LEY DO­NAL.

El im­pac­to de no ti­rar los ali­men­tos y lo­grar una agri­cul­tu­ra sus­ten­ta­ble co­mien­za a cris­ta­li­zar con la apro­ba­ción de la Ley Do­nal san­cio­na­da en oc­tu­bre.

Super Campo - - Sumario - Por Án­ge­les Ruiz.

La nue­va le­gis­la­ción apro­ba­da en oc­tu­bre per­mi­ti­rá re­du­cir los ni­ve­les de pér­di­da y des­per­di­cio de ali­men­tos, con el ob­je­ti­vo de con­tri­buir y sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias.

EN AR­GEN­TI­NA, la apro­ba­ción de la Ley Do­nal en oc­tu­bre pa­sa­do, con­vir­tió en un he­cho al re­cla­mo que vie­ne su­man­do adep­tos. Por su par­te, el Plan Na­cio­nal pa­ra Re­du­cir los Des­per­di­cios de Ali­men­tos es una me­di­da que bus­ca con­tri­buir y sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias en la re­gión. En­fo­que lo­cal y ci­fras de FAO.

“Re­du­cir los ni­ve­les de pér­di­da y des­per­di­cio de ali­men­tos es la for­ma efec­ti­va pa­ra lo­grar un fu­tu­ro ali­men­ta­rio sos­te­ni­ble que ge­ne­re tri­ple im­pac­to: so­cial, eco­nó­mi­co y am­bien­tal”. Es­to sos­tie­ne la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO) que re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de un en­fo­que in­te­gral de los sis­te­mas ali­men­ta­rios y sus pér­di­das que alar­man a ni­vel mun­dial.

Es­ta preo­cu­pa­ción se hi­zo ca­da vez más re­so­nan­te en cuan­to se co­no­cie­ron los nú­me­ros re­le­va­dos por FAO jun­to a Agroin­dus­tria de la Na­ción don­de la ci­fra más im­pac­tan­te fue que un ter­cio de los ali­men­tos pro­du­ci­dos pa­ra el con­su­mo hu­mano se pier­den o des­per­di­cian en el mun­do, lo que equi­va­le a cer­ca de 1.300 mi­llo­nes de to­ne­la­das al año. Con es­ta can­ti­dad desecha­da, se po­dría ali­men­tar a 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas, lo que pro­me­te que el Pro­gra­ma pue­de fun­cio­nar en cual­quier par­te del mun­do.

Me­dian­te la ar­ti­cu­la­ción de co­mi­tés na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y es­pa­cios de tra­ba­jo in­ter­sec­to­ria­les, va­rios paí­ses de la re­gión lo­gra­ron ace­le­rar

el pa­so en la de­fi­ni­ción de es­tra­te­gias lo­ca­les de ac­ción, con una mi­ra­da com­par­ti­da. La pér­di­da y el des­per­di­cio de ali­men­tos (PDA) se tra­du­ce no so­lo, en pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra los agri­cul­to­res y otras par­tes in­tere­sa­das en la ca­de­na de va­lor de los ali­men­tos; sino en un de­rro­che de re­cur­sos na­tu­ra­les: sue­lo, agua, ener­gía e in­su­mos agrí­co­las. Ade­más, di­fi­cul­ta la tran­si­ción a sis­te­mas ali­men­ta­rios más sos­te­ni­bles y con­tri­bu­ye a la emi­sión de mi­llo­nes de to­ne­la­das de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

En Ar­gen­ti­na, la FAO tra­ba­jó con la Se­cre­ta­ría de Agroin­dus­tria con el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Re­duc­ción de Pér­di­da y Des­per­di­cio de Ali­men­tos -crea­do en 2015-, pa­ra coor­di­nar e im­ple­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que atien­dan las cau­sas y los efec­tos PDA. Des­de sep­tiem­bre de 2016, di­ver­sas con­tra­par­tes han sus­cri­to car­tas de ad­he­sión al Pro­gra­ma. Así se con­for­mó la Red Na­cio­nal a fin de con­tri­buir a la cons­truc­ción de sis­te­mas agroa­li­men­ta­rios sos­te­ni­bles. “Des­de Agroin­dus­tria, vi­mos una pro­ble­má­ti­ca que es­ta­ba plan­tea­da a ni­vel mun­dial y que en el país no ha­bía un pro­yec­to es­pe­cí­fi­co. En­ton­ces lo que lo­gra­mos es crear un Pro­gra­ma pa­ra nu­clear y coor­di­nar las ac­cio­nes que se lle­ven a ca­bo so­bre el des­per­di­cio de ali­men­tos en el país. Lue­go, me­di­mos esas pér­di­das en Ar­gen­ti­na don­de no ha­bía da­tos. Cuan­do ter­mi­na­mos de re­le­var los da­tos co­no­ci­mos el fa­mo­so nú­me­ro de los 16 mi­llo­nes: que es la can­ti­dad de to­ne­la­das que se pier­de y se des­per­di­cia en un año. Tra­ba­ja­mos con ca­da una de las ca­de­nas de va­lor pa­ra sa­ber cuá­les eran las pér­di­das en ca­da una de ellas”, co­men­tó Mer­ce­des Ni­mo a Su­per CAM­PO co­mo di­rec­to­ra de la Se­cre­ta­ría de Ali­men­tos, que pu­so en mar­cha es­ta idea a ni­vel lo­cal. ALAR­MA. Co­mo ten­den­cia ge­ne­ral, los paí­ses en desa­rro­llo su­fren más pér­di­das de ali­men­tos du­ran­te la pro­duc­ción agrí­co­la, mien­tras que el des­per­di­cio a ni­vel de ven­ta mi­no­ris­ta y del con­su­mi­dor tien­de a ser ma­yor en las re­gio­nes de in­gre­sos me­dios y al­tos - re­pre­sen­ta el 31- 39% del des­per­di­cio to­tal- fren­te al 4-16% de las re­gio­nes de in­gre­sos ba­jos. El 54% de des­per­di­cio de ali­men­tos en el mun­do se pro­du­ce en las eta­pas ini­cia­les de la pro­duc­ción, ma­ni­pu­la­ción y al­ma­ce­na­mien­to pos­co­se­cha. El 46% res­tan­te ocu­rre en las eta­pas de pro­ce­sa­mien­to, dis­tri­bu­ción y con­su­mo de los ali­men­tos.

Es­to sig­ni­fi­ca que to­dos los ac­to­res de la ca­de­na es­tán im­pli­ca­dos en re­du­cir la pér­di­da y des­per­di­cio. CI­FRAS. En Ar­gen­ti­na, as­cien­den a un des­per­di­cio anual de 16 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos (un 12,5% de la pro­duc­ción), cu­yo ma­yor por­cen­ta­je es­tá da­do por las pér­di­das oca­sio­na­das en las eta­pas de pro­duc­ción, pro­ce­sa­mien­to y lo­gís­ti­ca has­ta lle­gar al pun­to de ven­ta. Só­lo el des­per­di­cio de ali­men­tos al­can­za los 38 kg por per­so­na por año.

En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be el 28% de los ali­men­tos se des­per­di­cia a ni­vel del con­su­mi­dor, pe­ro la ma­yo­ría se des­per­di­cia en ho­ga­res (un 60%) fren­te a un 40% en res­tau­ran­tes.

Las PDA son un obs­tácu­lo pa­ra la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, y tie­nen un gran im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre­re el me­dio am am­bien­te al pro­du­cir­du­cird ali­men­tos que no se con­su­men, nsu­men, n de­rro­chan­doo re-re­cur­sos de to­do odoo ti­po: na­tu­ra­les, es, eco­nó­mi­cos y so-so­cia­les, tal co­mo mo agua, sue­lo, ener­nern gía, mano de obra,obra, com­bus­ti­bles,, di­ne­ro, en­tre otros. “Po­rP po­ner un par de ejem­plos, pa­ra pro­du­cir un va­so de le­che se re­quie­ren 200 li­tros de agua, un hue­vo 135 li­tros o un ki­lo de car­ne 15.000 li­tros”, acla­ra Mer­ce­des Ni­mo.

La Se­cre­ta­ría de Go­bierno de Agroin­dus­tria avan­zó en la te­má­ti­ca. “Crea­mos una Red Na­cio­nal don­de, hoy, hay 85 en­ti­da­des ad­he­ri­das: red pú­bli­ca, pri­va­das, ONGs, pro­vin­cia­les, mi­nis­te­rios na-

cio­na­les, et­cé­te­ra. En Agroin­dus­tria, se en­cuen­tra abier­to per­ma­nen­te­men­te abier­ta la con­vo­ca­to­ria a su­mar ideas pa­ra el Pro­gra­ma PDA”, agre­gó Mer­ce­des Ni­mo pa­ra en­ten­der el tra­ba­jo en equi­po. LEY DO­NAL. La san­ción es una im­por­tan­te me­di­da nor­ma­ti­va que per­si­gue un al­can­ce vir­tuo­so so­bre la dis­mi­nu­ción de des­per­di­cio de ali­men­tos y “nu­trir” el sis­tsis­te­ma de do­na­ción­ción de aa­li­men­tos. Es un co­co­mien­zo pa­ra ge­ne­ge­ne­rar po­lí­ti­cas ali­ma­li­men­ta­rias más in­tin­te­gra­les y coher­he­ren­tes.

La mo­di­fi­ca­ción in­clu­yin­clu­ye un ar­tícu­lo que in­coin­cor­po­ra la nue­va­va vi­sión de la res­pon­sa­bi­li­dad del do­nan­te: se ex­clu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad ob­je­ti­va con­tem­pla­da en el Có­di­go Ci­vil y Co­mer­cial de la Na­ción aun­que sin li­mi­tar el cum­pli­mien­to de las exi­gen­cias bro­ma­to­ló­gi­cas y de inocui­dad con­tem­pla­da en el Có­di­go Ali­men­ta­rio Ar­gen­tino (CAA). Los ali­men­tos do­na­dos de­be­rán cum­plir con las exi­gen­cias del Có­di­go Ali­men­ta­rio Ar­gen­tino.

Mer­ce­des Ni­mo Agroin­dus­tria Na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.