BIO­LÓ­GI­COS.

La ali­ci­na se usa pa­ra ahu­yen­tar pla­gas. En­sa­yos rea­li­za­dos en la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de Lo­mas de Za­mo­ra y el INTA dan re­sul­ta­dos pro­me­te­do­res.

Super Campo - - Junio Sumario - Por Fe­de­ri­co Gue­rra.

El ajo po­see pro­pie­da­des úti­les pa­ra ahu­yen­tar pla­gas pre­sen­tes en cul­ti­vos agrí­co­las y hor­tí­co­las.

LOS DA­ÑOS que rea­li­zan las aves en los cul­ti­vos son oca­sio­na­dos so­bre los bro­tes tier­nos y los fru­tos, dis­mi­nu­yen­do la ca­pa­ci­dad fo­to­sin­té­ti­ca de la plan­ta y la ca­li­dad co­mer­cial de la pro­duc­ción. “En ce­re­zos el da­ño de ma­yor im­pac­to eco­nó­mi­co se da so­bre los fru­tos. Se es­ti­ma una mer­ma de co­se­cha de un 40 por cien­to”, in­di­ca un in­for­me del INTA Al­to Va­lle. Es en es­te con­tex­to que el ajo sur­ge co­mo ba­se de re­pe­len­tes na­tu­ra­les.

Al usar un pro­duc­to con ali­ci­na, prin­ci­pio ac­ti­vo del ajo, el efec­to de re­pe­len­cia so­bre aves “fue no­to­rio y vi­si­ble a los po­cos mi­nu­tos de apli­car el pro­duc­to ya que los in­di­vi­duos pre­sen­tes rá­pi­da­men­te con­for­ma­ron la ban­da­da ori­gi­nal y aban­do­na­ron el lu­gar”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro agró­no­mo Mar­ce­lo To­rre­ci­llas do­cen­te de Ce­rea­les de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Lo­mas de Za­mo­ra (UNLZ) quien mo­ni­to­reó una se­rie de en­sa­yos.

To­rre­ci­llas re­ve­la que dis­tin­tas es­pe­cies de aves bo­nae­ren­ses ( co­mo co­to­rras, pa­lo­mas, tor­dos, en­tre otros) ge­ne­ran una im­por­tan­te pre­sión pre­da­do­ra. Y da un ejem­plo: “So­bre el cul­ti­vo de sor­go lle­gan a oca­sio­nar pér­di­das de di­fe­ren­te mag­ni­tud se­gún la cam­pa­ña con­si­de­ra­da”.

El in­for­me del INTA Al­to Va­lle agre­ga que en Río Ne­gro las aves más fre­cuen­tes son

pa­lo­mas ( co­lum­ba­macu­losa y Ze­nai­da au­ri­cu­la­ta), zor­za­les ( Tur­dus sp.) y ca­lan­drias ( Mi­mus sp.), ob­ser­ván­do­se oca­sio­nal­men­te ca­ti­tas del gé­ne­ro Myop­sit­ta.

Por su par­te, el do­cen­te en Ce­rea­les de­ta­lla que “en al­gu­nas oca­sio­nes, don­de el ta­ma­ño del lo­te tam­bién ad­quie­re sig­ni­fi­can­cia, la in­ci­den­cia del da­ño por aves pue­de lle­gar a va­lo­res de 70-80 por cien­to”.

ME­JOR, SIN PLA­GAS. Pa­ra ali­viar es­tas pér­di­das mu­chos pro­duc­to­res uti­li­zan me­di­das de pre­ven­ción co­mo: pro­tec­ción con re­des o ma­llas an­ti­pá­ja­ro (pa­ra pe­que­ños en­sa­yos o lo­tes de bree­ding), ca­ñón de de­to­na­ción a di­fe­ren­tes fre­cuen­cias, siem­bra de ma­qui­na­das con ma­te­ria­les de di­fe­ren­te ci­clo en la pe­ri­fe­ria del lo­te y has­ta con­trol zo­nal de nida­les.

Pun­tual­men­te los da­ños se en­fo­can prin­ci­pal­men­te en los gra­nos, ob­ser­ván­do­se ma­yor in­ci­den­cia so­bre los hí­bri­dos des­pro­vis­tos de ta­ni­nos con­den­sa­dos (pe­ri­car­pio blan­co o ro­jo) y de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les y de la au­sen­cia de cul­ti­vos ad­ya­cen­tes y atrac­ti­vos pa­ra las aves (gi­ra­sol). Tam­bién se da so­bre los ma­te­ria­les con ta­ni­nos.

APLI­CAR A TIEM­PO. Des­de el INTA Cuen­ca del Sa­la­do los téc­ni­cos Car­la Es­te­fa­nia La­rro­sa y Ma­xi­mi­li­ano Bon­giorno pro­po­nen el ajo pa­ra ahu­yen­tar in­sec­tos que ata­quen los cul­ti­vos de la huer­ta. Su ela­bo­ra­ción con­sis­te en tri­tu­rar una ca­be­za de ajo y mez­clar­la con un li­tro de al­cohol, de­jar des­can­sar 30 mi­nu­tos, agre­gar dos li­tros de agua, agi­tar y fil­trar. Su apli­ca­ción se rea­li­za con pul­ve­ri­za­do­ra a ra­zón de un li­tro de pre­pa­ra­ción ca­da cua­tro li­tros de agua. El pre­pa­ra­do de­be guar­dar­se en he­la­de­ra pa­ra evi­tar des­com­po­si­ción y la pér­di­da de pro­pie­da­des in­sec­ti­ci­das en­tre una pul­ve­ri­za­ción y otra. En es­ta lí­nea, en la car­ti­lla de di­vul­ga­ción “El con­trol de pla­gas en la huer­ta fa­mi­liar (y el jar­dín)” del pro­gra­ma Na­cio­nal ProHuer­ta (INTA / Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial de la Na­ción) se pro­po­ne al ajo co­mo in­fu­sión pa­ra re­pe­ler la pre­sen­cia de po­si­bles pla­gas. “El pro­duc­to lo­gra­do se de­be apli­car pu­ro (sin di­luir) so­bre plan­tas y tam­bién so­bre sue­los. La épo­ca de apli­ca­ción es en pri­ma­ve­ra, tres ve­ces con in­ter­va­los de tres días”, re­co­mien­da la car­ti­lla y re­cuer­da que es­to in­hi­be la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des que son cau­sa­das por hon­gos y es efec­ti­vo con­tra el ata­que de pul­go­nes y áca­ros (ara­ñue­la ro­ja).

El ajo se pro­po­ne co­mo un alia­do pa­ra con­tro­lar in­sec­tos y otras pla­gas en cul­ti­vos fru­ta­les, agrí­co­las y en la huer­ta co­mer­cial y fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.