IN­VER­SIO­NES.

La tie­rra no só­lo es pa­ra quien la cul­ti­va. Di­ver­sos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros per­mi­ten to­mar una par­te de la ren­ta agrí­co­la, aún sin te­ner cam­pos.

Super Campo - - Sumario - Por Car­los Boyadjian Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Un re­co­rri­do por los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros dis­po­ni­bles pa­ra ha­cer ne­go­cios en ba­se a la ren­ta agrí­co­la pa­ra quie­nes no es­tán in­vo­lu­cra­dos en el sec­tor agro­pe­cua­rio. Por Car­los Bo­yad­jián.

NO SÓ­LO de la pro­duc­ción vi­ve el hom­bre. Ca­da vez con ma­yor fuer­za y ver­sa­ti­li­dad se desa­rro­llan y apa­re­cen en el mer­ca­do ins­tru­men­tos de in­ver­sión que bus­can cap­tu­rar una par­te de la ren­ta que ge­ne­ra el cam­po, a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción en fon­dos o fi­dei­co­mi­sos que acer­can ca­pi­ta­les a di­ver­sos ni­chos de la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria. Pa­ra los que apor­tan ca­pi­tal es­to su­po­ne ac­ce­der a ni­ve­les de rentabilid­ad que pue­den arran­car en 3% anual en dó­la­res y lle­gar has­ta 10% anual en mo­ne­da du­ra, un re­torno que no se con­si­gue fá­cil­men­te en otros sec­to­res pro­duc­ti­vos.

El aba­ni­co de op­cio­nes es am­plio y di­ver­so, y pue­de orien­tar­se a la ad­qui­si­ción tem­po­ral de pe­que­ñas par­ce­las de tie­rra de­di­ca­das a la pro­duc­ción de eco­no­mías re­gio­na­les, la par­ti­ci­pa­ción en fon­dos de­di­ca­dos a la siem­bra de cul­ti­vos in­ten­si­vos o in­clu­so fon­dos pa­ra la com­pra de ma­qui­na­ria agrí­co­la.

En un es­ce­na­rio en el que la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria atra­vie­sa un ci­clo de ex­pan­sión en los úl­ti­mos años -a pe­sar de la se­quía de la pre­sen­te cam­pa­ña en Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba y San­ta Fe- co­men­za­ron a desa­rro­llar­se di­fe­ren­tes ins­tru­men- tos de in­ver­sión fi­nan­cie­ra, vol­ca­dos al sec­tor agroin­dus­trial, con di­ver­sos ho­ri­zon­tes de rentabilid­ad, de­pen­dien­do del per­fil de in­ver­sor.

ME­NÚ A LA CAR­TA. En pri­mer lu­gar, hay que re­cor­dar que la tie­rra es un re­fu­gio de va­lor, no só­lo no pier­de su ca­pi­ta­li­za­ción con el tiem­po, sino que de­pen­dien­do del cam­po y las la­bo­res que se reali­cen en él, in­clu­so se va­lo­ri­za, ade­más de ge­ne­rar una ren­ta anual por la ex­plo­ta­ción agro­pe­cua­ria.

Es lo que pro­po­ne AdB­lick Cam­pos, a par­tir de la ad­qui­si­ción de tie­rras agrí­co­las, una in­ver­sión de ba­jo ries­go que en­tra­ña la re­va­lo­ri­za­ción del bien fí­si­co en dó­la­res ( 5% anual) y una ren­ta por 3% anual en di­vi­sa so­bre el ca­pi­tal in­ver­ti­do. Pa­ra AdB­lick hoy hay una opor­tu­ni­dad de en­trar en el ne­go­cio “cuan­do los pre­cios de la tie­rra han caí­do y don­de exis­te un des­aco­ple del país a una ten­den­cia glo­bal al­cis­ta”.

Se es­ti­ma que en­tre 2011 y 2016 los pre­cios de la tie­rra ca­ye­ron en­tre 15% y 20%, a lo que hay aña­dir un con­tex­to fa­vo­ra­ble por la po­lí­ti­ca sec­to­rial im­pul­sa­da por el go­bierno des­de fi­nes de 2015. Se­bas­tián Bo­llier, ge­ren­te ge­ne­ral de AdB­lick Gra­nos y a car­go de la uni­dad de ne­go­cios de cam­pos, ase­gu­ra

que “ve­mos más opor­tu­ni­da­des pa­ra la com­pra­ven­ta de cam­pos en un con­tex­to po­si­ti­vo” de la ac­ti­vi­dad. Se acer­ca gen­te que es­tá en el ne­go­cio agro­pe­cua­rio pe­ro tam­bién pú­bli­co en ge­ne­ral. “Bus­ca­mos cam­pos sub­va­lua­dos o subuti­li­za­dos pa­ra ga­nar con in­fra­es­truc­tu­ra, ca­na­li­za­ción y me­jo­ras”, des­ta­ca Bo­llier, y ex­pli­ca que “en 2017/18 el ne­go­cio de siem­bra –tam­bién tie­nen in­ver­sio­nes ga­na­de­ras- ope­ró 45.000 hec­tá­reas, con una pro­duc­ción to­tal de 160.000 to­ne­la­das”, de ce­ba­da cer­ve­ce­ra, tri­go, ar­ve­ja ama­ri­lla, gi­ra­sol al­to olei­co, maíz y so­ja. MÁS CHAN­CES. Otra opor­tu­ni­dad in­tere­san­te es in­ver­tir en el fi­dei­co­mi­so Ges­tio­nar I, orien­ta­do a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en el no­roes­te de Bs As, sur de Cór­do­ba y nor­des­te de La Pam­pa, en cul­ti­vos de tri­go, so­ja, maíz y gi­ra­sol. Co­se­chan en­tre fe­bre­ro y ju­nio de ca­da año, desa­rro­llan­do es­tra­te­gias pa­ra di­ver­si­fi­car el ries­go por zo­nas pro­duc­ti­vas y co­ber­tu­ra fi­nan­cie­ra, a tra­vés del mer­ca­do de fu­tu­ros y op­cio­nes. El mon­to mí­ni­mo pa­ra in­gre­sar al fi­dei­co­mi­so es de $60.000, con una rentabilid­ad pro­yec­ta­da del 10% anual en dó­la­res, con­si­de­ran­do los rin­des his­tó­ri­cos pro­me­dio de la zo­na (ton/hec­tá­reas), las ten­den­cias del mer­ca­do y los pre­cios fu­tu­ros (a mayo de 2019). Se pre­sen­ta co­mo una al­ter­na­ti­va ju­go­sa, con­si­de­ran­do que la rentabilid­ad pro­me­dio del ne­go­cio agrí­co­la en los úl­ti­mos ocho años fue del 18% anual en pe­sos.

VINO. Des­de ha­ce 8 años el wi­ne­ma­ker Ma­riano Mas co­men­zó el desa­rro­llo de un Finca Pro­pia, un fi­dei­co­mi­so que ven­de por 30 años, par­tes in­di­vi­sas de una finca de 56 hec­tá­reas en La Ar­bo­le­da (Tu­pun­ga­to), en el Va­lle de Uco. “Finca Pro­pia es un pro­yec­to ex­clu­si­vo pa­ra con­su­mi­do­res de vino, le ven­de­mos 24 vi­des, una hi­le­ra de 48 vi­des o una par­ce­la en­te­ra de vi­ñe­dos (Te­rroir)”, ex­pli­ca San­tia­go Mas, Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Finca Pro­pia. Dice que hay mu­cha gen­te in­tere­sa­da.“Hoy hay opor­tu­ni­da­des, hay tie­rras dis­po­ni­bles muy bien ar­ma­das y hay mu­cho mo­vi­mien­to de gen­te que vie­ne de la pro­duc­ción de so­ja”, des­ta­ca.

Se pue­de in­gre­sar des­de $75.000, unos 3700 dó­la­res y te­ner ac­ce­so a una can­ti­dad de bo­te­llas de vino de al­ta ga­ma por año, con eti­que­ta personaliz­ada y la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par een ac­ti­vi­da­des en la finca (co­se­cha, de­gus­ta­cio­nes, co­mi­das).

CON FIE­RROS. Los in­ver­so­res que ven con po­si­bi­li­da­des al cam­po tam­bién pue­den in­ver­tir en fie­rros. Ce­res Tol­va ope­ra Fo­maq, uun fi­dei­co­mi­so que com­bi­na fi­nan­cia­ción y co­mer­cia­li­za­ción de ma­qui­na­ria agrí­co­la, ade­más de pro­duc­ción agrí­co­la y ga­na­de­ra. Se pue­de in­gre­sar con u$s 10.000 y ha­cer re­ti­ros de ca­pi­tal, con una rentabilid­ad pro­yec­ta­da de 10,2% anual en dó­la­res. Así, el cam­po ofre­ce va­rias op­cio­nes de in­ver­sión. Só­lo ha­ce fal­ta to­mar la de­ci­sión y te­ner la vo­lun­tad de ob­te­ner una bue­na rentabilid­ad.

El mo­de­lo agrí­co­la con sus pools de siem­bra es uno de los más re­co­no­ci­dos al mo­men­to de bus­car in­ver­sio­nes en el sec­tor. Sin em­bar­go, la va­rie­dad in­te­gra des­de la po­si­bi­li­dad de in­gre­sar en fi­dei­co­mi­sos de vi­nos, has­ta par­ti­ci­par de la co­mer­cia­li­za­ción de ma­qui­na­ria.

En­tre 2016/17 AdB­lick com­pró dos cam­pos en Le­za­ma, Bue­nos Ai­res, con una in­ver­sión de u$s 2,2 mi­llo­nes, que es­tán en ple­na pro­duc­ción. Los in­ver­so­res apor­tan fon­dos a una so­cie­dad anó­ni­ma pa­ra la com­pra­ven­ta de cam­pos, en­tran­do con un mí­ni­mo de u$s 50.000. Se ob­tie­ne una rentabilid­ad del 3% anual en dó­la­res por el arren­da­mien­to del cam­po, más la va­lo­ri­za­ción de la tie­rra, que pue­de ron­dar el 5% anual en dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.