En Pi­ca­do Fino

Un nue­vo cracker pa­ra pro­ce­sar los gra­nos de maíz y sor­go en la téc­ni­ca de en­si­la­do de plan­ta en­te­ra po­ten­cia el ne­go­cio fo­rra­je­ro. Ma­ne­jo y re­sul­ta­dos.

Super Campo - - Foorajes - Por Dou­glas Mac Do­nald Fotos: gen­ti­le­za Sa­via Co­mu­ni­ca­ción

LA LAR­GA ES­PE­RA dio sus fru­tos. Es que los pro­duc­to­res aguar­da­ron mu­chos años pa­ra que apa­re­cie­ra un nue­vo sis­te­ma de pro­ce­sa­mien­to de fo­rra­je en sor­go, que per­mi­tie­ra apro­ve­char el 100 por cien­to del grano en ki­los de car­ne.

En abril de 2016, CLAAS Ar­gen­ti­na in­gre­só al país los pri­me­ros pro­ce­sa­do­res Scherd­la­ge, una tec­no­lo­gía de­sa­rro­lla­da en Es­ta­dos Uni­dos que fue com­pra­da por CLAAS pa­ra uso ex­clu­si­vo a ni­vel mun­dial en sus pi­ca­do- ras Ja­guar. Y re­cien­te­men­te se co­no­cie­ron los pri­me­ros re­sul­ta­dos de un en­sa­yo que es­tu­dia el im­pac­to del pro­ce­sa­dor de gra­nos Sh­red­la­ge en sor­go, que se mos­tra­ron en la jor­na­da Ex­pe­rien­cia Forrajera que or­ga­ni­zó la em­pre­sa en Ameg­hino.

En Es­ta­dos Uni­dos es­ta tec­no­lo­gía ya tie­ne una im­por­tan­te adop­ción, du­ran­te la cam­pa­ña de pi­ca­do 2014 el fa­bri­can­te del pro­ce­sa­dor es­pe­cial pa­ra Sh­red­la­ge anun­ció que se ven­die­ron al­re­de­dor de 600 uni­da­des en ese país. Ade­más, ex­pe­rien­cias rea­li­za­das

se­ña­la­ron un au­men­to en la di­ges­ti­bi­li­dad de la ma­te­ria se­ca pro­ce­sa­da con tec­no­lo­gía Sh­red­la­ge. PLAN­TA EN­TE­RA. El Sh­red­la­ge es una téc­ni­ca de en­si­la­do de maíz de plan­ta en­te­ra don­de el cul­ti­vo es co­se­cha­do con una pi­ca­do­ra au­to­pro­pul­sa­da a la cual se le adap­ta un nue­vo pro­ce­sa­dor de gra­nos con la su­per­fi­cie de los ro­los que­bra­do­res cua­dri­cu­la­da y pre­sen­ta una se­pa­ra­ción de

en­tre 2 a 3 mm en­tre am­bos ro­los que­bra­do­res.

“En maíz es­tán to­dos los es­tu­dios rea­li­za­dos y es­tá de­mos­tra­do que la tec­no­lo­gía fun­cio­na a la per­fec­ción, pe­ro de­ci­di­mos eva­luar­lo en sor­go, al­go muy es­pe­ra­do por los pro­duc­to­res. Es­ta tec­no­lo­gía sig­ni­fi­ca un gran apor­te pa­ra el uso de sor­go en la ali­men­ta­ción ani­mal”, co­men­tó el ase­sor y pro­duc­tor agro­pe­cua­rio Lean­dro Ab­del­ha­di y lue­go agre­gó: “La par­ti­ci­pa­ción de sor­go en grano es muy al­ta pa­ra la va­ca. Si el grano de sor­go no se pro­ce­sa, va di­rec­ta­men­te a la bos­ta. Des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, es­tá com­pro­ba­do que un si­la­je con grano de sor­go bien pro­ce­sa­do tie­ne los mis­mos apor­tes nu­tri­cio­na­les que uno de maíz”.

Ab­del­ha­di se­ña­ló que 6.000 ki­los/ha de ren­di­mien­to de un sor­go pro­me­dio, sig­ni­fi­can 3.000 li­tros de le­che o 300 ki­los de car­ne por ca­da hec­tá­rea en­si­la­da y, si no se pro­ce­san co­rrec­ta­men­te, to­do va a pér­di­da. “El lu­cro ce­san­te de ese grano es enor­me”, re­mar­có el ase­sor.

Pa­ra el uso del Sh­red­la­ge, la pi­ca­do­ra de­be ser re­gu­la­da en un lar­go de pi­ca­do su­pe­rior al tra­di­cio­nal­men­te re­co­men­da­do de en­tre 1,5 a 2 cm, pa­san­do a un lar­go teó­ri­co de pi­ca­do de 2,5 a 3 cm pa­ra es­ta nue­va téc­ni­ca. CON­TRA­TIS­TAS. Uno de los gran­des pro­ble­mas que tie- nen los con­tra­tis­tas, se­gún Ab­del­ha­di, es que ac­tual­men­te no pue­den usar el mis­mo cracker pa­ra maíz que pa­ra sor­go, lo que ha­ce com­pli­car la lo­gís­ti­ca. “Por un te­ma de de­man­da, es muy pro­ba­ble que el con­tra­tis­ta ten­ga cracker de maíz pe­ro no de sor­go, y po­der pro­ce­sar am­bos cul­ti­vos con un mis­mo cracker, va a cam­biar­les el ne­go­cio”, re­sal­tó. Pa­ra el en­sa­yo se rea­li­za­ron tres tra­ta­mien­tos: pi­ca­do sin cracker, con mul­ti­crop cracker pa­ra sor­go y con el cracker Schred­la­ge. Se uti­li­zó una Ja­guar 980 con un ro­tor de 28 cu­chi­llas y un ca­be­zal ORBIS de 9 me­tros. MI­RAN­DO AL CIE­LO. Los es­pe­cia­lis­tas y pro­duc­to­res de los par­ti­dos más afec­ta­dos por las inun­da­cio­nes, pro­nos­ti­can que la re­cu­pe­ra­ción pro­duc­ti­va de los cam­pos anega­dos se­rá muy len­ta, y so­bre to­do pa­ra los sue­los don­de exis­te una gran pre­sen­cia de sa­les en la su­per­fi­cie. La in­ge­nie­ra

agró­no­ma Mi­riam Ba­rra­co, del INTA Ge­ne­ral Villegas, se­ña­la al­gu­nos con­se­jos pa­ra el ma­ne­jo de los sue­los, lue­go de una inun­da­ción. Lo pri­me­ro que des­ta­ca la es­pe­cia­lis­ta es laa im­por­tan­cia de me­dir el gra­do de sa­li­ni­da­da­li­ni­dad que hay di­suel­toel­to en las na­pas,as, an­tes de de­ci-ci­dir qué cul­ti-ti­vos im­plan­tar.ar. “Cuan­do los sue-sue­los se em­pie­zan­zan a anegar, los po­ro­so­ros que de­bían te­ner ai­re se em­pie­zan a lle­nar de agua, y esa fal­ta de oxí­geno ha­ce que mu­chas fun­cio­nes del sue­lo se vean li­mi­ta­das, co­mo pue­de ser la dis­po­ni­bi­li­dad de al­gu­nos nu­trien­tes”, ex­pli­ca Ba­rra­co.

En ca­sos en que la na­pa freá­ti­ca es­té muy cer­ca­na a la su­per­fi­cie, la in­ge­nie­ra acon­se­ja de­jar que la ve­ge­ta­ción na­tu­ral co­lo­ni­ce el área, ya que una bue­na co­ber­tu­ra de ras­tro­jos o ve­ge­ta­ción na­tu­ral dis­mi­nu­yen la eva­po­ra­ción del agua y el as­cen­so de las sa­les. Un sue­lo cu­bier­to con co­ber­tu­ra ve­ge­tal vi­va po­see una in­ter­fe­ren­cia con la at­mós­fe­ra, sien­do una ca­pa amor­ti­gua­do­ra del mo­vi­mien­to del agua as­cen­den­te des­de na­pas o ca­pas sa­tu­ra­das. Por lo tan­to, de­be pro­cu­rar­se con­se­guir es­te ob­je­ti­vo rá­pi­da­men­te, evi­tan­do eflo­res­cen­cias salinas y al­ca­li­nas, ade­más de im­pe­dir por ac­ción de las llu­vias la com­pac­ta­ción de la su­per­fi­cie, con se­gu­ri­dad de­gra­da­da fí­si­ca­men­te. Cual­quier sis­te­ma que me­jo­re la in­fil­tra­ción y evi­te la eva­po­ra­ción, per­mi­ti­rá la ge­ne­ra­ción de una más rá­pi­da eli­mi­na­ción de las sa­les. En plan­teos agrí­co­las se de­be, en lo po­po­si­ble, se­lec­cio­nar­cio­nar lo­te­lo­tes con el agua freá­tic­freá­ti­ca a más de un metrme­tro de pro­fun­di­dad­dad, ya que a par­tir­tir dde es­te um­bral crít­crí­ti­co (0,7 m pa­ra trig­tri­go, 1,2 pa­ra so­ja y 1,4 m pa­ra maíz) el sis­tsis­te­ma de raí­ces em­pie­za a anegar­se y el cul­ti­vo em­pie­za a per­der ren­di­mien­to. Tam­bién se acon­se­ja ha­cer siem­bra di­rec­ta pa­ra ma­xi­mi­zar la con­ser­va­ción de la co­ber­tu­ra de ras­tro­jos.

Du­ran­te la jor­na­da Ex­pe­rien­cia Forrajera or­ga­ni­za­da por Claas en Ameg­hino los pro­duc­to­res pu­die­ron to­mar con­tac­to de pri­me­ra mano con las úl­ti­mas tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia.

Mi­riam Ba­rra­co INTA Gral. Villegas

Lean­dro Ab­del­ha­di, Ase­sor pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.