VA­LLE DE GOÑI.

Tra­ba­jo fa­mi­liar y ven­ta di­rec­ta son las dos cla­ves de un ne­go­cio que lle­va ade­lan­te Ho­ra­cio Martínez en su tam­bo ca­prino ubi­ca­do en Va­lle de Goñi.

Super Campo - - Sumario - Por Ja­vier Ven­ce Fo­tos: En­ri­que Ab­ba­te

Un emprendimi­ento fa­mi­liar ba­sa­do en un tam­bo ca­prino don­de se in­dus­tria­li­za y ven­de le­che, que­sos y dul­ce de le­che. Por Ja­vier Ven­ce.

EN URIBELARRE­A fun­cio­na con éxi­to un emprendimi­ento fa­mi­liar des­de ha­ce dos dé­ca­das: el tam­bo de ca­bras Va­lle de Goñi. El gran pe­so del tra­ba­jo de ca­da día lo lle­va Ho­ra­cio Martínez, quien in­dus­tria­li­za le­che, que­sos y dul­ce de le­che. Su pro­duc­ción sir­ve pa­ra aten­der el re­que­ri­mien­to lác­teo del tu­ris­mo ru­ral que se acer­ca a Goñi, nom­bre que evo­ca el va­lle ho­mó­ni­mo en Na­va­rra de don­de pro­ce­de su familia. En fe­bre­ro de 2018 in­cor­po­ró a su ha­to un gran macho re­pro­duc­tor im­por­ta­do de Nue­va Ze­lan­da, con el que pro­yec­ta in­cre­men­tar su pro­duc­ción en un 20% al 2020. Su apues­ta pro­duc­ti­va su­ma des­de los más pe­que­ños de­ta­lles has­ta téc­ni­cas co­mo el uso de forraje ver­de y la al­te­ra­ción de los ci­clos na­tu­ra­les de re­pro­duc­ción. Dro­go es un macho re­pro­duc- tor An­glo Nu­bian traí­do de Nue­va Ze­lan­da. Aho­ra cor­ta dos dien­tes y pron­to de­ja­rá la ado­les­cen­cia pa­ra ser en Goñi, quien apor­te su ge­né­ti­ca pa­ra dis­mi­nuir la con­sa­gui­nei­dad y pro­mo­ver la he­te­ro­sis en un ha­to de 67 ca­bras. La me­ta se­rá au­men­tar la pro­duc­ción de le­che en un 20% en dos años.Las Nu­bian pro­po­nen 3,8% en pro­teí­na y de 5 en gra­sa bu­ti­ro­sa en su le­che, y pa­ra la pro­duc­ción que­se­ra rin­de un 13%, con 7,7 li­tros por ki­lo.

El Se­na­sa hoy só­lo au­to­ri­za la im­por­ta­ción de ma­te­rial ge­né­ti­co de ori­gen neo­ce­lan­dés y aus­tra­liano, mer­ca­dos li­bres de en­fer­me­da­des ta­les co­mo el Scra­pie o va­ca lo­ca de los pe­que­ños ru­mian­tes. PRE­CIOS. Los va­lo­res de re­fe­ren­cia de un ca­prino le­che­ro en hem­bras de ro­deo co­mer­cial es­tán en­tre los 500 y 800 dó­la­res. En Ar­gen­ti­na, el pe­di­grí se pa­ga igual o más que en el ex­te­rior. Y Goñi de­bió in­ver­tir más de u$s 2.000 (a un dólar de $16) pa­ra ad­qui­rir a Dro­go, que lle­gó al país en fe­bre­ro con un lo­te de 20 ejem­pla­res. SE­QUÍA. Hoy con la se­ca, las ca­bras del tam­bo de Goñi cuen­tan con una su­ple­men­ta­ción de ca­si el 2% del pe­so vi­vo, du­pli­can­do su re­que­ri­mien­to, con el apor­te de forraje con pe­llet de al­fal­fa. “Po­de­mos ab­sor­ber ese cos­to pa­ra ba­jar los rin­des y man­te­ner la lac­tan­cia”, ex­pre­só Martínez. NÚ­ME­ROS. “Los nú­me­ros del tam­bo cie­rran gra­cias a dos ar­mas se­cre­tas, el tra­ba­jo fa-

mi­liar y a que in­dus­tria­li­za­mos la pro­duc­ción y ha­ce­mos no­so­tros la ven­ta di­rec­ta al pú­bli­co”, re­co­no­ció Ho­ra­cio Martínez a Su­per CAM­PO, a tra­vés de la ac­ti­vi­dad que pro­po­ne la re­cep­ción de tu­ris­mo ru­ral de fin de se­ma­na y tam­bién du­ran­te los fe­ria­dos en la zo­na de Uribelarre­a.

La prio­ri­dad es con­tar con ma­te­ria pri­ma de ca­li­dad pa­ra el vi­si­tan­te y su familia, en el tam­bo y la Ca­sa de Té. Ho­ra­cio re­co­no­ce que co­mer­cia­li­zar la pro­duc­ción fue­ra del pre­dio re­sul­ta en­go­rro­so y por ello se lo des­es­ti­ma. “Du­ran­te mu­cho tiem­po ven­di­mos que­sos y pro­vo­le­tas de ca­bra a res­tau­ran­tes del co­rre­dor Puer­to Ma­de­ro: los vo­lú­me­nes de ven­tas eran chi­cos y los pla­zos de pa­go eran lar­gos, ade­más el pre­cio era ma­yo­ris­ta, lo que ha­ce que el pro­duc­tor

que­de fue­ra de es­ca­la”, di­jo. En Goñi, “vi­vi­mos dig­na­men­te sien­do al­ma­ce­ne­ros”. La so­cie­dad fa­mi­liar en­ca­be­za­da por Ho­ra­cio in­clu­ye tam­bién a su es­po­sa, Re­gi­na Schiff, ar­tí­fi­ce de una ma­gia re­pos­te­ra sin igual. Tam­bién su­ma el tra­ba­jo de Lu­ciano Sas­so­ne, en el or­de­ñe. EL TAM­BO. Se in­dus­tria­li­za le­che una vez a la se­ma­na aun­que la re­co­lec­ción es dia­ria. Con­fec­cio­na que­sos se­mi­du­ros: “Na­tu­ral, con Pimienta, en Fe­ta, Pro­vo­le­ta y tam­bién que­so al vino Tan­nat, al es­ti­lo Mur­cia”. Des­de ha­ce 20 años, la es­tre­lla es el Dul­ce de Le­che. Con un ha­to de ca­si se­ten­ta madres, la familia de­ci­dió no ma­tar ani­ma­les, y los ma­chos son re­ga­la­dos ca­da tem­po­ra­da a ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas.

La An­glo Nu­bian es una ra­za do­ble pro­pó­si­to (car­ne-le­che). Con ba­se ge­né­ti­ca en Egip­to, en Gran Bre­ta­ña se cru­zó con ra­zas ca­pri­nas con­ti­nen­ta­les e in­su­la­res. En Ar­gen­ti­na, ha­ce una dé­ca­da los ga­na­de­ros hi­cie­ron es­fuer­zos pa­ra traer de Su­dá­fri­ca los Boer pa­ra in­cre­men­tar el pe­so de fae­na. Hoy los tam­bos ca­pri­nos cuen­tan con ro­deos Saa­nen y An­glo Nu­bian, com­pa­ra­ble con la Jer­sey bo­vi­na.

La Nu­bian pro­po­ne me­nos vo­lu­men de le­che pe­ro más só­li­do, a ra­zón de 4,5 a 5% de gra­sa y un po­co más de pro­teí­na que re­por­ta un ren­di­mien­to que­se­ro de en­tre 11 y 13%, ci­fra que re­sul­ta ser superior a la le­che va­cu­na. “Se pue­den me­jo­rar es­tos ni­ve­les, ya que en Ar­gen­ti­na la pro­duc­ción de le­che de ca­bra es de re­gu­lar a ma­la. La lac­tan­cia en ca­bras no su­pera los 450 li­tros mien­tras que en paí­ses le­che­ros ca­pri­nos es­te ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad al­can­za los 1.200 li­tros”, ase­gu­ró Martínez. CI­CLOS. Las ca­bras ce­lan en oto­ño y pa­ren en pri­ma­ve­ra, aun­que la de­man­da lác­tea va a con­tra­mano del ci­clo. Ha­ce una dé­ca­da la cátedra In­tro­duc­ción a la Zoo­tec­nia de Cien­cias Agra­rias de la UNLP de­tec­tó un “mo­no­ci­clo de ovu­la­ción cer­cano a Na­vi­dad”. Ho­ra­cio re­ti­ra a los ma­chos de 45 a 60 días del es­ta­ble­ci­mien­to en el úl­ti­mo bi­mes­tre de ca­da año pa­ra re­in­tro­du­cir­los y des­en­ca­de­nar un ce­lo na­tu­ral y posterior pre­ñez. Con el lla­ma­do “Efec­to macho a con­tra es­ta­ción” lo­gra rom­per el ci­clo de 21 días en oto­ño. La téc­ni­ca re­sul­ta efec­ti­va pa­ra la pre­ñez de ejem­pla­res adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.