AL­MA­CE­NA­MIEN­TO.

An­te la pro­xi­mi­dad de la co­se­cha de tri­go con­vie­ne te­ner pre­sen­te al­gu­nos con­cep­tos pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos de pér­di­das du­ran­te el al­ma­ce­na­mien­to y acon­di­cio­na­mien­to pa­ra pre­ser­var la ca­li­dad de los gra­nos.

Super Campo - - News - Por Ri­car­do Bar­to­sik, Mar­ce­lo Car­do­so y Die­go de la To­rre, In­ge­nie­ros Agró­no­mos.

Con­cep­tos fun­da­men­ta­les pa­ra re­du­cir el ries­go de pér­di­da de ca­li­dad du­ran­te el guar­da­do y acon­di­cio­na­mien­to de los gra­nos fi­nos.

CA­DA VEZ son ma­yo­res las exi­gen­cias que tie­nen los pro­duc­to­res pa­ra pro­du­cir ca­li­dad y con­ser­var­la has­ta su uti­li­za­ción fi­nal. El pro­duc­tor agro­pe­cua­rio es el pri­mer es­la­bón de la ca­de­na, y en la ul­ti­ma dé­ca­da, por di­ver­sas ra­zo­nes (lo­gís­ti­cas, eco­nó­mi­cas, tec­no­ló­gi­cas, etc.) to­mó gran re­le­van­cia co­mo par­tí­ci­pe en el com­ple­jo sis­te­ma de pos­co­se­cha.

Den­tro de las prin­ci­pa­les cau­sas de de­te­rio­ro del grano en la pos­co­se­cha se en­cuen­tra la au­sen­cia o el des­co­no­ci- mien­to de las pau­tas pa­ra su con­ser­va­ción. AL­MA­CE­NAR EN BOL­SAS. Se ba­sa en lo­grar un am­bien­te her­mé­ti­co en el cual se ge­ne­ra un au­men­to de la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono (CO2) y una re­duc­ción en la con­cen­tra­ción de oxi­geno (O2). Los cam­bios de la at­mós­fe­ra pro­pi­cian el con­trol de la ac­ti­vi­dad de in­sec­tos y el desa­rro­llo de hon­gos. Pe­ro, en­tre un 5 y 8% de las bol­sas su­fren al­gún pro­ble­ma en el al­ma­ce­na­mien­to que com- pro­me­te la ca­li­dad del grano y re­sul­ta en pér­di­das eco­nó­mi­cas. Las prin­ci­pa­les cau­sas de los pro­ble­mas ra­di­can en una fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción pre­via al em­bol­sa­do. En­tre los prin­ci­pa­les cau­san­tes de pér­di­das se pue­den ci­tar: ar­mar las bol­sas en zo­nas ba­jas o anega­bles, ar­mar las bol­sas en te­rre­nos pla­nos o sin pen­dien­te, ar­mar las bol­sas so­bre ras­tro­jos, no pro­te­ger a las bol­sas de los ani­ma­les ( ej. Cer­co pe­ri­me­tral, con­trol de roe­do­res), no ce­rrar­las co­rrec­ta­men­te, no em­par­char bol­sas

ro­tas y no res­pe­tar hu­me­da­des má­xi­mas de em­bol­sa­do. Pa­ra pre­ve­nir es­tos pro­ble­mas es im­por­tan­te pro­gra­mar con an­ti­ci­pa­ción la co­se­cha y el em­bol­sa­do. Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes:

El te­rreno a uti­li­zar de­be ser al­to, sin irre­gu­la­ri­da­des, y lo mas lim­pio po­si­ble (pre­fe­ri­ble­men­te ali­sa­do) pa­ra que se evi­te ro­tu­ras en la par­te in­fe­rior de la bol­sa que lue­go no po­drán ser de­tec­ta­das.

Al mo­men­to de la con­fec­ción del si­lo-bol­sa es ne­ce­sa­rio res­pe­tar el es­ti­ra­mien­to acon­se­ja­do por el fa­bri­can­te. Cuan­do la bol­sa se so­bre es­ti­ra del lí­mi­te per­mi­ti­do au­men­tan los ries­gos de ro­tu­ra Al mo­men­to de la con­fec­ción se de­be con­tar con per­so­nal de ex­pe­rien­cia, una má­qui­na con un buen sis­te­ma de fre­na­do y neu­má­ti­cos que evi­ten el pa­ti­na­je de la em­bol­sa­do­ra.

Cuan­do los va­lo­res de hu­me­dad del grano a em­bol­sar es­tén por en­ci­ma de la hu­me­dad de re­ci­bo pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción, au­men­tan los ries­gos de de­te­rio­ro. Si se em­bol­sa pa­ra se­mi­lla es se­gu­ro to­mar co­mo um­bral má­xi­mo la hu­me­dad de re­ci­bo.

La cla­ve del al­ma­ce­na­mien­to en bol­sas es man­te­ner la her­me­ti­ci­dad del sis­te­ma. Se de­ben pro­gra­mar vi­si­tas pa­ra de­tec­tar y re­pa­rar to­das las ro­tu­ras.

Es con­ve­nien­te que al mo­men­to del em­bol­sa­do se mar­que en la bol­sa da­tos co­mo hu­me­dad, va­rie­dad, po­der ger­mi­na­ti­vo (se­mi­llas), si po­see ele­va­da can­ti­dad de ma­te­ria ex­tra­ña, olo­res al abrir la bol­sa pa­ra el mues­treo, etc.

En ca­so de po­si­ble pe­li­gro de ro­tu­ra por ani­ma­les, el ries­go de ro­tu­ras dis­mi­nu­ye si se cer­ca el si­lo-bol­sa con hi­los elec­tri­fi­ca­dos; otra op­ción es uti­li­zar alam­bre te­ji­do, uso de re­pe­len­tes, etc.

Man­te­ner el pas­to cor­to al­re­de­dor de las bol­sas ayu­da a man­te­ner ale­ja­da la fau­na sil­ves­tre.

El IN­TA ha desa­rro­lla­do jun­to con una em­pre­sa (Sil­check) la tec­no­lo­gía de mo­ni­to­reo de la con­di­ción de al­ma­ce­na­mien­to en bol­sas en ba­se a la me­di­ción de CO2. Es­ta tec­no­lo­gía per­mi­te de­tec­tar de ma­ne­ra­ne­ra tem­pra­na pro­ce­sos de de­te­rio­rod de la ca­li­dad del grano,rano, sin al­te­rar la her­me­ti­ci-me­ti­ci­dad del sis­te­ma.ma.m

SI­LOS Y CEL­DAS. A AS.

Al mo­men­to de al­ma­ce­nar en si-si­los con­si­de­rar: :

El me­jor tra­ta-tra­ta­mien­to con­tra pla­gas­pla­gas es la pre­ven­ción. Por ello, pre­vio a al­ma­ce­nar, se de­be rea­li­zar una ex­haus­ti­va lim­pie­za de las ins­ta­la­cio­nes. Tam­bién es im­por­tan­te que en las in­me­dia­cio­nes de los si­los no exis­tan po­ten­cia­les fo­cos de in­fec­ción.

Rea­li­zar tra­ta­mien­tos quí­mi­cos re­si­dua­les de las ins­ta­la­cio­nes pre­vio a la co­se­cha (in­te­rior, cono, con­duc­tos de ai­re y ex­te­rior del si­lo).

Con­tro­lar y re­pa­rar go­te­ras y fil­tra­cio­nes.

Rea­li­zar la ope­ra­ción de des­co­ra­zo­na­do una vez que se ter­mi­nó de lle­nar el si­lo. La prin­ci­pal con­se­cuen­cia de ello es una ai­rea­ción desuni­for­me en el an­cho del si­lo. Es­to se pro­du­ce por­que el ai­re se con­du­ce me­jor por don­de ma­yor es el es­pa­cio po­ro­so (la­te­ra­les del si­lo) y el cau­dal es mí­ni­mo en don­de exis­te ma­yor pe­li­gro de ac­ti­vi­dad de in­sec­tos y hon­gos. Es­to im­pli­ca que el tiem­po de ai­rea­ción se ex­tien­da mas de lo de­bi­do re­sul­tre­sul­tan­do un so­bres e ca dob re­se­ca­do del grano gr( pér­di­da de kilos y por lo tan­to de pes­pe­sos) por don­de­de ci­cir­cu­la ma­yor cau­cau­dal de ai­re y pro­pro­du­cién­do­se foc­fo­cos de ca­lor en lla úl­ti­ma ca­pa del ccen­tro del si­lo a en­frien­friar. Al­gu­naAl­gu­nas al­ter­na­ti­vas pa­rap mi­ni­mi­zar es­te pro­ble­ma son:

Uso de un sis­te­ma de pre­lim­pie­za si el grano con­tie­ne ma­te­rial fino.

Una vez lleno el si­lo, pro­du­cir el des­co­ra­zo­na­do del mis­mo: con­sis­te en ex­traer grano has­ta ni­ve­lar el pi­co for­ma­do en el lle­na­do (apro­xi­ma­da­men­te 3% de la ma­sa de gra­nos): por la for­ma de des­car­ga se va­cía pri­me­ro el cen­tro del si­lo (ma­te­rial fino) y lue­go los la­te­ra­les del mis­mo. El ma­te­rial ex­traí­do de­be pa­sar por un sis­te­ma de lim­pie­za an­tes de ser re­cir­cu­la­do al si­lo, de otra for­ma es un mo­vi­mien­to de grano sin re­sul­ta­dos.

El uso de des­pa­rra­ma­do­res de grano a la en­tra­da del si­lo pue­de ser una al­ter­na­ti­va si es­ta co­rrec­ta­men­te di­men­sio­na­do de tal ma­ne­ra que dis­per­se uni­for­me­men­te to­do el ran­go de ta­ma­ños. En ca­so de no cum­plir con el ob­je­ti­vo im­po­si­bi­li­ta ade­más rea­li­zar el des­co­ra­zo­na­do del si­lo. Me­jor que un mal des­pa­rra­ma­dor es no ins­ta­lar nin­gún des­pa­rra­ma­dor.

La hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra del grano son los dis­pa­ra­do­res de la ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca (hon­gos, bac­te­rias e in­sec­tos), por lo tan­to la con­sig­na es al­ma­ce­nar grano se­co y frío. La ter­mo­me­tría es una he­rra­mien­ta pa­ra mo­ni­to­rear la tem­pe­ra­tu­ra de la ma­sa de gra­nos. En ca­so que la tem­pe­ra­tu­ra de to­da la ma­sa de gra­nos, o de una por­ción de ella, au­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te se de­be uti­li­zar ai­rea­ción o re­fri­ge­ra­ción

ar­ti­fi­cial pa­ra man­te­ner­la en va­lo­res ade­cua­dos.

La ac­ti­vi­dad de in­sec­tos cesa por de­ba­jo de 18°C, por lo que el ob­je­ti­vo del ma­ne­jo de la tem­pe­ra­tu­ra de los gra­nos con ai­rea­ción de­be­ría ser man­te­ner el si­lo a una tem­pe­ra­tu­ra in­fe­rior a 18°C, o lo más ba­jo que la con­di­ción cli­má­ti­ca del lu­gar per­mi­ta.

Si el ob­je­ti­vo es en­friar los gra­nos, la ai­rea­ción con­vie­ne uti­li­zar­la du­ran­te la no­che, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra es más ba­ja.

En aque­llas zo­nas don­de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas no per­mi­tan en­friar los gra­nos con ai­re na­tu­ral, se pue­de con­si­de­rar el uso de re­fri­ge­ra­ción ar­ti­fi­cial.

En ca­so de al­ma­ce­nar grano hú­me­do pa­ra pos­te­rior se­ca­do es im­pres­cin­di­ble con­tar con un sis­te­ma de ai­rea­ción en el si­lo (ai­rea­ción re­for­za­da) que per­mi­ta con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra de la ma­sa gra­na­ria. El grano hú­me­do se au­to­ca­len­ta­rá rá­pi­da­men­te.

La ve­lo­ci­dad del se­ca­do de gra­nos con ai­re de­pen­de del cau­dal del mis­mo. Es ries­go­so tra­tar de se­car tri­go con más de 16% de hu­me­dad con ai­rea­ción “tí­pi­ca de man­te­ni­mien­to”.

Cuan­do el grano es­té se­co y frío es con­ve­nien­te ta­par y se­llar to­da aper­tu­ra del si­lo (bo­cas de sa­li­da, bo­ca del ven­ti­la­dor etc). Las bo­cas de los ven­ti­la­do­res, ade­más de ser una po­si­ble en­tra­da de in­sec­tos, pue­de ocu­rrir en­tra­da de ai­re ca­lien­te ex­te­rior por los con­duc­tos de ai­rea­ción y ca­len­tar el grano (efec­to chi­me­nea).

SE­CA­DO A AL­TA TEM­PE­RA­TU­RA:

Un fac­tor im­por­tan­te que sue­le afec­tar la ca­li­dad de tri­go en pos­co­se­cha es el se­ca­do ar­ti­fi­cial rea­li­za­do sin un ade­cua­do con­trol.

Ac­tual­men­te, el do­ble cul- ti­vo tri­go-so­ja pre­dis­po­ne a co­se­char más hú­me­do el tri­go pa­ra sem­brar más tem­prano la so­ja, au­men­tan­do la pro­por­ción de tri­go que ha de se­car­se ca­da año.

En re­la­ción al uso de la se­ca­do­ra, las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y el ele­va­do tiem­po de per­ma­nen­cia den­tro de la mis­ma son los fac­to­res que dis­mi­nu­yen fuer­te­men­te la ca­li­dad pa­na­de­ra y la via­bi­li­dad de la se­mi­lla (se afec­ta el ger­men) me­dian­te la al­te­ra­ción de las pro­teí­nas del glu­ten y del sis­te­ma bio­quí­mi­co del grano.

El da­ño en la ca­li­dad de tri­go co­mo se­mi­lla se pro­du­ce cuan­do se al­can­zan tem­pe­ra­tu­ras crí­ti­cas de 43 ºC a 49 ºC du­ran­te el se­ca­do, mien­tras que la ca­li­dad pa­na­de­ra es afec­ta­da a tem­pe­ra­tu­ras igua­les o ma­yo­res a 49 ºC.

Hay que te­ner la pre­cau­ción de nun­ca su­pe­rar di­cha tem­pe­ra­tu­ra en el grano du­ran­te to­do el pro­ce­so de se­ca­do. El IN­TA ha pues­to a pun­to un test rá­pi­do en ba­se a te­tra­zo­lio pa­ra de­ter­mi­nar da­ño por se­ca­do a al­ta tem­pe­ra­tu­ra.

Fi­nal­men­te, le pe­di­mos a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios que re­cuer­den que cuan­to ma­yor es la ca­li­dad del grano que al­ma­ce­na me­jor se­rá su con­ser­va­ción. Ade­más, un da­to no me­nor esy que los gra­nos de ca­li­dad son un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra la in­dus­tria­li­za­ción de los mis­mos.

Siem­pre es bueno re­cor­dar una pre­mi­sa in­dis­cu­ti­ble: "Los gra­nos son ali­men­tos y de­be­mos tra­tar­los co­mo tal".

Fo­tos: Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Las ro­tu­ras de bol­sa ter­mi­nan im­pac­tan­do en la ca­li­dad de los gra­nos al­ma­ce­na­dos, lo que fi­nal­men­te se tra­du­ce en pér­di­das eco­nó­mi­cas.

* Pa­ra se­mi­llas de es­te va­lor de­be ser 1-2% me­nor

Pa­ra la con­fec­ción de si­los bol­sas los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan ha­cer­lo so­bre un te­rreno ali­sa­do, pre­fe­ren­te­men­te en al­tu­ra. Ade­más, in­di­can no es­ti­rar la bol­sa más de lo que re­co­mien­dan sus fa­bri­can­tes pa­ra evi­tar ro­tu­ras inn­ce­ce­sa­rias.

Efec­to del se­ca­do a al­ta tem­pe­ra­tu­ra en tri­go y di­fe­ren­tes ni­ve­les de da­ño mos­tra­do so­bre en­sa­yo de pa­ni­fi­ca­ción (de iz­quier­da a de­re­cha: se­ca­do sin da­ño, se­ca­do con 25% de da­ño, se­ca­do con 50% de da­ño, se­ca­do con 100% de da­ño y tes­ti­go sin se­car a al­ta tem­pe­ra­tu­ra).

El se­ca­do ar­ti­fi­cial de los gra­nos es un fac­tor im­por­tan­te que, sin ade­cua­do con­trol, pue­de lle­gar a im­pac­tar en la ca­li­dad del tri­go al­ma­ce­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.