YO­NAR.

Una em­pre­sa na­cio­nal fa­bri­ca las in­cu­ba­do­ras de al­ta tec­no­lo­gía uti­li­za­das por gran par­te de los avi­cul­to­res y agro­téc­ni­cos de to­do el país. Co­men­zó co­mo una em­pre­sa uni­per­so­nal y co­se­cha más de 5 dé­ca­das de tra­ba­jo.

Super Campo - - Sumario - Por Ángeles Ruiz.

Con más de 5 dé­ca­das en el ru­bro, es­ta em­pre­sa na­cio­nal fa­bri­ca las in­cu­ba­do­ras de al­ta tec­no­lo­gía que más uti­li­zan los avi­cul­to­res y agro­téc­ni­cos en to­do el país.

INS­TA­LA­DA en el mer­ca­do des­de 1960, la fir­ma Yo­nar cuen­ta con más de cin­co dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en la fa­bri­ca­ción de in­cu­ba­do­ras pa­ra la pro­duc­ción aví­co­la. La mar­ca se ges­tó a par­tir de la ne­ce­si­dad y el es­pí­ri­tu lí­der de Leo­nar­do Mor­zi­lli, em­pre­sa­rio fa­bri­can­te, que jun­to a unos ami­gos co­men­za­ron a pro­du­cir po­lli­tos be­bés pa­ra ven­der­los en fe­rias ba­rria­les de Ca­pi­tal Fe­de­ral. Lo ha­cían por ne­ce­si­dad y pa­ra ven­der sus pro­pios pro­duc­tos, da­do que los re­cur­sos con los que con­ta­ban eran es­ca­sos.

“Co­men­za­mos a pro­du­cir po­lli­tos be­bes con una in­cu­ba­do­ra vie­ja que com­pra­mos con ami­gos del co­le­gio y los ven­día­mos por to­da la ciu­dad. Co­mo siem­pre nos que­dá­ba­mos sin al­guno pa­ra ven­der, uno de mis com­pa­ñe­ros me su­gi­rió que apli­que mis co­no­ci­mien­tos de elec­tri­ci­dad y que pi­da ayu­da a fa­mi­lia­res de­di­ca­dos a la elec­tri­ci­dad por­que mi abue­lo se de­di­ca­ba al man­te­ni­mien­to del fe­rro­ca­rril Mi­tre. Ahí me de­ci­dí a fa­bri­car mi pri­me­ra in­cun­cu­ba­do­ra”, co­men­ta Leo­nar­do ar­do Mor­zi­lli a Su­per CAM­PO. O.

Cuan­do Mor­zi­lli cre­ció ió y se se­pa­ró de los ami­gos de la es­cue­la, pu­bli­có la in­cu­ba­do­ra do­ra pa­ra ven­der­la. Lo con­tac­ta­ron aron pa­ra com­prar­la y, le en­car­gaar­ga­ron otra. “Ahí em­pe­zó la his­to­ria -re­cuer­da-. Me en­car­gaar­ga­ron una in­cu­ba­do­ra pa­ra a un clien­te y em­pe­cé a fa­bri­car por uni­dad y pu­bli­car­las pa­ra ven­der­las por en­car­go”. FAC­TOR DE­CI­SI­VO. Mien­tras tan­to, cer­ca de 1957, Mor­zi­lli tra­ba­ja­ba en el Ban­co de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, y co­men­ta­ba en­tre los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que fa­bri­ca­ba in­cu­ba­do­ras, has­ta que lle­gó el ru­mor a la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Cria­do­res de Aves y Co­ne­jos (ACCARA). Có­mo la Aso­cia­ción no te­nía equi­pos pa­ra con­ti­nuar con los pro­yec­tos, el di­rec­tor de la En­ti­dad le pro­pu­so fa­bri­car una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de in­cu­ba­do­ras pa­ra ACCARA y coope­ra­ti­vas aso­cia­das. “Des­de 1960 y du­ran­te 30 años, fa­bri­qué es­tas in­cu­ba­do­ras ex­clu­si­va­men­te pa­ra la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Aves has­ta que ce­rró cuan­do me es­ta­ba por ju­bi­lar. Aún así, va­rios so­cios me pi­die­ron que con­ti­núe tra­ba­jan­do con ellos de ma­ne­ra par­ti­cu­lar. No te­nía ne­ce­si­dad de ven­der pe­ro me abrí al pú­bli­co y pro­gre­sa­mos me­jo­ran­do la ca­li­dad

del pro­duc­to in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía”, se­ña­la Mor­zi­lli al ana­li­zar la vi­gen­cia de la mar­ca en la ac­tua­li­dad. CA­LI­DAD. “Lle­gó el mo­men­to de ex­pan­sión cuan­do el Es­ta­do nos con­vo­có pa­ra tra­ba­jar con los téc­ni­cos e in­ves­ti­ga­do­res de IN­TA, del SE­NA­SA y del CONICET has­ta lle­gar a ins- ti­tu­tos, la­bo­ra­to­rios y es­cue­las ru­ra­les de to­do el país, ya que nos des­ta­ca­mos por la ca­li­dad y se­gu­ri­dad ga­ran­ti­za­da por los pro­duc­to­res aví­co­las”, así co­men­ta Mor­zi­lli so­bre có­mo se trans­for­ma­ron en el pro­vee­dor ofi­cial su­mi­nis­tran­do in­cu­ba­do­ras de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes agro­téc­ni­cas. “La ma­yo­ría de los clien­tes son las es­cue­las agro­téc­ni­cas don­de nos con­tac­ta ca­da mu­ni­ci­pio y ayu­da­mos a avan­zar los pro­yec­tos de avi­cul­tu­ra de los es­tu­dian­tes”, agre­ga Mor­zi­lli.

Ac­tual­men­te, cuen­ta con una lí­nea de má­qui­nas pro­du­cien­do en al­ta tec­no­lo­gía in­cor­po­ran­do má­qui­nas di­gi­ta­les y los re­sul­ta­dos son los que re­fle­ja el mer­ca­do: son úti­les has­ta los la­bo­ra­to­rios que tu­vie­ron la idea de em­pe­zar uti­li­zar­las pa­ra la pro­duc­ción de va­cu­nas pa­ra aves co­mo

Ve­tan­co o los la­bo­ra­to­rios del CONICET/UBA de Bue­nos Ai­res y Cór­do­ba es­tu­dian reac­cio­nes del hue­vo con es­tos equi­pos. MÓ­DU­LOS Y TEC­NO­LO­GÍA. La in­cu­ba­do­ra fa­mi­liar pa­ra 42 hue­vos es el mó­du­lo que más se ven­de en to­do el país. De­be ha­ber al­re­de­dor de 50 mil mo­de­los de es­te ti­po ven­di­dos en la Ar­gen­ti­na. “Uno de los éxi­tos de la em­pre­sa es que las in­cu­ba­do­ras son uti­li­za­das por fa­mi­lias pro­duc­to­ras que co­men y ven­den a tra­vés de la pro­duc­ción de po­lli­tos. Des­pués, ha­ce­mos in­cu­ba­do­ras de 120, 650 has­ta 3 mil mó­du­los de hue­vos que son los que uti­li­za el IN­TA y que se dis­tri­bu­ye a va­rias re­gio­nes pa­ra los cen­tros de ProHuer­ta y las fa­mi­lias ru­ra­les que es­tán in­cor­po­ra­das al pro­gra­ma”, se­ña­la el ti­tu­lar de la em­pre­sa de in­cu­ba­do­ras.

Hoy, la mar­ca fa­bri­ca in­cu­ba­do­ras pa­ra to­das las es­pe­cies de aves, in­clu­yen­do el ñan­dú. La lí­nea de pro­duc­tos se di­vi­de en:

In­cu­ba­do­ras au­to­má­ti­cas por ai­re for­za­do: con ca­pa­ci­dad des­de 80 a 12000 hue­vos de ga­lli­na (o pa­ra otras es­pe­cies) que po­seen con­trol elec­tró­ni­co de tem­pe­ra­tu­ra y vol­teo. Al ser de pro­duc­ción con­ti­nua, es po­si­ble pro­gra­mar los na­ci­mien­tos en for­ma pe­rió­di­ca, con­vir­tién­do­las en una op­ción ideal pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res.

In­cu­ba­do­ras sec­cio­na­les por con­vec­ción eléc­tri­cas: cu­bren una am­plia ga­ma de ne­ce­si­da­des ya que las ca­pa­ci­da­des van des­de los 50 a 360 hue­vos de ga­lli­na y sa­tis­fa­cen a pro­duc­to­res que bus­can una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so de in­cu­ba­ción con un cos­to in­fe­rior en el equi­po.

Los equi­pos son uti­li­za­dos con éxi­to en api­cul­tu­ra pa­ra la re­pro­duc­ción de abe­jas rei­na, in­cu­ba­ción de hue­vos de rep­ti­les y aves exó­ti­cas, así co­mo en la­bo­ra­to­rios pa­ra in­ves­ti­ga­ción y pro­duc­ción de va­cu­nas avia­res.

El cam­bio tec­no­ló­gi­co se reali­zó ha­ce diez años cuan­do co­men­za­ron a fa­bri­car con con­tro­les di­gi­ta­les: la par­te elec­tró­ni­ca de fá­bri­ca es di­se­ña­da por nues­tros téc­ni­cos elec­tró­ni­cos que di­se­ña­ron es­tos con­tro­les pa­ra las má­qui­nas in­cu­ba­do­ras. Tie­nen do­bles con­tro­les: uno elec­tró­ni­co di­gi­tal preajus­ta­ble a la tem­pe­ra­tu­ra desea­da. El se­gun­do con­trol que tie­ne es­te mo­de­lo es eléc­tri­co ter­mos­tá­ti­co que ac­túa in­te­li­gen­te­men­te cuan­do de­tec­ta un error del sis­te­ma di­gi­tal.

“Nues­tro equi­po es­tá for­ma­do por ex­per­tos en el desa­rro­llo de nue­vas in­cu­ba­do­ras y na­ce­do­ras has­ta el di­se­ño de sa­las de in­cu­ba­ción. El aná­li­sis que reali­ce de las imá­ge­nes de to­dos nues­tros pro­duc­tos po­drá iden­ti­fi­car la pre­sen­cia de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­lis­tas en la fa­bri­ca­ción”, acla­ra el due­ño.

Las in­cu­ba­do­ras no ne­ce­si­tan ser­vi­ce. Si el clien­te tie­ne al­gún in­con­ve­nien­te téc­ni­co de­be lla­mar al te­lé­fono de fá­bri­ca y la em­pre­sa re­mi­te to­do el sis­te­ma de pla­cas nue­vas que son in­ter­cam­bia­bles. Los avi­cul­to­res que la uti­li­zan no se ne­ce­si­ta gas­tar en ser­vi­ce o com­prar re­pues­tos ex­tras. La efec­ti­vi­dad es ga­ran­tía pa­ra los clien­tes.

El IN­TA es uno de sus prin­ci­pa­les com­pra­do­res y uti­li­zan las in­cu­ba­do­ras de 3 mil a 6 mil hue­vos en mó­du­los pa­ra dis­tri­buir po­lli­tos be­bes del pro­gra­ma ProHuer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.