PO­LI­NI­ZA­CIÓN.

Cul­ti­vos agrí­co­las, in­sec­tos po­li­ni­za­do­res y es­pe­cies na­ti­vas, com­po­nen el es­ce­na­rio de un pai­sa­je con ve­ge­ta­ción di­ver­sa, en fa­vir de ma­yo­res rin­des y más es­pe­cies be­né­fi­cas.

Super Campo - - Sumario - Por Ma­riel Ti­bau Martínez.

La im­por­tan­cia de los in­sec­tos po­li­ni­za­do­res pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción de las es­pe­cies na­ti­vas y cul­ti­vos.

CUL­TI­VOS EX­TEN­SI­VOS, es­pe­cies ve­ge­ta­les na­ti­vas e in­sec­tos po­li­ni­za­do­res con­for­man una tría­da que ca­yó en des­gra­cia en los úl­ti­mos años. Sin em­bar­go, gra­cias a los pai­sa­jes pen­sa­dos pa­ra cum­plir dis­tin­tas fun­cio­nes al mis­mo tiem­po, don­de las es­pe­cies ve­ge­ta­les sean di­ver­sas, pue­den vol­ver a tra­ba­jar de ma­ne­ra si­nér­gi­ca en pos de una pro­duc­ción agrí­co­la du­ra­de­ra y del fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad.

La pre­ser­va­ción de in­sec­tos po­li­ni­za­do­res (abe­jas u otros) pue­de be­ne­fi­ciar de ma­ne­ra no­ta­ble al sis­te­ma agrí­co­la en mu­chos as­pec­tos, in­clu­so en sus rin­des.

Los pai­sa­jes agrí­co­las de Ar­gen­ti­na a me­nu­do ca­re­cen de la di­ver­si­dad y abun­dan­cia de las flo­res que los po­li­ni­za­do- res ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir y ac­tuar so­bre los cul­ti­vos. En con­se­cuen­cia, des­de ha­ce tiem­po, in­ves­ti­ga­do­res y re­fe­ren­tes del es­pa­cio agrí­co­la se pre­gun­tan si la for­ma de agri­cul­tu­ra im­pues­ta en la Ar­gen­ti­na en los úl­ti­mos años es sus­ten­ta­ble a cor­to y me­diano pla­zo.

Quie­nes mi­ran con los dos ojos y de­fien­den el me­dio am­bien­te y la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en su con­jun­to, no de­jan de pen­sar en qué ha­bría que mo­di­fi­car pa­ra de­te­ner la ero­sión –in­dis­cu­ti­ble- de los sue­los, co­mo así tam­bién los cre­cien­tes pro­ble­mas de ma­le­zas e in­sec­tos re­sis­ten­tes; con el ob­je­ti­vo de be­ne­fi­ciar al sis­te­ma agro­pe­cua­rio en su to­ta­li­dad. Sin per­der de vis­ta, cla­ro es­tá, el pa­pel im­por­tan­te que jue­gan los po­li­ni­za­do­res en el es­que­ma pro­duc­ti­vo.

Una me­to­do­lo­gía in­tere­san­te -ya exis­ten­te en el país-, es la pre­pa­ra­ción de sec­tor es de ma­le­zas con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var el há­bi­tat de los po­li­ni­za­do­res y me­dir su im­pac­to so­bre la pro­duc­ción agrí­co­la. MU­CHAS FUN­CIO­NES. Exis­ten pro­yec­tos glo­ba­les que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar el nú­me­ro de po­li­ni­za­do­res en pai­sa­jes agrí­co­las, eva­luan­do dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de ve­ge­ta­ción na­ti­va con los cul­ti­vos de pro­duc­ción ex­ten­si­va. A es­tas pro­pues­tas

se las co­no­ce co­mo pai­sa­jes mul­ti­fun­cio­na­les.

Más del 90 por cien­to de las plan­tas de­pen­de, en ma­yor o me­nor me­di­da, de los po­li­ni­za­do­res, in­clu­yen­do los prin­ci­pa­les cul­ti­vos a ni­vel mun­dial. Se­gún el Dr. Mar­ce­lo Ai­zen, in­ves­ti­ga­dor su­pe­rior del CONICET, en el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes de Bio­di­ver­si­dad y Me­dioam­bien­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue, “los in­sec­tos tie­nen di­ver­sas fun­cio­nes y exis­te una gran va­rie­dad de ellos”. Con res­pec­to a las es­pe­cies ve­ge­ta­les se­ña­la: “Au­men­tar

la bio­di­ver­si­dad in­cre­men­ta el nú­me­ro de po­li­ni­za­do­res, per­mi­te crear un há­bi­tat pa­ra pe­que­ños ma­mí­fe­ros y aves, con­tri­bu­ye a re­du­cir la ero­sión del sue­lo y a pro­te­ger va­lio­sos re­cur­sos hí­dri­cos. Des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo, me­jo­ra el ren­di­mien­to de cul­ti­vos y su ca­li­dad, re­du­ce cos­tos aso­cia­dos a ser­vi­cios de po­li­ni­za­ción, au­men­ta la bio­di­ver­si­dad en los cam­pos y la sus­ten­ta­bi­li­dad de los cul­ti­vos. La pre­ser­va­ción de in­sec­tos po­li­ni­za­do­res­ni­za­do­res (tan­tan­to abe­jas me­lí­fe­ras­lí­fe­rasl co­mo de otros in­sec­tos)s) pue­de be­ne­fi­ciar no­ta­ble­ta­ble­men­te al sis­te­ma ema agrí­co­la en mu-mu­chos as­pec­tos, os, in­clu­yen­do losl ren­di­mien­tos”. ” ”. HOY Y MA­ÑA­NA. Quie-Quie­nes tra­ba­jan enen es­te sen­ti­do se preo­cu­pa­neo­cu­pan por el fu­tu­ro y ase­gu­ran que un al­to por­cen­ta­je de la ge­ne­ra­ción ac­tual de ase­so­res, que es la que vie­ne tra­ba­jan­do en el cam­po en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, lo ha­ce sin nin­gu­na po­lí­ti­ca agra­ria que in­clu­ya ob­je­ti­vos de con­ser­va­ción. Es pre­ci­so que pro­fe­sio­na­les en agro­no­mía tra­ba­jen en for­ma man­co­mu­na­da con los de las cien­cias am­bien­ta­les, aten­tos a lo que aú­ne con­ser­va­ción y bio­lo­gía, en pos de un fu­tu­ro más equi­li­bra­do.

Cual­quie­ra que tran­si­te por las ru­tas ar­gen­ti­nas es­tá acos­tum­bra­do a ver ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de ban­qui­nas sem­bra­das. Y los que sa­ben son con­tun­den­tes en afir­mar que, es ma­yor el be­ne­fi­cio que se pue­de ob­te­ner (des­de lo pro­duc­ti­vo), cui­dan­do un re­fu­gio­re de ma­le­zas,le­zas, que lo qque se pue­de sa­car sem­sem­bran­do has­ta­ta el úl­ti­moú me­tro o de­des­tru­yen­do la flor­flo­ra na­ti­va y, por en­den­de el ali­men­to de llos po­li­ni­za­do­res.res. Por su­pues­to, no sse tra­ta de in­tro­duc­tro­du­cir una va­ria­ble­ble ex­te­rex­ter­na; sino que se ar­men los re­fu­giosr que por na­tu­ra­le­za acom­pa­ñan la pro­duc­ción de ca­da re­gión. Pa­ra lo­grar la bio­di­ver­si­dad ne­ce­sa­ria es pre­ci­so que agri­cul­to­res y ase­so­res tra­ba­jen jun­tos en la eva­lua­ción de las es­pe­cies ade­cua­das pa­ra crear sec­to­res de ve­ge­ta­ción di­ver­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.