FERTILIZAC­IÓN.

En di­ver­sas con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas ar­gen­ti­nas, la pro­vi­sión de nu­trien­tes es in­su­fi­cien­te pa­ra al­can­zar un nor­mal cre­ci­mien­to de plan­tas de so­ja.

Super Campo - - Sumario -

Me­dian­te un plan de nu­tri­ción ba­lan­cea­do y de pre­ci­sión es po­si­ble au­men­tar los ren­di­mien­tos en el cul­ti­vo de so­ja.

EN IN­GE­NIE­RO Mar­tin Díaz Zo­ri­ta, miem­bro de fer­ti­li­zar (AC) ex­pli­có que se­gún di­ver­sos es­tu­dios que eva­lúan la con­tri­bu­ción in­di­vi­dual o la im­ple­men­ta­ción de dis­tin­tas es­tra­te­gias de nu­tri­ción de so­ja, se mues­tra que el ma­ne­jo de los nu­trien­tes ex­pli­ca par­te de la bre­cha en ren­di­mien­tos pa­ra lo­grar una al­ta pro­duc­ti­vi­dad en di­ver­sos sis­te­mas y con­di­cio­nes am­bien­ta­les.

Por ejem­plo, en la Pam­pa Are­no­sa, las co­rrec­cio­nes de fós­fo­ro jun­to con la im­ple­men­ta­ción ade­cua­da de tra­ta­mien­tos de se­mi­llas e ino­cu­la­ción ex­pli­can al­go más del 10% de los ren­di­mien­tos al­can­za­bles por el cul­ti­vo.

Es de­cir que a par­tir de eva­lua­cio­nes y análisis de los sue­los co­no­ce­mos de la ex­pan­sión geo­grá­fi­ca y sus di­fe­ren­tes va­lo­res nu­tri­cio­na­les, de es­ta ma­ne­ra se pue­de su­ge­rir pro­ba­bles me­jo­ras de pro­duc­ción al fer­ti­li­zar con tec­no­lo­gías de pro­duc­ción, a tra­vés de apli­ca­cio­nes in­di­vi­dua­les o com­bi­na­das.

EX­PE­RIEN­CIAS. En pro­me­dio so­bre las di­fe­ren­tes cam­pa­ñas, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que en si­tios de cultivos re­pre­sen­ta­ti­vos de la re­gión pam­pea­na se ob­ser­va que el ma­ne­jo de es­tra­te­gias de nu­tri­ción per­mi­te, tan­to en cultivos de siem­bra de pri­me­ra co­mo de se­gun­da so­bre tri­go, su­pe­rar los ren­di­mien­tos al­can­za­dos al apli­car las prác­ti­cas ac­tua-

les. “La di­fe­ren­cia es la in­cor­po­ra­ción del análisis de sue­los en el diag­nós­ti­co de fer­ti­li­dad fos­fa­ta­da pa­ra la acor­de de­ter­mi­na­ción de la do­sis de co­rrec­ción con fós­fo­ro y de­pen­dien­do de la re­gión con­si­de­ra­da la in­cor­po­ra­ción de azu­fre den­tro de los mo­de­los de nu­tri­ción” re­mar­có Mar­tin Díaz Zo­ri­ta.

Aun así, ex­pli­có que los ren­di­mien­tos lo­gra­dos dis­tan de los má­xi­mos lo­gra­bles al im­ple­men­tar plan­teos de nu­tri­ción ba­lan­cea­da de al­ta pro­duc­ción don­de las di­fe­ren­cias se ex­pli­can por el ajus­te de do­sis de ne­ce­si­da­des de fos­fo­ro acor­des a de­man­das de má­xi­ma pro­duc­ti­vi­dad pa­ra el si­tio y la in­clu­sión acor­de de azu­fre y mi­cro­nu­trien­tes ta­les co­mo zinc.

En el ca­so par­ti­cu­lar del ma­ne­jo del fós­fo­ro, los desafíos ac­tua­les se cen­tran en el diag­nós­ti­co iden­ti­fi­can­do si­tios con di­fe­ren­te res­pues­ta es­pe­ra­da a la fertilizac­ión, así co­mo el ma­ne­jo de la prác­ti­ca. “En la me­di­da que el ni­vel de fós­fo­ro ex­traí­do de los sue­los dis­mi­nu­ye, la pro­ba­bi­li­dad de res­pues­tas a la co­rrec­ción es cre­cien­te y en si­tios con va­lo­res su­pe­rio­res a las 12 ppm es­tas res­pues­tas son me­nos fre­cuen­tes” di­jo Zo­ri­ta.

Sin em­bar­go, la can­ti­dad de si­tios con análisis de sue­los es muy li­mi­ta­do y don­de se rea­li­zan son con­si­de­ra­dos plan­teos pro­me­dios de diag­nós­ti­co di­ri­gi­do no so­lo la re­co­le­ción de mues­tras com­pues­tas co­non al­ta can­ti­dad de in­for­ma­ción sino tam­bién ha­cia los sec­to­res más ex­ten­sos y re­pre­sen­ta­ti­vos de­le­si­tio de pro­du­ción pa­ra aco­tar fue­nen­tes adi­cio­na­les les de des­vío en su in­ter­pre­ta­ción.

ANÁLISIS. Es­tu­dios en de­sa­rro­llo mues­tra­nues­tra­nu que en el diag­nós­ti­co del sue­lo es re­le­van­te con­si­de­rar el ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad co­mo ob­je­ti­vo del cul­ti­vo. Se­gún eva­lua­cio­nes pa­ra di­se­ñar es­tra­te­gias de ma­ne­jo de la fertilizac­ión fos­fa­ta­da den­tro am­bien­tes de lo­tes re­pre­sen­ta­ti­vos de la pam­pa are­no­sa, se mos­tra­ron que las res­pues­tas en ren­di­mien­tos son cre­cien­tes prin­ci­pal­men­te al su­pe­rar­se los 2.700 kg/ha.

Por otro la­do al con­si­de­rar la nu­tri­ción con ni­tró­geno, es im­por­tan­te re­cor­dar que la so­ja es una le­gu­mi­no­sa y que se adap­ta na­tu­ral­men­te a cre­cer en con­di­cio­nes de li­mi­ta­ción de ni­tró­geno ya que las ne­ce­si­da­des de nu­tri­ción con es­te ele­men­to, nor­mal­men­te in­su­fi­cien­te­men­te pro­vis­tas des­de el sue­lo, son cu­bier­tas por fi­ja­ción bio­ló­gi­ca del ni­tró­geno at­mos­fé­ri­co.

INO­CU­LA­CIÓN. De acuer­do a un es­tu­dio de com­pa­ra­ción de pro­duc­ción de so­ja, se­gún la apli­ca­ción de prác­ti­cas de ma­ne­jo fre­cuen­tes de ino­cu­lan­tes y su uso apli­can­do las re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas es­ti­man que la ade­cua­da nu­tri­ción ni­tro­ge­na­da du­ran­te to­do el ci­clo ded cre­ci­mien­to del cul­ti­vo de­pen­de, en­tre otros fac­to­res de al­can­zar con­di­cio­nes de cre­ci­mien­to uni­for­mes, con­ti­nuas y ade­más apor­tar des­de es­ta­dios ini­cia­les de de­sa­rro­llo una al­ta con­cen­tra­ción de ri­zo­bios en la ri­zos­fe­ra pa­ra una rá­pi­da y efi­cien­te for­ma­ción del sis­te­ma no­du­lar.

A mo­do de re­fle­xión, Mar­tín Díaz Zo­ri­ta con­clu­yó que “las tec­no­lo­gías mo­der­nas de ma­ne­jo de cultivos, en­tre és­tas las de so­ja, pro­cu­ran ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia en el uso de los re­cur­sos pro­duc­ti­vos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.