LI­PA HUE.

Super Campo - - Sumario - Por Ga­briel Quái­zel Fo­tos Gza. Li­pa Hue

Una em­pre­sa de Bal­car­ce, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, apues­ta por el cul­ti­vo de tri­go sa­rra­ceno, un ne­go­cio que es­tá aso­cia­do a la cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos sa­lu­da­bles. Por Ga­briel Quái­zel.

EL TRI­GO SA­RRA­CENO le de­be su nom­bre a la re­gión don­de lo vie­ron por pri­me­ra vez los eu­ro­peos (Ara­bia) y a su ca­pa­ci­dad de trans­for­mar­se en una ha­ri­na más que res­pe­ta­ble. “En reali­dad no tie­ne na­da que ver con el tri­go y es ori­gi­na­rio de Man­chu­ria (pro­vin­cia de Chi­na, al nor­te de Co­rea)”. To­do es­to lo sa­be Mi­guel Po­toc­nik a par­tir de que ha­ce cin­co años cul­ti­va es­te seu­do ce­real que es la ma­te­ria pri­ma de la em­pre­sa de ali­men­tos

que fun­dó en Bal­car­ce con la ayu­da del INTI Ce­rea­les y Olea­gi­no­sas.

Tan di­fe­ren­te es al tri­go que se plan­ta en di­ciem­bre (el otro ne­ce­si­ta frío). “Es muy sus­cep­ti­ble a he­la­das pe­ro es una plan­ta muy agre­si­va que en­se­gui­da cu­bre el sue­lo: a los 7 u 8 días es­tá na­ci­da y al mes em­pie­za a flo­re­cer en for­ma con­ti­nua. A los 90 días ya com­ple­ta el ci­clo”.

¿Cuál es la no­ti­cia, más allá de ha­blar de la ex­pe­rien­cia de un pro­duc­tor que se le ani­mó a un cul­ti­vo po­co co­no­ci­do y a agre­gar va­lor? La cre­cien­te de­man­da que tie­ne el tri­go sa­rra­ceno por la ten­den­cia al con­su­mo de ali­men­tos con atri­bu­tos vin­cu­la­dos a la sa­lud –és­te no tie­ne glu­ten- lo cual, su­ma­do a sus con­di­cio­nes agro­nó­mi­cas, lo vuel­ve una al­ter­na­ti­va de di­ver­si­fi­ca­ción, aun­que sea un grano que aún “no tie­ne mer­ca­do”. EL ALI­MEN­TO. Su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es su ele­va­do va­lor nu­tri­ti­vo, ya que tie­ne pro­teí­nas y ami­noá­ci­dos que no se en­cuen­tran en mu­chos ce­rea­les y ade­más hi­dra­tos de car­bono, mi­ne­ra­les co­mo mag­ne­sio, po­ta­sio, fós­fo­ro y hie­rro, y vi­ta­mi­nas -in­clui­da la P, muy bue­na pa­ra el apa­ra­to cir­cu­la­to­rio-. “Por to­do es­to lla­ma la aten­ción de la co­mu­ni­dad que quie­re con­su­mir pro­duc­tos más so­fis­ti­ca­dos, más sa­nos”, di­jo el di­rec­tor del INTI CyO, Ni­co­lás Apro. Ade­más per­mi­te ha­cer to­das las pre­pa­ra­cio­nes en las que se usa ha­ri­na de tri­go pe­ro pa­ra una die­ta de per­so­nas con ce­lia­quía, quie­nes re­quie­ren ali­men­tos sin glu­ten.

El pro­duc­tor se acer­có al INTI ubi­ca­do en

9 de Ju­lio (Bue­nos Ai­res) con interés de in­dus­tria­li­zar es­te grano no tra­di­cio­nal. Allí lo­gra­ron di­fe­ren­tes ha­ri­nas tras va­rios en­sa­yos que in­clu­ye­ron el pe­la­do del grano, la mo­lien­da en for­ma in­te­gral y el pro­ce­so de pre­ge­la­ti­ni­zar­lo.

Lue­go Po­toc­nik fun­dó la em­pre­sa Li­pa Hue que ya co­mer­cia­li­za ha­ri­nas, ce­rea­les y fi­deos (tam­bién apro­ve­cha la cás­ca­ra pa­ra ha­cer al­moha­do­nes) ba­jo la mar­ca Olien­ka.

HA­CER SA­RRA­CENO.CENO.C Po­toc­nik plan­ta 70 hec­tá­rea­sá­rea­sá por año (50 en Bal­car­cel­car­cel y un lo­te en Sie­rrae­rrae de los Pa­dres).es).e Ad­qui­rió la­sas se­mi­llas de uun pro­duc­tor lo­ca­la­la y aho­ra usa­lasp pro- pro­pias apro­ve­chan­do han d oh que es una au­tóg ama. utóg ama. u “Lo ha­ce­mos enn siem­bra di­rec-di­rec­ta y le po­ne­mos un fer­ti­li­zan­te arran­ca­dor con ba­ja do­sis de ni­tró­geno por­que un ex­ce­so pue­de pro­du­cir vol­ca­do”.

Con la ter­ce­ra cam­pa­ña en­ci­ma, el pro­duc­tor afirma que el cul­ti­vo “has­ta aho­ra no tie­ne en­fer­me­da­des co­no­ci­das y no re­ci­be pla­gas de las plan­tas ve­ci­nas”. So­lo apli­có agro­quí­mi­cos cuan­do lo hi­zo “de se­gun­da” so­bre un tri­go o ce­ba­da re­cién co­se­cha­dos.

“La co­se­cha se ha­ce co­mo el lino: hi­le­ran­do”. Em­plea una se­ga­do­ra hi­le­ra­do­ra que ha­ce el cor­te. Lue­go, la an­da- na que­da se­cán­do­se al sol en­tre 5 y 6 días.

El de la co­se­cha “es el úni­co mo­men­to crí­ti­co” al plan­tear dos cues­tio­nes: de­ci­dir has­ta cuán­do con­ti­nuar la flo­ra­ción -re­la­cio­na­do al rin­de- y es­ta­ble­cer el mo­men­to de le­van­tar la hi­le­ra -re­la­cio­na­do a la ca­li­dad-.

“Otra op­ción es cor­tar el ci­clo apli­can­do el pa­ra­quat, que ac­túa co­mo di­se­can­te”. Pe­ro tie­ne dos con­tras: ren­di­mien­tos me­no­res y un even­tual pro­ble­ma en la ven­ta por­que mu­chos mer­ca­dos no acep­tan gra­nos con re­gis­tros del her­bi­ci­da. EL NE­GO­CIO. “No hay un mer­ca­do re­fe­ren­te y, co­mo es un cul­ti­vo ra­ro, es di­fí­cil de ven­der”, ad­vir­tió Po­toc­nik, si bien no es su ca­so por­que él uti­li­za to­da su pro­duc­ción en la fá­bri­ca.

La re­fe­ren­cia de pre­cio en Ar­gen­ti­na es que el sa­rra­ceno se pa­ga en­tre 50% a 100% más que la so­ja. “Si la so­ja es­tá a 6.000, el sa­rra­ceno se pa­ga en­tre 8.000 y 12.000 pe­sos de­pen­dien­do­dien­do­dien­do de la ca­li­ca­li­dad del grano y de si tie­ne par­pa­ra­quant”. El cons­con­se­jo prin­ci­pal pa­ra lo­los que re­cién se inini­cian en es­te cult cul­ti­vo es ase­gu­rars rar­se de te­ner un com com­pra­dor an­tes de pplan­tar­lo. Po Por más, “no es di­fí­cil de ha­cer y no es ca­ro. LaL re­la­ción en­tre­tre se­mi­lla y gra­no­gran es 2 a 1: e ssi un ki­lo sale 10 pe­sos de grano, que sal­ga 20 pe­sos la se­mi­lla. Y hay que plan­tar 60 ki­los por hec­tá­rea, que son 1.200 pe­sos. Pe­ro si plan­tas maíz gas­tas 6.000 pe­sos”, com­pa­ró.

Otra com­pa­ra­ción im­por­tan­te pa­ra te­ner en con­si­de­ra­ción: “Ha­ce un año hi­ce sa­rra­ceno des­pués de cen­teno y me rin­dió 2.800 ki­los. Si va­le el do­ble de la so­ja es co­mo sa­car 56 quin­ta­les de so­ja de se­gun­da. Aún si te va mal y lo­gras 1.500 ki­los, es co­mo sa­car 3.000 ki­los de so­ja”.

Pro­duc­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.