LA FUER­ZA DE LA PER­TE­NEN­CIA.

Super Campo - - Sumario - Por Ro­sa­na Nar­di.

Agroac­ti­va se ha trans­for­ma­do en una co­mu­ni­dad. A lo lar­go de es­tos vein­ti­trés años, na­tu­ral­men­te, se ha pro­du­ci­do un fe­nó­meno que nos emo­cio­na. La ex­po­si­ción ya no es nues­tra. Ya no es so­la­men­te de los or­ga­ni­za­do­res. So­mos un gru­po enor­me de per­so­nas que nos iden­ti­fi­ca­mos con la per­se­ve­ran­cia, con la pro­duc­ción, con el amor por nues­tra tie­rra, con la sim­ple­za y con el tra­ba­jo. Y te­ne­mos un lu­gar de en­cuen­tro. Un lu­gar pa­ra dis­fru­tar y ha­cer los me­jo­res ne­go­cios co­mo en nin­gún otro de nues­tro país. Un lu­gar pa­ra en­con­trar­nos y en­con­trar al pro­duc­tor agro­pe­cua­rio más ge­nuino. Una ciu­dad he­cha a me­di­da del hom­bre de cam­po y que con­cen­tra en cua­tro días la ma­yor ofer­ta de Ar­gen­ti­na y las me­jo­res opor­tu­ni­da­des del mer­ca­do. Esa ciu­dad es Agroac­ti­va y el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia que nos con­vo­ca a to­dos los que for­ma­mos par­te de ella es tan poderoso, tan pro­fun­do, que arra­sa con las co­yun­tu­ras y los pro­nós­ti­cos ad­ver­sos.

Es­te año, co­mo mu­chos otros, ha si­do di­fí­cil pa­ra el sec­tor. La se­quía pri­me­ro, se­gui­da de la in­ce­san­te llu­via, gol­pea­ron el bol­si­llo de los pro­duc­to­res pro­pa­gan­do in­cer­ti­dum­bre y ma­los au­gu­rios so­bre la con­vo­ca­to­ria de pú­bli­co es­pe­cí­fi­co a los even­tos de es­te ti­po. Sin em­bar­go, las em­pre­sas que le die­ron for­ma a es­ta ciu­dad no le te­mie­ron a esa va­ria­ble. Y cons­tru­ye­ron sus ma­ra­vi­llo­sas es­truc­tu­ras col­man­do una su­per­fi­cie de se­sen­ta hec­tá­reas de cam­po. Sin du­dar­lo pro­yec­ta­ron las me­jo­res ofer­tas y opor­tu­ni­da­des de fi­nan­cia­ción. Aje­nos a esa in­cer­ti­dum­bre, los em­pre­sa­rios que­rían es- tar pre­pa­ra­dos: los me­jo­res ven­de­do­res, las pro­mo­cio­nes más ten­ta­do­ras y la más des­ta­ca­da ima­gen ins­ti­tu­cio­nal pa­ra atraer a los po­ten­cia­les clien­tes con los que sa­bían de an­te­mano se iban a en­con­trar en los cua­tro días de la ex­po­si­ción. El miér­co­les seis de ju­nio se le­van­ta­ron con­fia­dos y lle­ga­ron a la ex­po­si­ción bien tem­prano. Sa­bían, sa­ben, que hay al­go que es pre­vi­si­ble en Ar­gen­ti­na: ha­ce vein­ti­trés años que hay Agroac­ti­va y con­fían en el po­der de es­ta mar­ca por­que co­no­cen el va­lor agre­ga­do que tie­ne nues­tra mues­tra: las ca­lles....

Las ca­lles de nues­tra ciu­dad es­tán siem­pre re­ple­tas de gen­te apa­sio­na­da. Gen­te que es­pe­ra to­do un año que vuel­van a abrir nues­tras tran­que­ras y re­co­rren cien­tos de ki­ló­me­tros guia­dos por es­te fa­ro pro­duc­ti­vo. Pa­ra in­ver­tir, pa­ra se­guir cre­yen­do en el fu­tu­ro de nues­tro país. Pa­ra vol­ver a en­con­trar­se y en­con­trar la ma­yor ofer­ta agro­pe­cua­ria de Ar­gen­ti­na.

Ca­lles re­ple­tas de gen­te apa­sio­na­da, gen­te que vie­ne a Agroac­ti­va pa­ra dis­fru­tar del con­cep­to de per­te­nen­cia. Ese ha si­do y es el ma­yor lo­gro de nues­tro equi­po de tra­ba­jo que a pu­ra em­pa­tía ha sa­bi­do co­no­cer co­mo na­die los in­tere­ses de nues­tra co­mu­ni­dad.

Tu­vi­mos un lu­gar y un mo­men­to pa­ra co­nec­tar­nos. Pa­ra mi­rar­nos a la ca­ra. Pa­ra es­tre­char­nos la mano, en­con­trar­nos con las me­jo­res opor­tu­ni­da­des y la úl­ti­ma tec­no­lo­gía, ca­pa­ci­tar­nos, ha­cer los me­jo­res ne­go­cios y dis­fru­tar...

Arms­trong, del seis al nue­ve de Ju­nio: tu­vi­mos Agroac­ti­va... y ¡qué fe­li­ces que­da­mos to­dos!

"Te­ne­mos un lu­gar de en­cuen­tro. Un lu­gar pa­ra dis­fru­tar y ha­cer los me­jo­res ne­go­cios co­mo en nin­gún otro lu­gar de nues­tro país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.