TRI­GO.

Las es­ti­ma­cio­nes in­di­can un au­men­to del área sem­bra­da de tri­go, apa­lan­ca­da de bue­nos pre­cios, me­jor re­la­ción in­su­mo - pro­duc­to y pers­pec­ti­vas cli­má­ti­cas.

Super Campo - - Sumario - Por Luis Ma­cha­do Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

A pun­to de co­men­zar una nue­va cam­pa­ña de gra­nos fi­nos, qué ex­pec­ta­ti­vas se abren pa­ra el ce­real y con­se­jos pa­ra en­ca­rar el cul­ti­vo y obet­ner, ade­más de bue­nos ren­di­mien­tos, ma­yo­res por­cen­ta­jes de pro­teí­na pa­ra di­ver­si­fi­car la ex­por­ta­ción. Por Luis Ma­cha­do.

SE PRE­SEN­TAN muy bue­nas se­ña­les pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña de tri­go des­de va­rios fren­tes. De acuer­do con el in­for­me pre cam­pa­ña ela­bo­ra­do por la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res, lue­go de una cam­pa­ña 2017/ 18 a 17,750 mi­llo­nes de to­ne­la­das so­bre una su­per­fi­cie de 5.700.000 hec­tá­reas, los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de un re­le­va­mien­to rea­li­za­do por la en­ti­dad in­di­ca­ron una po­si­bi­li­dad de ex­pan­sión del 3,5 %, “ante un es­ce­na­rio de me­jo­ra cli­má­ti­ca que re­com­pon­ga la hu­me­dad en los per­fi­les pa­ra el co­mien- zo de la siem­bra, y per­mi­ta al pro­duc­tor res­pon­der a los in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos da­dos por la suba del pre­cio del cul­ti­vo pa­ra la cam­pa­ña nue­va y la me­jo­ra de la re­la­ción in­su­mo pro­duc­to”.

Por esas razones, el área des­ti­na­da al ce­real al­can­za­ría las 5,9 mi­llo­nes hec­tá­reas du­ran­te la cam­pa­ña 2018/19. “No obstante, en un es­ce­na­rio don­de la evo­lu­ción cli­má­ti­ca no acom­pa­ñe du­ran­te la ven­ta­na de siem­bra del tri­go, la su­per­fi­cie a im­plan­tar­se se re­du­ci­ría a 5,4 mi­llo­nes de hec­tá­reas, un 5% in­fe­rior al ci­clo pre­vio”, sos­tie­ne el in­for­me. MER­CA­DO. Fren­te a la fuer­te de­man­da ex­ter­na, el pre­cio del tri­go ha mos­tra­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo in­cre­men­to en los úl­ti­mos me­ses, tan­to pa­ra las po­si­cio­nes dis­po­ni­bles co­mo pa­ra to­da la cur­va de fu­tu­ros. En el Mer­ca­do a Tér­mino de Bue­nos Ai­res (MAT­ba), la po­si­ción dis­po­ni­ble se in­cre­men­tó 30% en pro­me­dio en abril en com­pa­ra­ción con igual mes del año an­te­rior. Des­de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res sos­tie­nen que

“a la par de es­te au­men­to, los in­su­mos más re­pre­sen­ta­ti­vos de los cos­tos de pro­duc­ción del cul­ti­vo de tri­go mos­tra­ron subas sus­tan­cial­men­te ial­men­te me­no­res. Es­to re­sul-re­sul­ta en una me­jo­ra jo­ra en la re­la­ción in-in­su­mo – pro­duc­to cto superior al 15% 5% res­pec­to de abril bril de 2017, que alien­lien­ta la in­ver­sió­nón en tec­no­lo­gía. Adi­cio­nal­di­cio­nal­men­te, los va­lo­re­sa­lo­res del tri­go pa­ra la co­se­cha 2018/19 ofre­cen una pers­pec­ti­va po­si­ti­va pa­ra el cie­rre de los már­ge- nes. Si con­si­de­ra­mos el fu­tu­ro MAT­ba a co­se­cha (enero 2019) co­mo un in­di­cain­di­ca­dor del va­lor del ce­real pa­ra la cam­pa­ña nue­va, es­tes­te se ubi­ca un 20% ppor en­ci­ma de la cot­co­ti­za­ción re­gis­trad tra­da pa­ra es­ta pos po­si­ción en los mes me­ses de mar­zo y aba­bril de la cam­pa­ña an­te­rior”. Pa­rPa­ra Lean­dro Pier­bat­tis­tiPier­bat­ti es ase­sor de la Fe­de­ra­cióFe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res de Tri­go, las pers­pec­ti­vas co­mer­cia­les pa­ra el tri­go son “aún más po­si­ti­vas” que las del año pa­sa­do, ya que el fa­vo­ra­ble con­tex­to lo­cal ade­más se­rá acom­pa­ña­do por una caí­da de stocks a ni­vel glo­bal. “Si bien to­da­vía fal­tan 3 me­ses pa­ra de­fi­nir rin­des en el He­mis­fe­rio Nor­te, hoy ya se es­tán pre­vien­do caí­das de stocks pa­ra el año pró­xi­mo, al­go que no se da­ba des­de la cam­pa­ña 2012/2013. Es la pri­me­ra vez des­pués de 6 años que los stocks ba­jan. Es­to es muy po­si­ti­vo pa­ra no­so­tros, por­que va a im­pli­car una ma­yor fir­me­za en los pre­cios. Si bien de acá a enero fal­ta mu­cho tiem­po,

mi­llo­nes de has. cu­bier­tas con tri­go pro­yec­tan des­de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Ai­res.

hoy el pre­cio ron­da los 190 dó­la­res la to­ne­la­da, va­lo­res que du­ran­te el año pa­sa­do a la mis­ma épo­ca del año es­ta­ban por de­ba­jo de los 160 dó­la­res”, ex­pre­sa Pier­bat­tis­ti.

En­fo­can­do la mi­ra­da ha­cia el plano lo­cal, Pier­bat­tis­ti des­ta­ca el au­men­to de las ex­por­ta­cio­nes na­cio­na­les. “Ar­gen­ti­na man­tie­ne un rit­mo im­pre­sio­nan­te. Del 1 de di­ciem­bre al 28 de fe­bre­ro se em­bar­ca­ron más de 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go. Es­to quie­re de­cir que en tres me­ses ya co­lo­ca­mos la mi­tad de nue­tro sal­do ex­por­ta­ble. Un da­to que ex­pli­ca la fir­me­za de los pre­cios y nos in­vi­ta a se­guir fo­ca­li­zán­do­nos en la com­pe­ti­ti­vi­dad, que no es ni más ni me­nos que la con­jun­ción del pre­cio, la ca­li­dad y la aten­ción al uti­li­za­dor fi­nal”, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta. CA­LI­DAD. En un en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por Fer­ti­li­zar, se ana­li­zó el im­pac­to de la nu­tri­ción del cul­ti­vo pa­ra au­men­tar ren­di­mien­to y, con és­te, la ca­li­dad en fun­ción del por­cen­ta­je de pro­teí­na. Se­gún Jor­ge Bas­si, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Fer­ti­li­zar, “las re­la­cio­nes in­su­mo pro­duc­to son muy bue­nas y fa­vo­re­cen en la apues­ta a la fer­ti­li­za­ción. Lue­go de un pe­río­do de re­trac­ción de uso de fer­ti­li­zan­te, se co­rri­gió la do­sis de tri­go has­ta al­can­zar los mis­mos ni­ve­les que ha­ce diez años. Es­tos va­lo­res son in­su­fi­cien­tes por­que te­ne­mos sue­los más des­gas­ta­dos y te­ne­mos otra ge­né­ti­ca pa­ra ali­men­tar, si lo de­ja­mos a mi­tad de ca­mino te­ne­mos más ren­di­mien­to y po­ca pro­teí­na por po­co ni­tró­geno. Un buen ma­ne­jo de ni­tró­geno nos acer­ca al ob­je­ti­vo de ren­di­mien­to de tri­go y ca­li­dad”.

Pa­ra Bas­si, los bue­nos ren­di­mien­tos en tri­go se han ge­ne­ra­do por un cam­bio ge­né­ti­co im­por­tan­te, y de­ben ser acom­pa­ña­dos con la fer­ti­li­za­ción. ¨ Hay

que leer qué pa­sa con el cli­ma, frac­cio­nar la do­sis y en otros ca­sos fer­ti­li­za­ción fo­liar pa­ra que ten­ga im­pac­to en el con­te­ni­do de pro­teí­na. Hay que de­jar cla­ro que en las va­rie­da­des de al­to po­ten­cial es di­fí­cil le­van­tar el por­cen­ta­je de pro­teí­nas. En do­sis al­tas hay que ser más cui­da­do­so en el ma­ne­jo y au­men­tar las apli­ca­cio­nes, por eso no du­da­ría en ha­cer dos apli­ca­cio­nes de ni­tró­geno. És­te me­jo­ra ren­di­mien­to y pro­teí­na pe­ro no es una lla­ve com­pra­da por­que las llu­vias pue­den la­var­lo. En la me­di­da que va­mos in­cor­po­ran­do el ni­tró­geno va me­jo­ran­do el ren­di­mien­to y en­tran­do la pro­teí­na en ni­ve­les acep­ta­bles pa­ra la ex­por­ta­ción, que em­pie­zan a apa­re­cer a par­tirrtir de los 150 kg de ni­tró­geno”. Bas­si acla­ró que el au­men­to dee la do­sis de fer­ti­li­zan­tee de­be ha­cer­se con res-res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra­pa­ra que no ten­ga un im­pac­to ne­ga­ti­voi­vo en el am­bien­te.e.

CAM­PO ADEN­TRO. NTRO.

John Ca­me­ro­non lle­va ade­lan­te un es­ta­ble­ci­mien­to en Pie­res, a 20 km del puer­to de Ne­co­chea, en pleno Su­des­te bo­nae­ren­se, com­pues­to por 2.200 has pro­pias y otras 1.400 al­qui­la­das. En tri­go y ce­ba­da apun­ta a 6.000 ki­los, mien­tras que los maí­ces en se­cano rin­den 9 a 10 mil ki­los, ba­jo rie­go en­tre 12 y 14 mil ki­los, mien­tras que el gi­ra­sol llega a 35 quin­ta­les.

Ca­me­ron co­men­tó a Su­per CAM­PO que “es­ta cam­pa­ña la voy a en­ca­rar con bue­na onda, hay muy bue­nos pre­cios, el per­fil en esa zo­na es­tá bien de agua, no re­ci­bió lo peor de la se­quía, es­tu­vo llo­vien­do en abril y es­tá to­do da­do pa­ra que la fi­na se en­ca­re con ga­nas, por lo me­nos. Van va­rios años que ha­go tri­go y ce­ba­da. Ha­ce 10 años era to­do tri­go. Por las in­ci­den­cias po­lí­ti­cas en el mer­ca­do de tri­go des­cu­bri­mos la ce­ba­da y aho­ra com­par­ten el área pa­ra fi­na. Cuán­to de uno y otro de­pen­de del pa­no­ra­ma en el mo­men­to de la siem­bra”.

La es­tra­te­gia co­mien­za con un aná­li­sis de sue­lo pre­vio a la fer­ti­li­za­ción. Siem­pre apli­ca una ba­se de fós­fo­ro de 80 – 100 ki­los de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co en cual­quie­ra de los dos cul­ti­vos. “En tri­gos de ge­né­ti­ca eu­ro­pea es di­fí­cil fer­ti­li­zar de más por­que siem­pre hay res­pues­ta en ki­los y en pro­teí­na, mien­tras que en ce­ba­da no de­bem­de­be­mos fer­ti­li­zar de más por­que hhay pe­li­gro de vuel­co y la pe­na­li­dad de pro­pro­teí­nas es de­mas­ma­sia­do al­ta en ce­ba­ce­ba­das cer­ve­ce­ras­ras”.

C Ca­me­ron sos­tien tie­ne que “si la ce­ba­ce­ba­da fo­rra­je­ra va­le lo mis­mo que un tri­go en la zo­na nues­tra es más fácil ha­cer­ha ki­los con ce­ba­da que con tri­go, así que ten­go que ima­gi­nar que ha­brá bas­tan­te ce­ba­da apun­ta­da a fo­rra­je­ra y des­pués se ve­rá. La ce­ba­da fo­rra­je­ra es el cul­ti­vo pre­fe­ri­do si se ne­ce­si­ta ha­cer ven­der al­go en di­ciem­bre - enero”.

John Ca­me­ron Pro­duc­tor

Los pre­cios es­pe­ra­dos pa­ra el ce­real, así co­mo las llu­vias de las úl­ti­mas se­ma­nas alien­tan a los pro­duc­to­res pa­ra sem­brar más tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.