ES­TRÉS CA­LÓ­RI­CO.

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras ge­ne­ran pro­ble­mas en la pro­duc­ción de le­che y la re­pro­duc­ción. Có­mo ate­nuar el im­pac­to des­de la ali­men­ta­ción y la in­fra­es­truc­tu­ra.

Super Campo - - Sumario - Por Aní­bal Fer­nán­dez Mayer, Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio.

Con la lle­ga­da de la es­ta­ción es­ti­val, se de­ben te­ner en cuen­ta una se­rie de pau­tas pa­ra que los ani­ma­les del ro­deo su­fran me­nos ca­lor.

DU­RAN­TE to­dos los ve­ra­nos, es­pe­cial­men­te en el cen­tro y nor­te del país, los vacunos es­tán ex­pues­tos a con­di­cio­nes am­bien­ta­les ad­ver­sas de tem­pe­ra­tu­ra (ma­yor a los 30°C) y hu­me­dad (su­pe­rior al 50%) que aten­tan con­tra la res­pues­ta pro­duc­ti­va en tan­to ga­nan­cia de pe­so o pro­duc­ción de le­che, y la re­pro­duc­ti­va. Es­ta si­tua­ción se agra­va, aún más, cuan­do la ve­lo­ci­dad del vien­to es me­nor de 5 km/h.

PÉR­DI­DAS. La zo­na de con­fort pa­ra los vacunos de car­ne va­ría en­tre 7 a 26°C y pa­ra las va­cas le­che­ras en­tre 5 a 21°C. La zo­na de con­fort se ca­rac­te­ri­za por­que los ani­ma­les al­can­zan el má­xi­mo com­por­ta­mien­to pro­duc­ti­vo (car­ne o le­che) y re­pro­duc­ti­vo, siem­pre que la die­ta es­té ba­lan­cea­da (ener­gía-pro­teí­na) y se su­mi­nis­tre ade­cua­da­men­te en can­ti­dad y ca­li­dad.

PÉR­DI­DAS. En am­bien­tes es­tre­san­tes, la pér­di­da de pro­duc­ción su­pera el 10%, pu­dien­do lle­gar en ca­sos ex­tre­mos a caí­das ma­yo­res del 50% en re­gio- nes tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les. El efec­to de la al­ta tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad re­la­ti­va de és­tas re­gio­nes se su­ma a la me­nor ca­li­dad de los fo­rra­jes fres­cos, ma­yo­res ni­ve­les de fi­bra con me­nor di­ges­ti­bi­li­dad y ba­jos con­te­ni­dos pro­tei­cos. Y des­de el pun­to de vis­ta re­pro­duc­ti­vo, se ob­ser­va en­tre otras co­sas:

Re­duc­ción de la du­ra­ción de los ce­los du­ran­te las ho­ras de ma­yor tem­pe­ra­tu­ra, más del 70% de los ce­los du­ró 7 h o me­nos.

Ma­yor fre­cuen­cia de ce­los du­ran­te la no­che.

Me­nor de­tec­ción de ce­los. Pue­de ha­ber cer­ca de un 80% de ce­los que no son de­tec­ta­dos en ve­rano res­pec­to al in­vierno, afec­tan­do la efi­cien­cia re­pro­duc­ti­va y pro­duc­ti­va.

Me­nor ta­sa de con­cep­ción. En la cuen­ca le­che­ra de San­ta Fe dis­mi­nu­yó la ta­sa de con­cep­ción más del 15% en ve­rano res­pec­to a la pri­ma­ve­ra. En es­te ar­tícu­lo se pre­sen­tan di­fe­ren­tes es­tra­te­gias de ma­ne­jo y die­tas pa­ra im­ple­men­tar en el tam­bo, que ayu­da­rán a ate­nuar los efec­tos ne­ga­ti­vos del es­trés.

1.- Die­tas frías vs die­tas ca­lien­tes.

En los sis­te­mas pas­to­ri­les (car­ne o le­che) se uti­li­za en la épo­ca es­ti­val pas­tu­ras o ver­deos de ve­rano que cre­cen y desa­rro­llan muy rá­pi­do per­dien­do ca­li­dad (flo­re­cen y se­mi­llan). Es­tos fo­rra­jes tie­nen al­tos con­te­ni­dos en fi­bra y lig­ni­na que re­du­cen la di­ges­ti­bi­li­dad de los mis­mos. Es­te ma­te­rial fi­bro­so pro­vo­ca fer­men­ta­cio­nes acé­ti­cas en el ru­men que ele­van sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el ca­lor cor­po­ral. Es­tas son las lla­ma­das die­tas “ca­lien­tes”. Mien­tras que, las die­tas “frías” son aque­llas que tie­nen fi­bra de al­ta di­ges­ti­bi­li­dad y una ade­cua­da pro­por­ción de gra­nos al­mi­do­no­sos y con­cen­tra­dos pro­tei­cos “pa­san­tes al ru­men” que lle­gan “in­tac­tos” al in­tes­tino pa­ra ser di­ge­ri­dos en es­te si­tio. Una die­ta fría ade­cua­da de­be te­ner ba­lan­cea­da la frac­ción ener­gé­ti­ca y pro­tei­ca (Ver ta­bla de Die­tas).

2.-Som­bra, as­per­so­res y ven­ti­la­do­res.

Pa­ra amor­ti­guar las

al­tas tem­pe­ra­tu­ras, tan­to en los sis­te­mas ga­na­de­ros pas­to­ril co­mo a co­rral, se de­be­ría em­plear som­bra ar­ti­fi­cial o na­tu­ral es­pe­cial­men­te en­tre las 11 a las 18 hs pa­ra que los ani­ma­les des­can­sen ade­cua­da­men­te. Ade­más, po­ner al­gún ti­po de som­bra don­de se ubi­can los comederos y be­be­de­ros.

Mien­tras que en los tam­bos ubi­ca­dos en zo­nas don­de pre­do­mi­nan al­tas tem­pe­ra­tu­ras (+32°C) du­ran­te va­rios me­ses del ve­rano se acon­se­ja, tam­bién, co­lo­car gran­des ven­ti­la- do­res ba­jo tin­gla­dos abier­tos o me­dia som­bram­bra don­de los ani­ma­les des­can­sa­nan­san y co­men. El ob­je­ti­vo es que fun-fun­cio­nen du­ran­ten­ten las ho­ras de ma­yor a ayor ca­lor, in­clu­so,, la no­che. En tan­to, n nto, en los co­rra­les de es­pe­ra, pre­vioo al or­de­ño, el me­jor e ejor re­sul­ta­do se lo­gra cuan­do se ccom­bi­na una as­per­siónn (30 se­gun­dos) se­gui­da de ven­ti­la­ción (4 a 5 mi­nu­tos) re­pe­ti­dos ca­da 30-45 min, mien­tras que las va­cas es­tén en es­tos si­tios. Por ca­da 0,5 lts de agua que se apli­ca so­bre el ani­mal se pue­de dis­di­si­par 255 kcal de cal­ca­lor cor­po­ral. Pa­ra que ello ocu­rra,rra, el ta­ma­ño de got­go­ta de­be va­riar en­ten­tre 3 a 5 mm así eel agua pue­de atra­va­tra­ve­sar el pe­lo y lle­gar al cue­ro. En cam­bio, ssi las go­tas de agua son de me­norm ta­ma­ño (ne­bli­na) se pue­de pro­du­cir una im­per­mea­bi­li­za­ción de esa zo­na no per­mi­tien­do que irra­die el ca­lor in­terno del ani­mal al am­bien­te.

Los as­per­so­res de­ben es­tar co­lo­ca­dos a 3,5 m del pi­so, con un dis­tan­cia­mien­to de 4 me­tros en­tre sí y un án­gu­lo de mo­ja­do re­gu­la­ble de 0 a 360º. Por su par­te, la pre­sión de tra­ba­jó se­rá de 2,1 ba­res, con un cau­dal por pi­co de 12,7 a 16,0 li­tros/mi­nu­to (8,5 a 10,6 li­tros por ca­da ci­clo), un ta­ma­ño de go­ta de 3 a 5 mm y diá­me­tro de mo­ja­do de 4,5 m a 1,2 m (al­tu­ra de la va­ca).

3.- Ac­ce­so a la co­mi­da en la no­che.

En di­fe­ren­tes tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción se de­ter­mi­nó que con cli­ma tem­pla­do frío los vacunos pue­den co­mer has­ta el 30% del to­tal de la co­mi­da du­ran­te la no­che y en el ve­rano con mu­cho ca­lor (+32°C) pue­den co­mer has­ta el 60% de la co­mi­da en ho­ras noc­tur­nas. Es­to de­mues­tra que en los me­ses del ve­rano es cla­ve que los ani­ma­les ten­gan ac­ce­so a co­mi­da “fres­ca”, en ca­li­dad y can­ti­dad, du­ran­te to­da la no­che ya sea pas­to­reo de fo­rra­jes fres­cos (pas­tu­ras o ver­deos de ve­rano) en los en­gor­des pas­to­ril o que ha­ya co­mi­da fres­ca en los comederos su­mi­nis­tra­da al fi­nal de la tar­de (en­gor­de a co­rral).

Al­gu­nos téc­ni­cos ha­blan que se de­be su­mi­nis­trar a la tar­de­ci­ta un 60% del to­tal dia­rio. Sin em­bar­go, es­te te­ma de­be­ría es­tar su­je­to a

ca­da sis­te­ma pro­duc­ti­vo, a la ca­te­go­ría ani­mal y a las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da die­ta.

Lo im­por­tan­te es que los ani­ma­les ten­gan ac­ce­so a co­mi­da “fres­ca”, en ca­li­dad y en la can­ti­dad ade­cua­da du­ran­te las ho­ras noc­tur­nas, pa­ra cu­brir ese ma­yor con­su­mo y po­der sos­te­ner al­tas pro­duc­cio­nes de car­ne o le­che.

4.- Con­su­mo de agua

En la Ta­bla “Re­que­ri­mien­to de agua” se pre­sen­tan los con- su­mos (li­tros/día) de di­fe­ren­tes ca­te­go­rías de ani­ma­les de ga­na­do le­che­ro, en fun­ción de la tem­pe­ra­tu­ra del am­bien­te. Es­to re­fuer­za la im­por­tan­cia de con­tar con agua fres­ca de ca­li­dad y en la can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a la ma­yor de­man­da que ocu­rre du­ran­te la épo­ca de al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

5.- Mo­vi­mien­tos de ani­ma­les

Por úl­ti­mo y co­mo re­co­men­da­ción pa­ra el ma­ne­jo pre­ven­ti­vo de pro­ble­mas en los es­ta­ble­ci­mien­tos du­ran­te el ve­rano, se de­ben evi­tar los arreos, tra­ba­jos en los co­rra­les o que los ani­ma­les ha­gan gran­des des­pla­za­mien­tos du­ran­te los ho­ra­rios don­de hay ma­yor in­ci­den­cia de es­trés ca­ló­ri­co. Es­tas ta­reas es ne­ce­sa­rio rea­li­zar­las tem­prano en la ma­ña­na o las úl­ti­mas ho­ras de la tar­de.

* Es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción Ani­mal de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal IN­TA Bor­de­na­ve

Una de las for­mas de dis­mi­nuir el im­pac­to del ca­lor en­tre los ani­ma­les es dis­po­ner lu­ga­res de som­bra pa­ra que los ani­ma­les pue­dan per­ma­ne­cer en­tre las 11 a las 18 ho­ras.

Es fun­da­men­tal que los ani­ma­les, por el ma­yor con­su­mo du­ran­te la épo­ca ve­ra­nie­ga, ten­gan ac­ce­so a agua fres­ca en can­ti­dad y ca­li­dad.

Se de­be evi­tar el arreo y mo­vi­mien­tos del ro­deo en las ho­ras del día don­de se re­gis­tran las ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras.

En los tam­bos don­de las tem­pe­ra­tu­ras pue­den al­cn­zar y su­pe­rar los 32 gra­dos se re­co­mien­da la ins­ta­la­ción de ven­ti­la­do­res y as­per­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.