GAS­TÓN FER­NÁN­DEZ PAL­MA.

Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma, uno de los im­pul­so­res del sis­te­ma que cam­bió la for­ma de ha­cer agri­cul­tu­ra en la Ar­gen­ti­na, des­cri­be su evo­lu­ción en es­tos 25 años.

Super Campo - - Sumario -

La siem­bra di­rec­ta cam­bió la for­ma de ha­cer agri­cul­tu­ra en la Ar­gen­ti­na y uno de los pio­ne­ros en el país ana­li­za su evo­lu­ción, li­mi­tan­tes y fu­tu­ro.

EN LA HIS­TO­RIA de la agri­cul­tu­ra mo­der­na en la Ar­gen­ti­na, el nom­bre de Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma apa­re­ce en­tre aque­llos pro­ta­go­nis­tas del cam­bio fun­da­men­tal que sig­ni­fi­có la siem­bra di­rec­ta. Fue uno de los fun­da­do­res de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid) y ocu­pó la pre­si­den­cia de la en­ti­dad en dos pe­río­dos des­de 2008 a 2012. Ade­más fue pre­si­den­te de la aso­cia­ción Mai­zar.

Su­per CAM­PO: ¿En qué es­ta­do se en­con­tra­ba la siem­bra di­rec­ta ha­ce 25 años?

Gas­tón Fer­nán­dez Pal­ma: El ver­da­de­ro es­ta­lli­do de la siem­bra di­rec­ta se pro­du­ce en 1995 y 1996, don­de que­dan des­trui­dos to­dos los ar­gu­men­tos en con­tra de la siem­bra di­rec­ta y a ellos se le su­ma la bio­tec­no­lo­gía. Hay que re­co­no­cer que no to­do el mun­do co­men­zó en la siem­bra di­rec­ta por con­vic­ción, co­no­ci­mien­to, cui­da­do del sue­lo o con­cien­cia de sus­ten­ta­bi­li­dad, sino por­que era más eco­nó­mi­co. Fren­te a las cir­cuns­tan­cias que siem­pre pa­sa el agro ar­gen­tino, don­de an­da­mos atra­sa­dos en los valores por­que no siem­pre se com­pen­san los in­gre­sos con los egre­sos, la siem­bra di­rec­ta y la bio­tec­no­lo­gía fue­ron el ver­da­de­ro es­ta­lli­do. Es­tá­ba­mos en los pri­me­ros años y des­de que apa­re­ció, Su­per CAM­PO acom­pa­ñó el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble y mu­chas ve­ces han mar­ca­do, mien­tras otros no lo ha­cían, los even­tua­les erro­res que se co­me­tían ya que mu­chas co­sas se ha­cían me­dian­te prue­ba y error.

SC: ¿Qué opina del desa­rro­llo que ha al­can­za­do la siem­bra di­rec­ta?

FP: La siem­bra di­rec­ta es irre­ver­si­ble. No se vol­ve­rá a los mé­to­dos tra­di­cio­na­les, en pri­mer lu­gar por­que hay dis­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de la Unesco y de la FAO y el de­par­ta­men­to in­ter­de­par­ta­men­tal de ries­go cli­má­ti­co. Sin em­bar­go, hoy se ven mu­chos más lo­tes tra­ba­ja­dos a ni­vel tra­di­cio­nal, no con ara­dos, sino con ras­tras y cin­cel por­que jun­to con el pro­ce­so de “agri­cul­tu­ri­za­ción”

en el mun­do, no so­la­men­te en Ar­gen­ti­na, aquí por ma­las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas pa­ra el sec­tor de los di­fe­ren­tes go­bier­nos, se ha pro­du­ci­do un re­tro­ce­so en el man­te­ni­mien­to de aque­llos “san­tua­rios” de la ga­na­de­ría, don­de la agri­cul­tu­ra teó­ri­ca­men­te no de­bía ha­ber­se ins­ta­la­do. Se pro­du­jo un pro­ce­so de “agri­cul­tu­ri­za­ción”, bá­si­ca­men­te tam­bién por im­pul­so de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les por la pre­sen­cia de Chi­na y por­que le con­ve­nía al go­bierno de ese mo­men­to. Así se ge­ne­ró un in­ten­so pro­ce­so de “so­ji­za­ción” que lle­van a rom­per uno de los pa­rá­me­tros de la siem­bra di­rec­ta, por­que no hay ro­ta­ción de cul­ti­vos.’

SC: ¿Cuá­les son las li­mi­tan­tes ac­tua­les pa­ra el sis­te­ma?

FP: Apa­re­ce el pro­ble­ma de las ma­le­zas re­sis­ten­tes, que po­dría ha­ber­se pro­du­ci­do de la mis­ma ma­ne­ra pe­ro más tar­de, por­que se hi­zo el con­trol con un so­lo her­bi­ci­da, que era el gli­fo­sa­to, se de­jó de uti­li­zar la agro­no­mía quí­mi­ca clá­si­ca de ma­ne­ra cohe­ren­te. Eso trae un gra­ví­si­mo pro­ble­ma de de­gra­da­cio­nes hí­dri­ca y eó­li­ca y re­sis­ten­cia de ma­le­zas. Eso no es atri­bui­ble a la siem­bra di­rec­ta, sino a la ma­la pra­xis y apli­ca­ción equi­vo­ca­da de fe­nó­me­nos que es­tán in­clui­dos den­tro de pro­ce­sos que in­clu­yen a la siem­bra di­rec­ta. Hay que sa­car­se la ca­re­ta, otro mo­ti­vo es la con­cen­tra­ción del po­der eco­nó­mi­co a par­tir de la apa­ri­ción de los pools, que ha sig­ni­fi­ca­do la rup­tu­ra de una ca­de­na de pro­duc­ción sus­ten­ta­ble pa­ra dar lu­gar a una agri­cul­tu­ra ex­trac­ti­va y eco­no­mi­cis­ta. Eso tam­bién ha pro­vo­ca­do una mer­ma de los ver­da­de­ros valores de la siem­bra di­rec­ta. Ha­cien­do un ba­lan­ce, no he­mos da­do un pa­so ade­lan­te sino uno pe­que­ño ha­cia atrás.

SC: ¿Có­mo ima­gi­na el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra en los pró­xi­mos 25 años?

FP: Hay que man­te­ner los ras­tro­jos en co­ber­tu­ra, uti­li­zar los sue­los co­rrec­ta­men­te, no se pue­de se­guir ha­cien­do so­ja en sue­los con 1% de ma­te­ria or­gá­ni­ca y una ele­va­dí­si­ma tem­pe­ra­tu­ra en el nor­te y so­bre sue­los de lue­go de des­mon­tes. Se ten­drá que tra­ba­jar in­ten­sa­men­te en el con­trol de las ma­le­zas re­sis­ten­tes, vol­ver es­tu­diar to­da la far­ma­co­pea, su uso, prin­ci­pios ac­ti­vos, etc. y es­pe­rar que con la in­ves­ti­ga­ción se con­si­gan me­ca­nis­mos nue­vos de ac­ción pa­ra con­tro­lar esas ma­le­zas, co­mo el yu­yo co­lo­ra­do, ama­rant­hus, ce­bo­llín, ra­ma ne­gra que afec­tan a to­do el mun­do agrí­co­la, hay una enor­me can­ti­dad y la red REM de Aa­pre­sid es un ejem­plo de có­mo se de­ben tra­ba­jar ha­cia el fu­tu­ro. En ter­cer lu­gar ha­brá que ha­cer cam­bios en el uso del sue­lo, lo agrí­co­la se­rá agrí­co­la y lo ga­na­de­ro se­rá ga­na­de­ro. Es un ver­da­de­ro desafío pa­ra los jó­ve­nes que se es­tán for­man­do. Bas­ta de im­pro­vi­sa­ción, no po­de­mos de­jar al­go que es irre­cu­pe­ra­ble en su des­truc­ción al uso de gen­te no idó­nea, de­be ha­ber ma­ne­jo téc­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.