TA­REAS DE IN­VIERNO.

En la tem­po­ra­da in­ver­nal se tra­ba­ja en la po­da de fru­ta­les. Es­pe­cia­lis­tas ex­pli­can por qué, cuán­do y có­mo se de­ben po­dar las dis­tin­tas va­rie­da­des.

Super Campo - - Junio Sumario - Por Ga­briel Va­len­ti­ni y Luis Arroyo Fo­tos: Su­per CAM­PO y Gza. INTA

Po­da de fru­ta­les. Por Ga­briel Va­len­ti­ni y Luis Arroyo.

LA PO­DA con­sis­te, esen­cial­men­te, en eli­mi­nar una par­te de un ár­bol, un ar­bus­to o una plan­ta flo­rí­fe­ra pa­ra ayu­dar a la na­tu­ra­le­za en el sen­ti­do y en la di­rec­ción útil al hom­bre. Se tra­ta de ope­ra­cio­nes que se rea­li­zan di­rec­ta­men­te so­bre el es­que­le­to o la co­pa de las plan­tas pa­ra mo­di­fi­car y/o con­tro­lar el ta­ma­ño, for­mar la plan­ta y re­gu­lar la can­ti­dad de flo­res y fru­tos.

TI­POS DE PO­DA. Se­gún el pe­río­do del ci­clo bio­ló­gi­co del ár­bol en el que se po­de, se pue­den dis­tin­guir:

Po­da de for­ma­ción: tien­de a lo­grar una plan­ta bien do­ta­da, con ra­mas dis­pues­tas en for­ma con­ve­nien­te, bien equi­li­bra­das de acuer­do al ob­je­ti­vo per­se­gui­do (se­to, va­so abier­to, plan­ta de ba­jo por­te, en­re­da­de­ra, et­cé­te­ra). Du­ran­te es­te pe­río­do la plan­ta se ca­rac­te­ri­za por una in­ten­sa ac­ti­vi­dad ve­ge­ta­ti­va y por la au­sen­te o es­ca­sa fruc­ti­fi­ca­ción.

Un as­pec­to im­por­tan­te es que se de­be te­ner en cuen­ta que la po­da ejer­ce una acción de­pre­si­va so­bre el desa­rro­llo del tron­co, de la co­pa y del sis­te­ma ra­di­cu­lar, mien­tras que por el con­tra­rio, la acción ejer­ci­da so­bre ra­mas in­di­vi­dua­les es­ti­mu­la su ac­ti­vi­dad ve­ge­ta­ti­va por lo que re­sul­tan más vi­go­ro­sas y re­ves­ti­das de un nú­me­ro ma­yor de ho­jas más gran­des.

Po­da de flo­ra­ción o fruc­ti­fi­ca­ción:

es­ta acción tie­ne co­mo fin re­gu­lar la pro­duc­ción de flo­res y fru­tos. Se apli­ca gradualmen­te a los ár­bo­les adul­tos pa­ra con­ser­var la for­ma im­pues­ta y pa­ra re­gu­lar la re­la­ción en­tre la ac­ti­vi­dad ve­ge­ta­ti­va y la pro­duc­ti­va.

Po­da de re­ju­ve­ne­ci­mien-

to: se efec­túa, nor­mal­men­te, en ár­bo­les y ar­bus­tos que es­tán atra­ve­san­do el pe­río­do fi­nal del ci­clo bio­ló­gi­co, con el ob­je­ti­vo de estimular la ac­ti­vi­dad ve­ge­ta­ti­va. Se apli­ca tam­bién en el ca­so de ejem­pla­res des- cui­da­dos, mal for­ma­dos y de es­ca­sa flo­ra­ción.

CÓ­MO COR­TAR. En el ca­so de ra­mas grue­sas los cor­tes se efec­túan pa­ra fa­ci­li­tar la ci­ca­tri­za­ción de la he­ri­da, tra­tan­do de no de­jar mu­ñón aun­que el cor­te se Ini­cie en la hor­que­ta. La po­da se Ini­cia con un cor­te , has­ta ca­si la mitad de su diá­me­tro, del la­do In­fe­rior (cor­te a) y a unos 20-30 cm del tron­co del cual se ori­gi­na; a unos 1O cm más ha­cia afuera y des­de arri­ba se efec­túa un nue­vo cor­te (b) que per­mi­ti­rá se­pa­rar la ra­ma, la cual se rom­pe por su pro­pio pe­so sin des­pren­der cor­te­za. Me­dian­te el cor­te (c) se eli­mi­na el to­cón res­tan­te. Es­tos cor­tes im­por­tan­tes se rea­li­zan con se­rru­cho de po­da o mo­to­sie­rra. En el ca­so de ra­mas del­ga­das (has­ta 2 cm de diá­me­tro), se uti­li­za ti­je­ra con buen fi­lo, ase­gu­ran­do un cor­te lim­pio que de­be ser a bi­sel.

FRU­TA­LES DE HO­JA CADUCA. Com­pren­de el cor­te, re­mo­ción o acor­ta­mien­to de par­tes del ra­ma­je pa­ra lo­grar una plan­ta fuer­te, lo­za­na, bien for­ma­da, con fru­tos de buen ta­ma­ño y ca­li­dad. El fru­tal que no se po­da au­men­ta el vo­lu­men de su fo­lla­je pe­ro pro­du­ce co­se­chas irre­gu­la­res.

FOR­MA­CIÓN. Di­ri­gi­da al lo­gro de una co­pa equi­li­bra­da, con

ra­mas vi­go­ro­sas, ca­pa­ces de so­por­tar una fruc­ti­fi­ca­ción abun­dan­te sin que se pro­duz­can ro­tu­ras. Se efec­túa des­de el mo­men­to de la plan­ta­ción del fru­tal has­ta su en­tra­da en pro­duc­ción. En la Fig. 2 se mues­tra la po­da de for­ma­ción en la plan­ta­ción en plan­tas con­du­ci­das en “va­so” y en “eje cen­tral” y el es­ta­do des­pués de la po­da en el pri­me­ro y se­gun­do año.

FRUC­TI­FI­CA­CIÓN. Se rea­li­za so­bre el ár­bol adul­to con el fin de lo­grar un equi­li­brio en­tre la pro­duc­ción y el vi­gor ve­ge­ta­ti­vo. Se de­be co­no­cer so­bre qué ti­po de ra­mas fruc­ti­fi­ca la es­pe­cie. Al­gu­nas lo ha­cen so­bre ra­mas del año an­te­rior (du­raz­ne­ro) o de ma­yor edad (man­zano), en ra­mas cor­tas (pe­ral, man­zano) o e ra­mas lar­gas (du­raz­ne­ro).ç

Du­raz­ne­ro. Las ye­mas fruc­tí­fe­ras se ubi­can so­bre la ra­ma de un año de edad, son re­don­dea­das y de ma­yor ta­ma­ño que las ve­ge­ta­ti­vas. Am­bas apa­re­cen agru­pa­das so­bre ta­llos vi­go­ro­sos y so­li­ta­rias so­bre ra­mas del­ga­das. La po­da anual pro­du­ce la re­no­va­ción de las ra­mas fruc­tí­fe­ras. El ra­leo de ra­mas da­ña­das, dé­bi­les y de aque­llas mal ubi­ca­das o en­ci­ma­das per­mi­te acla­rar la co­pa. El acor­ta­mien­to mo­de­ra­do de las ra­mas res­tan­tes per­mi­te la for­ma­ción de nue­vos ta­llos que van a fruc­ti­fi­car al año si­guien­te.

Da­mas­co. Las ye­mas fruc­tí­fe­ras de las ra­mas de un año son si­mi­la­res al du­raz­ne­ro, tam­bién fruc­ti­fi­ca en ra­mi­lle­tes ubi­ca­dos so­bre ra­mas de un año o más. El ra­leo me­jo­ra la lu­mi­no­si­dad en el in­te­rior de la co­pa, el acor­ta­mien­to de un 30% de los ta­llos res­tan­tes fa­vo­re­ce la for­ma­ción de nue­vas ra­mi­fi­ca­cio­nes.

Man­zano. La fruc­ti­fi­ca­ción se ori­gi­na en una ye­ma mix­ta que pro­du­ce va­rias flo­res y un bro­te, es­ta ye­ma es re­don­dea­da y ge­ne­ral­men­te se ubi­ca en el ex­tre­mo de ra­mi­tas cor­tas de dos o más años.

Pe­ral. Cre­ce con un por­te más er­gui­do que el man­zano y su po­da es si­mi­lar. El ra­leo de la co­pa me­jo­ra la en­tra­da de la luz y el ai­re, lo que fa­vo­re­ce la ma­du­ra­ción uni­for­me de los fru­tos. El acor­ta­mien­to del 30% de los ta­llos de la úl­ti­ma bro­ta­ción fa­vo­re­ce la for­ma­ción de ra­mas flo­rí­fe­ras.

RE­JU­VE­NE­CI­MIEN­TO. Se rea­li­za en ár­bo­les vie­jos y que ya son po­co pro­duc­ti­vos. La in­ten­si­dad de­pen­de­rá de ca­da ár­bol en par­ti­cu­lar. Se de­be co­men­zar por la eli­mi­na­ción de to­das las ra­mas se­cas y/o en­fer­mas.

RE­CU­PE­RA­CIÓN POR HE­LA­DAS. Es­ta acción se efec­túa lue­go de la bro­ta­ción pa­ra per­mi­tir que los bro­tes da­ña­dos que­den bien de­fi­ni­dos y se pue­da eli­mi­nar to­do el ma­te­rial afec­ta­do.

Hay va­rios ti­pos de po­da pa­ra es­ta épo­ca del año: la po­da de for­ma­ción: po­da de flo­ra­ción o fruc­ti­fi­ca­ción y po­da de re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan te­ner el con­trol del ta­ma­ño y re­gu­lar la can­ti­dad de flo­res.

La po­da del ci­rue­lo ja­po­nés fruc­ti­fi­ca so­bre ra­mas lar­gas y cor­tas. En ge­ne­ral ne­ce­si­ta un ra­leo qui­tan­do ra­mas su­per­fluas y acor­tan­do has­ta un 50% la ve­ge­ta­ción del año an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.