MO­DE­LOS.

Las huer­tas ur­ba­nas per­mi­ten la pro­duc­ción de ver­du­ras y aro­má­ti­cas en las ciu­da­des, só­lo con re­ci­pien­tes ubi­ca­dos en bal­co­nes y te­rra­zas. Con­se­jos pa­ra ar­mar.

Super Campo - - Sumario - Por Án­ge­les Ruiz Fo­toa: Gza: Pro Huer­ta/INTA

Có­mo ar­mar una huer­ta ur­ba­na. Por Án­ge­les Ruiz.

AN­TES DE CO­MEN­ZAR una huer­ta en tu te­rra­za o bal­cón de­be­rá con­si­de­rar va­rios fac­to­res, en­tre ellos: SOL. Las hor­ta­li­zas de fru­to y las de raíz de­ben con­tar con, al me­nos, 5 ho­ras dia­rias de sol, mien­tras que las de ho­ja re­quie­ren 3 ho­ras de ex­po­si­ción apro­xi­ma­da­men­te. SE­MI­LLAS Y PLANTINES. Se ne­ce­si­tan se­mi­llas y plantines de es­pe­cies hor­tí­co­las, aro­má­ti­cas o flo­ra­les. Al­gu­nos fru­ta­les co­mo los cí­tri­cos –li­mo­ne­ros y qui­no­tos pue­den cul­ti­var­se en ma­ce­tas y con­te­ne­do­res.

CER­COS, BA­RRE­RAS Y SOM­BRAS.

En una te­rra­za, se pue­den cons­truir ba­rre­ras con plan­tas al­tas co­mo cañas ver­des o se­cas que ate­núen los vien­tos fuer­tes del in­vierno y evi­ten el ex­ce­si­vo ca­lor del ve­rano. Pue­de uti­li­zar­se una te­la o me­dia som­bra pa­ra dis­mi­nuir el im­pac­to de las tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das. Si la huer­ta está en con­tac­to con la ca­lle, hay que co­lo­car una ba­rre­ra ver­de en el fren­te del cul­ti­vo pa­ra re­te­ner el hu­mo y el pol­vo am­bien­tal. TIE­RRAS. En las ciu­da­des es co­mún en­con­trar sue­los de re­lleno ( ge­ne­ral­men­te con ar­ci­llas) o sue­los de­ca­pi­ta­dos (sin sus pri­me­ras ca­pas). Es ne­ce­sa­rio uti­li­zar di­ver­sas téc­ni­cas agroe­co­ló­gi­cas que per­mi­tan me­jo­rar y en­ri­que­cer la tie­rra. LA PRUE­BA DEL AMA­SA­DO. Es una técnica sen­ci­lla que nos per­mi­te re­co­no­cer los dis­tin­tos ti­pos de sue­lo e iden­ti­fi­car sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Pa­ra rea­li­zar­la, se de­ben se­guir los si­guien­tes pa­sos:

- Se­lec­cio­nar una mues­tra del sue­lo sin cas­co­tes ni te­rro­nes gran­des.

- Agre­gar agua has­ta lo­grar una pas­ta ho­mo­gé­nea.

- Es­ti­rar la ma­sa y for­me una cin­ta o cho­ri­ci­to.

- Ob­ser­var y de­ter­mi­nar qué ti­po de sue­lo es.

Sue­lo are­no­so: Si la cin­ta no que­da for­ma­da o se de­sar­ma, se tra­ta de un sue­lo are­no­so. Es­te ti­po de sue­lo tie­ne muy buen dre­na­je, pe­ro no re­tie­ne el agua de rie­go y pre­sen­ta un ba­jo con­te­ni­do de nu­trien­tes. La re­ten­ción de agua y la fer­ti­li­dad me­jo­ran con el agre­ga­do de abono com­pues­to.

Sue­lo li­mo­so: Si la cin­ta que­da for­ma­da pe­ro se rom­pe al apre­tar­la, es­ta­mos an­te un

sue­lo li­mo­so. Es­te ti­po de sue­lo tie­ne al­gu­nas di­fi­cul­ta­des pa­ra el cul­ti­vo de hor­ta­li­zas.

Sue­lo ar­ci­llo­so: me­jo­ran sus pro­pie­da­des de ai­rea­ción a par­tir de que se rea­li­za el agre­ga­do de are­na grue­sa.

HUER­TA UR­BA­NA EN EN­VA­SES.

Una técnica in­no­va­do­ra pa­ra el cul­ti­vo en las ciu­da­des es la or­ga­no­po­nia: es­ta prác­ti­ca per­mi­te crear un sue­lo fér­til con el agre­ga­do de abo­nos or­gá­ni­cos y fa­ci­li­tar la pro­duc­ción de hor­ta­li­zas. Pue­den cons­truir­se can­te­ros con di­ver­sos ma­te­ria­les co­mo ma­de­ras, pie­dras, la­dri­llos o blo­ques de con­cre­to o uti­li­zar­se ma­ce­tas, en­va­ses, bol­sas y ca­ños. Pa­ra ini­ciar una huer­ta or­ga­no­pó­ni­ca, es fun­da­men­tal dis­po­ner de un buen sus­tra­to y pla­ni­fi­car el es­pa­cio de cul­ti­vo, se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas de la es­pe­cie que que­ra­mos pro­du­cir, con el ob­je­ti­vo de ase­gu­rar el de­sa­rro­llo de las plan­tas. SO­BRE EL SUS­TRA­TO. El cul­ti­vo en en­va­ses nos ofre­ce la ven­ta­ja de com­bi­nar, en las pro­por­cio­nes ade­cua­das, los ma­te­ria­les que uti­li­za­re­mos pa­ra el sus­tra­to.

Pa­ra lo­grar­lo, se pue­de mez­clar: 1 par­te de tie­rra ne­gra, 3 par­tes de abono or­gá­ni­co ma- du­ro, 1 par­te de are­na grue­sa, vi­ru­ta o cas­ca­ri­lla de arroz. PLA­NI­FI­CAR EL ES­PA­CIO. Per­fo­rAR la ba­se del en­va­se pa­ra fa­vo­re­cer el dre­na­je del agua de rie­go. La acu­mu­la­ción de agua pro­du­ce la as­fi­xia de las raí­ces de las plan­tas. CAN­TE­ROS. Po­de­mos pro­du­cir nues­tros ali­men­tos en can­te­ros de ce­men­to. No obs­tan­te, si no con­ta­mos con es­tos es­pa­cios, hay va­rias for­mas “ar­te­sa­na­les” de fa­bri­car­los, ya sea con blo­ques, neu­má­ti­cos, tan­ques u otros ele­men­tos que crea­mos apro­pia­dos. Lo más con­ve­nien­te es ubi­car­los en lu­ga­res con abun­dan­te luz.

CON NEU­MÁ­TI­COS.

Se pue­den uti­li­zar cu­bier­tas usa­das y re­lle­na­las con sus­tra­to. En una cu­bier­ta, pue­de sem­brar pe­re­jil, rú­cu­la, ra­di­che­ta de for­ma di­rec­ta o trans­plan­tar le­chu­gas, apios y pue­rros aso­cia­dos con flo­res. Tam­bién, son re­co­men­da­bles pa­ra pro­du­cir fru­ti­llas y pa­pas. En el ca­so de las pa­pas, cuan­do los bro­tes ha­yan cre­ci­do, agre­gue un neu­má­ti­co por en­ci­ma y cu­bra con tie­rra. BOL­SAS. El cul­ti­vo en bol­sas uti­li­za los res­tos de si­lo­bol­sas que se desechan con gran fre­cuen­cia en la pe­ri­fe­ria de las ciu­da­des. Las bol­sas se re­lle­nan con sus­tra­to y se le rea­li­zan agu­je­ros pa­ra el dre­na­je. Uti­li­za­das en for­ma ver­ti­cal, per­mi­ten la pro­duc­ción de ver­du­ras de ho­ja, to­ma­te, pi­mien­to, be­ren­je­na, aro­má­ti­cas, flo­res, fru­ti­llas, etc. En ho­ri­zon­tal, pa­pas y otras es­pe­cies de raí­ces pro­fun­das. ENREDADERAS. Za­pa­llos, me­lo­nes y las le­gum­bres son al­ter­na­ti­vas pa­ra pro­du­cir. Si­mi­lar a la vid, los za­pa­llos pue­den sem­brar­se en for­ma de pa­rral. A me­di­da que las guías cre­cen, aco­mó­de­las pa­ra orien­tar su cre­ci­mien­to y apro­ve­char el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.