IPCVA.

Un ma­ne­jo pre­ci­so del pas­to­reo en un ci­clo com­ple­to en el sur bo­nae­ren­se. Me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co y mu­cha va­cu­na­ción. Con­se­jos pa­ra el pas­to.

Super Campo - - Sumario - Por Ga­briel Quái­zel Fo­tos: gentileza del au­tor y del Ipcva

Un es­ta­ble­ci­mien­to en Tres Arro­yos lle­va ade­lan­te un plan­teo de ci­clo com­ple­to ba­sa­do en el ma­ne­jo pre­ci­so del pas­to­reo, me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co per­ma­nen­te y un ma­ne­jo sa­ni­ta­rio efi­cien­te. Por Ga­briel Quái­zel.

UN PLAN­TEO SIM­PLE con ser­vi­cio pre­coz y ter­mi­na­ción pas­to­ril en in­ver­na­da rá­pi­da. Así de­fi­ne el ve­te­ri­na­rio Fran­co Fal­di­ni la em­pre­sa ga­na­de­ra que lle­va ade­lan­te en La Leo­pol­di­na, el cam­po fa­mi­liar que ad­mi­nis­tra en Co­pe­to­nas, par­ti­do de Tres Arro­yos, en el sur bo­nae­ren­se.

El es­ta­ble­ci­mien­to fue se­lec­cio­na­do por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu- na Ar­gen­ti­na pa­ra ilus­trar un sis­te­ma pas­to­ril de ci­clo com­ple­to. “To­da in­ten­si­fi­ca­ción tie­ne que ser muy cui­da­do­sa. Por eso ha­ce­mos el plan­teo más sen­ci­llo po­si­ble, por­que aquí la prin­ci­pal li­mi­tan­te es la mano de obra”, ar­gu­men­tó el pro­pie­ta­rio.

Se tra­ta de un cam­po de 1.800 hec­tá­reas 100% pas­to­ril: aún en in­vierno el 60% se ha­ce en cam­po na­tu­ral (más 17% pas­tu­ras y 20% ver­deos). Y lo más im­por­tan­te, las lomas tam­bién se usan pa­ra la ga­na­de­ría.

El cam­po es ex­plo­ta­do por la fa­mi­lia des­de 1964 cuan­do co­men­za­ron re­em­pla­zan­do el pas­to de los ba­jos sa­li­nos por agro­pi­ros. Ac­tual­men­te es­tá en ro­ta­ción cons­tan­te con es­te plan: en in­vierno se ha­cen cul­ti­vos de ave­na o tri­go, que pa­san a pas­tu­ra;

en el ci­clo si­guien­te “se dis­quean” pa­ra ha­cer gi­ra­sol y lue­go ave­na; a ésta la re­em­pla­zan con un sor­go y lue­go vuel­ta a la ave­na.

El ma­ne­jo de las pas­tu­ras (al­fal­fa gru­po 5 –prin­ci­pal- y mez­cla de fes­tu­ca me­di­te­rrá­nea con tré­bol blan­co) es con fer­ti­li­za­ción con fos­fa­to mo­no­amó­ni­co (MAP) y se apli­can her­bi­ci­das a la siem­bra. Se plan­tan a prin­ci­pios de ma­yo pa­ra pas­to­rearr a fin de ma­yo o ju­nio. nio. “Así la al­fal­faa no tie­ne com­pe­te­nen­cia pa­ra se­guir uir cre­cien­do”.

Los ver­deoss de ave­na se ha­ce­nen con apli­ca­ción de urea a los 30 días y otraa pos­te­rior pa­ra com­ple­tar 160 ki­los por hec­tá­rea.

Cuan­do to­ca el sor­go (fo­rra- je­ro, no di­fe­ri­do) se siem­bra a prin­ci­pios de no­viem­bre –“cuan­do las ave­nas se es­tán se­can­do”- con fos­fa­to dia­mó­ni­co­ni­co (DAP) y 808 kg de urea. “Pas­to­rea­mos ttem­prano, con 20- 30 cen­cen­tí­me­tros ( de cre­cim cre­ci­mien­to de las plan plan­tas) cui­dan­do que no ha­ya con con­di­cio­nes de mu mu­cha se­ca por la tto­xi­ci­dad”.

GE­NE­RAL. GE­NER La em­pre­sa­sa cuen­ta con 900 vien­tres,tres, 600 del ro­dro­deo ge­ne­ral y 300 de ca­ba­ña. El des­te­te se ha­ce en­tre 75-80 días des­de oc­tu­bre a Na­vi-

El lo­te de to­ros (arri­ba) y el de va­cas de pri­me­ra pa­ri­ción (aba­jo) fue se­lec­cio­na­do en fra­me mo­de­ra­do.

dad; los ma­chos van a re­crías y se se­lec­cio­nan las hem­bras de la re­po­si­ción o se ha­ce una ven­ta de va­qui­llo­nas de ser­vi­cio de oto­ño. Los ma­chos se des­te­tan so­bre pas­tu­ras.

Logran una evo­lu­ción dia­ria de pe­so de 700 y 800 gra­mos por día en ma­chos ( su­ple­men­ta­dos) y en­tre 400 y 500 gra­mos/día en hem­bras.

Res­pec­to de la sa­ni­dad, Fal­dino par­te de una idea. “Las va­cu­nas son ex­ce­len­tes en ino­cui­dad pe­ro el te­ma es la po­ten­cia”. Ha­ce re­fe­ren­cia a la ca­pa­ci­dad del re­me­dio de ge­ne­rar in­mu­ni­dad. Por es­to rea­li­zan va­rias ino­cu­la­cio­nes, ya que la in­mu­ni­dad se lo­gra “a par­tir de la sex­ta vez”. La ga­nan­cia, o el aho­rro, no es­tá en la can­ti­dad sino en el mo­men­to de la apli­ca­ción: por ejem­plo, va­cu­nan­do a los ter­ne­ros cuan­do no es­tán es­tre­sa­dos (le­jos del mo­men­to del des­te­te). CA­BA­ÑA. Pro­du­cen to­ros An­gus ne­gros y co­lo­ra­dos des­de 1992. Me­dian­te una exi­gen­te se­lec­ción, La Leo­pol­di­na lo­gró un ro­deo uni­for­me, de bio­ti­po mo­de­ra­do, ba­jo pe­so al na­cer, al­ta fer­ti­li­dad y de gran po­ten­cial car­ni­ce­ro en sis­te­mas pas­to­ri­les.

“Su­ma­do es­to al mi­nu­cio­so con­trol sa­ni­ta­rio lo­gra­mos un al­to por­cen­ta­je de en­to­res de va­qui­llo­nas de 15 me­ses, don­de se des­ta­ca la fa­ci­li­dad de par­to y el ba­jo pe­so al na­ci­mien­to, sin afec­tar el fu­tu­ro cre­ci­mien­to de esos ter­ne­ros”, des­cri­bió Fan­di­ni.

A par­tir de 2004, por su­ge­ren­cia de la fa­mi­lia Bus­tin­go­rri, de Sa­la­di­llo, la ca­ba­ña se su­mó al Breed­plan, el sis­te­ma aus­tra­liano de eva­lua­ción ge­né­ti­ca que les per­mi­te op­ti­mi­zar la se­lec­ción. To­das las va­cas se pre­ñan con in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial a tiem­po fi­jo (IATF) y se re­pa­san con un so­lo to­ro (pa­ra ga­ran­ti­zar la pa­ter­ni­dad de to­dos los ter­ne­ros) du­ran­te 60 días. Las va­qui­llo­nas se in­se­mi­nan a los 14 me­ses y se re­pa­san a los 30 días. To­do vien­tre va­cío al tac­to se des­car­ta.

To­dos los ter­ne­ros se re­gis­tran al par­to y se pe­san, y las va­cas se pe­san al des­te­te. Los to­ri­tos y las va­qui­llo­nas se pe­san a los 18-20 me­ses, se les mide cir­cun­fe­ren­cia es­cro­tal y se les rea­li­za una eco­gra­fía de car­ca­sa (gra­sa dor­sal, de ca­de­ra, área de ojo de bi­fe y gra­sa in­tra­mus­cu­lar). La pro­duc­ción de car­ne por hec­tá­rea de La Leo­pol­di­na fue cre­cien­do con los años y es al­ta pa­ra la zo­na: 234 ki­los por hec­tá­rea. Pe­ro tie­nen co­mo ob­je­ti­vo lle­gar a los 300 ki­los. “Es al­go que nos cues­ta”, se sin­ce­ró Fran­co. Só­lo una ma­te­ria pen­dien­te.

Fran­co Fal­di­ni Pro­duc­tor

Juan Eli­zal­de In­ge­nie­ro Agró­no­mo

Ger­mán Be­ro­ne In­ge­nie­ro Agró­no­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.