Nue­vos Pa­ra­dig­mas pa­ra Fer­ti­li­zar

In­ves­ti­ga­cio­nes desa­rro­lla­das en Eu­ro­pa y la Ar­gen­ti­na so­bre la com­bi­na­ción en el uso de nu­trien­tes de­mues­tran que se pue­den me­jo­rar los re­sul­ta­dos.

Super Campo - - Papa Horticultu­ra - Por Eduar­do Bus­tos Fotos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO y gza Ya­ra

LUE­GO de la rea­li­za­ción de una jor­na­da de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra pro­duc­to­res y téc­ni­cos en 2015, Ya­ra de Ar­gen­ti­na pre­sen­tó en Bue­nos Aires su “Pro­gra­ma de nu­tri­ción de pa­pas pa­ra in­dus­tria y con­su­mo”, que pro­po­ne un cam­bio de pa­ra­dig­mas en la pro­duc­ción de es­te tu­bércu­lo, y una me­jo­ra en la co­se­cha de has­ta 0,6 to­ne­la­das/hec­tá­rea.

“De esa ex­pe­rien­cia sur­gie­ron nue­vas lí­neas de tra­ba­jo y hoy te­ne­mos re­sul­ta­dos con­tun­den­tes con una pro­pues­ta in­te­gral pa­ra el cul­ti­vo de pa­pas y la pro­duc­ción de se­mi­llas, a par­tir de me­jo­rar el em­pleo de mi­cro­nu­trien­tes co­mo el fós­fo­ro y cal­cio, por sus bue­nos efec­tos en la fi­sio­lo­gía del cul­ti­vo”, co­men­tó a Su­per CAM­PO, Eve­li­na Ro­la, coor­di­na­do­ra de Mar­ke­ting de Ya­ra.

“Con los re­sul­ta­dos nue­vos, que per­mi­tie­ron me­jo­rar la pro­duc­ción, proponemos desafiar el mo­de­lo de pro­duc­ción ac­tual, ha­blar de otros nu­trien­tes que no son con­tem­pla­dos. El cul­ti­vo de pa­pas se fer­ti­li­za y lo que bus­ca­mos es que esa fer­ti­li­za­ción sea lo más efi­cien­te po­si­ble en el uso de to­dos los re­cur­sos, ade­más de los nu­trien­tes (ni­tró­geno, fós­fo­ro, po­ta­sio, zinc, mag­ne­sio o bo­ro), pa­ra ofre­cer al pro­duc­tor un ma­ne­jo más in­te­gral del cul­ti­vo”.

La nue­va pro­pues­ta trae im­plí­ci­to un cam­bio de pa­ra­dig­ma pa­ra el pro­duc­tor pa­pe­ro, por­que se di­fe­ren­cia en for­ma sus­tan­cial de los tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les que se ve­nían apli­can­do, por­que es­tos pro­duc­tos son muy dis­tin­tos al te­ner más tec­no­lo­gía y una apli­ca­ción de nu­trien­tes mu­cho más efi­cien­te, lo mis­mo que la ho­mo­ge­nei­dad de la apli­ca­ción y el re­sul­ta­do es­pe­ra­do”, apun­ta la pro­fe­sio­nal. PEN­DIEN­TES. Ar­gen­ti­na tie­ne una pro­duc­ción de pa­pas es­ti­ma­da de 45 to­ne­la­das por hec­tá­rea. Res­pec­to de las prác­ti­cas agrí­co­las que los pro­duc­to­res

pa­pe­ros rea­li­zan, Ro­la con­si­de­ra que hay mu­cho es­pa­cio pa­ra cre­cer y adop­tar la nue­vas tec­no­lo­gías: “Te­ne­mos bas­tan­te por ha­cer en tér­mi­nos de agre­gar va­lor al cul­ti­vo, al tra­ba­jar en la pa­pa se­mi­lla, la in­dus­tria y el con­su­mo. Ha­ce­mos una re­co­men­da­ción nu­tri­cio­nal di­fe­ren­cial pa­ra ca­da uno de esos ma­ne­jos”.

Por su par­te, Am­pa­ro To­rres Me­di­na, es­pe­cia­lis­ta en fi­sio­lo­gía de las plan­tas es­tá con­ven­ci­da que “Lo im­por­tan­te es que el pro­duc­tor ten­ga cla­ri­dad pa­ra sa­ber a qué mer­ca­do se quie­re di­ri­gir y sa­ber qué exi­ge, co­no­cer el cul­ti­vo y el ti­po de nu­trien­te que se va a apli­car. Te­ne­mos que afi­nar un po­co más los pro­gra­mas de fer­ti­li­za­ción pa­ra ade­cuar­los a los ren­di­mien­tos que es­pe­ra­mos de la pro­duc­ción, por­que no es lo mis­mo fer­ti­li­zar pa­ra una pa­pa que se va a con­su­mir en fres­co, que pa­ra una pa­pa que va pa­ra las in­dus­trias de chips, de bas­to­nes o in­clu­si­ve la de ha­ri­na que en al­gu­nos paí­ses es im­por­tan­te”. PRO­GRA­MAS. To­rres Me­di­na con­si­de­ra que se­gún los ob­je­ti­vos que per­si­ga el pro­duc­tor se de­be­rán acon­di­cio­nar los pro­gra­mas nu­tri­cio­na­les y fer­ti­li­zar en las eta­pas que el cul­ti­vo lo re­quie­re y no por ca­len­da­rio o por­que la má­qui­na es­tá dis­po­ni­ble. “Te­ne­mos que em­pe­zar a en­ten­der có­mo fun­cio­na nues­tro sue­lo,, la ppar­ti­cu­la­ri­dad de ca­da agri­cul­tor, to­mar el pul­soo de la plan­ta a tra­vés de aná­li­si­si­sis de pe-pe­cío­los, fo­lia­res, eses de-de­cir uti­li­zar al­gu­nau­na he­rra­mien­ta que nos per­mi­ta en-en­ten­der co­mo ess el cul­ti­vo”.

La pro­fe­sio­na­lio­nal re­co­mien­da ha­cer un ma­peo del sue­lo,lo, al me­nos ca­da dos años, pa­ra de­ter­mi­nar el gra­do de fer­ti­li­za­ción ne­ce­sa­rio y su­gie­re ha­cer­lo cuan­do la plan­ta ini­cia el pro­ce­so de tu­be­ri­za­ción, por­que es el mo­men­to en que re­quie­re más nu­trien­tes. FÓS­FO­RO. Andrés Ran­gel, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción, des­ta­ca la im­por­tan­cia que el fós­fo­ro tie­ne en la for­ma­ción de la plan­ta du­ran­te sus eta­pas di­fe­ren­tes, pa­ra po­ten­ciar la for­ma­ción del sis­te­ma ra­di­cu­lar y con­fe­rir una ma­yory sa­ni­dad al ta­llo y a las ho­jas. Es­ta es­tra­te­gies­tra­te­gia de nu­tri­ción con­sis­te en rea­li­zar una ppri­me­ra apli­ca­ci ca­ción de fós­fo­ro con in­ter­va­los de una se­ma­na, a ppar­tir del ini­cio del pe­río­do de fo­for­ma­ción del tu­bér­cul tu­bércu­lo, que en las ex­pe­rien­cias hehe­chas en Ho­lan­da se re­fle­jó en el au­men­to en el vo­lu­men de pro­duc­ción to­tal y en el ti­po de pro­duc­to co­mer­cial.

“La plan­ta, al to­mar los nu­trien­tes, rea­li­za una re­dis­tri­bu­ción en las ho­jas y el ta­llo pa­ra lle­var­los ha­cia el tu­bércu­lo que ini­cia su eta­pa de for­ma­ción, en que la to­ma de nu­trien­tes equi­va­le a 1,3 ki­los de fós­fo­ro por día y por hec­tá­rea”, de­ta­lla.

La pre­sen­cia del fós­fo­ro fo­liar per­mi­te, ade­más, el desa­rro­llo de raí­ces la­te­ra­les que ha­ce más efi­cien­te el pro­ce­so de to­ma de nu­trien­tes por par­te de la plan­ta, en par­ti­cu­lar los in­mó­vi­les co­mo el fós­fo­ro o zinc. “Si te­ne­mos una plan­ta que fue tra­ta­da con fós­fo­ro fo­liar y com­pa­ra­mos sus efec­tos con otra que no lo fue, en la pri­me­ra ob­ser­va­re­mos un in­cre­men­to en la lon­gi­tud to­tal, el área su­per­fi­cial, el vo­lu­men de ex­plo­ra­ción, el nú­me­ro de pun­ta de raí­ces y un au­men­to de raí­ces la­te­ra­les que me­jo­ra­ron por la apli­ca­ción del fós­fo­ro fo­liar. Ade­más se in­cre­men­ta el vo­lu­men de ex­plo­ra­ción, el nú­me­ro de raí­ces la­te­ra­les y su uso per­mi­te un au­men­to de raí­ces fi­nas en lu­gar de las grue­sas".

El téc­ni­co re­co­mien­da ob­ser­var el desa­rro­llo de las raí­ces pa­ra ver si el fós­fo­ro ac­ti­va la ge­ne­ra­ción del tu­bércu­lo que lue­go se re­fle­ja­rá en el ti­po de pro­duc­ción. Es­tas raí­ces con­su­men me­nos ener­gía, me­nos car­bón, pe­ro son mu­cho más efi­cien­tes en el pro­ce­so de ex­plo­ra­ción del sue­lo, no lo ago­ta y hay un cons­tan­te mo­vi­mien­to de nu­trien­tes ha­cia la plan­ta que se tra­du­ce en au­men­to de tu­bércu­los.

Son las to­ne­la­das que se pue­den su­mar con un me­jor ma­ne­jo.

Los nue­vos pro­gra­mas de nu­tir­ción pa­ra pa­pa, ade­más de me­jo­rar los rin­des, po­si­bi­li­tan me­jo­rar la ca­li­dad del pro­duc­to fi­nal. La in­dus­tria de­man­da ca­li­dad y el con­su­mi­dor tam­bién.

Fi­sió­lo­ga

Nu­tri­cio­nis­ta

Ya­ra Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.