EN­CUES­TA.

Una en­cues­ta rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad Aus­tral mues­tra ha­cia dón­de se in­cli­nan los pro­duc­to­res en cuan­to a uso de la tie­rra y ex­pec­ta­ti­vas de in­ver­sio­nes, en­tre otros.

Super Campo - - Sumario - Por Luis Ma­cha­do.

La Uni­ve­si­dad Aus­tral reali­zó un re­le­va­mien­to en­tre pro­duc­to­res so­bre sus ex­pec­ta­ti­vas de in­ver­sión pa­ra los pró­xi­mos años.

EL CEN­TRO de Agro­ne­go­cios y Ali­men­tos (CEAg) de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, pre­sen­tó la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal del Agro ar­gen­tino, don­de se dio a co­no­cer pú­bli­ca­men­te el Es­tu­dio “En­cues­ta So­bre Ne­ce­si­da­des del Pro­duc­tor Agro­pe­cua­rio” (ENPA). Rea­li­za­do por ter­ce­ra vez en el país, el pro­yec­to re­ve­la ten­den­cias, desafíos, y los há­bi­tos y com­por­ta­mien­tos em­pre­sa­ria­les de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios.

El pro­yec­to ENPA es un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da que rea­li­za el Cen­tro de Agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Aus­tral en aso­cia­ción con el Cen­tro de Agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Pur­due (Es­ta­dos Uni­dos). Se- gún Ana Ga­liano, de­ca­na de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, “Ar­gen­ti­na es­tá an­te una opor­tu­ni­dad y va­mos a apro­ve­char­la, nues­tro apor­te es ge­ne­rar in­for­ma­ción y que se pue­da trans­fe­rir a tra­vés de la ca­pa­ci­ta­ción, te­ne­mos que me­jo­rar el tra­ba­jo co­la­bo- ra­ti­vo, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de dar un sal­to iné­di­to, pe­ro hay que apren­der a tra­ba­jar en equi­po”. OP­TI­MIS­MO. A pe­sar de ve­nir de una cam­pa­ña agrí­co­la di­fí­cil, (la se­quía en la cam­pa-

ña 2016/17 ge­ne­ró mer­mas en la pro­duc­ción de 30% a ni­vel país), de es­tar en una co­yun­tu­ra cam­bian­te en la ac­tua­li­dad (du­ran­te la cam­pa­ña 2017/18 se mo­di­fi­có la si­tua­ción fis­cal en lo que res­pec­ta a los de­re­chos de ex­por­ta­ción de pro­duc­tos agrí- co­las), y de que las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras no son las me­jo­res pa­ra em­pren­der pro­yec­tos de in­ver­sión, el em­pre­sa­rio del agro ar­gen­tino es po­si­ti­vo res­pec­to al fu­tu­ro, ya que 7 de ca­da de 10 pro­duc­to­res re­le­va­dos rea­li­za­rán in­ver­sio­nes en los pró­xi­mos 5 años.

Los re­sul­ta­dos del ENPA in­di­can que el agro ar­gen­tino es­tá cam­bian­do su mo­de­lo de ne­go­cios, al ver que exis­te:

Me­nor in­ten­ción de pro­du­cir en tie­rra de ter­ce­ros

Ba­jo o nu­lo cre­ci­mien­to en el cul­ti­vo de so­ja.

Al­to cre­ci­mien­to de in­ver­sio­nes en ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a la pro­teí­na ani­mal. ARRENDMIENTOS. En la edi­ción 2008/2009 de la ENPA, el 80% de los pro­duc­to­res en­cues­ta­dos tra­ba­ja­ban al me­nos una par­te de su ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va en tie­rras arren­da­das. Esa pro­por­ción ca­yó a 72% en la se­gun­da edi­ción de 2011/12 y en la úl­ti­ma me­di­ción cae a 61%.

Más in­te­gra­do y más aso­cia­do. So­bre la me­nor in­ten­ción de pro­du­cir en tie­rra de ter­ce­ros, Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel, CEO del gru­po Los Gro­bos, se­ña­ló en la pre­sen­ta­ción de la en­cues­ta que “la caí­da de la su­per­fi­cie arren­da­da es otra ma­ni­fes­ta­ción más de preo­cu­pa­ción. En el mun­do se es­tá tra­tan­do de co­piar nues­tro sis­te­ma de arren­da­mien­to, por­que es una for­ma de co­lo­car la pro­duc­ción en ma­nos de más em­pren­de­do­res, de for­ma que el mer­ca­do re­dis­tri­bu­ye la di­vi­sión del tra­ba­jo. Es­tos re­sul­ta­dos de­mues­tran la caí­da de la ren­ta-

bi­li­dad en la agri­cul­tu­ra y la fal­ta de reac­ción en crear le­yes y me­ca­nis­mos que de al­gu­na ma­ne­ra con­duz­can a nue­vos mar­cos. Fui­mos mu­cho más rá­pi­dos en in­no­va­ción or­ga­ni­za­cio­nal tec­no­ló­gi­ca que en crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes pa­ra con­te­ner esa reali­dad. Te­ne­mos le­yes de arren­da­mien­to an­ti­guas que no es­tán adap­ta­das a los nue­vos tiem­pos,iem­pos, le­yes de se­mi­lla en de­ba­tea­tea y sis­te­mas de co­mer­cia­li­za­ció­nó­nó que es-es­tán me­jo­ran­do,o,o pe­ro fal­tan co­sas”.

El nue­vo mo-mo­de­lo de ne­go­cio­sios más “in­te­gra­do”do”d a la ca­de­na de va-vva­lor y “aso­cia­do”” con ter­ce­ros, se re­fle­ja­le­ja en que el 26% dee los pro-pro­duc­to­res en­cues­ta­do­ses­ta­do­se in­di­can que in­ver­ti­rán en pro­yec­tos de in­te­gra­ción en la ca­de­na de va­lor y aso­cia­ción con ter­ce­ros. Da­vid Hug­hes, de Ar­gen­tri­go, con­si­de­ró que “hay pro­duc­to­res que es­tán yen­do a agre­gar el va­lor co­mo pro­teí­na ani­mal y eso ne­ce­si­ta­rá in­ver­sio­nes. Si ha­brá mu­cho más de to­do, eso ten­drá que ir a mer­ca­dos afue­ra y esos mer­ca­dos tie­nen ni­ve­les de exi­gen­cia muy al­tos. Te­ne­mos que en­ten­der que las exi­gen­cias sa­ni­ta­rias, de ca­li­dad son al­tas y pre­pa­rar­nos pa­ra que esa pro­duc­ciónpr de más tie­ne que eses­tar al mis­mo ni­vel de llas exi­gen­cias de los mer­ca­dos a los queq que­re­mos lleglle­gar. Te­ne­mos mu­mu­chos te­mas que de­be­mos so­lu­ci­lu­cio­nar no­so­tros pa­ra cum­plir esas exi­ge­ne­xi­gen­cias de ju­gar en pri­mer­pri­me­ra di­vi­sión. Ya hay pro­duc­to­res que es­tán ju­gan­do sus fi­chas”.

Por su par­te, Ma­nuel Ron, di­rec­tor de Bio4 sos­tu­vo que “des­de abril que no se emi­te una obli­ga­ción ne­go­cia­ble en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les ar­gen­tino. Es­ta­mos con al­gu­nos pro­yec­tos en Re­no­var con con- tra­tos apro­ba­dos y firmados y nos cues­ta ac­ce­der a prés­ta­mos, por­que no hay fon­deo dis­po­ni­ble. Ese es el ca­mino pa­ra sa­lir del círcu­lo vi­cio­so don­de es­ta­mos. Los pro­duc­to­res que­re­mos dar­le va­lor agre­ga­do a la pro­duc­ción, pe­ro no hay ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to . Ha­ce fal­ta una con­ver­sa­ción más pro­fun­da y una mi­ra­da más pro­fun­da ha­cia dón­de va el país”.

Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel agre­gó que “no ha­brá más le­che, car­ne y cer­do si no hay gra­nos que se trans­for­men. Son eco­sis­te­mas muy vin­cu­la­dos. En Ar­gen­ti­na que­re­mos cons­truir com­pe­ti­tiv­dad en sec­to­res don­de otros son com­pe­ti­ti­vos. Que­re­mos fa­bri­car avio­nes cuan­do ya hay tres o cua­tro paí­ses con ex­pe­rien­cia. Te­ne­mos que bus­car cons­truir al­go nue­vo que cons­truir, mar­car una nue­va can­cha y no ir a otra don­de ya es­tán ju­gan­do otros. La bioe­co­no­mía es una opor­tu­ni­dad, que tie­ne que ver con la trans­for­ma­ción de un pro­duc­to en otros, no so­lo en la tie­rra sino tam­bién en el mar”. DE­CI­SIÓN. En la en­cues­ta tam­bién se in­da­gó so­bre el ‘for­ma­to men­tal’ de to­ma de de­ci­sio­nes de com­pra de in­su­mos por par­te del pro­duc­tor. El 54% de los pro­duc­to­res se con­si­de­ran “ana­lí­ti­cos” y un 4% se con­si­de­ran “in­tui­ti­vos”, los res­tan­tes 42% de los pro­duc­to­res se con­si­de­ran ba­lan­cea­dos.

Al­gu­nas con­clu­sio­nes vin­cu­la­das con los for­ma­tos men­ta­les se­ña­lan que:

Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios en­cues­ta­dos son más ana­lí­ti­cos que in­tui­ti­vos a la ho­ra de to­mar de de­ci­sio­nes de com­pra de in­su­mos. Es­to quie­re de­cir que tien­den a ser com­pra­do­res pro­fe­sio­na­les que es­tu­dian la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble pa­ra rea­li­zar su com­pra, más que con­fiar­se en su in­tui­ción. Se ob­ser­va que a ma­yor ta­ma­ño de la ex­plo­ta­ción y más jo­ven el pro­duc­tor, más ana­lí­ti­cos re­sul­tan ser. Aque­llos con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Cien­cias Na­tu­ra­les tam­bién tien­den a ser más ana­lí­ti­cos.

Fo­tos: gentileza Uni­ver­si­dad Aus­tral y Ar­chi­vo Su­per CAM­PO

Un as­pec­to que se ob­ser­vó en la en­cues­ta es la ten­den­cia a au­men­tar la in­ver­sión en ac­ti­vi­da­des que se vin­cu­lan con la pro­teí­na ani­mal.

La "En­cues­ta So­bre Ne­ce­si­da­des del Pro­duc­tor Agro­pe­cua­rio" se reali­zó por ter­ce­ra vez en el país si­guien­do los pa­rá­me­tros que se uti­li­zan en la Uni­ver­si­dad de Pur­due (Es­ta­dos Uni­dos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.