Más Ki­los de Car­ne Cui­dan­do el Am­bien­te

Un es­tu­dio de la Fau­ba en la Cuen­ca del Sa­la­do in­di­ca que el pas­to­reo adap­ta­ti­vo en pas­ti­za­les na­tu­ra­les pue­de ele­var 100% la pro­duc­ción con al­tos már­ge­nes bru­tos y ba­ja la con­cen­tra­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro ( GEI).

Super Campo - - Alimentaci­ón Ganaderia - Pa­blo A. Ro­set Fotos:Gza FAU­BA y Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba) en la De­pre­sión del Sa­la­do, pro­vin­cia de Bue­nos Aires, mos­tró que ha­cien­do un uso ra­cio­nal de los pas­ti­za­les y con mí­ni­mos sub­si­dios ener­gé­ti­cos se pue­de pro­du­cir el do­ble de car­ne por hec­tá­rea, me­jo­rar la fer­ti­li­dad del sue­lo, lo­grar al­tos ren­di­mien­tos eco­nó­mi­cos y, con­tra­ria­men­te a la bi­blio­gra­fía en el te­ma, ba­jar la con­cen­tra­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI) en la at­mós­fe­ra, res­pon­sa­bles del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

“Ana­li­cé las con­se­cuen­cias de la in­ten­si­fi­ca­ción ga­na­de­ra en la Cuen­ca del Sa­la­do y los be­ne­fi­cios de im­ple­men­tar un sis­te­ma de ma­ne­jo adap­ta­ti­vo del pas­to­reo, que con­sis­te en se­pa­rar la su­per­fi­cie forrajera en di­fe­ren­tes am­bien­tes pa­ra lue­go ma­ne­jar­los se­gún los re­que­ri­mien­tos de las es­pe­cies ve­ge­ta­les más im­por­tan­tes en ca­da uno, ca­si sin apor­tes de ener­gía fó­sil. Mis re­sul­ta­dos mos­tra­ron que la pro­duc­ción de car­ne pue­de pa­sar de 100 a 200 kg/ha só­lo usan­do el in­ge­nio, e in­clu­so me­jo­ran­do el ba­lan­ce de GEI”, sos­tu­vo Eli­za­beth Ja­co­bo, do­cen­te de la ma­te­ria Agroe­co­lo­gía y de la cá­te­dra de Fo­rra­ji­cul­tu­ra de la FAU­BA. PAS­TI­ZA­LES. “Una for­ma que las ins­ti­tu­cio­nes pro­po­nen pa­ra re­du­cir la emi­sión de GEI y mi­ti­gar el ca­len­ta­mien­to glo­bal es in­ten­si­fi­car

la pro­duc­ción ga­na­de­ra. Sin em­bar­go, yo creo que só­lo se mi­ra una pa­ta del pro­ble­ma, que son las emi­sio­nes, y se de­ja de la­do la fi­ja­ción de dió­xi­do de car­bono (CO2) de la at­mós­fe­ra. Si bien es ver­dad que los ani­ma­les li­be­ran me­nos me­tano y óxi­do ni­tro­so en sis­te­mas a ba­se de pas­tu­ras im­plan­ta­das y maíz, los pas­ti­za­les na­tu­ra­les pue­den fi­jar can­ti­da­des muy gran­des de dió­xi­do de car­bono en el sue­lo”, di­jo Eli­za­beth al si­tio de di­vul­ga­ción­vul­ga­ción cien-cien­tí­fi­ca So­bre laa Tie­rra. Pa­ra la in­ves­ti­ga­doi­ga­do­ra, la cla­ve es­táá en rea­li­zar un ba­la­nan­ce en­tre la emi­mi­sión y la fi­ja­ción ón de GEI en am­bos bos sis­te­mas: “Mis cál-cálcu­los in­di­can que­que en los sis­te­mas de pas­to­reo adap­ta­ti­vo bie­nen ma­ne­ja­dos, ha­cien­do un uso ra­cio­nal de los pas­ti­za­les na­tu­ra­les, los sue­los pue­den cap­tar has­ta 1 to­ne­la­da de car­bono por año. La re­sul­tan­te de es­to es un ba­lan­ce ne­ga­ti­vo de GEI en la at­mós­fe­ra, al­go iné­di­to en la bi­blio­gra­fía has­ta el mo­men­to”.

Ja­co­bo des­ta­có que es­te va­lor de fi­ja­ción, que es­ti­mó con la me­to­do­lo­gía del IPCC (Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal de Ex­per­tos so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co), es cohe­ren­te con los re­gis­tra­dos en otros eco­sis­te­mas na­tu­ra­les tem­pla­dohú­me­dos de Eu­ro­pa, si­mi­la­res a los de la De­pre­sión del Sa­la­do. “El ma­ne­jo ade­cua­do del ppas­to­reo ha­ce que las es­pe­cies­cies de pas­tos se man­ten­gan vi­go­ro­sas y que la co­ber­tu­ra del sue­lo ssea al­ta, y es­to ge­ne­ra un apor­te perm­per­ma­nen­te de carb­car­bono al sue­lo a ttra­vés de las raí­raí­ces. Has­ta ahoaho­ra no se sa­bía en qu­qué me­di­da el ma­nej­ma­ne­jo adap­ta­ti­vo po­día au­mau­men­tar la ma­te­ria­te­ria or­gá­ni­ca ded los sue­los”. EFI­CIEN­CIA. “Bien usa­dos, los sis­te­mas na­tu­ra­les muy pro­duc­ti­vos, co­mo los del Sa­la­do, son efi­cien­tes; me re­fie­ro a la re­la­ción en­tre la ve­lo­ci­dad a la que se con­su­me la ener­gía fó­sil y cuán­ta de ella ter­mi­na contenida en el pro­duc­to ani­mal. Lo no­ve­do­so de mi tra­ba­jo son los va­lo­res a los que se pue­de au­men­tar la pro­duc­ción de car­ne apor­tan­do muy po­ca ener­gía. Só­lo ma­ne­jan­do el pas­to­reo y ha­cien­do un pe­que­ño re­em­pla­zo del pas­ti­zal en los sue­los bue­nos se pue­den al­can­zar va­lo­res de has­ta 200 ó 210 kg de car­ne/ ha”, ex­pli­có Ja­co­bo.

La do­cen­te se­ña­ló que las con­clu­sio­nes de su tra­ba­jo son vá­li­das pa­ra las su­bre­gio­nes más im­por­tan­tes de la De­pre­sión del Sa­la­do, don­de el pas­ti­zal na­tu­ral cu­bre aún el 80% de la su­per­fi­cie.

En es­te sen­ti­do, Eli­za­beth agre­gó: “Es­ta es un área cla­ve pa­ra el país. Eco­ló­gi­ca­men­te, abar­ca el pas­ti­zal tem­pla­do- hú­me­do me­nos trans­for­ma­do del país; eco­nó­mi­ca­men­te, po­see el 20% de to­do nues­tro stock ga­na­de­ro, y en tér­mi­nos so­cia­les in­clu­ye un 47% de pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res, con me­nos de 250 va­cas”.

Me­dian­te la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma de pas­to­reo adap­ta­ti­vo bien ma­ne­ja­do, se pue­de cap­tu­rar has­ta una to­ne­la­da de car­bono por año.

Eli­za­beth Ja­co­bo FAU­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.