PERS­PEC­TI­VA.

De­jar de ver no­vi­llos pa­ra ver car­ne. Un tam­bo con me­nos in­ver­sión en la va­ca y más en el per­so­nal y la in­fra­es­truc­tu­ra son los nue­vos en­fo­ques pa­ra la ga­na­de­ría.

Super Campo - - Sumario - Por Ga­briel Quai­zel. Fo­tos: gentileza ACA. Die­go Gue­lar Em­ba­ja­dor en Chi­na

En una jor­na­da or­ga­ni­za­da por la Aso­cia­ción de Coo­pe­ra­ti­vas Ar­gen­ti­nas se ana­li­za­ron los nue­vos en­fo­ques que se de­ben te­ner en las ga­na­de­rías de car­ne y le­che, que in­clu­yen la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el rol del per­so­nal, en­tre otros. Por Ga­briel Quái­zel.

UN ES­PA­CIO pa­ra ana­li­zar los nue­vos desafíos so­cia­les, pro­duc­ti­vos, eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les de las ca­de­nas de la car­ne y la le­che. Así pen­só la Aso­cia­ción de Coo­pe­ra­ti­vas Ar­gen­ti­nas al Sim­po­sio Valor Ga­na­de­ro que ha­ce ca­da 2 años y el mes pa­sa­do con­cre­tó su 3ra edi­ción en Rosario.

“No es so­lo un es­pa­cio de ne­go­cios sino un lu­gar pa­ra ver es­que­mas dis­tin­tos, con ideas in­no­va­do­ras y dis­rup­ti­vas”, des­ta­có el pre­si­den­te de ACA, Clau­dio Sou­mou­lou.

Pen­sar por ejem­plo có­mo se­rá el em­pleo del fu­tu­ro. El es­ce­na­rio –no del to­do alen­ta­dor- lo dio el eco­no­mis­ta y con­sul­tor in­ter­na­cio­nal Eduar­do Levy Ye­ya­ti, quien aler­tó so­bre los des­pla­za­mien­tos que ocu­rri­rán co­mo con­se­cuen­cia de la au­to­ma- ti­za­ción y la ar­ti­fi­cia­li­dad. “En el cen­tro de la sus­ti­tu­ción tec­no­ló­gi­ca es­tá la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial”. Ubi­có al sec­tor con más ries­go, en prin­ci­pio, al de los tra­ba­jos de me­nor so­fis­ti­ca­ción; atem­pe­ró lue­go con que el 60% de las ocu­pa­cio­nes son au­to­ma­ti­za­bles en al me­nos un 30%, es de­cir que “se­rían re­em­pla­za­dos par­cial­men­te y so­lo una par­te de esos em­pleos des­apa­re­ce­ría”.

Levy se­ña­ló es­pa­cios de es­pe­ran­zas, “las trin­che­ras del tra­ba­jo hu­mano”: la in­te­li­gen­cia so­cial (la do­cen­cia pri­ma­ria, el cui­da­do de per­so­nas), la creatividad (ac­ti­vi­da­des no re­em­pla­za­bles por tec­no­lo­gía) y la uni­ci­dad (la de­man­da de pro­duc­tos ar­te­sa­na­les, úni­cos).

En es­te úl­ti­mo or­den pu­so el ejem­plo de la irrup­ción de la car­ne sin­té­ti­ca que se ob­tie­ne “a par­tir de clo­nar un tro­zo de car­ne y ha­cer mi­les con él”. Pa­ra el con­sul­tor, “la car­ne de va­ca va a ser la ver­sión ar­te­sa­nal de la co­mi­da”. Por eso, ins­tó a “cus­to­mi­zar la pro­duc­ción. Es el prin­ci­pal cru­ce en­tre tec­no­lo­gía y ga­na­de­ría”. ¿CÓ­MO DE­BE FUN­CIO­NAR? El coor­di­na­dor de Ga­na­de­ría en el Mo­vi­mien­to CREA, Jo­sé Liz­zi, plan­teó que la pro­duc­ción de car­ne “des­de ha­ce 6 años es­tá ge­ne­ran­do el mis­mo valor” por una cues­tión de “com­pe­ten­cia ‘in­tra­ca­de­na’ que nos da una su­ma ce­ro”.

En 50% de los sis­te­mas ga­na­de­ros el ín­di­ce de pre­ñez es ma­yor a 90% pe­ro el por­cen­ta­je de des­te­te es de 75% ¿Por qué no me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad? Los ba­jos ín­di­ces es­tán li­ga­dos “al

mal uso de los re­cur­sos y a in­efi­cien­cias am­bien­ta­les”. So­bre to­do, lla­mó la aten­ción en que “ca­da vez que des­te­ta­mos más ter­ne­ros los pre­cios ba­ja­ron: el mer­ca­do in­terno no trac­cio­na pa­ra ser más pro­duc­ti­vos”.

“Si el mer­ca­do no se ex­pan­de, si no agre­ga­mos valor por ca­da ki­lo y si no te­ne­mos más con­su­mi­do­res ter­mi­na ocu­rrien­do que, cuan­do hay un reaco­mo­da­mien­to, ga­na un es­la­bón de la ca­de­na pe­ro pier­de otro”. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta de Crea, “hay que em­pe­zar a ver la ca­de­na orien­ta­da ha­cia el con­su­mi­dor y no des­de la pro­duc­ción; in­for­mar al con­su­mi­dor pa­ra que ten­ga ele­men­tos pa­ra ele­gir y pa­gar más”. Y tam­bién “ex­pan­dir el mer­ca­do pa­ra no de­pri­mir pre­cios: es­to es exportar”. El epi­de­mió­lo­go Mar­ce­lo Sig­no­ri- ni, del Co­ni­cet y del Inta Ra­fae­la, sos­tu­vo que los ga­na­de­ros “de­ben de­jar de es­tar ‘for­ma­tea­dos’ pa­ra pro­du­cir mu­chos no­vi­llos en pie” y pen­sar en el pro­duc­to fi­nal de la ca­de­na: la car­ne. “Hay que em­pe­zar a ver la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de la pro­duc­ción”.

Es­to lle­va te­ner a aten­der mu­cho más que la sa­ni­dad de las va­cas y pa­sar tam­bién al cui­da­do de la sa­lud de los peo­nes, de los em­plea­dos de los fri­go­rí­fi­cos y las fá­bri­cas de lác­teos, del am­bien­te y de la ino­cui­dad de los pro­duc­tos.

Sig­no­ri­ni con­si­de­ró que “Ar­gen­ti­na tie­ne un es­ta­tus sa­ni­ta­rio bueno”. “La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es la pre­sen­cia de la bac­te­ria STEC ( Es­che­ri­quia co­li Shi­ga)”. Tam­bién ci­tó ca­sos de re­si­duos de iver­mec­ti­na con­se­cuen­cia de que la bac­te­ria fue ge­ne­ran­do re­sis­ten­cia.

“El pro­duc­tor pri­ma­rio cree que es­tá des­co­nec­ta­do de los pro­ble­mas que ocu­rren al fi­nal de la ca­de­na ¡Pe­ro has­ta te pue­den ce­rrar mer­ca­dos (por cues­tio­nes sa­ni­ta­rias ori­gi­na­das en el cam­po)! Un feed­lot de­be ha­cer­se car­go del agua re­si­dual que pro­du­ce pa­ra que no afec­te. Hoy el prin­ci­pal con­ta­gio de enfermedades por STEC es por con­su­mo de ve­ge­ta­les ¡y los ve­ge­ta­les no tie­nen esa bac­te­ria! de al­gún la­do les lle­gó…”. GEN­TE Y RO­BOTS. El in­ge­nie­ro agró­no­mo Ja­vier Bau­drac­co, de la Uni­ver­si­dad del Li­to­ral, ad­vir­tió que “la pro­duc­ti­vi­dad de nues­tros tam­bos es­tá li­mi­ta­da por 3 pun­tos prin­ci­pa­les: la ba­ja pro­duc­ción de fo­rra­jes, la po­ca can­ti­dad de va­cas y la de­fi­cien­cia en in­fra­es­truc­tu­ra”.

So­bre el úl­ti­mo pun­to pu­so el ejem­plo de la fal­ta de agua­das: un re­le­vo en San­ta Fe dio que hay 1 ca­da 34 hec­tá­reas. “Nues­tras va­cas tie­nen sed y el im­pac­to de acer­car­les agua es fa­bu­lo­so”.

Bau­drac­co di­jo que “se ne­ce­si­tan sis­te­mas más fle­xi­bles pa­ra en­fren­tar las vo­la­ti­li­da­des: sis­te­mas

que den ga­nan­cia con le­che de 20 cen­ta­vos con va­cas en pas­to­reo, pe­ro que se adap­ten se­gún la re­la­ción le­che/grano”.

¿Có­mo lo­grar com­pe­ti­ti­vi­dad? “Al­can­zan­do una al­ta fac­tu­ra­ción con cos­tos mo­de­ra­dos: lo­grar 14 mil li­tros de le­che por hec­tá­rea con cos­tos de 12 mil/lt/ha”. Pa­ra au­men­tar el fo­rra­je, apun­tó que ha­ce fal­ta una ma­yor fer­ti­li­za­ción de las pas­tu­ras. “Hay que po­ner el fo­co en las per­so­nas, así los re­sul­ta­dos empiezan a apa­re­cer; es la gen­te la que va a cuidar a las va­cas y al am­bien­te”.

Ha­ce 3 años que en el INTA Ra­fae­la fun­cio­na un tam­bo ro­bo­ti­za­do don­de las va­cas eli­gen so­las cuán­do or­de­ñar­se: se con­du­cen por el uso de una se­rie de in­cen­ti­vos (ali­men­to, con­fort en de­ter­mi­na­das ho­ras, agua, etc) que di­se­ñan tra­yec­to­rias a tra­vés de puer­tas in­te­li­gen­tes que de­ri­van al or­de­ño u otras áreas (pas­to­reo, su­mi­nis­tro de ra­cio­nes).

“Es un sis­te­ma con tec­no­lo­gías de pre­ci­sión, ro­bó­ti­ca, au­to­ma­ti­za­ción, te­le­co­mu­ni­ca­ción e in­for­má­ti­ca que eva­lúa as­pec­tos pro­duc­ti­vos, eco­nó­mi­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les”, di­jo el coor­di­na­dor del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Le­che­ría del INTA, Mi­guel Ta­ver­na. Y agre­gó: “Los re­sul­ta­dos son alen­ta­do­res”. Dos as­pec­tos que des­ta­có fue­ron que ca­da uni­dad ro­bó­ti­ca pue­de or­de­ñar en­tre 60 y 65 va­cas y es aten­di­da por 2 per­so­nas que che­quean los da­tos.

“Son tec­no­lo­gías que re­quie­ren de una in­ver­sión ini­cial muy im­por­tan­te y las con­di­cio­nes de Ar­gen­ti­na no es­tán da­das pa­ra eso”. En los paí­ses nór­di­cos eu­ro­peos “prác­ti­ca­men­te 70% u 80% de los pro­duc­to­res tie­nen ro­bots. Los an­te­ce­den­tes avalan que es una tec­no­lo­gía con­fia­ble”.

La sa­ni­dad va más allá de la sa­lud de las va­cas. Tam­bién abar­ca a la protección del per­so­nal del cam­po, de los tra­ba­ja­do­res de las fá­bri­cas y de la ino­cui­dad de los pro­duc­tos que sa­len al mer­ca­do in­terno y ex­terno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.