MON­SAN­TO.

Fe­de­ri­co Var­to­re­lli de Mon­san­to reivin­di­ca el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo de la in­ves­ti­ga­ción en ger­mo­plas­ma. Ase­gu­ra que una se­mi­lla via­ja 1 mi­llón de km an­tes de ven­der­se.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­ría Lorena Rodríguez Fo­tos: Gza. Mon­san­to

Una re­co­rri­da por los cen­tros de de desa­rro­llo de las se­mi­llas de maíz en el co­ra­zón agrí­co­la bo­nae­ren­se: Per­ga­mino, Ro­jas y Fon­te­zue­la. Por Ma­ría Lorena Rodríguez.

“LA DE­MAN­DA hoy es­tá cen­tra­da en có­mo pro­du­cir más ali­men­tos, fi­bras ali­men­ta­rias pa­ra los ani­ma­les y com­bus­ti­bles, pe­ro so­bre to­do es­tá en có­mo ha­cer­lo de for­ma más sus­ten­ta­ble con me­nos re­cur­sos”, ex­pli­có Fe­de­ri­co Var­to­re­lli, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­cion pa­ra Amé­ri­ca del Sur de Mon­san­to, en una re­co­rri­da por Fon­tzue­la, el cen­tro neu­rál­gi­co del me­jo­ra­mien­to ve­ge­tal de la fir­ma en la Ar­gen­ti­na.

En pa­la­bras de Var­to­re­lli, “el pro­duc­tor ne­ce­si­ta cre­cer en su ac­ti­vi­dad y ne­ce­si­ta pro­te­ger esa pro­duc­ción, por eso el com­pro­mi­so de la com­pa­ñía es in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo el 10% de las ven­tas glo­ba­les”. Ha­bla­mos de la frio­le­ra de 1500 mi­llo­nes de dó­la­res que sos­tie­nen el tra­ba­jo de 4100 em­plea­dos en 49 paí­ses. “Mon­san­to es lí­der en la fron­te­ra de la cien­cia, li­de­ra el cam­bio en las tec­no­lo­gías, por eso ha­ce­mos in­ves­ti­ga­ción en el lu­gar en que es­ta­mos por­que es don­de po­de­mos ver qué ne­ce­si­ta el pro­duc­tor en su re­gión y lo ayu­da­mos a pro­te­ger esa pro­ducc­ción”, agre­gó.

La in­ves­ti­ga­ción de la mul­ti­na­cio­nal tie­ne un fo­co re­gio­nal fuer­te y en la ac­tua­li­dad sos­tie­ne un gru­po de 360 per­so­nas en Su­da­mé­ri­ca en plan­ta per­ma­nen­te, aun­que llega a ca­si mil con el per­so­nal con­tra­ta­do. “En unas 600 lo­ca­li­da­des de Su­da­mé­ri­ca lle­va­mos ade­lan­te en­sa­yos”, agre­gó Var­to­re­lli al tiem­po que rein­vi­di­có que “un hi­bri­do an­tes de ser lan­za­do al mer­ca­do via­jó mas de un mi-

llón de ki­ló­me­tros pa­ra ser tes­tea­do en dis­tin­tos am­bien­tes y con­di­cio­nes. Es un tra­ba­jo mu­cho más co­la­bo­ra­ti­vo del que ha­cía la in­dus­tria unos años atrás”, in­di­có.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, en los úl­ti­mos 5 años se ha pro­du­ci­do una ma­yor in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía que en los años pre­vios. “Ad­qui­rir ger­mo­plas­ma en los ‘90 nos per­mi­tió con­tar con ma­te­rial ge­né­ti­co pa­ra tra­ba­jar. En esos años se co­men­zó a ha­blar del uso de mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res y en có­mo ayu­da esa in­for­ma­ción a po­ten­ciar la to­ma de de­ci­sio­nes. Co­men­za­ba tam­bién a apli­car­se bio­tec­no­lo­gía, por eso el cam­bio fue so­bre to­do cua­li­ta­ti­vo”, agre­gó y reivin­di­có el pa­so de tec­no­lo­gías de in­ves­ti­ga­ción des­crip­ti­vas a unas más pre­dic­ti­vas. CA­SO MAIZ. El maíz lle­va más de 6500 años de do­mes­ti­ca­ción, pe­ro pa­ra Mon­san­to si­gue sien­do un cul­ti­vo em­ble­má­ti­co en el que po­ne mu­cho en jue­go en sus pro­gra­mas de me­jo­ra­mien­to. “Te­ner

una nur­sery glo­bal ayu­da con el bree­ding”, in­di­ca Ver­to­re­lli pa­ra quien las ne­ce­si­da­des a cam­po son lo que le qui­ta el sue­ño, así co­mo li­de­rar los lan­za­mien­tos. “An­ti­ci­par­se a las pro­ble­má­ti­cas de los pro­duc­to­res es nues­tro deseve­lo des­de la in­ves­ti­ga­ción”, y pa­ra eso va­le só­lo te­ner en cuen­ta que los in­ves­ti­ga­do­res de Fon­te­zue­la tra­ba­jan con ma­te­ria­les que ve­rán la fa­se co­mer­cial re­cién en 6 años.

“Una ob­se­sión del equi­po de in­ves­ti­ga­ción es no ser se­gui­do­res de tec­no­lo­gía sino pio­ne­ros”, se enor­gu­lle­ce. El tra­ba­jo de­trás de ca­da nue­va se­mi­lla de maíz es tan in­ten­so que pue­den trans­cu­rrir en­tre 8 y diez años

has­ta sa­lir a la fa­se co­mer­cial. Y du­ran­te ese lap­so re­corrre apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de ki­ló­me­tros. “Los in­ves­ti­ga­do­res ca­da vez que arran­can un pro­yec­to de­ben ima­gi­nar co­mo se­rá la agri­cul­tu­ra en 15 años”, in­di­ca.

Pa­ra te­ner una idea, bas­ta con pen­sar que hoy, más del 60 por cien­to del maíz que se siem­bra en la Ar­gen­ti­na se im­plan­ta en el oes­te del país, en sue­los mu­cho más are­no­sos. Y eso es po­si­ble gra­cias al me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co.

“Los cam­bios de los úl­ti­mos 5 años son mu­cho más im­por­tan­tes que to­dos los an­te­rio­res”, agre­ga Var­to­re­lli. “En Mon­san­to, só­lo con el chi­pea­do de se­mi­llas -a par­tir del cual se ob­tie­ne una pe­que­ña mues­tra de ca­da se­mi­lla y se la co­no­ce en su to­ta­li­dad sin des­per­di­ciar­la-, nos per­mi­te to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes a cam­po. Nos ex­pan­de esa ca­pa­ci­dad y tam­bién la de ser más pre­ci­sos”, ar­gu­men­tó al re­fe­rir­se al seed chi­ping. “Ma­ne­ja­mos 540 mi­llo­nes de da­tos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Y es­ta ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo en for­ma ma­si­va es po­si­ble gra­cias a la ro­bo­ti­za­cion y al big da­ta. Pa­ra que ten­gan una idea, en el 2017 se co­lec­ta­ron más da­tos que en los que se ha­bía re­co­lec­ta­do en los úl­ti­mos 10”.

PREDICTIVO A PRESCRIPTI­VO.

Aho­ra los mo­de­los agrí­co­las bus­can en­fo­car­se en el pro­ce­so prescripti­vo, tal co­mo fun­cio­na "Pres­crip­cio­nes" de De­kalb. “Ya no só­lo pro­veer in­for­ma­ción pa­ra me­jo­rar sino có­mo esa in­for­ma­ción me ayu­da a to­mar de­ci­sio­nes a cam­po”, dice Var­to­re­lli. “Pa­ra eso nos apa­lan­ca­mos en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pe­ro no de­ja­mos el cri­te­rio del in­ves­ti­ga­do­res. Es­ta­mos ha­blan­do de 540 mi­llo­nes de da­tos online. Ya los al­go­rit­mos son los mo­de­los an­ti­guos. Lo que cam­bió es la can­ti­dad de da­tos que se pue­den ge­ne­rar y la ma­te­má­ti­ca pen­sa­da pa­ra eso. Los me­jo­ra­do­res pue­den se­lec­cio­nar ge­no­ti­pos con ma­yor pre­ci­sión, ve­lo­ci­dad, es­ca­la y ca­li­dad de en­sa­yos. Y aquí la ro­bo­ti­za­cion, el in­ter­net de las co­sas y su di­gi­ta­li­za­ción apu­ra los tiem­pos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Son sis­te­mas avan­za­dos de ima­ge­nes que pro­veen nue­vos da­tos pa­ra ca­da plot y plan­ta”, di­jo.

Co­mo di­ver­si­dad im­pli­ca crea­ti­vi­dad, pa­ra Var­to­re­lli par­te de la in­no­va­ción tie­ne que ver con la di­ver­si­dad de per­so­nas.

Ar­gen­ti­na tie­ne a una agri­cul­tu­ra de ma­yor ren­di­mien­to por uso de in­su­mos y tam­bién más sus­ten­ta­ble. "En maíz tra­ba­ja­mos en me­jo­ra­mien­to con nue­vas com­bi­na­cio­nes de re­sis­ten­cia a insectos, mien­tras que en so­ja no es­ta­mos vien­do un sis­te­ma con­so­li­da­do de pa­go por la tec­no­lo­gía en en el país. Por aho­ra nos en­fo­ca­mos en Intacta. Por su par­te en Bra­sil es­tán más cer­ca de ac­ce­der a una so­ja Round Ready Xtend más Intacta”, ade­lan­tó. Fi­nal­men­te in­di­có que “la in­ver­sión en me­jo­ra­mien­to si­gue mun­dial­men­te la rentabilid­ad de los ne­go­cios. El cul­ti­vo con ma­yor tra­ba­jo de me­jo­ra­mien­to en el mun­do es el maíz. Por eso Mon­san­to am­plía su pro­gra­ma de me­jo­ra­mien­to con in­ver­sio­nes de 73 mi­llo­nes de pe­sos en Fo­ne­zue­la y de 130 mi­llo­nes en su plan­ta de Ro­jas", ce­rró.

La cien­cia de los da­tos apli­ca­da per­mi­te co­no­cer en de­ta­lle ca­da ca­rac­te­rís­ti­ca de un lo­te, con lo cual se pue­de op­ti­mi­zar el uso de los re­cur­sos y ma­xi­mi­zar los ren­di­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.