SEM­BRA­DO­RAS.

Los pro­duc­to­res tien­den a in­cor­po­rar sem­bra­do­ras con más ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y rea­li­zar la fer­ti­li­za­ción por se­pa­ra­do de la ta­rea de siem­bra.

Super Campo - - Sumario - Por M. Bra­ga­chi­ni*, F. Sán­chez*, G. Urrets Za­va­lía*, F. Sca­ra­muz­za*, D. Villarroel* y J. Vé­lez* Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Las prin­ci­pa­les ten­den­cias que se per­fi­lan pa­ra las má­qui­nas, don­de se ex­ten­de­rá el uso de equi­pos más gran­des y de­jan­do de la­do la fer­ti­li­za­ción en la mis­ma má­qui­na. Por M. Bra­ga­chi­ni, F. Sán­chez, G. Urrets Za­va­lía, F. Sca­ra­muz­za, D. Villarroel y J. Vé­lez, In­ge­nie­ros Agró­no­mos.

LA TEN­DEN­CIA del mer­ca­do de sem­bra­do­ras se in­cli­na al au­men­to de las ven­tas de má­qui­nas pa­ra grano grue­so (mo­no­grano) en de­tri­men­to del cho­rri­llo. La cau­sa prin­ci­pal es que el pro­duc­tor desea sem­brar to­do con una so­la sem­bra­do­ra grano grue­so adap­ta­da a tri­go. El au­men­to del área de tri­go, ce­ba­da y pas­tu­ras re­cu­pe­ra­rá un ni­cho de mer­ca­do de sem­bra­do­ras es­pe­cí­fi­cas en los pró­xi­mos años.

La apli­ca­ción de fer­ti­li­zan­te con la siem­bra se­rá ca­da día me­nos de­ci­si­va en la com­pra de una sem­bra­do­ra. Los pro­duc­to­res en­ten­die­ron que el fer­ti­li­zan­te que se apli­ca con la sem­bra­do­ra es en ba­ja do­sis y es un fer­ti­li­zan­te con efec­to arran­ca­dor. A fu­tu­ro, el ni­tró­geno se apli­ca­rá de otra for­ma y el arran­ca­dor en ba­se a fós­fo­ro y al­go de azu­fre y oca­sio­nal­men­te un mi­cro­nu­trien­te se apli­ca­rá en su gran ma­yo­ría en so­lu­cio­nes lí­qui­das en la lí­nea de siem­bra o en mi­cro gra­nu­la­do con­cen­tra­do.

AN­CHO. Aten­dien­do a los re­que­ri­mien­tos de la de­man­da por ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va, las sem­bra­do­ras ofre­cen ma­yo­res am­pli­tu­des a la ho­ra de im­plan­tar, con variantes de 1 ó 2 mó­du­los, exis­tien­do mo­de­los de 3 mó­du­los de 24 o 26 sur­cos a 52,5 cm.En con­cor­dan­cia con el in­cre­men­to del an­cho de la­bor, la ten­den­cia se vol­có ha­cia las mo­no­tol­vas de gran ca­pa­ci­dad. La ma­yo­ría de los di­se­ños tie­nen tol­vas com­par­ti­men­ta­das pa­ra se­mi­llas y fer­ti­li­zan­tes. In­clu­so al­gu­nas lle­gan a es­tar ubi­ca­das en do- ble hi­le­ra. La ma­yor ca­pa­ci­dad de las tol­vas re­pre­sen­ta más can­ti­dad de hec­tá­reas sem­bra­das por ca­da car­ga y me­no­res de­ten­cio­nes en la jor­na­da de la­bor.

Se ex­ten­dió el uso de la cu- chi­lla “Tur­bo” o cu­chi­lla de on­du­la­cio­nes tan­gen­cia­les si­mé­tri­cas. Se­gún da­tos del INTA, se uti­li­za en 70% de los plan­teos agrí­co­las del país. Lo que se bus­ca, es­pe­cial­men­te en siem­bras de se­gun­da, es

que cor­ten el re­si­duo y no lo en­tie­rren. Por eso se pre­fie­ren las cu­chi­llas que pro­vo­can me­nor gra­do de re­mo­ción y una on­du­la­ción me­nos agre­si­va jun­to con tre­nes ap­tos pa­ra tra­ba­jar con mu­chos ras­tro­jos y re­mo­ver una fran­ja del sue­lo pa­ra fa­vo­re­cer la co­lo­ca­ción de la se­mi­lla, en al­gu­nas siem­bras de maíz se acon­se­ja el ba­rre­dor de ras­tro­jo pa­ra ase­gu­rar el desa­rro­llo uni­for­me del cul­ti­vo. Aper­tu­ra de sur­cos. Se apun­ta a un ma­yor des­pe­je de los cuerpos de siem­bra. De es­ta ma­ne­ra, la sem­bra­do­ra pue­de tra­ba­jar so­bre co­ber­tu­ras ex­ce­si­va­men­te car­ga­das, te­rre­nos hú­me­dos y ar­ci­llo­sos.

Las uni­da­des de siem­bra fue­ron in­cor­po­ran­do los pa­ra­le­lo­gra­mos pa­ra ha­cer un me­jor co­pia­do de los des­ni­ve­les del sue­lo y lo­grar que el cuer­po sem­bra­dor re­pro­duz­ca de ma­ne­ra cons­tan­te el re­lie­ve del lo­te, lo que re­dun­da en una me­jor co­lo­ca­ción de la se­mi­lla. Pa­ra que la car­ga del tren de siem­bra sea cons­tan­te en re­la­ción a las irre­gu­la­ri­da­des del sue­lo, otra va­rian­te que se aña­dió es la de los pul­mo- nes neu­má­ti­cos o sis­te­mas hi­dro­neu­má­ti­cos. Se han ido in­cor­po­ran­do en de­tri­men­to de los re­sor­tes.

Se su­ma­ron ac­ce­so­rios pa­ra ce­rrar el sur­co y ase­gu­rar el con­tac­to de la se­mi­lla so­bre el sue­lo que con­for­ma la ca­ma de siem­bra, sien­do los kit de len­güe­ta pi­sa grano lo más di­fun­di­dos. Los

di­se­ños de los cha­sis que se fue­ron pre­sen­tan­do per­mi­ten te­ner la ma­yor par­te o la to­ta­li­dad de con­fi­gu­ra­cio­nes en­tre lí­neas re­que­ri­das pa­ra la siem­bra de gra­nos fi­nos y grue­sos, sin ne­ce­si­dad de mo­ver los com­po­nen­tes del cha­sis, aun­que lo di­fi­cul­to­so es­tá en mo­ver el tren ci­ne­má­ti­co me­cá­ni­co, so­bre to­do si es con ca­de­nas. Ro­da­dos. Las má­qui­nas es­tán equi­pa­das con neu­má­ti­cos de al­ta flo­ta­ción en me­di­da 400, ro­da­do 15,5; aten­dien­do a la ne­ce­si­dad de re­du­cir la com­pac­ta­ción de los sue­los. Es­te as­pec­to co­bró ma­yor im- por­tan­cia a me­di­da que las má­qui­nas tu­vie­ron ma­yor pe­so me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de tol­vas de gran ca­pa­ci­dad. Las má­qui­nas de nue­va ge­ne­ra­ción tie­nen neu­má­ti­cos 400, pe­ro en ro­da­do 22,5.

El acor­ta­mien­to en­tre lí­neas obli­gó a in­cre­men­tar la dis­tan­cia en­tre se­mi­llas en la hi­le­ra pa­ra man­te­ner la den­si­dad de siem­bra. Es­ta ope­ra­ción es más di­fi­cul­to­sa con los do­si­fi­ca­do­res a cho­rri­llo y es­pe­cial­men­te con el ti­po “Che­vrón”. De­bi­do a es­ta cir­cuns­tan­cia, avan­zó el uso de do­si­fi­ca­do­res ca­do­res mo­no­grano pa­ra la so­ja. En ge­ne­ral, se agran­dó el mer­ca­do de las má­qui­nas pa­ra gra­nos grue­sos fren­te a la con­trac­ción del tri­go, lo que tam­bién con­tri­bu­ye a re­le­ga­ra el sis­te­ma de cho­rri­llo. Se pa­só a equi­pos más pre­ci­sos, con do­si­fi­ca­ción me­cá­ni­ca grano por grano. Per­mi­ten tra­ba­jar en so­ja con dis­tan­cias me­no­res a 52,5 cm, par­ti­cu­lar­men­te 35 cm. Do­si­fi­ca­ción en tri­go. En los úl­ti­mos años se lan­za­ron do­si­fi­ca­do­res de ti­po mo­no­grano pa­ra im­plan­ta­ción de se­mi­lla in­di­vi­dual. Es­te as­pec­to es im­por­tan­te por­que im­pli­ca aho­rrar se­mi­llas por me­tro li­neal de sur­co sin afec­tar la can­ti­dad de es­pi­gas por me­tro cua­dra­do. Kit de gra­nos grue­sos. En su mo­men­to, mu­chos mo­de­los de fino/so­ja su­ma­ron la po­si­bi­li­dad de ha­cer la dis­tri­bu­ción mo­no­grano pa­ra que la sem­bra­do­ra pu­die­ra usar­se tam­bién en los cul­ti­vos es­ti­va­les. Des­pe­je y tro­cha. Las má­qui­nas pa­sa­ron a te­ner ma­yor des­pe­je y al­tu­ra. La tro­cha de las rue­das se hi­zo más an­gos­ta pa­ra fa­ci­li­tar su tras­la­do en ru­tas y en caminos rurales con des­ni­ve­les. Ti­ro de pun­ta. Es la va­rian­te ge­ne­ra­li­za­da en el mer­ca­do. Su prin­ci­pal be­ne­fi­cio es per­mi­tir que los equi­pos se con­fi­gu­ren en for­ma mo­du­lar. Si bien la con­fi­gu­ra­ción ti­ro de pun­ta to­da­vía do­mi­na el mer­ca­do, len­ta­men­te va dis­mi­nu­yen­do su par­ti­ci­pa­ción fren­te a los otros sis­te­mas con ple­ga­do ti­po li­bro des­de el pues­to de co­man­do y que de­man­da una so­la per­so­na. Au­to­trai­ler. Han te­ni­do un pro­ce­so de di­fu­sión ba­sa­do en la ven­ta­ja de pre­sen­tar me­no­res an­chos en tras­la­dos y te­ner mu­cha agi­li­dad pa­ra pa­sar de po­si­ción de tra­ba­jo a trans­por­te. La des­ven­ta­ja con­sis­te en la ri­gi­dez de los bas­ti­do­res y la con­cen­tra­ción del pe­so en un so­lo eje que li­mi­tan el an­cho má­xi­mo del sis­te­ma a 8,5 m. Air Drill. Su­pe­ra­da la eta­pa ini­cial en que bas­ta­ba ase­gua­se­gu­rar una do­sis p pre­ci­sa, re­le­gan­do a un se­gun­do plano el tra­ta­mien­to grano por grano, se pa­só a la fa­se de más exi­gen­cias pa­ra tri­go y so­ja. Air Drill pa­ra gra­nos grue­sos. Se em­pe­zó a usar es­te sis­te­ma con el au­xi­lio de los do­si­fi­ca­do­res mo­no­grano. Apa­re­cie­ron las sem­bra­do­ras lla­ma­das Air Plan­ter, equi­pa­das con sis­te­mas de do­si­fi­ca­ción neu­má­ti­cos o me­cá­ni­cos de pla­ca, mon­ta­dos so­bre ca­da lí­nea de siem­bra. Ca­rros tol­va. En las Air Drill de desa­rro­llo na­cio­nal, la ten­den­cia es do­tar­las de ca­rros tol­va de­lan­te de los cuerpos sem­bra­do­res. Hay una nue­va al­ter­na­ti­va de­no­mi­na­da ca­rro sem­bra­dor "no­dri­za": una tol­va aco­pla­da en la par­te de­lan­te­ra de la sem­bra­do­ra, que ali­men­ta con ai­re a la gran tol­va de se­mi­lla y fer­ti­li­zan­te de la sem­bra­do­ra, au­men­tan­do la au­to­no­mía.

Por la de­man­da, las sem­bra­do­ras vie­nen cre­cien­do en ta­ma­ño. El sis­te­ma air drill se es­tá ex­ten­dien­do en gra­nos fi­nos y grue­sos.

Den­tro del mer­ca­do de sem­bra­do­ras es­tá au­men­tan­do la pre­sen­cia de mo­de­los con el sis­te­ma Air Drill, tan­to pa­ra la siem­bra de gra­nos fi­nos co­mo grue­sos.

Con el in­cre­men­to del an­cho de la­bor, tam­bién las tol­vas de las sem­bra­do­ras de­bie­ron cam­biar pa­ra au­men­tar la au­to­no­mía de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.