CRÍA.

La com­bi­na­ción de cier­tas he­rra­mien­tas y téc­ni­cas que in­clu­ye a los in­su­mos po­si­bi­li­tan el lo­gro de más ki­los de car­ne en la zo­na de Aya­cu­cho, Bs. As.

Super Campo - - Sumario - Por Eduar­do Bus­tos Fo­tos: Gza IPCVA

El INTA Cuen­ca del Sa­la­do mos­tró los re­sul­ta­dos de en­sa­yos con un plan­teo se­mi in­ten­si­vo pa­ra de­mos­trar la via­bi­li­dad de es­te sis­te­ma en una de las zo­nas de cría más im­por­tan­tes de la Ar­gen­ti­na. Por Eduar­do Bus­tos.

UN CON­JUN­TO de prác­ti­cas im­ple­men­ta­das por el INTA pa­ra el ma­ne­jo de los ro­deos va­cu­nos po­si­bi­li­tó ob­te­ner re­sul­ta­dos muy in­tere­san­tes en la pro­duc­ción de car­ne. Lue­go de va­rios años de eva­lua­cio­nes se com­pro­bó que se pue­de ob­te­ner un pro­me­dio de 165 ki­los de car­ne por hec­tá­rea, con po­si­bi­li­da­des de du­pli­car ese vo­lu­men. Así lo de­mos­tró una ex­pe­rien­cia que lle­vó ade­lan­te el INTA Cuen­ca del Sa­la­do en dos mó­du­los de en­sa­yo, con un sis­te­ma de cría se­mi in­ten­si­va. La ex­pe­rien­cia fue pre­sen­ta­da en un se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do por el IPCVA, jun­to al INTA Cuen­ca del Sa­la­do en la ciu­dad de Aya­cu­cho, co­ra­zón de la cría va­cu­na.

ES­TU­DIO. Los en­sa­yos se rea­li­za­ron en un cam­po ga­na­de­ro de 110 hec­tá­reas ubi­ca­do en Ma­nan­tia­les, en cer­ca­nías de Chas­co­mús y en otro pre­dio de 80 hec­tá­reas en Co­lo­nia Or­tíz Ba­sual­do, cer­ca de Las Ar­mas. En el pri­me­ro de los cam­pos se in­tro­du­je­ron 110 va­cas An­gus mul­tí­pa­ras y en la otra ex­plo­ta­ción 80 va­cas, tam­bién An­gus.

“De la Cuen­ca del Sa­la­do sale el 14 por cien­to de los ter­ne­ros pa­ra car­ne de to­do el país, re­pre­sen­ta el 11 por cien­to de la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na y el 33 por cien­to de la to­ta­li­dad va­cu­na de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. To­do lo que se ha­ga en es­ta re­gión im­pac­ta­rá a ni­vel país en el nú­me­ro de ter­ne­ros pro­du­ci­dos, no­vi­llos en­gor­da­dos y ki­los de car­ne lo­gra­dos”, re­la­tó a Su­per CAM­PO Se­bas­tián Ló­pez Va­lien­te, de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agro­pe­cua­ria INTA Cuen­ca del Sa­la­do.

En 2008 la re­gión con­ta­ba con 2,7 mi­llo­nes de vien­tres, pe­ro hu­bo un pe­río­do en el que los pro­duc­to­res co­men­za­ron con una li­qui­da­ción de vien­tres, la más im­por­tan­te de la úl­ti­mas dé­ca­das, y re­cién a par­tir de 2010 se ini­ció una len­ta re­cu­pe­ra­ción que hoy, se es­ti­ma, al­can­za a po­co más de 2,6 mi­llo­nes de vien­tres.

En 2008 el INTA co­men­zó a tra­ba­jar en un pro­yec­to na-

cio­nal de ga­na­de­ría pa­ra de­ter­mi­nar los lí­mi­tes bio­ló­gi­cos de la cría bo­vi­na, que se reali­zó en la Cuen­ca del Sa­la­do y el Cen­tro sur de Co­rrien­tes.

“Mien­tras se re­cu­pe­ra­ba el stock ga­na­de­ro, pu­di­mos ver un au­men­to del nú­me­ro de vien­tres en su­per­fi­cies me­no­res, que re­pre­sen­tó una in­ten­si­fi­ca­ción gra­dual por par­te de los pro­duc­to­res”, ase­gu­ró el es­pe­cia­lis­ta.

SE­LEC­CIÓN. Una de las prác­ti­cas que se im­ple­men­tó fue el mo­ni­to­reo de es­ta­do cor­po­ral. “Pa­ra eso re­co­rre­mos los po­tre­ros, cla­si­fi­ca­mos la ha­cien­da, con una me­di­da que va de 1 a 5, pa­ra de­ter­mi­nar el es­ta­do cor­po­ral de las hem­bras y rea­li­zar un buen ma­ne­jo, in­clu­so ver si al­guno de es­tos ani­ma­les del gru­po ne­ce­si­ta un ti­po de tra­ta­mien­to”, de­ta­lló el téc­ni­co. El plan­teo con­sis­tió en man­te­ner una car­ga de 1 equi­va­len­te va­ca por hec­tá­rea (E/V/H). Pa­ra se­lec­cio­nar las madres se reali­zó un mo­ni­to­reo del es­ta­do cor­po­ral y se eli­gie­ron las que pre­sen­ta­ban un fra­me 4. “El 1 de no­viem­bre se hi­zo una in­se­mi­na­ción a tiem­po fi­jo, mez­clan­do la tec­no­lo­gía de in­su­mos y de pro­ce­sos pa­ra mos­trar

la di­fe­ren­cia”, ex­pli­có Ló­pez Va­lien­te. Tam­bién se hi­zo una se­lec­ción de to­ros, que per­ma­ne­cen en los po­tre­ros só­lo pa­ra el ser­vi­cio y lue­go se re­ti­ran: “Los to­ros que ele­gi­mos fue­ron pa­dres que mos­tra­ron una di­fe­ren­cia de 10 ki­los al des­te­te del ter­ne­ro y se es­pe­ra­ba que los hi­jos de esos pa­dres fue­ran 11 ki­los más pe­sa­dos al des­te­te; la di­fe­ren­cia real fue de 10,6 ki­los”, de­ta­lló el pro­fe­sio­nal.

Pa­ra lle­var ade­lan­te la ex­pe­rien­cia se in­cor­po­ró ge­né­ti­ca de ca­li­dad y la se­lec­ción de los to­ros se hi­zo so­bre la ba­se de las di­fe­ren­cias es­pe­ra­das de pro­ge­nie (DEP).

MA­NE­JO. Las pa­ri­cio­nes co­mien­zan a par­tir de agos­to y se ex­tien­den has­ta oc­tu­bre y los des­te­tes, si el pas­to an­du­vo bien, es­ta­rían cer­ca­nos a mar-mar­zo. Los ter­ne­ros sa­len con un pe­so pro­me­dio de 170 ki­los. Pe­ro si las va­cas se en­cuen­tran en es­ta­do cor­po­ral 2 (va­cas fla­cas), se re­co­mien­da an­ti­ci­par los des­te­tes a enero: “Es pre­fe­ri­ble que pier­da 10 u 11 ki­los pe­ro se pue­de tra­ba­jar en me­jo­rar el es­ta­do cor­po­ral de la va­ca, lo que per­mi­ti­rá una ex­pec­ta­ti­va de pre­ñez que pue­de ubi­car­se en­tre 85 y 90 por cien­to”, aña­dió el pro­fe­sio­nal. “Si no te­ne­mos pas­to, es­ta prác­ti­ca no sir­ve y si la pri­ma­ve­ra es ma­la, es po­si­ble que ten­ga­mos que dar­le de co­mer. Igual­men­te, si el vien­tre es­tá en es­ta­do cor­po­ral de 2,5 se po­dría re­ver­tir con al­gún ti­po de su­ple­men­to o en un po­tre­ro re­ser­va­do”, agre­gó. El diag­nós­ti­co de pre­ñez se ha­ce a prin­ci­pios de abril. To­das las va­cas va­cías, las va­cas CUT (cría ul­ti­mo ter­ne­ro) sa­len del ser­vi­cio y e in­gre­san va­qui­llo­nas pre­ña­das.

FORRAJE. En Ma­nan­tia­les, don­de se tra­ba­ja con el sis­te­ma se­mi in­ten­si­vo, el 70 por cien­to es cam­po na­tu­ral y los ro­deos se ma­ne­jan en las lo­mas y en los ba­jos dul­ces y al­ca­li­nos. Los po­tre­ros tie­nen el 11 por cien­to de ver­deos de ve­rano y 19 por cien­to pas­tu­ras. En la ex­plo­ta­ción las va­cas to­man ser­vi­cio en cam­po na­tu­ral. Los ani­ma­les re­ci­ben pas­tu­ras an­tes de in­gre­sar al in­vierno y lue­go, en­tre mayo y ju­lio, en la fa­se de con­cen­tra­ción se les en­tre­ga sor­go di­fe­ri­do.

“Bus­ca­mos que el ani­mal no pier­da es­ta­do cor­po­ral y lo ideal es que sea pa­re­jo to­do el año, por­que la res­tric­ción de nu­trien­tes en la Cuen­ca del Sa­la­do tie­ne con con­se­cuen­cias en el ter­ne­ro y has­ta en la ca­li­da ca­li­dad de la car­ne. Una vez ter­mi­na­do el pe­río­do de sor­go di­fe­ri­do, las va­cas in­gre­san a las pas­tu­ras y al cam­po na­tu­ral re­ser­va­do”, de­ta­lló Ló­pez Valente. Lue­go del des­te­te los ani­ma­les en­tran a co­mer la fes­tu­ca jun­to con los ver­deos de in­vierno pa­ra la lim­pie­za de los cam­pos que van a en­trar a pas­tu­ras. Cuan­do los ani­ma­les in­gre­san a los po­tre­ros de sor­go, en­cuen­tran muy buen ni­vel de pro­teí­nas, pe­ro al lle­gar a fi­nes de ju­nio y prin­ci­pios de ju­lio la ca­li­dad de­cae.

Pa­ra la se­lec­ción de los vien­tres se bus­can las hem­bras que ten­gan un es­ta­do cor­po­ral gra­do 3. Pa­ra ele­gir los to­ros se tie­ne en cuen­ta la in­for­ma­ción de las DEP's.

Pa­ra que el sis­te­ma de au­to­con­su­mo sea efi­cien­te, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar mo­ni­to­reos cons­tan­tes de la can­ti­dad y ca­li­dad del ali­men­tos que co­men los ani­ma­les.

En Ma­nan­tia­les el 70% de la su­per­fi­cie es de cam­pos na­tu­ra­les. Los ro­deos se man­tie­nen en las lo­mas y los ba­jos dul­ces y al­ca­li­nos.

Se­bas­tián Ló­pez Valente INTA Cuen­ca del Sa­la­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.