SA­NI­DAD.

Cuán­do con­vie­ne es­tar más aten­to a la di­ná­mi­ca de las pla­gas e in­sec­tos en los cul­ti­vos pa­ra li­mi­tar los da­ños que pue­den oca­sio­nar en el ren­di­mien­to.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Ro­ve­re Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Có­mo de­ter­mi­nar los mo­men­tos ade­cua­dos pa­ra rea­li­zar mo­ni­to­reos, de ma­ne­ra que se pue­dan li­mi­tar los da­ños que pro­vo­can pla­gas y en­fer­me­da­des en los cul­ti­vos. Por Ma­ría Ro­ve­re.

EN LOS PLAN­TEOS agrí­co­las, las pla­gas pue­den ser cau­sa de gra­ves da­ños en las co­se­chas dis­mi­nu­yen­do la ca­li­dad y can­ti­dad de los pro­duc­tos co­se­cha­dos. Un ade­cua­do con­trol per­mi­te pro­te­ger los cul­ti­vos, op­ti­mi­zan­do el uso de las tie­rras cul­ti­va­bles. El co­rrec­to con­trol vie­ne de la mano del mo­ni­to­reo.

En ge­ne­ral los mo­men­tos crí­ti­cos don­de ma­yor­men­te in­ci­de el da­ño oca­sio­na­do por una pla­ga es en la de­fi­ni­ción del ren­di­mien­to que va­ría de acuer­do a ca­da cul­ti­vo. Ge­ne­ral­men­te los pe­río­dos crí­ti­cos se re­la­cio­nan con el mo­men­to de flo­ra­ción que ter­mi­na­rán ge­ne­ran­do los gra­nos. Tam­bién con­vie­ne con­tro­lar la épo­ca cer­ca­na a la co­se­cha ya que cier­tas pla­gas pue­den afec­tar la ca­li­dad de lo co­se­cha­do. Co­mo ppor ejem­plojp las chin­ches enn so­ja. Siem­pre es im­por­tan­te co­no­cer el “pe-pe­río­do de ca­ren­cia”ncia” de los pro­duc­tos uti­li-uti­li­za­dos que de­ter-eter-e mi­na el mí­ni­mo­mo de tiem­po queue de­be trans­cu­rri­rrir en­tre la úl­ti­ma­mam apli­ca­ción dee un fi­to­sa­ni­ta­rio y la co-co­se­cha del cul­ti­vo.ivo.

Si bie­nes im por tan tem­port an­te mm o ni- mo­ni­to­rear el cul­ti­vo to­da su eta­pa de cre­ci­mien­to, al me­nos una vez por se­ma­na, se de­be­rá in­ten­si­fi­car el mis­mo en es­tos mo­men­tos o así tam­bién au­men­tar su fre­cuen­cia se­ma­nal (2 a 3 días por se­ma­na) con al­tas tem­pe­ra­tu­ras, cuan­do el de­sa­rro­llo de las pla­gas se ace­le­ra. CÓ­MO HA­CER­LO. Al en­con­trar­se en el lo­te es im­por­tan­te que la per­so­na en­car­ga­da de la ta­rea se en­cuen­tre ca­pa­ci­ta­da en cuan­to al re­co­no­ci­mien­to de las pla­gas y enemi­gos na­tu­ra­les a mo­ni­to­rear. Es­to de­ter­mi­na­rá la for­ma de mo­ni­to­reo ya que las pla­gas di­fie­ren en su dis­tri­bu­ción en el cul­ti­vo así co­mo en los lu­ga­res don­de se en­cuen­tran. Por ejem­plo, si el ob­je­ti­vo es mo­ni­to­rear chin­ches en so­ja, su dis­tri­bu­ción se­rá a lo lar­go de to­do el lo­te por lo cual ha­brá que se­lec­cio­nar al azar di­fe­ren­tes si­tios de mo­ni­to­reo den­tro del mis­mo, al­go si­mi­lar ocu­rre con las oru­gas de­fo­lia­do­ras. Por el con­tra­rio si se desea mo­ni­to­rear tripsp po ara­ñue­las,las, es­tos sue­le­sue­len te­ner una m en or­mo vil ida mo­vi­li­dad y ubi­car­se en zo­nas ba­jas o cer­ca­nas­nas a mon­tes, por lo cu­cual se de­be­rá com­co­men­zar por los bor­bor­des de los lo­tes­tes a fin de lo­grar idei­den­ti­fi­car los fo­co­fo­cos de ata­que. En tod­to­dos los ca­sos ser ecom re­co­mien­da se­lec­cio­nar­cio­nar los si­tios de mo­ni­to­reo al azar in­ten­tan­do ge­ne­rar un mues­tra sig­ni­fi­ca­ti­va de acuer­do a la ex­ten­sión del lo­te, a mo­do de orien­ta­ción se re­co­mien­da una es­ta­ción de mues­treo ca­da 10 a 15 has.

Otra cues­tión a te­ner en cuen­ta es la dis­tri­bu­ción de la pla­ga den­tro de la plan­ta, exis­ten pla­gas co­mo las oru­gas cor­ta­do­ras, que ata­can el cul­ti­vo du­ran­te su es­ta­ble­ci­mien­to, que se ubi­can en las zo­nas más ba­jas de la plan­ta y pue­den en­con­trar­se ge­ne­ral­men­te en el sue­lo, mien­tras que por ejem­plo la ovi­po­si­ción de oru­gas de­fo­lia­do­ras en ge­ne­ral se rea­li­za en el en­vés de las ho­jas. Al mo­men­to de rea­li­zar el mo­ni­to­reo es ne­ce­sa­rio con­tro­lar tan­to, ta­llos, fru­tos, zo­nas de in­ser­ción de las ra­mi­fi­ca­cio­nes y ho­jas, tan­to en el en­vés co­mo en el fren­te.

El mo­ni­to­rea­dor de­be­rá con­tar con un pa­ño de co­lor cla­ro, lu­pa y un ano­ta­dor a fin de po­der lle­var un re­gis­tro de la can­ti­dad y ti­po de in­di­vi­duos que se en­cuen­tren. De acuer­do a es­tos re­gis­tros po­drán de­ter­mi­nar­se los “Um­bra­les de Ac­ción” ( UDA) y to­mar la de­ci­sión de rea­li­zar o no un con­trol, ya sea con la apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios, li­be­ra­ción de enemi­gos na­tu­ra­les u otras for­mas de ma­ne­jo. Es­tos um­bra­les pue­den en­con­trar­se en la bi­blio­gra­fía pa­ra di­fe­ren­tes ti­pos de pla­gas y cul- ti­vos. Asi­mis­mo se de­ter­mi­na tam­bién el “Um­bral de Da­ño Eco­nó­mi­co”(UDE) que es­ta­ble­ce la den­si­dad de la pla­ga a la cual la re­duc­ción del in­gre­so eco­nó­mi­co o pér­di­da de­bi­do al da­ño oca­sio­na­do por la pla­ga se igua­la al cos­to de con­tro­lar­la. Cuan­do el cos­to de rea­li­zar el con­trol sea ma­yor al da­ño oca­sio­na­do por la pla­ga, la de­ci­sión más sen­sa­ta se­rá no rea­li­zar nin­gún con­trol pe­ro con­ti­nuar rea­li­zan­do mo­ni­to­reos pa­ra con­tro­lar el cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo de la pla­ga. En los ca­sos en los cua­les la den­si­dad de la pla­ga pue­da ge­ne­rar da­ños que oca­sio­nen pér­di­das que su­peren o igua­len el cos­to del con­trol, se re­co­mien­da rea­li­zar­lo pa­ra dis­mi­nuir esas pér­di­das.

Rea­li­zar un mo­ni­to­reo fre­cuen­te y co­rrec­to per­mi­ti­rá con­tro­lar el cre­ci­mien­to de las pla­gas. El mo­ni­to­reo es­ti­ma la abun­dan­cia y dis­tri­bu­ción de las pla­gas pre­sen­tes y los enemi­gos na­tu­ra­les. En­ten­der e in­ter­pre­tar las pla­gas que afec­tan nues­tro cul­ti­vo nos ayu­da­rá a to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas en cuan­to a cuán­do y de qué ma­ne­ra pro­te­ger­lo.

El pa­ño de co­lor cla­ro usa­do pa­ra mo­ni­to­rear per­mi­te que al gol­pear las plan­tas con­tra es­te pue­dan vi­sua­li­zar­se los in­di­vi­duos que se des­pren­den de ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.