BIO­MA­SA.

Cró­ni­ca del di­se­ño, fa­bri­ca­ción e ins­ta­la­ción de 100 co­ci­nas pa­ra fa­mi­lias cam­pe­si­nas. ¿Pue­de un ar­te­fac­to po­ner en de­ba­te los con­cep­tos de trans­fe­ren­cia?

Super Campo - - Sumario - Por Co­ra Gor­nitzky.

En la re­gión nor­te del país se es­tán ins­ta­lan­do co­ci­nas que per­mi­ten ha­cer un uso efi­cien­te de la le­ña de es­pe­cies del mon­te na­ti­vo.

ANGEL ES EL GUÍA del mon­te. Ha­ce tres me­ses que no ve a su ma­dre y es­tá apu­ra­do por lle­gar al Ay­bal. Co­no­ce los re­co­ve­cos del ca­mino y sa­be dar indicaciones a la con­duc- to­ra: aho­ri­ta bor­deá ese que­bra­chal, vol­ve­te, do­blá pa­ra la ma­ja­di­ta, se­guí de­re­chi­to. La ca­mio­ne­ta avan­za por la tie­rra se­ca es­qui­van­do pie­dra, bi­cho y bu­rro. To­ma sen­de­ros, ata­jos y hue­llas. Ace­le­ra y de­ja a su pa­so una nu­be de pol­vo y are­na. Án­gel tie­ne 10 años y ya es to­do un ba­queano. “Lo que más me gus­ta de es­te ca­mino es que pue­do

pi­llar las plan­tas y es­cu­char a los bi­chos”. Pi­llar en san­tia­gue­ño quie­re de­cir atra­par. Pi­llar en an­ge­li­to quie­re de­cir des­cu­brir, adi­vi­nar, an­ti­ci­par lo que vie­ne. Es­cu­char en el bos­que na­ti­vo es agu­di­zar el sen­ti­do del oí­do pa­ra sa­ber qué ani­ma­les an­dan cer­ca: va­cas, quir­quin­chos, bu­rros, zo­rros y la ca­bra gua­zun­cho: “mo­cha, co­la cor­ta­da, ra­pi­dí­si­ma, más li­ge­ra que cual­quier ca­bri­to”.

Án­gel es­tá sen­ta­do en el asien­to de atrás y mi­ra con cu­rio­si­dad a las pa­sa­je­ras que lo acom­pa­ñan. “¿ Us­te­des son mon­jas?” Edurne Bat­tis­ta (di­se­ña­do­ra in­dus­trial), Lu­cia­na Mus­cio (so­ció­lo­ga) y Paula Agui­le­ra (fo­tó­gra­fa tiem­po com­ple­to) ríen con ga­nas. “Son in­ves­ti­ga­do­ras del IN­TA. Vie­nen des­de La Pla­ta y Bue­nos Ai­res pa­ra ver có­mo fun­cio­nan unas co­ci­nas”, le res­pon­de Mag­da­le­na Abt, doc­to­ra en cien­cias fo­res­ta­les y coor­di­na­do­ra de la Uni­dad Eje­cu­to­ra lo­cal del Pro­yec­to Bos­ques Na­ti­vos fi­nan­cia­do por el Ban­co Mun­dial y eje­cu­ta­do por la Se­cre­ta­ría de Am­bien­te y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de la Na­ción, a tra­vés de la Di­rec­ción de Bos­ques. La ini­cia­ti­va in­clu­ye 75 Pla­nes In­te­gra­les Co­mu­ni­ta­rios y unas 400.000 hec­tá­reas de bos­ques na­ti­vos de Cha­co, Sal­ta y San­tia­go del Es­te­ro.

"La Ma­gui" Abt es tam­bién la en­car­ga­da de dis­tri­buir en su pro­vin­cia co­ci­nas de di­se­ño abier­to pa­ra fa­mi­lias de co­mu­ni­da­des fo­res­ta­les. Lo ha­ce en el mar­co de un plan pi­lo­to pa­ra el uso efi­cien­te de le­ña. El pro­to­ti­po es desa­rro­lla­do por di­se­ña­do­ras in­dus­tria­les del IN­TA y lo fa­bri­ca a es­ca­la una py­me cha­que­ña quien se en­car­ga ade­más de dis­tri­buir los pri­me­ros cien ar­te­fac­tos a fa­mi­lias crio­llas e in­dí­ge­nas del nor­te ar­gen­tino. Trein­ta co­ci­nas se prue­ban en el mon­te san­tia­gue­ño. Aho­ra va­mos a ver có­mo fun­cio­nan. AC­TO­RES. Las co-co­ci­nas efi­cien­tes aho­rran 60% de le­ña, se pue­den­den cons­truir en ta­lle-alle­res lo­ca­les y lo­sos mo-mo­de­los pro­pues­tos son ver­sá­ti­les: cuen­tan con dos hor­na­llas con aros con­cén­tri­cos. Tie­nen una do­ble pa­red de cha­pa con cá­ma­ra de ai­re y la­dri­llos re­frac­ta­rios, lo que dis­mi­nu­ye la pér­di­da de ca­lor. Se ali­men­ta con le­ña me­dia­na y as­ti­llas. En Amé­ri­ca La­ti­na exis­ten mu­chos mo­de­los de co­ci­nas a le­ña, di­se­ña­das ba­jo di­ver­sas ló­gi­cas pro­duc­ti­vas. ¿Qué tie­ne de di­fe­ren­te es­ta co­ci­na?.

Edurne Bat­tis­ta ex­pli­ca que di­se­ña­ron una es­tra­te­gia de tra­ba­jo in­te­gral, con un plan pi­lo­to de fa­bri­ca­ción, dis­tri­bu­ción y ca­pa­ci­ta­ción en el uso, que in­cor­po­ra ttan­to cues­tio­nes téc­ni­cas vin­cu­la­das al ar­te­fac­to, co­mo as­pec­tos re­la­cio re­la­cio­na­dos al uso y la pprác­ti­ca de las fam fa­mi­lias usua­rias. “Con­fi­gu­ra­mos una red de sos­tén de in­ves­ti­ga­do­res, téc­ni­cos, fa­bri­can­tes y co­mu­ni­dad y lo que hoy po­de­mos ex­po­ner es una me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo útil en la ges­tión de pro­ce­sos de cam­bio tec­no­ló­gi­co”. Lu­cia­na Mus­cio es so­ció­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra del IN­TA. Dia­lo­ga con las mu­je­res co­ci­ne­ras de El Ay­bal, Nue­va Yu­chán y Pi­ruaj. Jun­to a la an­tro­pó­lo­ga Eu­ge­nia Muz­zi ela­bo­ran una

en­cues­ta pa­ra com­pro­bar si el nue­vo ar­te­fac­to fun­cio­na bien en el mon­te: "Nos in­tere­sa co­no­cer la apro­pia­ción que las fa­mi­lias ha­cen de la co­ci­na. La adap­ta­ción que han he­cho brin­da ele­men­tos tan­to pa­ra el me­jo­ra­mien­to del ar­te­fac­to co­mo pa­ra la am­plia­ción de las op­cio­nes de uso". Ni­via Mo­reno vi­ve en Nue­va Yu­chán, al bor­de del Río Sa­la­do. A esa co­mu­ni­dad se lle­ga a tra­vés de un puen­te col­gan­te que no per­mi­te el ac­ce­so de vehícu­los. Só­lo mo­tos y per­so­nas de a pie. "Es­ta­mos muy ais­la­dos. El gas nos re­sul­ta carísimo, las co­ci­nas a le­ña son un gran pro­gre­so pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad". EN CI­FRAS. San­tia­go del Es­te­ro es mon­te na­ti­vo, sa­li­na,

lla­nu­ra, sa­ba­na y se­rra­nía. Es tam­bién des­mon­te, con­flic­to y dispu­ta. La mi­tad de la su­per­fi­cie es­tá cu­bier­ta por bos­ques. Son unas 7,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas ame­na­za­das por la ta­la y el des­mon­te. Tie­ne un por­cen­ta­je re­la­ti­va­men­te al­to de po­bla­ción ru­ral: el 31 por cien­to de sus ha­bi­tan­tes re­si­de en el cam­po. Si un 50% del te­rri­to­rio pro­vin­cial es mon­te y un 80% de los po­bla­do­res ru­ra­les son pe­que­ños pro­duc­to­res, el apor­te del ma­ne­jo fo­res­tal cam­pe­sino a la eco­no­mía lo­cal re­sul­ta re­le­van­te y no pue­de que­dar fue­ra del fo­co de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca. A pe­sar de la ley na­cio­nal de bos­ques que ri­ge des­de 2007, ca­da año en San­tia­go se pier­den unas 20.000 has fo­res­ta­les por la ta­la clan­des­ti­na y el des­mon­te pa­ra uso agrí­co­la. AIS­LA­DOS… EN CO­MU­NI­DAD. Si al­go tie­ne la gen­te que ha­bi­ta el bos­que na­ti­vo son la­zos de ve­cin­dad. Aquí lo va­mos a com­pro­bar. Adria­na vi­ve en El Ay­bal y es la ma­má de Angel. La ca­sa que com­par­te con su pa­re­ja tie­ne fo­gón, tie­ne bra­se­ro, tie­ne horno de ba­rro y aho­ra tie­ne una co­ci­na efi­cien­te. La co­ci­na nom­bra un ar­te­fac­to y nom­bra tam­bién un es­pa­cio. Y en es­te es­pa­cio de mon­te hoy se co­me es­to­fa­do de ca­bri­to con pa­pas, ce­bo­lla, ají y za­naho­ria.

“Sal­vo por unas po­cas co­sas, aquí po­de­mos vi­vir sin pla­ta”, ase­gu­ra Adria­na. Mag­da­le­na Abt ad­vier­te por qué en Bos­ques Co­mu­ni­ta­rios se pro­pu­sie­ron el desafío de plan­tear un ma­ne­jo in­te­gral del mon­te: “Pa­ra no­so­tros los sis­te­mas pro­duc­ti­vos cam­pe­si­nos fa­vo­re­cen la con­ser­va­ción del bos­que, el sen­ti­do de la co­mu­ni­dad, la es­truc­tu­ra­ción de la vi­da fa­mi­liar”.

El mon­te les da ca­si to­do a los cam­pe­si­nos. Y les sa­ca ca­si to­do cuan­do el Es­ta­do no le po­ne lí­mi­te a la ta­la y al des­mon­te.

Por Co­ra Gor­nitzky Fo­tos: Gentileza GECOM-IN­TA (P. Agui­le­ra y C. Mo­yano)

En­tre 2010 y 2016 fue­ron dis­tri­bui­das en el mun­do 80,9 mi­llo­nes de co­ci­nas lim­pias y/o efi­cien­tes. Es­to re­pre­sen­ta el 4% de los 2 bi­llo­nes de per­so­nas que usan bio­ma­sa co­mo úni­ca fuen­te de ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.