ROLOS FU­MI­GA­DO­RES.

Me­dian­te el em­pleo de rolos fu­mi­ga­do­res se pue­de ha­cer un con­trol efi­cien­te de ma­le­zas en es­pa­cios ur­ba­nos sin ne­ce­si­dad de rea­li­zar pul­ve­ri­za­cio­nes.

Super Campo - - Sumario - Por Án­ge­les Ruiz FO­TO Gza. Sis­te­mas-Eco

La fir­ma Sis­te­mas-ECO desa­rro­lló un sis­te­ma de apli­ca­ción di­rec­ta de agro­quí­mi­cos pa­ra el con­trol de ma­le­zas en áreas ur­ba­nas sin ne­ce­si­dad de rea­li­zar pul­ve­ri­za­cio­nes. Por Án­ge­les Ruiz.

LOS ROLOS fu­mi­ga­do­res fa­bri­ca­dos por la fir­ma cor­do­be­sa Sis­te­mas-ECO, pue­den apli­car in­sec­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes y her­bi­ci­das en la ca­ra ven­tral y dor­sal de ho­jas y ta­llos en es­pa­cios ver­des ur­ba­nos co­mo pla­zas, par­ques o jar­di­nes. El pro­duc­to sur­ge por el re­cla­mo de la gen­te de Las Va­ri­llas (Cór­do­ba) que veía co­mo afec­ta­ba a los ni­ños de la zo­na cuan­do se pul­ve­ri­za­ba en el pue­blo con­tra mos­qui­tos y den­gue. Asi­mis­mo, sur­ge por la ne­ce­si­dad de crear una so­lu­ción concreta pa­ra en­fren­tar ese pro­ble­ma. SIN CON­TA­MI­NA­CIÓN. Me­dian­te la aper­tu­ra de vál­vu­las se re­gu­la el apor­te de lí­qui­do al paño ab­sor­ven­te del ro­lo y su em­pu­je se pue­de rea­li­zar ma­nual­men­te, al igual que con cua­tri­ci­clos o con cor­ta­do­res de pas­to. De es­ta ma­ne­ra, se apli­ca una fina pe­lí­cu­la de hu­me­dad en las par­tes don­de se ha­ce con­tac­to, al igual que tra­ba­ja un ro­di­llo con pin­tu­ra. Pa­ra uso ur­bano hay rolos de 50 cen­tí­me­tros has­ta de 3 me­tros y, pa­ra uso ru­ral, los rolos van des­de los 3 has­ta los 6 me­tros.

“Al prin­ci­pio, se de­man­da­ban pa­ra uti­li­zar­los al bor­de de las pi­ci­nas pe­ro aho­ra es­ta­mos te­nien­do re­que­ri­mien­tos pa­ra usos ru­ra­les al es­ti­lo de la yer­ba en Mi­sio­nes, las al­ca­pa­rras en Tu­cu­mán y los vi­ñe­dos en la re­gión de Cu­yo pa­ra con­tro­lar las ma­le­zas al­re­de­dor de las plan­tas. Las mo­chi­las con lan­zas a ve­ces son in­su­fi­cien­tes en su ta­rea de con­trol e in­clu­so pue­den afec­tar a las plan­tas”, ex­pli­ca Da­niel Ma­yo­lo, crea- dor de es­te sis­te­ma de rolos y res­pon­sa­ble de la fir­ma Sis­te­mas-Eco. El sis­te­ma va co­bran­do no­to­rie­dad por­que be­ne­fi­cia el am­bien­te, ya que el ro­lo tie­ne con­tac­to di­rec­to só­lo con la es­pe­cie a la que quie­re con­tro­lar, per­mi­tien­do rea­li­zar una “fu­mi­ga­ción de pre­ci­sión”. BE­NE­FI­CIOS. Las le­yes vi­gen­tes de agro­quí­mi­cos en sus pri­me­ros ar­tícu­los in­di­can que “tie­nen por fi­na­li­dad el cui­da­do de la sa­lud hu­ma­na, el cui­da­do del am­bien­te an­te el im­pac­to am­bien­tal de los agro­quí­mi­cos”. “El ori­gen de los rolos es­tá cla­ro”, se­gún Ma­yo­lo. “Si con un ro­di­llo, pin­cel o un paño ab­sor­ben­te se impregna en in­sec­ti­ci­das una plan­ta de cual­quier es­pe­cie

se ve­rá que el re­sul­ta­do es el mis­mo que el ro­lo: no se es­ca­pa nin­gu­na go­ta al pi­so, no que­da en el ai­re ni to­ma con­tac­to hu­mano. El ro­lo evi­ta el efec­to in­de­sea­do de los agro­quí­mi­cos”, agre­ga Ma­yo­lo. “No hay con­ta­mi­na­ción al­gu­na uti­li­zan­do es­te sis­te­ma, ya que el quí­mi­co no lle­ga al sue­lo, no se dis­per­sa en la ma­sa de ai­re y no se eva­po­ra. Los quí­mi­cos que se uti­li­zan son pro­duc­tos que ofre­ce el mer­ca­do”.

Por otra par­te, el crea­dor de es­te sis­te­ma in­di­ca la ven­ta­ja de la fal­ta de de­ri­vas in­de­sea­bles. “El ro­lo pue­de uti­li­zar­se en días de vien­tos sua­ves y se pro­du­ce un aho­rro de ma­te­rial im­por­tan­te por­que só­lo se ha­ce una trans­fe­ren­cia de ma­te­rial lí­qui­do só­lo si si ha­ce con­tac­to con el ve­ge­tal. Si no se es­ta­ble­ce ese con­tac­to no hay apor­te lí­qui­do”, des­cri­bió.

“La no­ve­dad pa­ra Sis­te­mas-Eco es que con­se­gui­mos re­gu­lar la des­car­ga de lí­qui­do so­bre el ro­lo o agen­te de con­tac­to. Téc­ni­ca­men­te, unos sen­so­res ha­cen con­tac­to pre­via­men­te con el ve­ge­tal (mi­den la den­si­dad fo­liar) y es­te con­tac­to me­cá­ni­co pro­du­ce un mo­vi­mien­to me­cá­ni­co que se tra­du­ce en una, ma­yor o me­nor, des­car­ga de lí­qui­dos en el lu­gar del ro­lo que va a ha­cer con­tac­to con ese ve­ge­tal. Con es­ta no­ve­dad, do­si­fi­ca­mos con pre­ci­sión en el lu­gar y con la can­ti­dad jus­ta”, des­cri­bió Ma­yo­lo. PRO­DUC­TO NA­CIO­NAL. Los rolos pue­den usar­se tan­to pa­ra bal­díos co­mo pa­ra uso agrí­co­la, al igual que pa­ra el se­ca­do de pas­tos y ma­le­zas en vi­ñe­dos o en lu­ga­res ven­to­sos pa­ra evitar que se vue­len los pro­duc­tos apli­ca­dos. Cuan­do las ma­le­zas es­tán muy pró­xi­mas a la plan­ta no­ble, la pul­ve­ri­za­ción es un ries­go. En lu­ga­res pú­bli­cos, pa­ra Ma­yo­lo “al­gu­nos mu­ni­ci­pios lo usan pa­ra apli­car her­bi­ci­das en ma­le­zas de ca­na­les de des- agües, o pa­ra se­car ma­le­zas en te­rre­nos aban­do­na­dos. Ya tie­ne dos y tres ve­ra­nos de uso sin in­con­ve­nien­tes. Hay una ten­den­cia na­cio­nal ha­cia la eco­lo­gía, ha­cia el cui­da­do del am­bien­te, ha­cia la re­va­lo­ri­za­ción de la fau­na au­tóc­to­na. Por su valor ac­ce­si­ble y sim­pli­ci­dad, las pie­zas de ma­yor des­gas­te se reponen y son de ba­jo valor”, in­di­ca Da­niel Ma­yo­lo.

Las pul­ve­ri­za­cio­nes pue­den ge­ne­rar de­ri­vas de pro­duc­tos que pue­den ge­ne­rar con­ta­mi­na­ción en áreas ur­ba­nas.

Los ro­di­llos se im­preg­nan con el agro­quí­mi­co pa­ra que ac­túe di­rec­ta­men­te so­bre la es­pe­cie que se quie­re con­tro­lar. Ade­más se pue­den uti­li­zar en cual­quier con­di­ción cli­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.