RAFAELA ALI­MEN­TOS.

Rafaela Ali­men­tos pla­nea in­ver­tir u$ s 50 mi­llo­nes en 10 años. Con una fac­tu­ra­ción anual de $ 3000 mi­llo­nes, la fir­ma cons­trui­rá una mo­der­na plan­ta.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ria Lorena Rodriguez Fo­tos: Gza. Rafaela Ali­men­tos

La em­pre­sa de ori­gen fa­mi­liar san­ta­fe­si­na, de­di­ca­da a la pro­duc­ción de fiam­bres, pla­nea rea­li­zar in­ver­sio­nes por 50 mi­llo­nes de dó­la­res en 10 años. Por Ma­ría Lorena Ro­drí­guez.

RAFAELA ALI­MEN­TOS es una em­pre­sa fa­mi­liar de más de 100 años, con 4 ge­ne­ra­cio­nes en su ha­ber y que, con su so­la exis­ten­cia, de­mues­tra que en la Ar­gen­ti­na, pe­se a los al­tos y ba­jos se pue­de ad- mi­nis­trar y ha­cer cre­cer una fir­ma con enor­me fu­tu­ro.

La fac­tu­ra­ción su­pera los $3000 mi­llo­nes en­tre su ne­go­cio de fiam­bres (La­rio) y car­ne bovina. Pe­ro no se de­tie­nen. Aho­ra su­man a la 4° ge­ne­ra­ción y apues­tan a un pro­yec­to que les de­man­da­rá $50 mi­llo­nes pa­ra le­van­tar un mo­derno es­ta­ble­ci­mien­to in­dus­trial en un pre­dio que ya po­seen de 50 hec­tá­reas, aun­que de­bie­ron re­sig­nar 10 -que fue­ron ex­pro-

pia­das- pa­ra la cir­cun­va­la­ción que se en­cuen­tra en eje­cu­ción. “Tie­ne una ac­ce­si­bi­li­dad a la ciu­dad a tra­vés de uno de los bu­le­va­res fun­da­cio­na­les, y tam­bién se ubi­ca en un pun­to es­tra­té­gi­co con­si­de­ran­do la fu­tu­ra au­to­pis­ta de la Ru­ta 34”, ex­pli­có Car­los La­grut­ta, vi­ce presidente ac­tual de la fir­ma.

SE­DE. La plan­ta ubi­ca­da en la ciu­dad que lle­va de nom­bre, fue fun­da­da por Luis Fa­so­li en 1905 y tie­ne 70 mil me­tros cua­dra­dos. Se no­ta que Don Fa­so­li era un em­pre­sa­rio con vi­sión de fu­tu­ro. Allí tra­ba­jan hoy 777 em­plea­dos que pro­du- cen 2800 to­ne­la­das de fiam­bres por mes. Tie­nen una am­plia va­rie­dad de pro­duc­tos que ven­den con la mar­ca La­rio, en­tre ellos co­ci­dos, cru­dos, sa­la­mes, bon­dio­las y mor­ta­de­las muy apre­cia­das es­pe­cial­men­te en las re­gio­nes de NEA (25% de sus ven­tas), NOA (otro 25%), y Cu­yo (15%). El res­to lo co­mer­cia­li­zan en Cór­do­ba, Ro­sa­rio y la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Ad­mi­ten que quie­ren pe­ne­trar con más fuer­za en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y sus al­re­de­do­res, pe­ro lo ma­ne­jan con pie de plo­mo por­que pri­me­ro hay que con­tar con una plan­ta más mo­der­na que les per­mi­ta abas­te­cer esa de­man­da. “Es­ta plan­ta de Rafaela tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra fae­nar 12 mil cer­dos por mes, es de­cir unos 480 por día”, in­di­có Luis La­grut­ta, ac­tual presidente y 3º ge­ne­ra­ción fa­mi­liar.

TAM­BIÉN EN SAN­TA FE. La em­pre­sa cuen­ta con un es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra la fae­na de bo­vi­nos en Ca­sil­da des­de 1997 que ocu­pa a más de 400 per­so­nas y pro­du­ce 1600 to­ne­la­das de car­ne por mes por la fae­na de 8400 ca­be­zas/mes. “Es­te es un fri­go­rí­fi­co mo­derno, en el que re­cien­te­men­te inagu­ra­mos obras por 3 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra reade­cuar­lo y ha­cer­lo más com­pe­ti­ti­vo”, ex­pli­có Luis La­grut­ta quien acep­ta que pen­sa­ron mu­cho có­mo ge­ne­rar ren­ta­bi­li­dad con es­te ne­go­cio de fae­na bovina que ve­nía en fran­ca de­ca­den­cia y que to­da- vía tra­ba­ja a pér­di­das.

“Con la po­lí­ti­ca de pri­vi­le­giar la me­sa de los ar­gen­ti­nos, em­pre­sas co­mo la nues­tra vie­ron un cam­bio enor­me del ne­go­cio. Con las ex­por­ta­cio­nes ce­rra­das pa­sa­mos de ven­der afue­ra el 80% de nues­tra fae­na, a hoy co­mer­cia­li­zar ese por­cen­ta­je en un mer­ca­do in­terno con pre­cios muy fuer­tes pa­ra nues­tros cos­tos, en par­te por­que no hay ha­cien­da pe­sa­da. Y es­to tam­bién es pro­duc­to de la li­qui­da­ción de stock que he­mos vis­to en los úl­ti­mos años”, di­jo.

Se­gún la vi­sión de La­grut­ta, el nue­vo go­bierno ha to­ma­do me­di­das po­si­ti­vas pa­ra la ga­na­de­ría y brin­da un pa­no­ra­ma de ma­yor es­ta­bi­li­dad. “To­da­vía fal­tan unos 3 años mí­ni­mo pa­ra que la re­com­po­si­ción de stock se vea re­fle­ja­do en los pre­cios, por­que pa­ra la in­dus­tria el no­vi­llo pe­sa­do to­da­vía es es­ca­so y ca­ro. Si pen­sa­mos en lo que pa­sa en paí­ses ve­ci­nos en la Ar­gen-

ti­na está a unos u$s 3,3 el ki­lo al tiem­po que en Pa­ra­guay y Bra­sil se pa­ga por de­ba­jo de los 3 dó­la­res”. La­grut­ta en­tien­de que pa­ra la otra ca­ra de la mo­ne­da, los pro­duc­to­res, el pre­cio tam­po­co cie­rra. “No ve­mos su­fi­cien­te cré­di­to e in­cen­ti­vo de pa­go por los ani­ma­les ppe­sa­dos y eso tam­bién va ce­rran­do el círcu­lo”, des­ta­có. acó. a PLA­TA FRES­CA.A.A La pri­me­ra eta­paa del nue­vo pro­yec­too de in­ver­sión que se plan­tea la em­pre-pre-p sa a 10 años con-on­sis­te en una se­ries­se­rie de trans­for­ma­cio­nes­cio­nes en el in­te­rior dee la plan­ta vie­ja don­de see co­men­za­rá a cons­truir una mo­der­na ins­ta­la­ción pa­ra la ela­bo­ra­ción de los fiam­bres co­ci­dos. “Es­ta­mos ca­si a to­pe de la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción y te­ne­mos una al­ta de­man­da en el in­te­rior, sin em­bar­go a Bue­nos Ai­res ape­nas le ven­de­mos un 10 o 12% de nues­tra pro­duc­ción cuan­do ese mer­ca­do por si só­lo re­pre­sen­ta el 50% del mer­ca­do de fiam­bres”, ad­mi­tió Luis La­grut­ta. De to­dos mo­dos la fa­mi­lia es me­di­da y pla­ni­fi­ca pa­sos fir­mes. “Por aho­ra no que­re­mos ace­le­rar mu­cho el mar­ke­ting en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res por­que nues­tra ca­pa­ci­dad no nos per­mi­ti­ría abas­te­cer ese mer­ca­do. Ne­ce­si­ta­mos más tiem­po pa­ra te­ner la nue­va plan­ta en mar­cha y ahí si cre­cer con fuer­za en ese mer­ca­do”, des­ta­có el ac­tual presidente de la fir­ma.

En cuan­to a los pla­nes que tie­nen pa­ra el fu­tu­ro cer­cano, La­grut­ta sos­tu­vo que “el pre­dio don­de co­men­za­rán los tra­ba­jos en 2018 tie­ne 4 man­za­nas y se plan­tea­rá una plan­ta de co­ci­dos de al­ta tec­no­lo­gía que de­man­da­rá unos 8 mi­llo­nes de dó­la­res”, agre­gó. La­rio pro­du­ce 3000 to­ne­to­ne­la­das de fiam­bres­bres al mes y pien­san que con la nue­va pla­plan­ta po­drían dup­du­pli­car­la.

RRes­pec­to de los fond­fon­dos pa­ra el fi­nan­cnan­cia­mien­to ne­ce­sa­rio­ce­sa­rios pa­ra en­ca­rar los pla­nes La­grut­ta in­di­có­có que no es fá­cil­fác ac­ce­der sin dar al­gún ac­ti­vo co­mo ga­ran­tía. “Ve­mos que me­jo­ra pe­ro no drás­ti­ca­men­te. Te­ne­mos una bue­na ima­gen en los ban­cos pe­se a una con­vo­ca­to­ria en el año 2001, de la que pu­di­mos sa­lir sin pro­ble­mas y he­mos cons­trui­do una ima­gen só­li­da. Gra­cias a eso pa­ra la pri­me­ra eta­pa de as in­ver­sio­nes ya te­ne­mos lí­neas de cré­di­to pre­cla­si­fi­ca­das; pe­ro hay que de­cir­lo, en la Ar­gen­ti­na to­da­vía no exis­te el cré­di­to si no tie­ne una ga­ran­tía real, es de­cir una hi­po­te­ca”. Sin em­bar­go tam­bién le pu­so un pun­to po­si­ti­vo al ad­mi­tir que cam­bios.

“Ve­mos que esas co­sas es­tán cam­bian­do al igual que otras que nos per­mi­ten pro­yec­tar una em­pre­sa a fu­tu­ro con ma­yor pre­vi­si­bi­li­dad”, agre­gó.

En la plan­ta fri­go­rí­fi­ca de Ca­sil­da se em­plean a más de 400 per­so­nas. To­da­vía se sus­ten­ta gra­cias a la me­jor per­for­man­ce de la plan­ta de fiam­bres, pe­ro las úl­ti­mas re­fac­cio­nes le per­mi­tie­ron me­jo­rar el desem­pe­ño.

La lí­nea de fiam­bres in­clu­ye una am­plia va­rie­dad de co­ci­dos, que se es­ti­ma se­rán los que más crez­can en ven­tas a fu­tu­ro. Por eso apun­tan a una mo­der­na plan­ta, con ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra su pro­ce­sa­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.