­ba­jo.

Con el nue­vo chip, los pro­duc­to­res ga­na­de­ros po­drán ac­ce­der en el país a un ser­vi­cio que an­tes de­bían rea­li­zar en el ex­te­rior y, con ello, agre­gar in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca al pe­di­gree y a los ca­rac­te­res fe­no­tí­pi­cos de los ani­ma­les.

Ro­dol­fo Can­tet Fau­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.