DE­NO­MI­NA­CIÓN DE ORI­GEN.

Es­te re­co­no­ci­mien­to per­mi­te al pro­duc­tor con­tar con una he­rra­mien­ta más que le otor­ga vi­si­bi­li­dad al dul­ce de mem­bri­llo ru­bio de San Juan y agre­ga va­lor.

Super Campo - - Sumario - Por Án­ge­les Ruiz.

El re­co­no­ci­mien­to al dul­ce de mem­bri­llo san­jua­nino le con­fie­re vi­si­bi­li­dad y un va­lor agre­ga­do que pue­den apro­ve­char los pro­duc­to­res de la pro­vin­cia cu­ya­na.

LA IDEN­TI­FI­CA­CIÓN de ori­gen per­mi­te al con­su­mi­dor co­no­cer las vir­tu­des de los pro­duc­tos que se ge­ne­ran en ca­da re­gión. Si se lo pien­sa co­mo agre­ga­do de va­lor, el ali­men­to tie­ne un ori­gen úni­co pa­ra op­ti­mi­zar su co­mer­cia­li­za­ción. Tal es el ca­so de la pro­vin­cia de San Juan que tie­ne una des­ta­ca­da pro­duc­ción de mem­bri­llos ru­bios en los va­lles de Tu­lum, Ullum y Zon­da, los más im­por­tan­tes pa­ra su pro­duc­ción, y des­de el pun­to de vis­ta agrí­co­la, da­da la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos, sue­lo y agua de la zo­na.

El mem­bri­llo, con apro­xi­ma­da­men­te 700 hec­tá­reas, es uno de los prin­ci­pa­les cul­ti­vos fru­tí­co­las de San Juan. De­bi­do al tiem­po en el te­rri­to­rio, sus cul­ti­vos, re­ci­ben ra­dia­ción so­lar di­rec­ta. Su ele­va­do con­te­ni­do de pec­ti­na, sus­tan­cia que con­tri­bu­ye a eli­mi­nar los re­si­duos y to­xi­nas del or­ga­nis- mo, lo con­vier­te ade­más en un dul­ce ex­qui­si­to al pa­la­dar y sa­lu­da­ble. To­do es­to bas­tó pa­ra que se lo re­co­noz­ca con la De­no­mi­na­ción de Ori­gen (DO) que per­mi­te vi­si­bi­li­zar al mem­bri­llo ru­bio san­jua­nino den­tro del mer­ca­do. CA­LI­DAD CER­TI­FI­CA­DA. En San Juan, un 85% de los fru­tos se co­mer­cia­li­zan a gra­nel, sin nin­gún agre­ga­do de va­lor, ha­cia gran­des in­dus­trias fue­ra

de la pro­vin­cia. La De­no­mi­na­ción de Ori­gen (DO) ofre­ce al pro­duc­tor la pro­tec­ción le­gal y re­gis­tro pa­ra es­te dul­ce por sus par­ti­cu­la­ri­da­des en la ca­li­dad de los fru­tos y del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción. “La par­ti­cu­la­ri­dad del pro­duc­to es­tá vin­cu­la­da a un de­ter­mi­na­do sa­ber ha­cer, a prác­ti­cas lo­ca­les que se mo­vi­li­zan pa­ra su ela­bo­ra­ción a par­tir de una ma­te­ria pri­ma es­pe­cí­fi­ca: acá con­ta­mos con mem­bri­llos cul- ti­va­dos en oa­sis ba­jo el sol san­jua­nino. Es­ta ti­pi­ci­dad es res­pon­sa­ble de una pre­sen­ta­ción y co­lor, de un sa­bor úni­co que se han iden­ti­fi­ca­do en el pro­ce­so de cons­truc­ción de la DO pa­ra dis­tin­guir­lo”, se­ña­ló Pa­blo Mo­rón pa­ra Su­per CAM­PO co­mo Di­rec­tor de Agroa­li­men­tos den­tro de Agroin­dus­tria Na­ción.

Es­tos ti­pos de dul­ces se pue­den cer­ti­fi­car de­bi­do a las con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas de los oa­sis pro­duc­ti­vos de San Juan: con sue­los sa­li­nos, ári­dos y su ele­va­da he­lio­fa­nía que es el tiem­po en que se re­ci­be ra­dia­ción so­lar di­rec­ta. “Ade­más, el rie­go con agua de des­hie­lo de la Cor­di­lle­ra de los An­des y dis­tri­bui­do por los sis­te­mas de rie­go de ca­da de­par­ta­men­to, en­tre otros ele­men­tos, son fac­to­res que pro­mue­ven en los mem­bri­llos la con­cen­tra­ción de azú­ca­res, la fir­me­za de la pul­pa, el

aroma/sa­bor de los fru­tos y la pre­sen­cia de pec­ti­nas na­tu­ra­les que ha­cen que no se re­quie­ran ge­li­fi­can­tes o es­pe­san­tes en el dul­ce ela­bo­ra­do”, des­cri­bió Pa­blo Mo­rón y agre­gó a la des­crip­ción tí­pi­ca del dul­ce que “se pue­de su­mar la co­se­cha ma­nual cui­da­da en el pun­to de ma­du­ra­ción apro­pia­do y al sa­ber pro­du­cir en es­tas con­di­cio­nes agroe­co­ló­gi­cas”. CUA­LI­DA­DES. En San Juan, el dul­ce de mem­bri­llo se di­fe­ren­cia por su for­ma de pre­sen­ta­ción: es un lin­go­te cu­bier­to de azú­car que pue­den pe­sar des­de 450 a 650 gra­mos nor­mal­men­te, en bom­bo­nes de 40 gra­mos, tam­bién se po­nen en ca­jas de ma­de­ra de 1 kg y en ca­jas de car­tón de 5 kg. Ade­más de su as­pec­to, aho­ra se los re­co­no­ce por la pre­sen­cia de los Se­llos co­rres­pon­dien­tes al DO. POR ORI­GEN. Exis­ten en el mer­ca­do un gran nú­me­ro de pro­duc­tos que de­ben su ca­li­dad par­ti­cu­lar a la in­ci­den­cia de fac­to­res te­rri­to­ria­les. La ca­li­dad vin­cu­la­da­la­da al ori­gen de es­tos pro­duc­to­sos se ex­pli­ca por la in­ter­ac­ción en­tre las con­di­cio­nes lo­ca­le­so­ca­les de pro­duc­ciónn y la cul­tu­ra aso­cia­da.da. “La iden­ti­fica­cación per­mi­te alal con­su­mi­dor co-co­no­cer las vir­tu­des udes del pro­duc­to evi­tan­vi­tan­do fal­si­fi­ca­cio­nes ones y en-engaños. El Es­ta­doa­do re­co­no­ce un di­fe­ren­cial en un pro­duc­to tí­pi­co de la zo­na y otor­ga la pro­mo­ción, la ad­mi­nis­tra­ción del sis­te­ma y la he­rra­mien­ta de pro­pie­dad in­te­lec­tual de la Aso­cia­ción abier­ta que la in­te­gra el Con­se­jo de la DO del mem­bri­llo ru­bio de San Juan”, in­di­có Pa­blo Mo­rón, res­pon­sa­ble de otor­gar el atri­bu­to. “Asi­mis­mo, los pro­duc­to­res ac­ce­de­rán a las Indicaciones Geo­grá­fi­cas (IG) y De­no­mi­na­cio­nes de Ori­gen (DO): dos fi­gu­ras le­ga­les que per­mi­ten iden­ti­fi­car y pro­te­ger es­tos pro­duc­tos que los ha­ce dis­tin­gui­bles y di­fe­ren­cia­bles de sus si­mi­la­res”, agre­gó.

En Ar­gen­ti­na, el mar­co le­gal es­tá cons­ti­tui­do por la Ley Nº 25.380, su mo­di­fi­ca­to­ria la Ley N º 25.966 y el De­cre­to Re­gla­men­ta­rio N º 556/2009 pa­ra pro­duc­tos agrí­co­las y ali­men­ta­rios. Es­te mar­co ju­rí­di­co es­ta­ble­ce el ré­gi­men de pro­tec­ción y pro­mo­ción de aque­llos pro­duc­tos que pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas o cua­li­da­des di­fe­ren­cia­les vin­cu­la­das a su ori­gen geo­grá­fi­co. “De­be te­ner­se pre­sen­te que las IG y DO no se crean sino que se iden­ti­fi­can”, afir­ma Pa­blo Mo­rón y ello su­po­ne un pro­ce­so com­ple­jo que par­te de in­di­vi­dua­li­zar las ca­rac­te­rís­ti­cas, cua­li­da­des o repu­tación es­pe­cia­les de los pro­duc­tos de­ter­mi­na­dos y del me­dio geo­grá­fi­co en el que se ori­gi­nan, así co­mo el desa­rro­llo de es­tán­da­res ho­mo­gé­neos de pro­duc­ción, el es­ta­ble­ci­mien­to­mien­to de un ees­truc­tu­ra de con­trol del cum­cum­pli­mien­to de

esos es­tá­nes­tán­da­res. PRO­DUC­TO­RES PROD CLA­VES. VES Hay gru­pos di­fe­ren­cia­dos: di­fe Agroin­dus­trias: tria Son en­tre 10 y 12 em­pre­sas, ma­yor­ma­yor­men­te fa­mi­liares­lia­res que ela­bo­ran dul­ce­ce de mem­brill­mem­bri­llo y lo co­lo­can en el mer­ca­do lo­cal. Gru­pos coope­ra­ti­vos y

pre­coo­pe­ra­ti­vos: son mu­je­res que fa­bri­can dis­tin­tas cla­ses de dul­ces pa­ra co­mer­cia­li­zar a tra­vés de sus or­ga­ni­za­cio­nes co­mo FECOAGRO. Es­cue­las Agro­téc­ni­cas: los 12 es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos de ges­tión pú­bli­ca y 2 de ges­tión pri­va­da, don­de se ela­bo­ran pul­pa y dul­ce. Se en­se­ña a los alum­nos la co­se­cha, el cul­ti­vo y téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción.

La Se­cre­ta­ría de Ali­men­tos y Bioe­co­no­mía op­tó por dis­tin­guir al mem­bri­llo dul­ce de San Juan con la De­no­mi­na­ción de Ori­gen (DO) per­mi­tien­do­le al pro­duc­tor lo­cal la pro­tec­ción le­gal de su pro­duc­ción y ga­ran­ti­zan­do­le ca­li­dad.

En San Juan, el dul­ce de mem­bri­llo tí­pi­co es co­lor ru­bio o "ama­ri­llo anaran­ja­do", con aroma in­ten­so y de con­sis­ten­cia sua­ve y fir­me. No es du­ro ni pe­ga­jo­so, es equi­li­bra­do en tan­to a dul­zor/aci­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.