MA­RIO BRA­GA­CHI­NI.

Ma­rio Bra­ga­chi­ni, re­fe­ren­te de la ma­qui­na­ria agrí­co­la en el país, ana­li­za los hi­tos de los úl­ti­mos 25 años y ade­lan­ta có­mo se­rán los equi­pos del fu­tu­ro.

Super Campo - - Sumario -

El re­fe­ren­te del INTA Man­fre­di ana­li­za los cam­bios que se pro­du­je­ron en los úl­ti­mos 25 años en la ma­qui­na­ria agrí­co­la y ex­pli­ca por qué hoy es­tá en un nue­vo pun­to de in­fle­xión.

EN ES­TOS 25 años, una las per­so­nas más in­flu­yen­tes en la di­fu­sión de las in­no­va­cio­nes en ma­qui­na­ria agrí­co­la ha si­do Ma­rio Bra­ga­chi­ni, des­de el INTA Man­fre­di jun­to a su equi­po. Hoy con 75 años y a pun­to de ju­bi­lar­se en el INTA, es­tá a car­go del Pro­gra­ma Na­cio­nal Agre­ga­do de Valor Agroin­dus­tria y Bioe­ner­gía del INTA, que se pre­sen­ta­rá el año pró­xi­mo li­ga­do a los pro­ce­sos bio­eco­no­mía y bioe­ner­gía. Es­to in­clu­ye a la ma­qui­na­ria, en los te­mas de agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría de pre­ci­sión, le­che­ría, fo­rra­je, ma­ne­jo de efluen­tes en tam­bo, feed­lot, cer­dos, po­llos y to­do lo que tie­ne que ver con la bioe­ner­gía y en­tre las ener­gías re­no­va­bles, la ener­gía so­lar.

SU­PER CAM­PO: ¿En qué eta­pa es­ta­ba la ma­qui­na­ria agrí­co­la en 1994?

MA­RIO BRA­GA­CHI­NI: En el año 1990 ha­bía­mos el pro­yec­to Pro­pe­co de efi­cien­cia de co­se­cha y pos­co­se­cha, en el INTA tam­bién ha­bía un pro­yec­to de agri­cul­tu­ra con­ser­va­cio­nis­ta muy bueno y tra­ba­ja­mos en con­jun­to en el desa­rro­llo de la siem­bra di­rec­ta. Allí em­pie­za a desa­rro­llar­se el gran cam­bio por­que apa­re­cen las cu­chi­llas tur­bo, los ba­rre­do­res de ras­tro­jo y al­gu­nas tec­no­lo­gías, ta­pa­do­ras es­pe­cia­les pa­ra las sembradoras que tra­ba­jan con gran­des ras­tro­jos. Eso fue fru­to de mu­cho desa­rro­llo pú­bli­co-pri­va­do y Su­per CAM­PO nos ayu­dó mu­chí­si­mo en la di­fu­sión del con­te­ni­do de ese pa­que­te tec­no­ló­gi­co. El gran des­pe­gue fue en 1996 y 1997 cuan­do se apro­bó la so­ja RR y ma­ne­ja­mos más fá­cil­men­te a las ma­le­zas. Pa­ra­le­la­men­te co­men­zó un pro­ce­so de ma­ne­jar la fer­ti­li­za­ción, la apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos y, por su­pues­to, pos­te­rior­men­te la gran revolución del al­ma­ce­na­je en si­lo­bol­sa de gra­nos y fo­rra­je, que co­men­zó con el pro­yec­to Pro­pe­fo. Tam­bién em­pe­zó a cam­biar la pro­duc­ción de le­che pas­to­ril a in­ten­si­fi­ca­da, apa­re­ció la ne­ce­si­dad de que la va­ca fue­ra a bus­car el pas­to y que és­te for­ma­ra par­te de una die­ta ba­lan­cea­da y apa­re­ció el si­lo de maíz, sor­go y al­fal­fa, los me­ga­far­dos y las cor­ta­do­ras e hi­le­ra­do­ras acon­di­cio­na­do­ras.

SC: En esa época tam­bién co­men­zó la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión…

MB: Sí, se ini­ció un pro­ce­so de tec­ni­fi­ca­ción del agro ar­gen­tino y hoy es­ta­mos fren­te a un

desa­rro­llo de la di­gi­ta­li­za­ción y au­to­ma­tis­mo to­tal­men­te re­vo­lu­cio­na­rio y es­ta­mos en vís­pe­ras de un gran cam­bio. Es­te equi­po co­men­zó en 1990 a ha­cer via­jes de ex­plo­ra­ción téc­ni­ca a Es­ta­dos Uni­dos y de esos via­jes tra­ji­mos mu­chí­si­ma tec­no­lo­gía que es­tá pre­sen­te di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en el cam­po ar­gen­tino. Siem­pre al re­gre­so, a tra­vés de los años Su­per CAM­PO ha te­ni­do esas pri­mi­cias.

SC: ¿Qué otros hi­tos mar­ca­ron a la ma­qui­na­ria en es­tos 25 años?

MB: Ar­gen­ti­na se trans­for­mó en el país más avan­za­do en siem­bra di­rec­ta y eso tie­ne que ver con el desa­rro­llo de la ma­qui­na­ria agrí­co­la. Ar­gen­ti­na tie­ne las me­jo­res sembradoras del mun­do de siem­bra di­rec­ta, por­que tie­ne 94% ba­jo es­te sis­te­ma ye so ha ser­vi­do co­mo pun­ta­pié ini­cial pa­ra que la ma­qui­na­ria agrí­co­la sal­ga al mun­do y ven­der sembradoras, así co­mo otro ti­po de má­qui­nas. Ade­más en el ru­bro sembradoras Ar­gen­ti­na no tie­ne com­pe­ten­cia en el mer­ca­do in­terno. Eso se de­be a que en la Ar­gen­ti­na se fa­bri­can las me­jo­res sembradoras. Otro hi­to ha si­do el si­lo­bol­sa, que no se desa­rro­lló en Ar­gen­ti­na pe­ro sí el en­ro­lla­do de la bol­sa, que tie­ne pa­ten­te mun­dial.

SC: ¿Qué desa­rro­llos mar­can es­te mo­men­to en la ma­qui­na­ria agrí­co­la?

“Ar­gen­ti­na se trans­for­mó en el país más avan­za­do en siem­bra di­rec­ta y eso tie­ne que ver con el desa­rro­llo de la ma­qui­na­ria agrí­co­la”.

MB: Es­ta­mos en un pun­to de in­fle­xión, por­que en sembradoras hay co­li­tas de Pre­ci­sion Plan­ting que mi­den ma­te­ria or­gá­ni­ca, hu­me­dad de sue­lo y cá­ma­ra de ai­re y con eso le da in­for­ma­ción al me­tro si­guien­te, sur­co por sur­co, qué tie­ne que ha­cer, es­ta­mos con una pre­ci­sión de tra­ba­jo en un me­tro cua­dra­do del lo­te, cuan­do has­ta ha­ce po­co tiem­po un aven­tu­re­ro con gran can­ti­dad de da­tos po­día de­fi­nir un am­bien­te de 400 me­tros cua­dra­dos co­mo má­xi­ma pre­ci­sión. Es­ta­mos an­te cam­bios de sen­so­res y, fun­da­men­tal­men­te, de ac­tua­do­res que re­vo­lu­cio­nan to­do es­to y pa­ra ello se ne­ce­si­ta que el sis­te­ma sea eléc­tri­co, por­que no hay sis­te­mas me­cá­ni­cos, hi­dráu­li­cos y elec­tro­hi­dráu­li­cos que pue­dan ha­cer lo mis­mo. Con un ca­ble Can Bus y un buen soft­wa­re se le pue­de pe­dir cual­quier co­sa a una má­qui­na

y con la co­nec­ti­vi­dad se pue­de ha­cer a dis­tan­cia, en­ton­ces la má­qui­na emi­te se­ña­les, se pro­ce­san, re­ci­ben in­me­dia­ta­men­te y se pro­du­ce un in­ter­cam­bio per­man­te­ne en­tre un cen­tro de ope­ra­ción y mu­chas má­qui­nas que es­tán tra­ba­jan­do. Es­ta­mos fren­te a una revolución.

SC: ¿Cuá­les son los desafíos que se plan­tean pa­ra la ma­qui­na­ria agrí­co­la ar­gen­ti­na en los años ve­ni­de­ros?

MB: Ne­ce­si­ta­mos que la Ar­gen­ti­na cam­bie la ma­triz pro­duc­ti­va y ge­ne­re mu­chos más re­cur­sos de los que ge­ne­ra y tra­ba­jo. El país co­mo es­tá hoy no es sus­ten­ta­ble y den­tro de eso, la me­ca­ni­za­ción, que es mi es­pe­cia­li­dad es­tá fren­te a unos cam­bios bas­tan­te brus­cos en cuan­to a la di­gi­ta­li­za­ción, ro­bo­ti­za­ción, el au­to­ma­tis­mo y mu­cho tie­ne que ver con los sen­so­res y los ac­tua­do­res eléc­tri­cos, que irrum­pie­ron en la ma­qui­na­ria y, por su­pues­to, la co­nec­ti­vi­dad, que a tra­vés de una nu­be y un celular mu­chas má­qui­nas se programan y fun­cio­nan de ma­ne­ra au­to­ma­ti­za­da. Es­ta­mos fren­te a un cam­bio que se dio en las sembradoras, lue­go en pul­ve­ri­za­do­ras, co­se­cha­do­ras y pi­ca­do­ras que van a te­ner ac­tua­do­res eléc­tri­cos y eso cam­bia fun­da­men­tal­men­te el pro­ce­so de au­to­ma­tis­mo. La par­te ro­bó­ti­ca es­tá, so­la­men­te fal­ta al­gu­nas le­gis­la­ción y ajustes de se­gu­ri­dad, las má­qui­nas van a ser ro­bots en el cam­po, el ope­ra­rio va con muy po­cas de­ci­sio­nes por­que la má­qui­na prác­ti­ca­men­te es au­tó­no­ma y to­do es­te pro­ce­so de au­men­to de ta­ma­ño y au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción ge­ne­ra que ha­ya des­pla­za­mien­to de mano de obra, que es la par­te cues­tio­na­ble de to­do es­to.

SC: ¿Có­mo po­dría re­con­ver­tir­se la mano de obra ocio­sa?

MB: Lo que es­ta­mos pen­san­do es que si se com­pa­ra pro­du­cir un grano y ex­por­tar­lo co­mo com­mo­di­tie por el puer­to de Rosario con res­pec­to a trans­for­mar­lo en le­che sig­ni­fi­ca au­men­tar ca­si 40 ve­ces la mano de obra y 102 ve­ces la mano de obra se au­men­ta en trans­for­mar­lo en un fri­go­rí­fi­co pa­ra lle­var­lo a la gón­do­la en una car­ne de con­su­mo di­rec­to. En el ca­so del valor, hay ejemplos de que se po­drían ob­te­ner 10, 20, 30, 40 y 50 ve­ces más con res­pec­to al valor del pro­duc­to que le dio ori­gen. Cuan­do nos com­pli­ca­mos en que Ar­gen­ti­na es­tá fren­te a pro­ble­mas de in­sos­te­ni­bi­li­dad des­de el pun­to eco­nó­mi­co, por­que le es­tá fal­tan­do 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cie­rren los nú­me­ros, en el sec­tor agroin­dus­trial es­tá la gran so­lu­ción pa­ra Ar­gen­ti­na y hay que cam­biar la ma­triz pro­duc­ti­va de­fi­cien­te des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo pa­ra pro­du­cir so­ja fun­da­men­tal­men­te, maíz y tri­go, por una ma­triz pro­duc­ti­va más di­ver­si­fi­ca­da e in­dus­tria­li­za­da con 40 ca­de­nas agroa­li­men­ta­rias que es­tén pro­du­cien­do, in­dus­tria­li­zan­do y ex­por­tan­do. Con eso no so­la­men­te cu­bri­ría­mos con mil mi­llo­nes de dó­la­res lo que es­tá ha­cien­do fal­ta, sino que se­ría­mos ex­ce­den­ta­rios mi­ran­do ha­cia 10 años ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.