PULVERIZAD­ORAS.

La de­man­da re­quie­re equi­pos con ma­yor au­to­no­mía de tra­ba­jo y ele­men­tos de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia de apli­ca­ción.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­rio Bra­ga­chi­ni*, F. Sca­ra­muz­za*, D. Vi­lla­rroel*, J.P. Vé­lez*, F. Sán­chez* y G. Urrets Za­va­lía

El mer­ca­do de­man­da equi­pos con ma­yor po­ten­cia, au­to­no­mía de tra­ba­jo y ele­men­tos de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Por Ma­rio Bra­ga­chi­ni, Fernando Sca­ra­muz­za, Die­go Vi­lla­rroel, Juan Pa­blo Vé­lez, Fe­de­ri­co Sán­chez y Gas­tón Urrets Za­va­lía, In­ge­nie­ros Agró­no­mos.

UN RE­PA­SO de la ofer­ta dis­po­ni­ble y de los úl­ti­mos desa­rro­llos que se in­cor­po­ra­ron al mer­ca­do per­mi­te to­mar al­gu­nas notas de las ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas que se ob­ser­van en el seg­men­to. El grue­so de la ofer­ta se ubi­ca en el ran­go de 120/ 160 HP, aun­que co­mien­zan a ga­nar pre­sen­cia las ver­sio­nes con mo­to­ri­za­ción de ma­yor po­ten­cia, en lí­nea con los re­que­ri­mien­tos adi­cio­na­les del in­cre­men­to de la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va y las trans­mi­sio­nes in­te­gra­les. En­tre los mo­de­los im­por­ta­dos, 77% de los equi­pos ope­ra con mo­tor de más de 160 HP.

Mo­tor de­lan­te­ro. Si bien el 64% de los mo­de­los man­tie­nen la con­fi­gu­ra­ción tra­di­cio­nal del mo­tor de­trás de la ca­bi­na, en­tre los lan­za­mien­tos re­cien­tes se im­po­ne el uso del im­pul­sor en la par­te de­lan­te­ra. El re­plan­teo de di­se­ño per­mi­te op­ti­mi­zar el equi­li­brio de pe­sos, ubi­can­do a dos com­po­nen­tes de pe­so fi­jo en los ex­tre­mos (el mo­tor ade­lan­te y el bo­ta­lón atrás), y de­jan­do en la par­te cen­tral al tan­que, cu­yo pe­so bru­to va­ría a me­di­da en que se va apli­can­do el lí­qui­do a pul­ve­ri­zar.

Trans­mi­sión. A di­fe­ren­cia de otros mer­ca­dos co­mo Bra­sil, en Ar­gen­ti­na si­gue pre­va­le­cien­do el uso de pulverizad­oras con trans­mi­sio­nes me­cá­ni­cas 4x2. Eso obe­de­ce a su me­nor cos­to y la sim­pli­ci­dad de man­te­ni­mien­to, dos atri­bu­tos muy va­lo­ra­dos es­pe­cial­men­te por los con­tra­tis­tas, aña­dien­do el me­nor con­su­mo de po­ten­cia y com­bus­ti­ble. Por cier­to, la exis­ten­cia de gran­des ex­ten­sio­nes de sue­los lla­nos es otro fac­tor fun­da­men­tal en tal elec­ción. A me­di­da en que la agri­cul­tu­ra se tras­la­da a zo­nas más es­car­pa­das co­bra ma­yor fuer­za la de­man­da de sis­te­mas hi­dros­tá­ti­cos 4x4, que hoy su­man 28% de los mo­de­los dis­po­ni­bles.

Ca­pa­ci­dad de tan­que.

Las pulverizad­oras ar­gen­ti­nas mar­chan a la van­guar­dia en in­cor­po­ra­ción de tan­ques de ma­yor ca­pa­ci­dad vo­lu­mé­tri­ca. Las gran­des ex­ten­sio­nes agrí­co­las, com­bi­na­das con el uso cre­cien­te pa­ra pres­ta­ción de ser­vi­cios por par­te de con­tra­tis­tas, ha­cen que es­te in­di­ca­dor sea muy va­lo­ra­do al mo­men­to de ele­gir un equi­po nue­vo.

Un 40% de los mo­de­los dis­po­ni­bles se ubi­can en el ran­go de 2.800 a 3.100 li­tros de ca­pa­ci­dad, en tan­to que otro 35% es­tá por en­ci­ma de

ese ni­vel. Ade­más del ta­ma­ño del tan­que prin­ci­pal, la op­ti­mi­za­ción del tra­ba­jo tam­bién con­tem­pla el pro­ce­so de re­car­ga con la in­cor­po­ra­ción de mo­to­bom­bas, mi­xers y la­va­bi­do­nes pa­ra ase­gu­rar un reabas­te­ci­mien­to efi­cien­te.

Los tan­ques de ace­ro inoxi­da­ble en la me­di­da que se di­fun­dan el uso de her­bi­ci­das hor­mo­na­les ti­po 2,4 D ó DB ó Di­cam­bra, por ejem­plo, el la­va­do y lim­pie­za del tan­que ha­ce que ace­ro inoxi­da­ble sea una ne­ce­si­dad. Aclaración: las apli­ca­cio­nes aé­reas con her­bi­ci­das hor­mo­na­les son muy com­pli­ca­das por la de­ri­va.

An­cho de bo­ta­lón. En lí­nea con el pun­to an­te­rior, tam­bién cre­ce la adop­ción de ba­rra­les de ma­yor ex­ten­sión. Más de la mi­tad de los equi­pos dis­po­ni­bles su­pe­ran los 28 me­tros de an­cho de la­bor. La ten­den­cia im­po­ne el de­sa­rro­llo de sis­te­mas más efi­cien­tes en la au­to­ni­ve­la­ción (co­mo el bas­cu­lan­te cen­tral pre­sen­ta­do por Pra­ba/Fa­vot en 2013), sus­pen­sio­nes neu­má­ti­cas in­de­pen­dien­tes y com­po­nen­tes cons­truc­ti­vos de me­nor pe­so y ma­yor re­sis­ten­cia. Por ca­so, du­ran­te el úl­ti­mo año las em­pre­sas Pla, Pra­ba, Om­bú y Cai­mán in­cor­po­ra­ron op­cio­na­les con bo­ta­lón de fi­bra de car­bono, con ver­sio­nes de 32, 36 y 40 me­tros, se­gún los ca­sos; y la em­pre­sa John Dee­re ad­qui­rió la fir­ma King Agro, fa­bri­can­te de ba­rra­les de pulverizad­oras de fi­bra de car­bono. En el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos John Dee­re po­see un ba­rral de 40 m de an­cho de fi­bra de car­bono King Agro, ya co­mer­cial. Otro fa­bri­can­te co­mo Me­tal­for, ya po­see tam­bién ba­rra­les de más de 40 m de an­cho cons­trui­do con tu­bos de ace­ro de al­ta re­sis­ten­cia de ba­jo pe­so.

Ma­yor des­pe­je. La ne­ce­si­dad de rea­li­zar apli­ca­cio­nes en di­fe­ren­tes es­ta­díos de los cultivos im­po­ne el de­sa­rro­llo de equi­pos con ma­yor des­pe­je. Ello exi­ge re­di­se­ños en los cha­sis (Fa­vot pre­sen­tó en 2013 el mo­de­lo MAC 2526, con sus­pen­sión mon­ta­da so­bre los tre­nes ro­dan­tes), com­ple­men­ta­dos con

ro­da­dos de 36, 42 y 46 pul­ga­das. Cai­mán po­see un mo­de­lo de má­qui­na de al­tu­ra va­ria­ble pa­ra apli­ca­ción y se ba­ja pa­ra trans­por­te. El ma­yor des­pe­je tam­bién es re­que­ri­do hoy pa­ra má­qui­nas dua­les, con kit de fertilizac­ión y siem­bra al vo­leo con do­ble pla­to es­par­ci­dor. Es­to es­tá sien­do muy re­que­ri­do pa­ra sem­brar al vo­leo cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, co­mo ave­na, tri­go, cen­teno, tri­ti­ca­le so­bre maíz ca­si a pun­to de co­se­char.

OTRAS TEN­DEN­CIAS. Tam­bién se re­gis­tran me­jo­ras im­por­tan­tes en lo que res­pec­ta a la ca­li­dad de apli­ca­ción. En 2013, la fir­ma D&E pre­sen­tó el sis­te­ma de de­tec­ción de malezas Wee­dSee­ker, ap­to pa­ra apli­ca­cio­nes au­to­má­ti­cas de pul­ve­ri­za­ción in­te­li­gen­te a par­tir de la de­tec­ción del ín­di­ce de ma­te­ria ver­de. Per­mi­te aho­rrar has­ta 80% de in­su­mos, ade­más de in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va, ya que se pul­ve­ri­za só­lo don­de hay malezas. Geo­sis­te­mas, por su par­te, in­cor­po­ró el sis­te­ma de pul­ve­ri­za­ción se­lec­ti­va de bar­be­cho­sWee­dIt, con sen­so­res in­de­pen­dien­tes ca­da 2 m que per­mi­te di­fe­ren­ciar las malezas por clo­ro­fi­la.

No po­de­mos de­jar de men­cio­nar las más de 160 má­qui­nas ins­ta­la­das con sen­so­res se­lec­ti­vos de malezas. Es­ta in­ver­sión en el 2014 fue muy in­ci­pien­te, pe­ro hoy es una reali­dad en la efi­cien­cia de uso de fi­to­sa­ni­ta­rios con aho­ros que ron­dan al­re­de­dor de un 65% de pro­duc­to y apor­tan a la sus­ten­ta­bi­li­dad del am­bien­te pro­duc­ti­vo, me­jo­ran­do do las de­ci­sio­nes nes agro­nó­mi­cas, eco­nó­mi­cas y agroe­co­ló­gi­cas. A la vez que ge­ne­ran ten­den­cias en los equi­pos de pul­ve­ri­za­ción de fa­bri­ca­ción na­cio­nal, que pien­san en desa­rro­llar un bo­ta­lón de ma­yor ca­li­dad y es­ta­bi­li­dad, y con­fi­gu­ran el abas­te­ci­mien­to de tan­ques pa­ra el pre­pa­ra­do de los cal­dos.

Es­te sis­te­ma de apli­ca­ción di­ri­gi­da to­mó fuer­te pro­ta­go­nis­mo prin­ci­pal­men­te con la generación de re­sis­ten­cia en di­fe­ren­tes ti­pos de malezas, de­bi­do a dis­tin­tas cau­sas que hi­cie­ron plan­tear un nue­vo y más efec­ti­vo con­trol de la pro­ble­má­ti­ca.

Es­ta he­rra­mien­ta ha te­ni­do un fuer­te cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos tres años, lle­gán­do­se a co­mer­cia­li­zar po­co me­nos de 70 equi­pos en 2015 y ha­cia fi­nes de 2016 al­re­de­dor de 160, to­ta­li­zan­do 200 en el 2017. Ca­da año tien­de a au­men­tar la can­ti­dad de ma­qui­na­ria equi­pa­da con es­ta tec­no­lo­gía de con­trol y es­to mar­ca con cla­ri­dad la in­ten­ción que tie­ne tan­to el pro­duc­tor due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to, co­mo el con­tra­tis­ta mis­mo que pres­ta ser­vi­cios. La ten­den­cia ya no pa­sa por ha­cer una apli­ca­ción uni­for­me con al­tas do­sis de pro­duc­to en to­do el lo­te, los plan­teos ya se pien­san in­cor­po­ran­do es­ta tec­no­lo­gía pa­ra de­fi­nir pul­ve­ri­za­cio­nes di­ri­gi­das, com­bi­nan­do dis­tin­tos pro­duc­tos y mo­dos de ac­ción. La con­cen­tra­ción de ven­tas se des­ta­ca prin­ci­pal­men­te en el nor­te del país, don­de la pro­ble­má­ti­ca de malezas es más im­por­tan­te y los tiem­pos de bar­be­cho son ma­yo­res, de to­dos mo­dos se ob­ser­van al­gu­nos­nos ca­sos pun­tua­les en la zo­na pam­pea­na en lo que ha­ce a con­con­trol se­lec­ti­vo de malezas. Las ven­ta­jas de la in­cor­po­ra­ción de es­ta he­rra­mien­ta ya son con­cre­tas, des­de el ma­ne­jo más ra­cio­nal en el con­trol de las malezas, evi­tan­do la apli­ca­ción de al­tas do­sis de pro­duc­to pa­ra pa­sar a un con­trol más es­tra­té­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.