COM­PLE­JO SO­JE­RO.

Super Campo - - Sumario - Por Juan Ma­nuel Gar­zón.

De acuer­do con las pre­vi­sio­nes de cam­pa­ña, se co­se­cha­rían unos 53 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, que im­pli­ca­rían unos 16.500 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra la eco­no­mía ar­gen­ti­na.

La bioe­co­no­mía en­ten­di­da co­mo el con­jun­to de sec­to­res que usan re­cur­sos, pro­ce­sos y tec­no­lo­gías bio­ló­gi­cas pa­ra la pro­duc­ción de to­do ti­po de bie­nes y ser­vi­cios re­pre­sen­ta una al­ter­na­ti­va es­tra­té­gi­ca pa­ra la Ar­gen­ti­na ac­tual” se­ña­la en su re­cien­te do­cu­men­to el gru­po Es­ca­leno, in­te­gra­do por di­ver­sos cien­tí­fi­cos, aca­dé­mi­cos y em­pre­sa­rios li­ga­dos a los agro­ne­go­cios. Es­te nue­vo pa­ra­dig­ma pro­po­ne de­jar atrás la vie­ja dis­cu­sión en­tre la agri­cul­tu­ra y la in­dus­tria co­mo ba­ses del desa­rro­llo de la Ar­gen­ti­na. Por el con­tra­rio, la bioe­co­no­mía pro­po­ne apro­ve­char la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la edu­ca­ción co­mo he­rra­mien­tas pa­ra po­ten­ciar la si­ner­gia en­tre los sec­to­res y co­mo com­po­nen­tes esen­cia­les de la trans­for­ma­ción so­cial.

Con ese mar­co, Fer­nan­do Vi­le­lla pre­sen­tó ha­ce po­cos días el Pro­gra­ma de Bioe­co­no­mía en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA que cuen­ta con la in­ter­ac­ción en­tre la ac­ti­vi­da­des pú­bli­ca, pri­va­da y aca­dé­mi­ca. Es­te nue­vo pa­ra­dig­ma se ba­sa en pa­sar de un sis­te­ma téc­ni­co pro­duc­ti­vo a otro don­de el co­no­ci­mien­to tie­ne igual o más va­lor que el ca­pi­tal y el tra­ba­jo. De es­ta for­ma, le bioe­co­no­mía es pen­sa­da co­mo una en­tra­da al am­plio uni­ver­so del co­no­ci­mien­to.

El do­cu­men­to de Es­ca­leno in­di­ca que los avan­ces en la bio­lo­gía – la cien­cia del si­glo XXI, co­mo la fí­si­ca y la quí­mi­ca lo fue­ron del si­glo XX – han cam­bia­do sus­tan­cial­men­te lo que los re­cur­sos bio­ló­gi­cos pue­den apor­tar a la eco­no­mía, abrien­do es­pa­cios has­ta hoy im­pen- sa­dos. Y no se tra­ta so­lo de las nue­vas tec­no­lo­gías, las in­no­va­cio­nes de “pun­ta” son tam­bién nue­vas for­mas de uti­li­za­ción más efi­cien­te e in­te­gral de la bio­ma­sa, un re­cur­so abun­dan­te, que hoy se ex­plo­ta so­lo par­cial­men­te. Es en cier­ta me­di­da la “bio­lo­gi­za­ción” de la eco­no­mía, agre­gan­do in­ten­si­dad de co- no­ci­mien­tos a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Es­to lle­va a un nue­vo per­fil pro­duc­ti­vo de la Ar­gen­ti­na, de­jan­do de ser ex­clu­si­va­men­te un pro­vee­dor de com­mo­di­ties pa­ra dar pa­so a un apro­ve­cha­mien­to más in­te­gral de sus re­cur­sos y ca­pa­ci­da­des que apor­te a la di­ver­si­fi­ca­ción y desa­rro­llo de nue­vas ca­de­nas de va­lor.

Mien­tras que en la econo- mía ba­sa­da en la pro­duc­ción in­dus­trial a par­tir de ma­te­ria­les fó­si­les la li­mi­tan­te es la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos, el mo­de­lo de desa­rro­llo pen­sa­do des­de la vi­sión de la bioe­co­no­mía re­pre­sen­ta un pro­fun­do cam­bio de pa­ra­dig­ma ya que la res­tric­ción apa­re­ce prin­ci­pal­men­te li­ga­da a có­mo se usan los re­cur­sos y a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y su im­pac­to en la efi­cien­cia am­bien­tal de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

A ni­vel glo­bal el cam­bio ya es­tá en mar­cha. Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que las eco­no­mías del fu­tu­ro es­ta­rán ba­sa­das en los re­cur­sos y ener­gías re­no­va­bles y que pa­ra el 2017 só­lo el 20% de la ener­gía in­dus­trial uti­li­za­da en el mun­do pro­ven­drá de re­cur­sos fó­si­les. En lo po­lí­ti­co es­to se re­fle­ja en que, en los úl­ti­mos años, más de 40 paí­ses han es­ta­ble­ci­do es­tra­te­gias for­ma­les pa­ra em­pe­zar a avan­zar en la tran­si­ción ha­cia la bioe­co­no­mía.

La ex­ten­sión y di­ver­si­dad de re­cur­sos na­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les de la Ar­gen­ti­na, lle­va a que -ba­jo una vi­sión en­glo­ba­do­ra- sea ne­ce­sa­rio pen­sar en va­rias bio­eco­no­mías que atien­dan las opor­tu­ni­da­des y po­si­bi­li­da­des de las dis­tin­tas re­gio­nes del país, trans­for­man­do la bio­ma­sa in si­tu y ge­ne­ran­do una me­jor re­dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Por lo tan­to, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de avan­zar en re­du­cir los ac­tua­les ni­ve­les de po­bre­za con­se­cuen­tes de la pér­di­da de efi­ca­cia de la es­tra­te­gia pro­duc­ti­va que el país ha se­gui­do en las úl­ti­mas dé­ca­das.

“La bioe­co­no­mía je­rar­qui­za los es­que­mas de pro­duc­ción de va­lor agre­ga­do fren­te a los de pro­duc­ción por can­ti­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.