Agri­cul­tu­ra

Las ro­yas y pul­go­nes pue­den es­tar pre­sen­tes en es­ta cam­pa­ña y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio sa­ber cuán­do de­tec­tar su pre­sen­cia y en­ca­rar su con­trol.

Super Campo - - Sumario - Por Luis Ma­cha­do

TRI­GO. En una cam­pa­ña con una gran área sem­bra­da con el ce­real, es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta las prin­ci­pa­les en­fer­me­da­des y pla­gas y có­mo en­ca­rar su con­trol. Por Luis Ma­cha­do.

PA­RA CO­NO­CER los po­si­bles pro­ble­mas sa­ni­ta­rios que pue­de en­fren­tar el tri­go en es­ta cam­pa­ña, Su­per CAM­PO con­sul­tó a los es­pe­cia­lis­tas Ig­na­cio Erre­gue­re­na y Al­ber­to Pe­ral­ta, quie­nes se re­fi­rie­ron a las en­fer­me­da­des y pla­gas, res­pec­ti­va­men­te.

El bió­lo­go Ig­na­cio Erre­gue­re­na, Ig­na­cio Erre­gue­re­na, del Gru­po Pa­to­lo­gía Ve­ge­tal y Re­sis­ten­cia a en­fer­me­da­des de la Uni­dad In­te­gra­da Bal­car­ce del INTA co­men­tó que, las ro­yas pue­den ser las en­fe­mer­da­des más li­mi­tan­tes pa­ra el cul­ti­vo de tri­go:

- Ro­ya ama­ri­lla: Ha si­do la más im­por­tan­te en los úl­ti­mos años, li­mi­tan­do al cul­ti­vo de tri­go, so­bre to­do a las va­rie­da­des sus­cep­ti­bles. Si bien las con­di­cio­nes que se es­pe­ran pa­ra es­ta cam­pa­ña no son las mis­mas de la cam­pa­ña pa­sa­da a ni­vel re­gio­nal, se es­pe­ran me­nos llu­vias. Por lo que ocu­rrió en la cam­pa­ña pa­sa­da hay que te­ner­la en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir la va­rie­dad.

Al ade­lan­tar su apa­ri­ción des­de ma­co­lla­je en ade­lan­te, cam­bió la for­ma de ha­cer el mo­ni­to­reo y re­quie­re ha­cer­lo más tem­prano.

En re­la­ción con sus con­se­cuen­cias, va­rían mu­cho se­gún la zo­na, con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes y va­rie­dad. En se re­gis­tra­ron pér­di­das de 1.500 y 2.000 ki­los y en Per­ga­mino has­ta 3.000 ki­los. Pue­de lle­var­se mu­cho del cul­ti­vo por­que ha au­men­ta­do su ran­go de desa­rro­llo, des­de el co­mien­zo has­ta el fi­nal del cul­ti­vo. An­tes se creía que es­ta ro­ya era de tem­pe­ra­tu­ras frías pe­ro hoy se sa­be que

pue­de re­sis­tir tem­pe­ra­tu­ras más al­tas.

Pa­ra su iden­ti­fi­ca­ción se de­be te­ner en cuen­ta que la ro­ya ama­ri­lla no tie­ne la mis­ma dis­po­si­ción en el lote con res­pec­to a las otras, que se dis­po­nen uni­for­me­men­te.

Ro­ya ama­ri­lla: em­pie­za co­mo ro­da­les o man­cho­nes, son círcu­los en el cam­po que no se pue­den cuan­ti­fi­car si no se ha­ce el mo­ni­to­reo y mu­chas ve­ces lle­gan a com­pro­me­ter to­do el lote. Pa­ra ello se de­be te­ner en cuen­ta có­mo se ha­ce el mo­ni­to­reo y se dis­po­nen las es­ta­cio­nes den­tro del lote.

Ro­ya de la ho­ja: Es en­dé­mi­ca, apa­re­ce to­dos los años y cuan­to más tem­pla­do es el in­vierno avan­za des­de es­ta­díos más tem­pra­nos. Lue­go de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras re­gis­tra­das en ju­lio, es pro­ba­ble que apa­rez­ca a mi­tad del cul­ti­vo, a par­tir de 15 gra­dos.

Ro­ya del ta­llo: es la úl­ti­ma que apa­re­ce en el ci­clo de cul­ti­vo, hay que te­ner en cuen­ta y es­pe­cial aten­ción en aque­llas va­rie­da­des sus­cep­ti­bles a es­ta ro­ya pa­ra ha­cer una apli­ca­ción quí­mi­ca. En lo que res­pec­ta a las va­rie­da­des de tri­go, la in­for­ma­ción de los per­fi­les sa­ni­ta­rios es­tá dis­po­ni­ble pa­ra con­sul­tar en ca­da zo­na agroe­co­ló­gi­ca. Su desa­rro­llo se pro­du­ce con tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das. APLI­CA­CIO­NES. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta del INTA, una vez se­lec­cio­na­da la va­rie­dad y co­no­ce­mos el per­fil sa­ni­ta­rio y la res­pues­ta que pue­de dar des­de ese pun­to de vis­ta, hay que te­ner en cuen­ta el cri­te­rio de apli­ca­ción de fun­gi­ci­das en con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes y el cri­te­rio de um­bra­les. En ge­ne­ral, ha­blan­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ro­ya, es­tos um­bra­les son más ba­jos con res­pec­to a los de las en­fer­me­da­des ne­cro­tró­fi­cas, vul­gar­men­te lla­ma­das man­chas co­mu­nes.

En Ar­gen­ti­na, pa­ra va­rie­da­des sus­cep­ti­bles a ro­ya ama­ri­lla se ha­bla de in­ci­den­cias pa­ra de­ci­sión de apli­ca­ción um­bra­les de 10 al 20%, en una va­rie­dad con com­por­ta­mien­to in­ter­me­dio se pue­de es­pe­rar un po­co más. En ro­ya de la ho­ja los um­bra­les el um­bral es de 10 a 20% con no más de 5% de se­ve­ri­dad y en ro­ya del ta­llo se ha­bla de una se­ve­ri­dad más de 1%.

De acuer­do a lo que re­co­mien­da el es­pe­cia­lis­ta del INTA, “hay que es­tar muy aten­tos y mo­ni­to­rear ca­da vez más. Las ro­yas tie­nen mu­cha ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de inócu­lo de es­po­ras, por eso son tan ba­jos los um­bra­les de de­ci­sión. Con muy po­co se pue­de com­pro­me­ter un lote. Las ro­yas tie­nen un ci­clo de vi­da muy com­ple­jo, se sa­be que hay plan­tas gua­chas de tri­go que pue­den apor­tar inócu­los pa­ra el cul­ti­vo si­guien­te”.

En cuan­to a los fun­gi­ci­das, Erre­gue­re­na co­men­tó que “los pro­duc­tos re­gis­tra­dos des­de 2016 tie­nen muy buen efec­to. Si ha­bla­mos de los fun­gi­ci­das de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción co­mo car­bo­xa­mi­das, mez­clas con tria­zo­les y es­tro­bi­ru­li­nas, tie­nen to­dos muy buen efec­to, efi­cien­cia de con­trol y los pro­duc­tos tra­di­cio­nal­men­te que se es­ta­ban usan­do y re­gis­tra­dos si­guen te­nien­do buen efec­to. Qui­zás es­tos fun­gi­ci­das de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, al te­ner mo­lé­cu­las nue­vas que apor­tan más, tie­nen al­gu­na ga­nan­cia más, pe­ro en ge­ne­ral la ma­yo­ría de los pro­duc­tos que es­tán en el mer­ca­do tie­nen el con­trol muy im­por­tan­te”. n nte”. PRE­VEN­CIÓN. En­sa-En­sa-E yos rea­li­za­dos por­por la em­pre­sa UPLPL mos­tra­ron queueu la uti­li­za­ción de pro­duc­tos queq com­bi­nan los prin­ci­pios ac­ti­vos­cti­vosc Man­co­zeb enn un 70% y Azo­xis­tro­bi­nai­nai en un 5%, su­ma­dos al apor­te de Mag­ne­sio y Zinc en la for­mu­la­ción tie­nen una al­ta efi­ca­cia por ge­ne­rar un es­que­ma mul­ti­si­tio, con sie­te pun­tos de ac­ción di­fe­ren­tes so­bre la cé­lu­la del hon­go, lo que se tra­du­ce en una gran ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia. Pa­ra lo­grar esos re­sul­ta­dos, las apli­ca­cio­nes de­ben rea­li­zar­se en es­ta­díos tem­pra­nos ( Z32), es de­cir, al se­gun­do nu­do per­cep­ti­ble en del ta­llo. De esa ma­ne­ra se con­si­gue an­ti­ci­par la apa­ri­ción de las pri­me­ras pús­tu­las de la en­fer­me­dad y evi­tar que se di­se­mi­ne al res­to del cul­ti­vo. Asi­mis­mo, otra con­clu­sión que sur­ge de las eva­lua­cio­nes es que la com­bi­na­ción de Azo­xis­tro­bi­na al 20% con Cy­pro­co­na­zo­le al 8% en mo­men­tos más avan­za­dos del ci­clo del cul­ti­vo ( Z39), con la ho­ja ban­de­ra to­tal­men­te emer­gi­da, ge­ne­ra un po­ten­te efec­to cu­ra­ti­vo so­bre la en­fer­me­dad.

“Es im­por­tan­te con­tar con un plan in­te­gral a la re­duc­ción del ries­go de in­ci­den­cia de las en­fer­me­da­des, que pue­den cau­sar un gran da­ño agro­nó­mi­co al cul­ti­vo, así co­mo im­por­tan­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra el pro­duc­tor­tor”, , se­ña­ló Ni­co­lá­sNic Spi­ne­lli, res­pon­sa­ble de Desa­rro­llo Téc­ni­co y Co­mer­cial de UPL ppa­ra el Cono

Sur. PLA­GAS. PLA El in­gen­ge­nie­ro Al­ber­to Pe­rPe­ral­ta, so­cio Ge­reGe­ren­te de Hal­cón­cón MMo­ni­to­reos y pro­fe­sor Ad­jun­to de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, el pul­gón de la es­pi­ga que apa­re­ce en la es­pi­ga­zón sue­le te­ner más pre­sen­cia lue­go de va­rios años: “Ha­ce va­rias cam­pa­ñas que no te­ne­mos un ata­que ma­si­vo de es­te pul­gón y por eso qui­zás no es­te­mos muy aten­tos, pe­ro cuan­do apa­re­ce y lo ve­mos es tar­de cau­san­do da­ño al cul­ti­vo”.

El es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da mo­ni­to­rear muy bien las es­pi­gas pa­ra ad­ver­tir su pre­sen­cia. Se da mu­cho en la zo­na nor­te de Bue­nos ai­res y al­gu­nos años en Bal­car­ce. “To­das las pla­gas es­tán pre­sen­tes en to­das las cam­pa­ñas y cuan­do se ha­bla de un ata­que es por­que ex­pre­sa da­ño en los cul­ti­vos. Es de­cir que el pul­gón de la es­pi­ga es­tá pre­sen­te y pue­de ver­se, pe­ro pue­de ser que un año se ex­pre­se y cau­se da­ño”.

Fo­tos: archivo Su­per CAM­PO

En una cam­pa­ña que ha al­can­za­do un gran por­cen­ta­je de siem­bra exi­to­sa, es esen­cial rea­li­zar mo­ni­to­reos per­ma­nen­tes pa­ra que las en­fer­me­da­des no com­pro­me­tan ren­di­mien­to y ca­li­dad.

Arri­ba: ha­ce años que no hay ata­ques se­ve­ros de pul­go­nes, pe­ro hay que mo­ni­to­rear su pre­sen­cia. Arri­ba de­re­cha: la ro­ya ama­ri­lla pue­de in­ci­dir fuer­te­men­te en la ba­ja de ren­di­mien­tos. Aba­jo: la ro­ya de la ho­ja sue­le apa­re­cer ha­cia la mi­tad del ci­clo de cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.