Tiem­po de Pi­mien­tos

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra sem­brar los al­má­ci­gos y lo­grar los me­jo­res plan­ti­nes que más tar­de se lle­va­rán al cam­po has­ta lle­gar al pe­río­do de co­se­cha.

Super Campo - - Huertos Y Jardines/ Siembra - Fuente: Ca­sa­fe

LOS ME­SES de ju­lio y agos­to son aque­llos don­de el cul­ti­vo de pi­mien­to pue­de co­men­zar a sem­brar­se, con la pre­pa­ra­ción de los al­má­ci­gos pa­ra la pro­duc­ción de plan­ti­nes. El cul­ti­vo de pi­mien­to se desa­rro­lla ade­cua­da­men­te con tem­pe­ra­tu­ras me­dias en­tre 18 y 22ºC. Más fa­vo­ra­ble aun, cuan­do du­ran­te el día las tem­pe­ra­tu­ras ron­dan los 20-25ºC, mien­tras que por la no­che des­cien­den a 16-18ºC. Una gran di­fe­ren­cia en­tre las tem­pe­ra­tu­ras diur­nas y noc­tur­nas pue­de pro­vo­car pro­ble­mas, es­pe­cial­men­te en el desa­rro­llo de las flo­res.

Por otro la­do, tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas pue­den pro­vo­car caí­da de flo­res y fru­tos. Es un cul­ti­vo muy sen­si­ble al frio, re­tar­dan­do su cre­ci­mien­to por de­ba­jo de los 15ºC y sien­do muy sen­si­ble a las he­la­das. Su siem­bra en lu­ga­res con tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas ge­ne­ra­rá plan­tas pe­que­ñas con fru­tos pe­que­ños y de­for­ma­dos. Es por es­te mo­ti­vo, que en mu­chas zo­nas de nues­tro país, prin­ci­pal­men­te en los cor­do­nes hor­tí­co­las de Bue­nos Aires, la pro­duc­ción se rea­li­za ba­jo cu­bier­ta. UBI­CA­CIÓN. Al mo­men­to de sem­brar el cul­ti­vo es im­por­tan­te la orien­ta­ción del lo­te. El pi­mien­to pre­ci­sa de una al­ta ex­po­si­ción a la luz a fin de lo­grar bue­nos ren­di­mien­tos; es­pe­cial­men­te du­ran­te el prin­ci­pio del cul­ti­vo, así co­mo du­ran­te la flo­ra­ción.

En cuan­to al sue­lo, re­quie­re de un pH neu­tro, en­tre 6,5 y 7. Sue­los pro­fun­dos, ri­cos en ma­te­ria or­gá­ni­ca y en ni­tró­geno pe­ro li­ge­ra­men­te are­no­sos son los idea­les pa­ra es­te cul­ti­vo. Sue­los muy pe­sa­dos, con de­ma­sia­da pro­por­ción de ar­ci­lla po­drían ge­ne­rar anega­mien­tos in­de­sea­dos au­men- tan­do la po­si­bi­li­dad de su­frir en­fer­me­da­des.

Al mo­men­to de con­tro­lar las ad­ver­si­da­des que afec­tan a es­te cul­ti­vo du­ran­te su pri­me­ra eta­pa, los pri­me­ros cui­da­dos de­ben co­men­zar con la elec­ción de la se­mi­lla. Eli­gien­do una se­mi­lla fis­ca­li­za­da, co­rrec­ta­men­te tra­ta­da y el sus­tra­to ade­cua­do pa­ra la siem­bra. Es­te cul­ti­vo, al igual que el to­ma­te se rea­li­za me­dian­te tras­plan­tes. Los al­má­ci­gos pue­den rea­li­zar­se de dis­tin­tas for­mas, tan­to en el sue­lo co­mo en sis­te­mas de al­má­ci­gos flo­tan­tes, so­bre ban­de­jas. Apro­xi­ma­da­men­te 60 días pos­te­rio­res a la siem­bra, los plan­ti­nes po­drán ser tras­la­da­dos al lo­te (a cam­po o ba­jo cu­bier­ta) don­de fi­nal­men­te cre­ce­rá. EN­FER­ME­DA­DES. En es­te pe­río­do de plán­tu­la es im­por­tan­te

es­tar aten­tos a sín­to­mas de Dum­ping Off. Es­ta en­fer­me­dad es cau­sa­da por hon­gos del sue­lo co­mo Rhi­zoc­to­nia so­la­ni y Oorny­ce­tes co­mo va­rias es­pe­cies de Pyt­hium y de Phy­topht­ho­ra. Asi­mis­mo, fa­llas en el ma­ne­jo ge­ne­ran­do rie­gos ex­ce­si­vos, pue­de pro­vo­car as­fi­xias en raí­ces y una ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad de la plan­ta a su­frir es­te ti­po de en­fer­me­da­des. La in­ci­den­cia de es­ta en­fer­me­dad co­bra im­por­tan­cia cuan­do el sus­tra­to uti­li­za­do no es el co­rrec­to o cuan­do no se ha rea­li­za­do un ade­cua­do con­trol del sue­lo. Cuan­do los ca­sos son muy ex­tre­mos es po­si­ble que cier­tos plan­ti­nes no se re­cu­pe­ren pe­ro es im­por­tan­te no uti­li­zar es­te sus­tra­to pa­ra otros plan­ti­nes y desechar el mis­mo a fin de evi­tar que la en­fer­me­dad con­ti­núe pro- pa­gán­do­se. Cuan­do en una cam­pa­ña se ha­ya de­tec­ta­do sín­to­mas se­ve­ros de es­ta en­fer­me­dad, se re­co­mien­da rea­li­zar tra­ta­mien­tos de sue­lo. En la zo­na del li­to­ral ar­gen­tino se dan con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas pro­pi­cias pa­ra apli­car la téc­ni­ca fí­si­ca de de­sin­fec­ción de sue­lo por so­la­ri­za­ción. Es­ta con­sis­te en pre­pa­rar el sue­lo a de­sin­fec­tar ro­tu­rán­do­lo, in­cor­po­ran­do es­tiér­col y des­me­nu­zán­do­lo; de ma­ne­ra de re­du­cir al mí­ni­mo el ta­ma­ño de las par­tí­cu­las lo que per­mi­te me­jor ca­len­ta­mien­to. Una vez lis­to se de­be­rá re­gar lo­gran­do ca­pa­ci­dad de cam­po has­ta por lo me­nos 0,40 m de pro­fun­di­dad. Lue­go se cu­bre con una pe­lí­cu­la de po­li­eti­leno cris­tal y se man­tie­ne 6 se­ma­nas en el pe­río­do más so­lea­do del año co­mo son los me­ses de di­ciem­bre, enero y fe­bre­ro.

La ener­gía so­lar per­mi­te que se pro­duz­ca un ca­len­ta­mien­to en las par­tí­cu­las de sue­lo, que lo­gra eli­mi­nar ma­le­zas y pa­tó­ge­nos. Ob­te­nien­do así un sus­tra­to ade­cua­do pa­ra la siem­bra del cul­ti­vo.

HON­GOS. Se re­co­mien­da la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das pa­ra evi­tar la in­ci­den­cia de sín­to­mas de pu­dri­ción de raí­ces co­mo de ta­llos en el cre­ci­mien­to del cul­ti­vo. Es im­por­tan­te leer de­te­ni­da­men­te la eti­que­ta del pro­duc­to, co­no­cien­do el equi­po de pro­tec­ción per­so­nal a uti­li­zar, prin­ci­pal­men­te en las apli­ca­cio­nes ba­jo in­ver­na­de­ro, así co­mo las do­sis ade­cua­das. En el trasplante es im­por­tan­te el tu­to­ra­do ya que, en las pri­me­ras eta­pas, la de­bi­li­dad del ta­llo pue­de ge­ne­rar plan­tas caí­das. La guía per­mi­ti­rá que la plan­ta crez­ca rec­ta has­ta que el ta­llo se en­cuen­tre lo su­fi­cien­te­men­te rí­gi­do pa­ra man­te­ner­se en ver­ti­ca­li­dad.

El cul­ti­vo de pi­mien­to es muy sen­si­ble a las tem­pe­ra­tu­ras, por lo que su siem­bra sue­le rea­li­zar­se en al­má­ci­gos y en al­gu­nas zo­nas tem­pla­das ba­jo cu­bier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.