Fru­ti­cul­tu­ra

Aun­que los membrillos se pro­du­cen en to­da la re­gión de Cu­yo y al­gu­nas par­tes del No­roes­te Ar­gen­tino, se los iden­ti­fi­ca co­mo una pro­duc­ción san­jua­ni­na.

Super Campo - - Sumario - Por Lo­re­na Ló­pez Fo­tos: LL

MEMBRILLOS. Jor­ge Pons po­see un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar eu­bi­ca­do en las cer­ca­nías de la ciu­dad de San Juan, don­de ela­bo­ra dul­ces en dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes que ven­de lo­cal­men­te y otras pro­vin­cias. Por Lo­re­na Ló­pez.

JOR­GE PONS ha­ce 20 años que pro­du­ce membrillos en su em­pren­di­mien­to fa­mi­liar de 5 hec­tá­reas, muy cer­ca del cen­tro de la ciu­dad de San Juan. Ca­da mar­zo y abril se co­se­chan (a mano) unos 130.000 ki­los que tie­nen co­mo des­tino fi­nal el dul­ce en fras­co y el clá­si­co lin­go­te o la­dri­llo de co­lor cla­ro (por eso se le di­ce mem­bri­llo ru­bio) y con azú­car. “Los ár­bo­les em­pie­zan a dar fru­tos a los 3 años de vi­da pe­ro al­can­zan bue­nos rin­des re­cién a los 5 y es cla­ve rea­li­zar una po­da pa­ra re­no­var ra­mas y pa­ra que lle­gue bien el sol, ya que de lo con­tra­rio se ar­ma una suer­te de bos­que, que com­pli­ca el cre­ci­mien­to de la fru­ta”, ex­pli­ca Pons. “Fer­ti­li­za­mos to­dos los años con guano de ga­lli­na y de ca­bra pa­ra lo­grar fru­tas de buen ta­ma­ño”. DI­FI­CUL­TA­DES. Los pro­ble­mas más co­mu­nes que sue­le te­ner el cul­ti­vo y que hay que tra­ba­jar pa­ra evi­tar son la man­cha de la ho­ja, en­fer­me­dad cau­sa­da por el hon­go Ven­tu­ria pi­ri­na que pro­vo­ca la caí­da pre­ma­tu­ra de las ho­jas; la man­cha en ojo en­fer­me­dad pro­du­ci­da por el hon­go Roes­te­lia cy­do­nae y que se ma­ni­fies­ta con man­chas en ho­jas y fru­tos, la po­dre­dum­bre del fru­to pro­du­ci­da por el en­do­pa­rá­si­to Botry­tis ci­né­rea y el pul­gón Aphis po­mi, que in­ver­na en es­ta­do de hue­vo pe­ga­do a las ra­mas del mem­bri­lle­ro.

Uno de los mar­cos de plan­ta­ción más re­co­men­da­dos pa­ra el cul­ti­vo en la ac­tua­li­dad es de 3 x 6 me­tros (666 plan­tas por hec­tá­rea) con no­to­rios be­ne­fi­cios con a par­tir de rea­li­zar una fer­ti­li­za­ción en plan­ta­ción, ha­cien­do hin­ca­pié en la disponibil­idad de fós­fo­ro, ni­tró­geno, po­ta­sio y azu­fre. “Es fun­da­men­tal rea­li­zar rie­gos es­tra­té­gi­cos que cu­bran las ne­ce­si­da­des hí­dri­cas del cul­ti­vo”, en­fa­ti­za el in­ge­nie­ro agró­no­mo Fa­cun­do Ca­van­na, Agen­te de Pro­yec­to del Pro­gra­ma Cam­bio Ru­ral de la Agen­cia de ex­ten­sión del INTA de Mar­cos Paz.

“Se re­co­mien­da rie­go por go­teo ya que per­mi­te aho­rrar agua, fer­ti­li­zar y rea­li­zar cont trol ld de sa­li­ni­dad li id d en ca­so de d ser ne­ce­sa­rio”.

La fa­mi­lia Pons tra­ba­ja de for­ma muy ar­te­sa­nal,esa­nal, con re­ce-recetas que fue­ron pa­san­do­pa­san­do por ge­ne­ra­cio­nes, ones, pe­ro siem­pre pre apun­tan­do a lo-lo­grar que el me­mem­bri­llo sea lo más­más ru­bio po­si­ble,e, lo cual es ga­ran­tía­tía de ca­li­dad. “Es laa mis­ma va­rie­dad de mem­bri­llo que la que se con­si­gue en otro la­dos, con la di­fe­ren­cia de que aquí par­ti­mos de una fru­ta sa­na, res­pe­tan­do los tiem­pos de co­se­cha y de tras­la­do lo que evi­ta que el mem­bri­llo se oxi­de y, por lo tan­to, se os­cu­rez­ca”, re­cal­ca Pons. “El mem­bri­llo san­jua­nino es úni­co por el agua, el re­ga­dío de mon­ta­ña y el c cli­ma; es uno de los que tie­ne m más pec­ti­na d del país por eso se lo­gra ese sab sa­bor y esa tex­tu­ra tan es­pe­cial”. El pro­ce pro­ce­so en sí pa­ra ela­bo ela­bo­rar dul­ces es ba bas­tan­te sen­ci­llo: ape­nas co­sech co­se­cha­do, el mem mem­bri­llo va a la plan­ta pro­ces pro­ce­sa­do­ra, don­de se la­va y tro­za (no se pe­la) pa­ra pa lue­go in­gre­sa in­gre­sar a una má­qui­na do don­de se co­ci­na a vap va­por. Fi­nal­men­te pa­sa p por una ta­mi­za­do­ra y se­pa­ra pul­pa de se­mi­llas (que se de desechan pe­ro po­drían ser­vir p pa­ra ali­men­to ani­mal). El ú úni­co i i in­gre­dien­te di que se agre­ga al dul­ce es azú­car den­tro de la pulp pul­pa y arri­ba. “El mem­bri­llo tie­ne muy po­co des­per­di­cio:per­di­cio: con 100 ki­los de fru­fru­ta se sacan 90 de du­dul­ce”, des­cri­be Po­nPons quien ven­de sus pro­duc­tos en San Juan, Men­do­za,za, BBue­nos Ai­res y Ro­sa­rRo­sa­rio. “Hay plan­ta­cio­nesp nue­vas que uti­li­za­nut va­rie­da­des des­ta­ca­das co­mo San Isi­dro INTA, Early Gol­den, INTA 37 e INTA 147, por po­seer flo­ra­ción más tar­día, ma­yor pro­duc­ción y ade­más gran ca­li­dad de sus fru­tos pa­ra ser in­dus­tria­li­za­dos, aun­que al­gu­nos si­guen uti­li­zan­do la va­rie­dad Cham­pion, de bue­nos ren­di­mien­tos, al­ta rus­ti­ci­dad y con fru­tos de bue­na ca­li­dad”, ex­pli­ca Ca­van­na.

In­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­ción, Desa­rro­llo y Ser­vi­cios de Ali­men­tos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba co­rro­bo­ra­ron que el fru­to del mem­bri­llo man­tie­ne sus cua­li­da­des an­ti­oxi­dan­tes in­clu­so tras ser so­me­ti­do al pro­ce­so tér­mi­co de pro­duc­ción del dul­ce o la ja­lea y con­tie­ne sus­tan­cias que per­mi­ten pre­ve­nir en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Tam­bién ve­ri­fi­ca­ron que tan­to la cás­ca­ra y la pul­pa co­mo el pro­duc­to ter­mi­na­do, pre­sen­ta­ron un al­to con­te­ni­do de po­li­fe­no­les, una sus­tan­cia re­co­no­ci­da por su rol en la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y del cán­cer, en­tre otras. “Ade­más, es una re­co­no­ci­da fuen­te de hi­dra­tos de car­bono sim­ples (gra­cias al azú­car), pro­vi­ta­mi­na A, C, B1, B2, fi­bra y mi­ne­ra­les co­mo po­ta­sio, mag­ne­sio, cal­cio, fós­fo­ro, hie­rro y man­ga­ne­so”, con­clu­ye Ca­van­na.

Fa­cun­do Ca­van­na In­ge­nie­ro Agró­no­mo

Jor­ge Pons Pro­pie­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.